Qué hacer al salir de la cárcel.

ESCUELA PARA PADRES

Qué hacer al salir de la cárcel.

1,316 Palabras. Tiempo de lectura 5:00 aproximadamente.

Algunos artículos relacionados:

El objetivo de este artículo, no es para los que tienen resuelto todo a su salida de la cárcel, pues algunos dicen que su estancia en la cárcel les ha servido para:

  • Clarificar quienes son sus verdaderos amigos y enemigos.
  • Valorar lo que se puede y lo que no se puede hacer, dentro de la legalidad.
  • Sopesar dónde está la raya que separa los riesgos, los castigos y los beneficios de las cosas ilegales.
  • Analizar cuáles son los peligros que conlleva, el probar cómo se puede vivir en el borde de lo ilegal, sin caer en la cárcel.
  • Disfrutar legalmente a la salida, parte del dinero mal habido, (rentabilidad financiera del delito/cárcel) etc.

 

  • Salir como testigo protegido y cambio de identidad.
  • Conocer que un amigo o una sociedad suya interpuesta, ha constituido la fianza exigida para su libertad.

Si a la salida de la cárcel, ya tiene toda su vida resuelta, y no le importan las consecuencias de lo que hizo, no siga leyendo.

El objetivo de este artículo es para identificar, cuáles son las principales necesidades que tienen los que salen de las cárceles, para rehacer sus vidas, intentar no reincidir, e integrarse en la vida ciudadana.

La mayoría de los que salen de la cárcel, se sienten decaídos y desanimados ante la difícil situación que se le viene encima, después de llevar tanto tiempo entre cuatro paredes, aislado del mundo, en un ambiente hostil, rodeado de problemas propios y ajenos, etc., con todo organizado, sin tener que tomar iniciativa para nada. Decaimiento que no lo pueden compensar, con la alegría de haber obtenido la tan deseada libertad.

Pero hay otros que salen muy receptivos para cambiar, porque en la cárcel se han replanteado su futura vida y han hecho firmes propósitos de transformación integral.

Las 11 principales preguntas que se plantean:

  1. ¿Qué voy a hacer a partir de mi salida de la cárcel?
  2. ¿Sabré adaptarme a la nueva vida de familia, trabajo y honradez?
  3. ¿Voy a poder romper con mi pasado y no reincidir?
  4. ¿Con quién, dónde y cómo voy a vivir?
  5. ¿Cuáles son mis fortalezas y mis debilidades personales y sociales?
  6. ¿Seré capaz de perdonar y convivir, con los que me indujeron a ir a la cárcel?
  7. ¿De qué forma van a reaccionar y me van a aceptar mis familiares, amigos y sociedad?
  8. ¿En qué y dónde voy a trabajar?
  9. ¿Para qué estoy preparado?
  10. ¿Podré pagar mis deudas económicas, contraídas antes de entrar en la cárcel y las originadas allí?
  11. ¿Cómo podré devolver a la sociedad lo que le he quitado, aunque ya haya pagado las penas impuestas?

La primera y más urgente tarea de los excarcelados, es localizar las organizaciones o profesionales multidisciplinares, de experiencia probada, que les ayuden a intentar identificar los principales problemas que se le avecinan. Priorizándolos, para encontrarles las soluciones adecuadas, que deben ser orientadas y tuteladas, paso por paso.

Con independencia de la cultura, formación o deformación que los reclusos hayan recibido durante su estancia en la cárcel, o de la que llevaban al entrar, al salir quedan agrupados en diferentes grupos sociales, que todas tienen un común denominador, el ser excarcelados. Para cada grupo de personas la prioridad es diferente, según sus circunstancias personales.

Estos son algunos grupos: Hombre, mujeres, jóvenes, mayores, analfabetos, estudiados, con o sin profesión, pobres, ricos, con familia que les acoja o sin familia, drogadictos o no, sanos o enfermos, con formación religiosa o sin ella, con deudas económicas o sin ellas, con cargas familiares o sin ellas, primerizos o reincidentes, pertenecientes a gangas o independientes, que hayan cumplido sentencia cortas o largas, que estén en periodo de prueba externa, etc.

Cada uno puede estar marcado, física y mentalmente por su situación anterior a la cárcel, por su estancia en ella o por lo que se le avecina a la salida, cuando se enfrenten a la sociedad. Creo que no hay dos situaciones iguales, pero voy a enfocar el artículo en las preguntas genéricas más comunes, que se hacen los excarcelados que quieren rehacer sus vidas, una vez que han cumplido su condena en la cárcel.

Los 20 principales temas, puestos por orden alfabético:

  1. Cómo identificar y acercarse a las asociaciones civiles o religiosas, que ayudan a los expresos al obtener su libertad.
  2. Cómo acercarse a un sacerdote, pastor, rabino o imán, según la religión que tengan, para que le ayude a organizar su nueva vida, en función del conocimiento y la práctica de las virtudes y valores humanos.
  3. Cómo actualizar sus propios conocimientos laborales o aprender unos nuevos. Si no ha utilizado el tiempo carcelario, para aprender una profesión, mediante estudios o prácticas manuales.
  4. Cómo actuar los primeros días de incorporación a la sociedad.
  5. Cómo alejarse de las situaciones o amigos, que le indujeron a delinquir.
  6. Cómo aprender a aprovechar el nuevo tiempo y la libertad, que anteriormente lo tenía ordenado por otros, y ahora él es el que decide, ante su reincorporación a la sociedad.
  7. Cómo intentar borrar el estigma de ex-presidario, que lleva en su imagen y en su mente.
  8. Cómo intentar borrar su historial delictivo con buenas actitudes, ejemplos y comportamientos.
  9. Cómo borrar los tatuajes si los tiene y desea hacerlo, para que no le afecte en alguna profesión o actividad, sensible a ellos.
  10. Cómo cambiar su imagen física que delate su pasado.
  11. Cómo decidir si volver al lugar de origen, con el pasado manchado, o elegir otro lugar dónde vivir y que no le conozcan.
  12. Cómo encontrar un nuevo trabajo, para empezar una nueva vida, si no se tiene una profesión, o si la que tenía ya ha quedado obsoleta.
  13. Cómo salir de la marginación y empezar a vivir, si tiene que partir de cero.
  14. Cómo encontrar las ayudas sociales disponibles.
  15. Cómo enterarse de las cosas que han pasado en su familia, amigos y sociedad, para ponerse al día e integrarse mejor.
  16. Cómo explicar a la familia, a los amigos y a la sociedad, el cambio positivo realizado, durante el tiempo de ausencia.
  17. Cómo intentar nuevamente ser aceptado por la familia, los amigos y la sociedad.
  18. Cómo volver a vivir en la sociedad, para no reincidir.
  19. Cómo conseguir ayuda, para curar las enfermedades o adicciones, que antes eran atendidas dentro de la cárcel.
  20. Cómo acceder a una vida normalizada, que permita recuperarse y rehacer las vidas y hogares afectados.

Si conocen algunos conceptos adicionales, no deje de decírmelos.

10 Ideas para mejorar la calidad de vida de las familias

Este artículo se puede adecuar perfectamente, para las familias que quieren o tienen que salir de un gueto generacional. También puede servir para los que no quieren regresar el gueto, que les empujó o contribuyó a ir a la cárcel. Sirve incluso para los inmigrantes y refugiados que llegan a un país desconocido, y se tienen que incorporar a una sociedad hostil con ellos, que los arrincona.

Dentro de la sociedad civil, las personas de buena voluntad, tienen la responsabilidad de acoger, acompañar, discernir, incluir e integrar, a los que ya han redimido su pena, impuesta por la misma sociedad. Necesitamos echarnos una mano, cuidarnos unos a otros, tratarnos con mucho respeto e intentar que los excarcelados, no vuelvan a caer en los guetos que les condujeron a la cárcel.

No podemos mantenernos en nuestras burbujas impenetrables, las que nos permiten estar distantes de los que sufren al salir de la cárcel, ignorando sus graves problemas. Tenemos que procurar hacer lo más posible, para que vivan la alegría de tener una familia y ser aceptados por la sociedad.

francisco@micumbre.com

Hijos orgullosos de sus padres. (40 conductas)

ESCUELA PARA PADRES

Hijos orgullosos de sus padres. (40 conductas)

1,444 Palabras. Tiempo de lectura 5:00 aproximadamente.

Algunos artículos relacionados:

Este artículo está dirigido a los padres para que comprendan, cómo con unas cuantas buenas actitudes, pueden hacer que sus hijos se sientan orgullosos de sus padres y lo trasmitan a la sociedad. Los padres pueden ponerse como objetivo, ir realizando cada una de estas pautas en unos plazos determinados.

No me refiero a los hijos, que sienten un orgullo legítimo por sus padres, debido a que son deportistas famosos, millonarios, grandes profesionales, les dan todo lo que quieren, les consienten sus caprichos, etc.

  1. Me refiero a los hijos a los que sus padres les han forjado un buen carácter, con sentimientos, que contrarresten con los impulsos y caprichos que les esclavicen.
  2. Me refiero a los hijos cuyos padres les ayudan a tener seguridad en sí mismo, para analizar y perseguir sus sueños profesionales, familiares o sociales.
  3. Me refiero a los hijos cuyos padres les demuestran con su ejemplo, el conocimiento y la práctica de las virtudes y valores humanos.
  4. Me refiero a los hijos cuyos padres les educan para que sean: Hijos perfectos, esposos perfectos, padres perfectos y ciudadanos perfectos.
  5. Me refiero a los hijos cuyos padres les han enseñado a aprovechar, de forma productiva y creativa el tiempo libre. Esto será además un argumento indispensable, para cuando soliciten la entrada en la universidad o en algún trabajo.
  6. Me refiero a los hijos cuyos padres les han enseñado a cumplir las promesas dadas.
  7. Me refiero a los hijos cuyos padres les han enseñado, a no callar ante las injusticias y a ser la voz de los que no la tienen.
  8. Me refiero a los hijos cuyos padres les han enseñado a obedecer y reconocer la autoridad y responsabilidad, ejercida con determinación y energía, que emana de su situación paternal, que siempre beneficia a los hijos, aun a riesgo de incomprensión.
  9. Me refiero a los hijos cuyos padres les han inculcado, que con esfuerzo, se puede llegar muy lejos y alcanzar los objetivos previstos.
  10. Me refiero a los hijos cuyos padres mantienen que su sí es sí, y su no es no, cuando hay conceptos que no son negociables.
  11. Me refiero a los hijos que aunque disientan de la educación, que reciben de sus padres, saben apreciar que ellos lo hacen, para que aprendan a ser hombres y mujeres, en el día de hoy y en el de mañana.
  12. Me refiero a los hijos que conocen que sus padres, aunque pasen estrecheces económicas, siempre pondrán a sus hijos por delante, para abrirles camino en el futuro que se les avecina.
  13. Me refiero a los hijos que cuando se tropiezan en la vida, son levantados mil veces por sus padres, contándoles sólo las levantadas, no las caídas.
  14. Me refiero a los hijos que cuentan con sus padres, para ayudarles a tomar las decisiones correctas.
  15. Me refiero a los hijos que están seguros, que sus padres les darán las mejores herramientas y los más acertados consejos, para poder salir de los problemas en los que se hayan metido, voluntaria o involuntariamente.
  16. Me refiero a los hijos que han sido enseñados, sobre los peligros irreversibles que tienen el consumo del alcohol, el tabaco, las drogas, el juego, etc.
  17. Me refiero a los hijos que les han enseñado a razonar, respetar, amar, ver y servir, empleando el sentido común.
  18. Me refiero a los hijos que no sienten miedo ante sus padres, por errores o malas decisiones tomadas, ya que sus padres las pueden entender con amor, experiencia, respeto mutuo, justicia y tolerancia, si ven signos de sincero arrepentimiento y fuerte propósito de cambio.
  19. Me refiero a los hijos que no son abandonados por sus padres, aunque estos tengan diferencias matrimoniales, que otros las solucionan con el divorcio, olvidándose del daño que pueden hacer a sus hijos.
  20. Me refiero a los hijos que no ven en su padre un amigo, sino un padre al que corresponden con obediencia filial, aunque no la comprendan.
  21. Me refiero a los hijos que oyen a sus padres, llamar a las cosas por su nombre verdadero. Al pan, pan y al vino, vino. Con sinceridad y sin eufemismos, ambigüedades, disfraces, ni tapujos.
  22. Me refiero a los hijos que pueden mirar a los ojos de sus padres, y decirles cara a cara, que están muy orgullosos de cómo les están educando, aunque algunas veces, debido a su mal comportamiento, reciban sus amonestaciones, castigos y reprimendas.
  23. Me refiero a los hijos que pueden tener confidencias, muy personales, con sus padres.
  24. Me refiero a los hijos que reciben el mejor regalo del mundo, que es el amor paterno y materno, expresado y multiplicado en un nuevo hermano, si han dejado atrás el egoísmo personal para limitar la familia.
  25. Me refiero a los hijos que reciben el mejor tiempo posible y el de más calidad para que los hijos puedan tener la comunicación directa de la experiencia transmitida de generación en generación.
  26. Me refiero a los hijos que saben a ciencia cierta, que cuando necesitan a sus padres, ellos están siempre presentes de la forma que sea y dispuestos a ayudarles, corregirles y enseñarles a circular por la vida.
  27. Me refiero a los hijos que saben, que pueden dirigirse en cualquier momento a sus padres para pedirles consejos sobre su futuro y que juntos, van a examinar todas las alternativas posibles, estando seguros, que la última decisión la tomarán los hijos.
  28. Me refiero a los hijos que saben, que siempre tienen a su lado a sus padres, para comprenderles y ayudarles en los éxitos y en los fracasos, en sus dudas y certezas, en la salud y en la enfermedad, en los tiempos buenos y en los malos.
  29. Me refiero a los hijos que saben que sus padres, también pueden sufrir cuando mandan, así como ellos pueden sufrir cuando obedecen.
  30. Me refiero a los hijos que se sienten orgullosos de sus padres, por cómo les están educando, sacrificándose si es preciso para darles la mejor formación posible en los aspectos, morales, éticos, educacionales, religiosos, profesionales, etc.
  31. Me refiero a los hijos que sienten como sus padres, siempre dan un paso más, a la hora de educarles lo mejor posible, sin escatimar sus esfuerzos personales, e incluso sacrificando su bien ganado descanso futuro.
  32. Me refiero a los hijos que sienten como sus padres, se preocupan de mejorar profesional, religiosa y socialmente, para poderles trasmitir sus nuevos conocimientos y vivencias.
  33. Me refiero a los hijos que son enseñados a respetar las leyes civiles y morales, siguiendo el buen ejemplo de sus padres.
  34. Me refiero a los hijos que sus padres han enseñado a compartir, todo lo que tienen con sus otros hermanos, los familiares, los amigos y la sociedad, pensando en las necesidades de los demás y no en su propio egoísmo.
  35. Me refiero a los hijos que sus padres les enseñan constantemente, a amar a Dios sobre todas cosas y al prójimo como a sí mismo, pese al ambiente hostil de la sociedad en la que viven.
  36. Me refiero a los hijos que sus padres, les han enseñado a practicar el cuarto Mandamiento de la ley de Dios que dice: Honrar padre y madre. Practicándolo también con los abuelos y demás personas mayores.
  37. Me refiero a los hijos que ven en sus padres, a los que les han dado la vida, protegido, cuidado, educado, curado y siempre están pendiente de lo que les sucede, cuando podían haber tomado unas malas decisiones como: Abortarlos, abandonarlos, darlos en adopción, entregarlos, ignorarlos, etc.
  38. Me refiero a los hijos que ven en sus padres, un amor perseverante, en los verdaderos objetivos que perduran en la realidad de su vida.
  39. Me refiero a los hijos que ven en sus padres, un compañero para jugar, aprender, divertirse, consolarse, aconsejarse y ser cómplice de algunos secretos.
  40. Me refiero a los hijos que ven la educación que les ofrecen sus padres, aunque sea austera, en comparación con el abandono o laxitud de otros padres hacia sus hijos.

 

 

 

Los hijos que se sienten orgullosos de sus padres, tienen que demostrárselo y agradecérselo continuamente, por los privilegios que reciben de ellos. Ese orgullo deben gritarlo a los cuatro vientos, para que la sociedad se entere, que hay una vida familiar, que se puede disfrutar mucho, si los padres y los hijos ponen cada uno su parte.

francisco@micumbre.com

Los negocios éticos.

ESCUELA PARA PADRES

Los negocios éticos.

1,062 Palabras. Tiempo de lectura 4:00 Aproximadamente.

Algunos artículos relacionados:

17 puntos para tener un negocio ético. El empresario ético. La ética practicada en las empresas ejemplares. Si una empresa no tiene ética, no es una empresa. ¿Es rentable la ética en las empresas? ¿Deben que tener ética las empresas? La ética empresarial practicada como ejemplo en la familia.

  1. El que quiera tener un negocio ético, tiene que considerar que la ética debe ser el principal objetivo, más que el de ganar dinero. Ganar dinero sin ética es mucho más fácil, que hacerlo con ella, pero es inmoral.
  2. Los negocios deben tener criterios claros de justicia y caridad, con un planteamiento moral, serio, trasparente y provechoso para todos: Inversionistas, trabajadores, sociedad y medio ambiente. La vocación del empresario es una noble tarea, siempre que le permita servir verdaderamente al bien común.
  3. Los negocios afectan con sus enfoques y actitudes, tanto a los propietarios como a los trabajares en sus relaciones familiares, estados de ánimo, tiempos de dedicación, términos económicos, crecimiento personal, prácticas religiosas, relaciones con otras personas, comunidades, gobiernos, etc.
  • Es imprescindible conocer, qué son y cómo funcionan los negocios, así como sus problemas éticos más frecuentes, para que las personas puedan encontrar su propio perfeccionamiento, el medio de ayudar a sus conciudadanos y el de contribuir a elevar el nivel de vida, de la sociedad entera.

 

  1. Los negocios tienen muchas razones para existir. No sólo es la de ganar dinero, para sobrevivir y crecer con sus inversiones productivas, creando puestos de trabajo. También debe renumerar al capital invertido, para que siga arriesgándose en el negocio, cuando sea conveniente o necesario. Y es imprescindible que persiga contribuir al bien común, creando o buscando un sitio en el mercado.
  2. Los negocios dirigidos con criterios éticos que contribuyen al bien común, mejoran el mundo, producen bienes y servicios, que proporcionan puestos de trabajo, que desarrollan a las personas y ayudan al sostenimiento del trabajador y su familia. Hacen posible la actividad de otras empresas y profesionales, crean riqueza que permea a la sociedad, a través de los dividendos, impuestos y donaciones. Innova y genera conocimientos, que también se distribuyen por el tejido empresarial y social, además de encauzar los ahorros familiares.
  3. Los negocios son un pequeño ecosistema que se mueven entre seis grandes conceptos: La ética, el mercado, el estado, la familia, las exigencias sociales o cultura de su entorno y la ecología, (el cuidado de la “casa común”).
  4. En los negocios éticos, el liderazgo es clave para motivar y promover la cooperación y el desarrollo profesional de los colaboradores.
  5. La ética en los negocios es la antítesis de la codicia, del afán desmesurado de poder, de la inmoralidad, de la corrupción, etc. Incluso puede ayudar al crecimiento de las personas, pero la ausencia de ética, influirá en el deterioro moral de todo, con lo que se relacione. Por eso tienen que conocer y practicar las virtudes y valores humanos.
  6. Los negocios éticos tienen que tener unos principios, criterios y orientaciones morales, basados en la religión y en la recta razón, dando criterios claros y precisos, sin quedarse en ambigüedades.
  7. Nos debe preocupar mucho el silencio de los empresarios éticos, que tiene vergüenza de proclamar y demostrar su ética. Así los empresarios corruptos, sienten que nadie les va a decir nada, ni las autoridades, ni los consumidores, ni la competencia.
  8. Éticamente no se puede aceptar, el tratar mal a las personas empleadas, con la indiferencia de que son y se comportan, como un simple recurso humano empresarial, o como un medio para satisfacer los intereses de la empresa. Son personas que tienen dignidad, derechos innatos, obligaciones, viven, sufren y piensan, no son simples recursos humanos.
  9. No todas las leyes son justas, pueden haber sido aprobadas de forma forzosa o con abuso de poder, pero incluso la justicia, sin la misericordia, ni la caridad basta, ni dentro ni fuera de la empresa, si se quiere servir a la sociedad.
  10. Los negocios éticos tienen que, con una preocupación sincera y efectiva, tratar de ayudar a sus colaboradores, a desarrollar su crecimiento personal y sus capacidades, tanto profesionales, como humanas, además de intentar ayudarles a resolver sus problemas y atender a sus legítimas demandas.
  11. La religión siempre ha defendido la libre iniciativa de los talentos recibidos, y el principio de participación en la actividad económica, buscando beneficios personales o colectivos.
  12. El negocio ético, competitivo y libre, sólo se sostiene, si la mayoría de sus propietarios y trabajadores, practican las virtudes y valores humanos, ejerciéndolos ejemplarmente.
  13. El negocio ético no honra lo despreciable, ni desprecia lo honorable, ni castiga la virtud, ni recompensa el vicio, ni promueve lo perjudicial, ni desincentiva lo útil, ni aplaude la falsedad, ni esconde la verdad bajo la indiferencia o el insulto.

12 Principios básicos que tienen que tener los negocios éticos:

  1. El amor al trabajo.
  2. El aprecio por la inversión realizada.
  3. El coraje y deseo de superación.
  4. El respeto a las leyes y a los reglamentos.
  5. La actitud de servicio y el agradecimiento a los servicios recibidos.
  6. La conciencia colectiva de moralidad, espiritualidad y ecología.
  7. La constancia en los objetivos y tareas emprendidas.
  8. La integridad, la lealtad y la responsabilidad con los contratos, promesas y palabras dadas.
  9. La justicia y la caridad, basadas en la verdad.
  10. La prevención del fraude, la corrupción, el abuso de poder, el engaño, la manipulación.
  11. La puntualidad, la laboriosidad, la moderación y la seriedad.
  12. La valoración positiva a los demás ciudadanos.

 

francisco@micumbre.com

 

 

 

10 Consejos a los hijos para que no hagan juicios temerarios, ni críticas malévolas.

ESCUELA PARA PADRES

10 Consejos a los hijos para que no hagan juicios temerarios, ni críticas malévolas.

625 Palabras. Tiempo de lectura 5:00 aproximadamente.

Algunos artículos relacionados:

  1. Cuídate y júzgate a ti mismo, será mucho más útil en tu presente y tu futuro. Tienes cantidad de cosas que hacer, antes de que termines de corregir todas tus faltas. En cuanto a las faltas de los demás, lo que mejor puedes hacer, es dar buen ejemplo, ofrecer un pequeño consejo cuando te lo pidan y pide a Dios sinceramente, por las personas que lo necesitan, ya que El muchas veces excusa a los que nosotros juzgamos.
  2. Debes estar más dispuesto a pensar bien de los otros, que a juzgarles y a condenarles. Antes de juzgar piensa en la Misericordia y en la Caridad que alguien ha tenido contigo, en aquellas ocasiones muy dolorosas o difíciles para ti.
  3. El “minuto de gloria” que te suponga, por haber hecho ante otros, un juicio temario o una crítica malévola, puede haber producido un daño irreparable en el prójimo y un cargo de conciencia en ti.
  • No exageres las faltas de los demás, y no te creas todo lo que te digan sobre otros. Nunca juzgues por lo que te hayan dicho o hayas oído. Es un deporte nacional, sentirse superiores juzgando a los demás. Juzgar a otros es el principio del odio, del racismo, de la intolerancia y de la xenofobia.

 

  1. No juzgues a nadie cuando esté ausente y no puede defenderse, máxime si tienes prejuicios con él o contra lo que ha hecho, o te estás dejando llevar por tu temperamento, criterios, sentimientos y amor propio. Tampoco permitas que otros juzguen a los ausentes, porque si muestras interés por oírlo, se animarán a continuar. Demuestra con tu silencio, que desapruebas esos juicios.
  2. No juzgues mal a nadie, ni más duramente a unos que a otros, porque no te caigan bien, a lo mejor es que no os sabéis comunicar o que tiene muchas razones buenas para hacerlo. Incluso no debes juzgarlo aunque consciente o inconscientemente, hayan ofendido tu orgullo o tu dignidad. Todos no ven las cosas con tu mismo criterio, conocimientos y experiencias.
  3. No seas tan escrupuloso, ni te sientas tan herido, por las faltas de los demás. Si profundizas bien, ese enfado puede provenir de un error tuyo, además de que tu orgullo puede hacer que “veas la paja en ojo ajeno y no la viga en el tuyo”.
  4. Preocúpate de tus propios asuntos y no te erijas en juez de quienes están a tu alrededor. Hay cantidad de cosas de tu prójimo, que las ignoras por completo. No es fácil juzgar a los demás con acierto. Se prudente y deja a Dios que sea el que les juzgue, así tendrás más paz de conciencia. Juzgar a los demás es una actitud que empieza en costumbre, después en hábito y termina en vicio. “Como juzgues, así serás juzgado”.
  5. Sólo se puede juzgar a otros, si es para proteger a un inocente, ayudar al bien público o para ayudar a alguien, que está necesitando un consejo. Previamente tienes que conocer perfectamente los hechos, las características y los motivos e intenciones del que vas a juzgar. Piensa profundamente cómo te gustaría que te juzguen a ti, por tus acciones u omisiones, cuando estés ausente.
  6. Ten paciencia y comprensión con las faltas de los demás, conociendo y ejercitando las virtudes y valores humanos. Preocúpate principalmente por tus propios asuntos, muchas veces se molestas a los demás, en lugar de ayudarles a resolver sus problemas. Haz tu trabajo y corrige tus faltas, así estarás demasiado ocupado, para preocuparte por las faltas de los demás.

francisco@micumbre.com

Los abuelos jóvenes.

ESCUELA PARA PADRES

http://www.micumbre.com

Los abuelos jóvenes.

3,785 palabras. Tiempo de lectura 14:00 aproximadamente.

El papel de los abuelos jóvenes en la familia. Al decir “jóvenes”, no me refiero solo a la edad. Se puede ser abuelo “joven” con 80 años. No hablo de los que verdaderamente no lo son, pues necesitan de ayuda casi total, es decir, de los verdaderamente viejos, decrépitos, podríamos decir un poco cruelmente.

Se sigue siendo joven mientras uno piensa que no va cumpliendo años sino “acumulando primaveras o experiencia”; mientras se es capaz de dar más de sí, de prestar ayuda a los demás miembros de su familia. Cuando se es capaz de dar y de recibir.

Se es joven cuando a uno le sabe mal que por imperativo de la ley le hayan jubilado de su profesión, cuando él se considera aún con facultades sobradas para ejercerla, quizás con mayor experiencia y eficacia que en años anteriores.

Se sigue siendo joven cuando, una vez jubilado de su trabajo, no se queda uno de brazos cruzado, sentado ante el televisor casi todo el día y se le considera por la mujer como un “armario en el pasillo”, con el que tropieza continuamente, sino que se dedica a ayudarla, si tiene la dicha de que aún viva, así como a sus hijos y nietos, e incluso a amigos. Cuando se enrola en algún trabajo de tipo social, o caritativo, o cultural. Cuando tiene aficiones y las atiende (deportivas, culturales, religiosas, etc.). Hay muchísimas de ellas.

Es de sobra conocido el “gancho” que tienen los abuelos para sus nietos. Estos intuyen en ellos un eslabón hacia la historia, atisban que tienen experiencia y son objeto de sus preguntas: ¿qué, por qué, cuándo, dónde? Trataremos ahora de ver cuál es el papel que un abuelo joven puede representar en su familia y en la sociedad.

Los A.J. son el enlace de los miembros de la familia, el aglutinante entre ellos y la relación con el pasado. Esas comidas en familia son de una importancia enorme. Tenemos que aprender a ser A.J. continuamente, hasta que una grave enfermedad nos lo impida. El secreto de su éxito es la disponibilidad constante, nacida del cariño, hacia los demás. El abuelo no se jubila nunca como tal abuelo (hasta que lo jubilan, claro). Además, vivir con los niños y jóvenes, rejuvenece a la persona mayor.

Se plantean a veces algunas preguntas o dudas: ¿deben los A.J. EDUCAR a sus nietos? O más bien ¿deben DISFRUTAR de ellos, sin maleducarlos? A esta pregunta lo correcto es contestar que a los abuelos no nos corresponde la acción educativa, sino la acción cultural. La primera corresponde por naturaleza a los padres, pero los abuelos, con su labor cultural, pueden contribuir a la mejor educación de los nietos. En efecto, los abuelos tienen una larga experiencia, si no en técnicas o ciencias modernas, sí en el vivir humano: en distinguir el bien del mal en cada caso, en conocer las causas de muchas malas consecuencias o desastres.

LABOR CULTURAL

No consistirá solamente en dar conocimientos de todo tipo: historia, geografía, arte, deporte, etc. sino en transmitir la herencia cultural de la familia: las tradiciones, las sanas costumbres de los antepasados y entre ellas, nuestra tradición familiar.  Si una familia no tiene tradición familiar (cosa rara pero posible), corresponderá a los A.J. iniciar esas herencias y transmitirlas a sus nietos, porque esa transmisión se hace de dos en dos generaciones: Cuando alguien, tratando temas profundos, cita a un familiar, dice: “Como decía mi abuelo…”

Para tratar de culturizar a los nietos es lo primero el amor, el cariño y la voluntad. En cuanto a la CULTURA, hay que decir que no es preciso sean los abuelos gente intelectual, de muchas lecturas y conocimientos de ciencia o Humanidades. Hay gente que apenas ha leído o incluso analfabeta, que tiene un sentido común enorme; que se admiran ante la naturaleza y la aprecian y sacan sus conclusiones, e inculcan el amor a ella en sus descendientes. Conocen lo importante y lo saben distinguir de lo superfluo. Saben encontrar el verdadero sabor de la vida humana. Saben atender y servir a los demás. Son corteses y amables. Resuelven los problemas de la vida diaria. (Ver (1) al final)

Los A.J. deben admirar lo que hacen bien sus nietos y alabarlos, estimularlos. (No dejo de recordar los estímulos de mis abuelos y sobre todo de mi madre, a mis incipientes garabatos en el suelo, gracias a los cuales yo he adquirido cierto sentido del arte que ha servido para varias ocasiones). Gracias a mis antepasados conozco historias y anécdotas muy antiguas, quizás alguna se remonten a la Edad Media. Y gracias a la transmisión cultural de mis padres, sus nietos (o sea, mis hijos, y antes que ello, yo) han adquirido muchas aficiones sobre la naturaleza.

La FE.

Rezamos como nos enseñaron de pequeños, al acostarnos, al levantarnos, al bendecir la mesa, etc. etc. Seguimos esas devociones tradicionales a los Santos representados por sus imágenes, debiendo distinguir siempre entre el Santo, la Virgen, y sus imágenes materiales. La tradición de la Religión es fundamental. Estamos convencidos todos de lo importante que es el hecho de que se crea en un Dios Creador, en unos Mandamientos  dados por El, que se basan en el Amor y que gracias a su observación la gente puede vivir en paz y armonía, en respeto, solidaridad y todos esos valores que es muy difícil se den en ambientes donde no se crea en lo sobrenatural. El tratar de crear una moral o ética, desprendida de Dios y dependiente de las ideas cambiantes de los hombres, mudables, es llevar a la sociedad a un tobogán descendiente en lo moral. Lo vemos a diario.

Como ejemplo de ACCION CULTURAL de los A.J. con sus nietos se pueden citar, pues:

=contarles historias verdaderas familiares o no familiares, así como cuentos antiguos o biografías de gente importante.

=ver álbumes de fotografías familiares o películas, si se tienen.

=contar viajes hechos con sus padres (es decir, nuestros hijos).

= llevarles a ver algunos museos interesantes (aparte de los de la Pintura, los de Prehistoria, historia de la Moneda, Colecciones de Conchas, Insectos, Soldaditos de plomo, Museo del Ejército). (A todos ellos los he llevado yo).

=Ponerles alguna película antigua de esas que ya no se hacen ahora, con muchos valores (Ben Hur, Los 10 Mandamientos, El Sargento York, hay muchísimas)

=Dar catequesis de manera ex profesa o circunstancialmente, es decir, aprovechar cualquier ocasión para darles ejemplo con nuestra acción, conducta, y nuestra palabra.

COLABORAR CON SUS PADRES.

La Condición esencial es el mutuo respeto entre los A.J. y los padres de los nietos (es decir, nuestros hijos y sus cónyuges: yernos o nueras). Los hijos respetarán nuestra casa, nuestras costumbres y hasta lo que ellos llaman nuestras manías…Nosotros, los A.J. respetaremos la nueva familia, sus costumbres y procuraremos no inmiscuirnos en sus rutinas, aunque a veces nos choquen. Cada actuación nuestra debe tender a reforzar la autoridad de los padres, jamás contradecirles (al menos, delante de los niños. Otra cosa sería si viéramos en ellos algo inadmisible, contraproducente, en cuyo caso usaríamos toda nuestra habilidad, diplomacia, cariño, para tratar de convencerles de cambiar algo en lo que no estamos razonablemente de acuerdo).

Para todo lo dicho, y aunque sea con esfuerzo:

-No interferir si los padres están sancionando una falta cometida por el pequeño.

-Preguntar al nieto, cuando pide que se le compre algo, si sus padres estarán de acuerdo con esa compra.

-Dar la razón a los padres si el nieto nos viene con alguna queja contra ellos. Es muy importante que los niños se den cuenta de que hay una coherencia en la conducta de los mayores.

-Evitar las competiciones a ver quién quiere más a los niños.

-Distinguir entre un cariño necesario y un mimo innecesario., nocivo.

Claro que los padres tienen también unas obligaciones con respecto a los abuelos, pero aquí no vamos a tratar de ello mucho, pues nosotros somos los abuelos…Pero podríamos hablar un momento también, no sólo de las obligaciones nuestras, sino de nuestros derechos. Y entre ellos, el de que los padres inculquen en sus hijos el cariño y respeto hacia los abuelos. No debe escucharse en los padres la frase despectiva: ¡Déjanos, abuelo, que esto no es cosa tuya! De esta forma algún día, si corrigiéramos justamente a un nieto, éste podría salir con que: ¡Déjate de historias, que esto no es cosa tuya! Esto es romper esa coherencia de que hablaba antes.

Tenemos el derecho de que los padres inculquen en sus hijos, no ya la obligación de visitar a los abuelos, sino de hacerlo con alegría, como un premio. Claro que de ello dependerá mucho el cómo los tratamos. Pues también hay algunos abuelos a quienes no les gustan los críos, y éstos lo notan enseguida.

El asunto de la RELIGION.

No es raro, sino muy frecuente, el caso de abuelos que tienen mucha fe y son cristianos practicantes, y sus hijos no lo son tanto. ¿Qué hacer entonces? Cabe distinguir dos casos:

A). La actitud de los padres es sólo de cierto abandono respecto a las prácticas religiosas. No se oponen a ellas pero por rutinas adquiridas, se han enfriado mucho y no rezan, al menos visiblemente; no van a Misa los domingos; no les importa que los niños tampoco vayan, etc. Son gran mayoría (80%) los padres que piden para sus hijos educación religiosa en las escuelas, porque saben que es una garantía de que a los niños se les enseñen cosas buenas, pero no piensan que los padres deben dar ejemplo en casa y si no les ve practicar, ellos tampoco lo harán.

La escuela no lo hace todo. En este supuesto A), los A.J. creyentes y conscientes deben ir ganando terreno siempre con gran tacto, diplomacia y cariño. Dando ejemplo de conducta, lo primero, y dando algún consejo que otro, lo segundo. Sin jamás echar en cara de forma brusca, exigente, “fundamentalista” podríamos decir, a los padres su descuido, ni delante ni detrás de los niños. Sólo ganar terreno con “mano izquierda”. (Esto creo que es una expresión de origen taurino: el “pase natural” se hace con dicha mano, llevando en la diestra el estoque, escondido)

B). Otra situación: la de padres que no están de acuerdo con la enseñanza religiosa, que son ateos prácticamente o agnósticos, que se oponen al adoctrinamiento de sus hijos. Incluso los hay que se niegan a bautizarlos. Algunos opinan que cuando tengan mayoría de edad, ya elegirán ellos lo que más les convenga. Se oponen a la catequesis, al anuncio del Evangelio, pero no a los múltiples anuncios de la publicidad en la Tele, que enseñan cómo hay que vestir, qué es lo que hay que comer y beber, qué colonia usar, donde ir a veranear, cómo hay que “ligar” (que de todo se ve en los films).

En este supuesto B), las cosas son más difíciles que en el A). ¿Qué pueden hacer los A.J.? No es fácil decirlo; pero lo es el indicar lo que no se debe hacer:

-No se puede hacer nada que deteriore la imagen y la autoridad de los padres en la familia.

– No se puede decir a los nietos que sus padres lo están haciendo mal, y criticarlos. Esto causa grave daño a los hijos.

Por lo tanto, hay que usar otras armas, porque no se deben quedar los A.J. totalmente callados y pasivos. Lo primero es, como siempre, REZAR mucho. Después, DAR BUEN EJEMPLO, de forma que tanto padres como nietos perciban que los abuelos son consecuentes con sus ideas religiosas; que no se “comen a nadie” (como no sea a besos). Alguna indirecta suave, siempre con buen humor y alegría. Y siempre con gran paciencia y esperanza. Lo que no hay que usar jamás para convencer a alguien es la violencia, los malos modos, incluso los sobornos económicos. Cuando uno se convierte lo hace en uso de su libertad y por propia convicción. Claro que antes ha debido ocurrir algo especial, que bien pudiera ser el buen ejemplo de unos A.J. católicos y de ejemplar conducta.

(Hay un precioso librito  titulado “10 ateos cambian de autobús”, en la que diez personajes famosos  relatan sus conversiones, siempre motivadas por algo.)

EDUCACION PERMANENTE.

Supone que los padres no deben cesar nunca en su labor educadora, usando en cada edad de los hijos los métodos apropiados a dicha edad. Ello nos lleva a la conclusión de que los A.J. deberían también educar, en la forma apropiada, a sus hijos CASADOS para que a su vez eduquen éstos a los suyos. No es fácil que un hijo ya casado admita consejos de sus padres.

Generalmente se hace más caso al abuelo de uno que al padre, por aquello de la libertad, de la independencia, de la autonomía que llevamos todos dentro, y sobre todo en la juventud. Pero es lógico que si un abuelo detectó algún fallo propio cuando era “padre principiante”, intente decírselo a su hijo. Pero la verdad es que la EXPERIENCIA es algo que no se puede enseñar; la adquiere uno por sí mismo. (Ej. Me pasó a mí cuando tendría unos dos años, según luego me contó mi madre. Había una “cocina económica” en mi casa que se ponía muy caliente= ¡Eso quema. No lo toques!.- ¿Quema?.- ¡Sí, quema, no lo toques!.-¡¡¡Ayyy, quemaaaa!!!).

En esta labor de educar (llamémoslo así) a los hijos casados, hay que ir con mucho tacto.

Puede servir, por ejemplo:

  • Sacar a relucir y conversar en tertulias sobre temas educativos.
  • Sugerir o facilitar algún libro o revista o artículo interesante sobre ese tema.
  • Alabar alguna actitud educativa, detectar un progreso en el nieto.
  • Informar sobre algún cursillo de orientación familiar.Los CAMPOS DE ACTUACION en los que se puede mejorar a los nietos son varios.
  • En el DOMINIO DEL TIEMPO. Enseñar a no perderlo. Dedicarlo a cosas que valen la pena. No solo estudiar y hacer los deberes, sino cuando es el tiempo de ello, a jugar en cosas que valen la pena. Claro que en este terreno el abuelo, por muy joven que se sienta, tiene las de perder en cuanto se trate de sacar a los nietos de las maquinitas, del ordenador a toda hora, del manejo del móvil y de los SMS, del Internet, etc. Algunos abuelos quizás logren que sus nietos, según la edad que tengan, lo pasen bien con ellos jugando a las cartas, al dominó, al ajedrez o a las damas, a la Oca o al parchís. Algunos niños pequeños, a pesar de que están ya muy puestos en el manejo de los nuevos artilugios electrónicos, descubren a veces el encanto de jugar unas partidas con los abuelos a aquellos juegos de sobremesa que son casi eternos.
  • En la GENEROSIDAD, muy necesaria en la vida, por tanto, en el amar o querer a los familiares y a los amigos. Ser desprendidos.
  • En el SUFRIR. Saber ceder ante un hermanito, ante un mandato de los padres, sacrificarse en el estudio.
  • En la HUMILDAD, LA SERENIDAD Y LA ALEGRÍA. Todas ellas, virtudes humanas muy importantes en la vida social y en la mejora del carácter de cada uno.Y ya hemos hablado antes de su LABOR CULTURAL y en el campo de FORMACION RELIGIOSA.          La HERENCIA de los abuelos, en bienes materiales, si los tienen, no es tan importante como la herencia espiritual que dejan en vida con sus buenos consejos y su paciente y amorosa labor.
  •           Una cosa muy importante es LA CASA DE LOS ABUELOS. Ha de ser, como lo es generalmente, un lugar acogedor donde los hijos y los nietos van muy contentos a recibir, no solo la comida, sino esa labor cultural a que hemos aludido antes.
  •           Nos podemos preguntar si los hijos casados aceptan bien o mal o regular esas tareas del A.J. Lo que sí es cierto es que los A.J. son muy utilizados hoy día por los padres que trabajan ambos, como “canguros”. Los abuelos son los que llevan y traen a los niños del colegio. Se quedan con ellos si los padres no están en casa. Les dan comidas, meriendas o cenas. Esto lo pueden hacer los A.J. mientras lo sean. Es decir, unos 20 o 25 años; desde que empiezan a ser abuelos, que puede ser hacia los 50 años y pico, hasta que los achaques físicos se lo impiden, lo que variará según el grado de salud de cada uno. Naturalmente los A.J. que sirven para canguro y conducen a los niños de casa al colegio o al revés, creo tienen ganado el derecho también de conducirles algo en esos temas tan importantes que hemos visto.
  • Es donde se puede hablar de temas varios de la vida: los momentos históricos vividos en familia, más importantes o divertidos.
  • Donde se miran las fotos antiguas y se ven las películas que no se ven en otras partes.
  • Donde los A.J. pueden transmitir a sus nietos conocimientos especiales cuando los tiene: por ejemplo, tocar algún instrumento musical, o pintar y dibujar, o coleccionar minerales o bichos. (ahora no se puede coleccionar bichos) o leer poesías o cuentos antiguos.La casa de los abuelos es un lugar de encuentro de generaciones, un cocktail de civilizaciones. Donde se celebran las fiestas familiares y es el lugar donde se conocen y se tratan los primos entre sí; los cuñados, nueras y yernos, entre sí, porque en otros lugares no se suelen encontrar. La casa de los A.J. ha de ser un OASIS de amor, cultura y alegría. (Al menos, mientras se pueda).           El abuelo jubilado no debe dedicarse solo a su sillón, a su Tele, a su librito de lectura, a sus paseítos al sol en invierno, etc. Hay que estar activos siempre, lo que no quiere decir corriendo de un lado a otro, sino ocupados en varias cosas, de forma que se pueda alternar unas con otras para no aburrirse o cansarse. Es cosa de tener imaginación, aficiones, ocupaciones varias. Y una de ellas será tratar a sus nietos en la forma que antes hemos visto. El caso es no pensar solo en sí mismo, sino estar siempre disponible para los demás: ayudar, colaborar, salir de sí mismo. Es una gran receta para estar contentos.
  • SITUACIONES DOLOROSAS. Se pueden presentar de varios tipos: enfermedades, disgustos por separaciones, por sucesos económicos, etc. etc. En todos estos casos, el dolor y la tristeza pueden ser superados gracias a la unión de la familia, y ahí tienen un papel muy importante los A.J. Muchas veces no podrán hacer nada en concreto, pero su labor será callada. Saber estar sin estar: como un buen árbitro de futbol. No hacerse notar pero “arbitrar”, o sea, controlar, mediar, vigilar porque para eso tienen a su favor:
  •           Naturalmente, para que los A.J. puedan hacer todo lo dicho, se requiere unas condiciones y un entrenamiento. Lo importante es que quieran a sus nietos, y a ser posible, que les gusten los niños. Hay algunos que dicen. “Nosotros los queremos mucho, pero cada uno en su casa. Las visitas, cortitas, son muy pesados, nos cansan enseguida”. Con unos abuelos así, por muy jóvenes que sean, no se puede conseguir mucho.
  • Haber vivido más.
  • Haber atravesado horas amargas muchas veces.
  • Una visión distinta de las cosas.
  • Una fuerza serena que permite apuntalar con firmeza, orientar al que está sufriendo, caminar con él con sosiego y paciencia.Los A.J., ante los numerosos casos de desgracia que se pueden dar en la familia, quizás no serán una cura milagrosa, pero sí pueden transmitir vivencias, experiencias, una visión distinta que ayude a sus hijos y a sus nietos. Para ir terminando, y aunque no me hace ninguna gracia tratar este punto, no hay más remedio que hablar un poco de algo que suele ocurrir: la VIUDEZ. No me refiero al caso de que alguno de nuestros hijos casados se quede viudo, pues este caso lo englobo en el capítulo anterior de las situaciones dolorosas de la familia. Sino a que uno de los dos abuelos se quede viudo. Según la edad que se tenga, puede darse el caso de que el abuelo o la abuela sientan la necesidad (¿conveniencia?) de contraer segundas nupcias, en cuyo caso, todo cuanto hemos tratado hasta aquí debería seguir en vigor, y si el nuevo abuelo (¿abuelastro?) es persona consciente, deberá aunar sus esfuerzas con el cónyuge y “tirar del carro” con él, de ese carro tan meritorio como gratificante que es querer a los descendientes.No rehusará continuar actuaciones que antes compartía con su cónyuge para mejorar a la familia y a la sociedad en general. Sin caer nunca en la melancolía o en la tristeza que, como nos enseñaron continuamente, es “aliada del enemigo”. Mantendrá en lo posible el trato con los amigos. No se deberá aislar nunca. En la familia y en los amigos es donde encontrará el consuelo y la energía.
  •           Se aconseja en estos casos
  •           Pero si no quiere contraer nuevas nupcias, por las razones que sean, que seguro son buenas: amor hasta más allá de la muerte (recuerdo el famoso soneto de Quevedo) o por cualquier motivo, entonces el superviviente ha de CONTINUAR con sus obligaciones de A.J. Recorrer el mismo camino, antes con compañía, ahora él o ella en solitario; pero teniendo en cuenta que nunca estará solo (y quizás ahora menos aún) pues con él se volcarán los hijos y los nietos, agradecidos.
  • El DOLOR es una vivencia personal de quien lo padece, pero el dolor compartido es medio dolor.
  • Rezar por el ausente, eso siempre.
  • Pensar en él con agradecimiento por los años vividos en maravillosa compañía.
  • No quemar las naves, mantener su independencia con buen criterio.
  • Mantener siempre su casa abierta para los hijos, nietos y amigos, (como si no pasara nada), porque pasar, sí ha pasado algo, pero… me remito a lo dicho antes).
  1. CITA BIBLICA: Del libro del Antiguo Testamento, titulado el “Eclesiástico”, traducido del hebreo al griego por un escritor desconocido, hacia el año 136 antes de Cristo, quien dice lo escribió su ABUELO, que se llamaba Josúa (Jesús), hijo de Sirac, y es un libro parecido al de los “Proverbios”, con muchas máximas muy interesantes. En el capítulo 44, dice, entre otras cosas:
  2. “Hagamos el elogio de los hombres de bien, de nuestros antepasados…sus bienes perduran en su descendencia; su heredad pasa de hijos a nietos. Sus hijos siguen fieles a la alianza y también sus nietos. Su recuerdo dura por siempre. Su fama vive por generaciones, el pueblo canta su sabiduría, la asamblea pregona su alabanza”.

francisco@micumbre.com

La pornografía: El vicio que puede afectar a padres e hijos

ESCUELA PARA PADRES

La pornografía: El vicio que puede afectar a padres e hijos. 

1,261 Palabras. Tiempo de lectura 5:00 minutos 

Algunos artículos relacionados: 

 El vicio de la pornografía es una epidemia, que se está convirtiendo en pandemia, la cual enferma gravemente a la sociedad, por lo que hay que luchar contra ella y sanar a las víctimas. Está lleno de obscenidad, impudicia, indecencia, deshonestidad, impureza, inmundicia, inmoralidad, lujuria, lascivia, etc. En la pornografía están incluidos, tanto los que se presta a exhibirse, como los que la producen, los que la venden, los que la compran y los que la visualizan. 

15 Efectos de la pornografía en los hombres: 

  1. Aceptar la violación con más eximentes y atenuantes, alegando la imposibilidad de frenar los instintos sexuales exacerbados.
  2. Acometer actitudes de promoción y aceptación de la promiscuidad.
  3. Adormecer la conciencia para auto creerse, un estado de bienestar falso.
  4. Anular o debilitar la propia voluntad.
  5. Aumentar las posibilidades y probabilidades del divorcio.
  6. Convertirse en adictos, teniendo que recurrir a profesionales, para salir de la adicción.
  7. Desarrollar la infidelidad dentro del noviazgo o del matrimonio, practicándola y aceptándola.
  8. Desconectar de la realidad de la vida y sustituirla, por una falsa realidad virtual.
  9. Desinteresarse por querer llegar al matrimonio y formar una familia.
  10. Deteriorar la capacidad de relación entre familiares y amigos.
  11. Dificultar las relaciones personales, al fracturar el amor y la capacidad de entrega.
  12. Eludir la realidad para huir hacia una ficción peligrosa.
  13. Empezar una escalada sin fin, de actividades sexuales pervertidas.
  14. Perder la sensibilidad y responsabilidad ante las mujeres, más débiles emocionalmente, más desprotegidas o más indefensas.
  15. Producir la retroalimentación de la ansiedad y de la depression.

La creciente demanda del consumo de pornografía, está rompiendo matrimonios y las sanas relaciones entre los novios y amigos. Los usuarios la encuentran muy fácilmente a través de los avances tecnológicos, los medios de comunicación y las redes sociales, que aunque ellas sean en sí mismas, una magnifica herramienta para el desarrollo de la sociedad, también lo es, por su extensión, velocidad y capacidad de almacenamiento, una herramienta para fomentar la pornografía. 

Hay varios niveles de adicción, en cada una de las segmentaciones de la pornografía. Las principales son: La lujuria solitaria, la masturbación, la fantasía erótica en pensamientos y deseos, el romance sexual imaginario, el voyerismo, el ser objeto fotográfico, la fornicación, las conversaciones eróticas, (personales, telefónicas o de chateo), el sexo gratis o pagando, la adicción a la prostitución, la iniciación a los comportamientos homosexuales, el exhibicionismo, el fetichismo, el froteurismo, la pedofilia, el masoquismo sexual, el sadismo sexual, el travestismo, etc.

El consumo de la pornografía está asociado, con muchos resultados negativos a la salud, tanto emocionales, como psicológicos y físicos, como depresión, ansiedad, comportamiento erróneo y violento, debut sexual a menor edad, promiscuidad sexual, riesgo creciente de embarazos adolescentes y una manera distorsionada de concebir las relaciones entre hombres y mujeres.

Los padres tienen que tener en cuenta, los retos que la pornografía plantea para su propia familia, tanto en los padres, como en los hijos. Contra sus efectos negativos, no pueden luchar solos, sin utilizar los caminos y las herramientas ya probadas, que cuenta la Iglesia y la sociedad sana.

La lucha con ella no debe terminar solamente, condenándola, este es el principio. Los padres tienen que avivar su concienciación y tener un compromiso formal y coherente, para hacerle frente, principalmente con su propio ejemplo de rechazo, fomentando la educación religiosa, explicando los problemas y daños irreversibles que produce, en el matrimonio y en la familia en su conjunto, pero especialmente en los hijos.

Algunos padres cargan con una gran culpa, al no haber sabido convencer a sus hijos de los graves peligros que supone, la producción y el consumo de la pornografía. Dado el fácil acceso a los medios de comunicación, la pornografía se va introduciendo, sibilinamente, en la sociedad. Empieza con un desprecio total, hacia las virtudes de la honestidad, la moralidad, la pureza, la castidad, la decencia, etc. y termina aceptando las condiciones que impone la pornografía, en la sociedad. Los padres tienen que estar muy vigilantes, sobre las redes sociales que sus hijos utilizan. 

Los hombres consumen mucha más pornografía que las mujeres, pero ellas producen mucha más, para atraer a los hombres. A nadie le deberían sorprender, las nefastas consecuencias que algunas originan, con su indecencia sexual, ya que algunas provocan situaciones pornográficas agresivas, que podrían haberlas evitado, si hubieran sido más decentes en sus vestidos, posturas, gestos y conversaciones, evitando así, el fomento del consumo de pornografía en los hombres.

Por eso los padres, tienen que hablar muy claro con los hijos e hijas, para que sepan que, queriendo o sin querer, están produciendo pornografía, al enviarse fotografías muy personales, que nadie sabe dónde terminan. 

La pandemia de la pornografía y sus devastadores efectos en los niños, en los jóvenes, en las familias y en la sociedad, cada vez es examinada con más inquietud por los médicos y los religiosos. Se basan en las pruebas científicas de destrucción, que originan las evidencias de este gran daño, que continúa acumulándose. Primero se toma como costumbre, después como habito y posteriormente como vicio, y entonces es muy difícil la salida.

Los padres deben poner presión a los maestros, visitando las escuelas de sus hijos, para comprobar los libros y programas de estudios, con los que están enseñando a sus hijos. Si no lo hacen, no valen lamentaciones, ni escusas, por no haberse involucrado con los profesores, en la educación moral y académica de sus hijos.

Los niños son las primeras víctimas de la pornografía, pues la van viendo inconscientemente, como una cosa normal y luego cuando crecen, ya es tarde para darse cuenta, que se han quedado enganchados a ese vicio, que en su día vieron como normal. Una vez que las imágenes y los comentarios entran en sus cerebros, es muy difícil, si no es, casi imposible, borrarlos de su cerebro.

Los padres tienen que estar muy vigilantes con sus hijos, pues la pornografía la tienen a su disposición inmediata, gratuita e interminable en las redes sociales. Hay muchas opciones y medios, tanto para proteger a la niñez de ver pornografía, como para el tratamiento de individuos y familias, que sufren de sus efectos negativos.

El adicto a la pornografía busca cada vez mayor placer, al punto de ir aumentando sus actividades sexuales, la frecuencia e intensidad de éstas, y el ir agregando otro tipo de actividades y niveles con mayores riesgos. Piensa que un placer tiene que ser mayor que el anterior, lo que es insostenible, ya que todo tiene un límite. La conducta sexual aditiva y compulsiva, es muy peligrosa también, por el riesgo de aceptar las graves posibilidades de contraer y difundir enfermedades de transmisión sexual. 

Hay muchas formas de encontrar la curación de ese vicio y de sus efectos derivados. Así podrá obtener la libertad de la conciencia, que ha sido atrapada por su consumo. Consúltelo con un sacerdote, pastor, rabino o imán, según la religión que cada uno practique. Ellos le recomendarán algunos de los muchos recursos prácticos, que la Iglesia tiene disponibles, para las personas que quieren luchar contra la adicción a la pornografía: Planes concretos de acciones, las terapias de consejo, los grupos de apoyo, para los individuos o las familias, las oraciones, las lecturas especializadas, etc.

francisco@micumbre.com

Carta de los padres a su hijo, en el cumpleaños del Sacramento de su Bautismo.

ESCUELA PARA PADRES

Carta de los padres a su hijo, en el cumpleaños del Sacramento de su Bautismo.

376 Palabras. Tiempo de lectura 2:00 Aproximadamente

Querido hijo: Hoy es el aniversario de tu verdadero Nacimiento Completo, ya que este día fue tu Bautismo y Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, te incluyeron con ellos, para formar juntos una gran familia.

Ellos te recuerdan siempre. Tú, no te olvides nunca de ellos, que se representan en tus padres, padrinos, familia, amigos y también desconocidos.

Ricos y pobres. Bien vestidos y mal vestidos. Guapos y feos. Simpáticos y antipáticos. Educados y maleducados. Nacionales y extranjeros. Religiosos y ateos. Todos no tienen tu suerte, de que los que te rodean te quieren, enseñan y cuidan. En todos está presente el amor de Dios y siempre debe estar también el tuyo, tu respeto, aceptación y agradecimiento.

La onomástica es el día en que celebras el Santo Patrón, del nombre que a través del sacerdote, te pusimos tus padres, junto a tus padrinos, cuando recibiste el Sacramento del Bautismo.

Los padres el día del Bautismo te pusimos bajo la advocación de un Santo, para que a medida que vas teniendo uso de razón, imites su modelo de vida y sus virtudes. Que son las que le llevaron a tener los méritos necesarios, para que la Iglesia reconozca públicamente su santidad.

Cada vez es más importante que celebres, el día del cumpleaños de tu Bautismo (antiguamente se decía, cuando nos cristianaron) y el de tu onomástica del nombre cristiano, tanto como el cumpleaños de tu día de nacimiento.

Recordar y celebrar la fecha en la que recibimos el Sacramente del Bautismo, es una obligación y un orgullo, para expresarlo como muestra de pertenencia a la religión católica.

No es lo mismo celebrar el cumpleaños del Sacramento del Bautismo, con un nombre cristiano, que la celebración del cumpleaños del nacimiento, que es una costumbre, sin relación con la religión cristiana, pero sí, con la dicha de la vida.

Aunque hoy desgraciadamente, a algunos niños no les bautizan y solamente les inscriben en el registro civil de su país, poniéndoles como nombre propio, los apodos, motes o sobrenombres, que tienen algunos famosos deportistas, cantantes, etc.

Te queremos inmensamente y esperamos que disfrutes siempre de este inolvidable día.

Muchos, pero que muchos besos.

Tus padres.

Francisco@micumbre.com

15 Cualidades que deben demostrar los padres

ESCUELA PARA PADRES

15 Cualidades que deben demostrar los padres

1,696 Palabras. Tiempo de lectura 7:00 aproximadamente.

Los padres, al igual que la mujer del César, además de tener buenas cualidades, deben demostrarlas.

  1. Dar ejemplo de amor y respeto con el cónyuge: Los hijos son como los escáneres que se fijan y dejan grabados todos los detalles. La menor grieta en el amor de los padres, es inmediatamente observada y analizada por los hijos. Ellos desean vivamente que el amor de sus padres sea ejemplar, que perdure en el tiempo, que sean fieles mutuamente y que además lo demuestren.
  2. Demostrar la unión conyugal: Su comportamiento ante los hijos debe exteriorizarse, demostrando que tienen un compromiso ante ellos, ante Dios y ante la sociedad. Que se aman mutuamente, que se comportan con fidelidad exquisita, que desean seguir siempre juntos. Que su matrimonio es una institución, que va más allá de una moda pasajera. Que reconocen que implica, una serie de obligaciones, pero que estas brotan del mismo amor, de un amor tan decidido y generoso, que es capaz de arriesgar lo que haga falta, con el objetivo de compartir su felicidad. Que saben que tienen la obligación de construir su matrimonio, día a día, aunque sea artesanalmente, atestiguando amor, paciencia, servicio, sacrificio, conocimiento, caridad, conformidad, humildad, etc.
  3. Dominar la comunicación hablada y corporal: Una gran parte del trabajo de los padres para educar a sus hijos, es tener un buen sistema de comunicación y saber practicarlo, tratando de conseguir empatía con los hijos, cuando se les habla. Las técnicas de comunicación que se emplean en los negocios, en la política o en la sociedad, deben estudiarse detalladamente, para adaptarlas a la comunicación familiar. Una de las tareas principales de los padres es enseñar, de forma clara y concisa, los objetivos internos y externos de la familia, y la forma de alcanzarlos. En la comunicación está incluida la atención, a lo que los hijos dicen, sobre sus preocupaciones, anhelos y sugerencias de convivencia.
  4. Educar con firmeza y amor: Aunque tenga que hacerlo contra la corriente y sea políticamente incorrecto. Los padres no pueden consentir a los hijos, pensando en “el qué dirán”, que termina siempre, en “lo que no han dicho”. La buena educación de un hijo, vale más que todas las críticas y cuchicheos que digan los familiares o amigos. Es preferible educar con firmeza, que no tener que oír el día de mañana de los hijos, “me has hecho un desgraciado, porque no me educaste bien, me consentiste hacer, todo lo que yo quería”. El amor hacia los hijos, hace que nunca se rompa la fina cuerda que sostiene la firmeza. Que tú sí, sea sí y que tú no, sea no. No cambiar como hacen las veletas, para aprovechar el viento que más convenga. Cuando los hijos se dan cuenta de ello, empiezan a presionar para ver quién gana y quien pierde.
  5. Estar muy vigilantes: La obligación de los padres de proteger a los hijos, es mucho más amplia que el derecho a la intimidad que tienen los hijos, mientras estos sean menores de edad, o vivan en la casa de los padres. Algunas veces los hijos compiten con los padres, en tratar de esconder sus comportamientos, en contra de la vigilancia de los padres. Para ello, los padres no pueden ignoran, ni lo que dicen, ni lo que hacen sus hijos. Si es necesario deben informarse con expertos, sobre los amigos y comportamientos que tienen, cuando están fuera de la casa, y estudiar los métodos de detección de las cosas, que no deberían utilizar. Eso no es persecución, es protección. Es obligación revisar sus habitaciones en beneficio de los hijos.
  6. Motivar a la familia: Motivar está muy relacionado con el ejemplo, y es una de las principales responsabilidades de los padres. Hay muchas actividades religiosas, familiares y sociales, que necesitan una gran dosis de motivación, para hacerlas bien y a gusto. Las cosas hechas con motivación, entusiasmo e inspiración, son mucho más fáciles de conseguir y suelen tener mejores resultados. La motivación es contagiosa y se puede transmitir a toda la familia, para intentar llegar a los objetivos comunes, aunque no conlleve un premio material, pero siempre mejorará el ambiente familiar.
  7. Negociar objetivos y planes de vida: Los hijos no pueden educarse, sin tener muy claros los objetivos realistas, que tienen que cumplir. Además de que tiene que tener muy definidos los planes para alcanzarlos, los medios para conseguirlos, los controles para vigilarlos y los medios para evaluar los rendimientos. Esto se consigue estudiándolos bien y desarrollando las virtudes y valores humanos, que encajen con la educación prevista. La familia es un gran equipo, que tiene muy bien definidas las tareas, objetivos y responsabilidades de cada uno, tanto de los padres, como de los hijos. Sin que todos sepan lo que tiene que hacer cada uno, el equipo no funcionará.
  8. Evaluación familiar: Para poder negociar los objetivos con los hijos, los padres tienen que conocer en profundidad, las características internas y externas de cada uno de la familia. Así podrán adjudicarles, las tareas que se correspondan con sus capacidades y defectos, sus puntos fuertes y sus puntos débiles. Siempre en beneficio de la mayor compenetración del equipo familiar que se ha formado y de los objetivos a corto, medio y largo plazo. El amor paternal es una cosa, la realidad de la vida otra, y otra sobre todas ellas, está la mejora de las personas en el aspecto religioso, social, escolar y familiar.
  9. La legitimidad se obtiene con el ejemplo y el conocimiento: Los padres tienen que ser la brújula que guie a los hijos, hacia el norte que se ha marcado. Para ello la brújula tiene que estar bien construida y calibrada, a través de haberse preparado muy bien, para educar a los hijos. Hay muchos medios para aprender a educar a los hijos. Uno imprescindible es consultar las dudas con un sacerdote, pastor, rabino o imán, según la religión que practiquen. No pueden decir a los hijos que hagan algo, que los padres no hacen, o que no hagan lo que los padres hacen. La autoridad que emana del hecho de ser padres, no puede ser puesta en sospecha, porque los padres dicen una cosa y luego hacen otra. La confianza, respeto y admiración, se ganan día a día, pero se pueden perder en pocos segundos.
  10. Querer mucho a los hijos: Quererlos como son, y no como nos gustaría que fueran. Los hijos y los padres, no se eligen, a cada uno nos los dan hechos. Se aceptan ambos y se trata de cumplir cada uno con sus obligaciones y responsabilidades, pero las de los padres, no pueden ni renunciarse, ni delegarse. Eso sí, tratar de educarlos lo mejor posible, aunque cueste hacer un gran esfuerzo, incluso sacrificando, si es necesario, el tiempo que sea preciso y quitándose el dinero destinado a otras cosas, pero sabiendo, que el que siembra recoge. Nadie ha cosechado sin haber sembrado. Los hijos esperan de los padres, que les protegerán, que les educarán y que les ayudarán a ser personas de provecho en la sociedad. Quieren que “No tengan miedo al amor, al compromiso y a ser íntegros”. Quieren tener unos verdaderos padres, que les amen y que les exijan.
  11. Reconocer los méritos y aptitudes de cada uno: Los hijos a los que se les reconoce sus méritos y aptitudes, propios o adquiridos, tienden a tratar de mejorarlos continuamente. Es muy importante, darles oportunidades para que puedan demostrarlos, en beneficio propio y del conjunto familiar. Los padres también tienen que intentar descubrir e identificar las habilidades y potencialidades, que tengan sus hijos en campos específicos, para una vez identificados, tratar de desarrollar su talento, alentándoles y motivándoles para darles forma, de acuerdo a las capacidades, posibilidades y características de los hijos.
  12. Congeniar con los hijos, que es muy distinto a ser su amigo: Los padres son los padres y los amigos son otra cosa. Es un grave error, hacer esta mezcla, la cual perjudicaría a las dos partes. Debe haber mucha confianza, pero no excesiva, entre padres e hijos, pero la autoridad de los padres, nunca puede ser cuestionada, ni quedar en entredicho. Debe mantenerse un equilibrio entre amor filial, autoridad, cercanía y comprensión. Los amigos se pueden cambiar, pero los padres no. Ahora bien, la obligación de los padres, es estar lo más cerca posible de los sentimientos, inquietudes y confidencias de los hijos.
  13. Ser tolerante con los demás: Nadie es perfecto y mucho menos, ante los ojos de los que tienen la responsabilidad de enseñar, corregir y encauzar. Pero la tolerancia de los padres, no es equivalente al pasotismo, ni a la condescendencia ante las equivocaciones o desobediencias. La exigencia del cumplimiento de las obligaciones, no puede ser equivalente a la dejación de la propia autoridad, ni de la responsabilidad. Saber reaccionar a tiempo, con un buen criterio, mano derecha y clara seguridad, ayuda siempre, a que los hijos reciban una buena educación.
  14. Ser un buen modelo a seguir: Los hijos siempre están observando el comportamiento de los padres. La imagen de la conducta y la responsabilidad de los padres, valen mucho más que mil palabras. El lenguaje verbal y corporal, las conversaciones telefónicas, las amistades, los horarios de llegada al hogar, el trato con otras personas, de la misma familia o ajenas, son los indicios que harán, que los hijos copien para bien o aborrezcan a los padres, si encuentran divergencias, entre lo que dicen y lo que hacen, fuera y dentro de la casa.
  15. Asumir las responsabilidades y no delegarlas: Las responsabilidades familiares, se asumen, voluntaria o involuntariamente, pero no se pueden delegar. Se delegan las funciones y las tareas, pero no las responsabilidades. Es muy necesario preparar bien a los hijos, para que puedan ir asumiendo algunas funciones y tareas de los padres, relacionadas con la familia, de esta forma, irán aprendiendo para cuando necesariamente tengan que realizarlas. Los padres que van enseñando poco a poco a los hijos, a llevar los negocios familiares, les van creando una costumbre y una vocación hacia esas actividades.

francisco@micumbre.com

Padres, hablen con sus hijos sobre la eutanasia, el aborto y la venta de órganos. 3 Malas noticias.

ESCUELA PARA PADRES

Padres, hablen con sus hijos sobre la eutanasia, el aborto y la venta de órganos. 3 Malas noticias.

Si le queda alguna sensibilidad moral, le resultará muy doloroso leerlo.

813 Palabras. Tiempo de lectura 3:00 aproximadamente.

Algunos artículos relacionados:

Tres noticias diferentes, pero unidas por el cordón umbilical del derecho a la vida.

Noticia escalofriante. En un artículo de la revista científica Journal of Medical Ethics, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maastricht, escrito por el Dr. Jan Bollen, un grupo de investigadores, pretende que se anule la normativa, que establece que haya que estar muerto para obtener y después entregar los órganos de los pacientes, que hayan pedido la eutanasia o el suicidio asistido.

Proponen que legalmente los médicos, puedan extraer los órganos de los pacientes, aun estando con vida, que previamente hayan solicitado la remoción de sus órganos, previo a la eutanasia o el suicidio asistido. Esto es ensañamiento terapéutico. Aunque digan que así podrían asegurar la mejora de las posibilidades de éxito de los trasplantes, y ser vendidos para obtener beneficios, como hacen ahora con los miembros de los niños abortados. Ojala no se llegue nunca a legalizar estas extracciones de órganos.

 

Estas decisiones de los enfermos y las actuaciones de los médicos, traspasan las barreras de la ética y la moral de todas las religiones. La mayoría de las legislaciones, no permiten utilizar el derecho a la objeción de conciencia, para impedir estos crímenes amparados por la ley. Estamos en una pendiente resbaladiza, que se soporta en los casos extremos de sufrimiento, hasta la extensión de la eutanasia a ancianos, niños, discapacitados y personas con enfermedades mentales. Algunos legisladores, creen que es mucho más fácil y más barato, promover la eutanasia obligatoria y legal, que invertir en cuidados paliativos.

Ahora les va a tocar a los ancianos o enfermos, que tampoco puedan defenderse, ser las victimas del egoísmo de los negocios entre humanos. De ahí, a crear granjas de personas esclavas, con destino a los trasplantes, sólo queda un paso. 

Cuando nos volvamos inservibles o una carga para la sociedad, a través de la eutanasia obligatoria y legal, podremos llegar a ser víctimas de las extracciones de nuestros propios órganos, antes de que estemos muertos. Esto es lo que les espera, a los que ahora están a favor del aborto. La rueda no para: Primero legalizaron el aborto, lo que era un problema principalmente para las mujeres. Después llegará la eutanasia obligatoria, que es un problema para todos. Posteriormente la extracción de los órganos, de los vivos o de los muertos, como hacen ahora legalmente con los niños abortados.

Están empujando a la sociedad, en una dirección irreversible, contra el valor de la vida humana. Luego ya no podrán quejarse, cuando la sociedad decida crear leyes, en aras de las mismas mentiras que dicen ahora sobre el aborto, que los viejos o minusválidos, los consideren demasiado caros de mantener y que hay que eliminarlos, para que antes de que fallezcan o posteriormente, les extraigan sus órganos y los vendan al mejor postor, en el mundo del libre mercado.
Sacando de la familia, las virtudes y valores humanos, llegará un momento cercano, que la vida humana solamente se valorará por parámetros económicos. Tenemos que tener fe en que hay más gente buena, que mala. El problema es que la gente buena es apática, y no quiere enfrentarse a los temas graves que nos rodean.

Matarlo pero con compasión. Se ha aprobado una ley, que obliga a anestesiar al feto, antes de abortarlo. Se pretende así tener un acto humanitario con el no nacido, pues a fin de cuentas, lo importante es que sea políticamente correcto y que el niño no sufra, ni que experimente dolor o angustia, aunque sea un asesinato. Creen que lo que hacen es “buenismo”. El buenismo es lo contrario a bueno. No les importa ignorar todos los contraargumentos lógicos, científicos, filosóficos, éticos y religiosos, que se les interpongan. Esa ley permite matar al niño tranquilamente, pero con la compasión que se espera, de naciones civilizadas.

El horror, dentro del horror. Al bebé que sobrevive a un aborto provocado, le perpetran una eutanasia, o simplemente le abandonan en su agonía, hasta que muere, sin procurarle ningún cuidado, aunque sea un ser viable, saludable y haya nacido. Esto se debería llamar infanticidio temprano o neonatal.

La atención y cuidado a los ancianos, a los niños nacidos o en gestación y a los necesitados, miden la calidad de vida y el grado de civilización de las naciones.

francisco@micumbre.com

 

 

 

 

 

 

Padres, eduquen a sus hijos sobre los peligros de la NUEVA ERA (New Age)

ESCUELA PARA PADRES

Padres, eduquen a sus hijos sobre los peligros de la NUEVA ERA (New Age)

Algunos artículos relacionados:

 

3,415 Palabras. Tiempo de lectura 13:00 minutos aproximadamente.

En el libro sobre la Nueva Era (New Age), escrito por un sacerdote nacido en Lima (Perú) en 1967, D. Gonzalo Len, doctor en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, que ha dedicado varios años al estudio de este fenómeno denominado así por parecer que a la Edad Antigua, la Edad Media y la Edad Contemporánea, ha sucedido una Nueva Era, (en inglés New Age) que se caracteriza por una nueva concepción de la vida, y que no es una nueva religión, ni una secta nueva, sino una nueva forma de ver el mundo, con pretensiones de novedosa filosofía de múltiples consecuencias y derivaciones prácticas y teóricas que se observan en muchos detalles.

También se suelen usar otras denominaciones, como “Era de Acuario”, “Espiritualidad Alternativa”, “Nuevo Pensamiento”, “Holística” (derivado del griego “olos” que significa “todo”; por ejemplo, “holocausto” que es “todo quemado”).

Entre estos detalles están las nuevas formas de expresión que se van extendiendo como una moda, como por ejemplo: ”conciencia superior”, “Armonía profunda”, “meditación transcendental”, “realización del yo”, “pensar en positivo”, “actuar en planetario”, “que la Fuerza te acompañe”, “potencial creativo”, “estado de bienestar”, “buen rollo positivo”, “kinestología holística”, etc.

Esta nueva moda se manifiesta como un gran pulpo con muchos tentáculos que aparecen en diversos campos de acción: en la Medicina, el Arte, la Literatura, el cine, el pensamiento filosófico, y hasta en el comercio. Arraiga entre gente del primer mundo, es decir, el que llamamos occidental, desarrollado, y en un principio, entre gente joven de clase media-alta, entre 20 y 25 años que, como dice el obispo de Ciudad Rodrigo, D. Raúl Berzosa, que hace el preámbulo de dicho libro: “ tienen el estómago lleno, pero la cabeza y el corazón, vacíos”; y los tienen así porque están alejados de la comunidad cristiana, y como el ser humano necesita elevar el espíritu hacia lo desconocido, crean y aceptan una serie de sucedáneos de la auténtica religión.

La NUEVA ERA no es que vaya directamente contra las religiones, sino que trata de superarlas desde dentro, o sea, basándose en algunas creencias clásicas, tratando de subvertirlas, de darles nuevos significados, usando para ello nuevas prácticas y expresiones, muchas de ellas en inglés, lo que las hace más aceptadas por los jóvenes: “metaphisic center”, “Channeling”, “Connecting”, “redes sociales” pues estar siempre conectados las hace más extendidas, “clínicas de felicidad”, “cienciología”, “Nueva gnosis”, etc.

Todo esto denota que en el hombre, lo religioso o espiritual no se ha eclipsado, sino que en la nueva sociedad, alejada de la tradicional, crea su propia religión, gnóstica, deletérea, globalizada, y como tal novedad, por el mero hecho de serlo, ya es aceptada por muchas mentes jóvenes, a las que se promete un mundo nuevo de paz, salud, armonía personal y social, y todo eso mediante unas prácticas o técnicas, algunas de tipo oriental, contacto con la naturaleza, prácticas novedosas que atraen, incluso a cristianos porque en parte usan vocabularios e ideas clásicas, aunque les dan otra versión.

LA NUEVA ERA tiene antecedentes varios pero se suele considerar como su principal personaje a DAVID  SPANGLER, nacido en USA en 1945 que aunque inició estudios universitarios para licenciarse en Ciencias, lo que más le atraía era la Metafísica; en 1964 dio una primera conferencia sobre NUEVA ERA y escribió en 1967 un libro “La experiencia de Cristo y la Nueva Era” y también muchos artículos, así como algún libro más sobre ese tema. Vino a Europa y en Escocia contribuyó a la creación de la llamada Granja de Findhorn, que no se dedicaba  solo a cultivos ecológicos, lo que atraía a mucha gente curiosa y donde Spangler inició una escuela de tipo místico, sino que también  enseñaban los principios de esa nueva filosofía.

El año 1968, (famoso por las revueltas estudiantiles contra casi todo, cuando surge también el famoso musical “Hair” en Broadway, en California el “hipismo”, y en Suecia la “revolución sexual”), contribuye a la extensión de esa filosofía de la NUEVA ERA. En 1980 aparece un libro de Marilyn Ferguson (1935-2008) poetisa americana, titulado “La conspiración de Acuario”, una especie de manifiesto sobre la NUEVA ERA, del que se vendieron inmediatamente más de un millón de copias, que se tradujo a decenas de idiomas, y que fue calificado por El New York Times, como “la biblia de la New Age”.

La Ferguson propone dos conceptos clave de la NUEVA ERA: la “conspiración” y “el cambio de paradigma”.

La “CONSPIRACIÓN”,(co-inspiración) cuyo significado de es “respirar juntos”, es clave en la NUEVA ERA pues supone el atraer muchas personas y grupos con el mismo anhelo y objetivos comunes; como así sucedió. ¿En torno a qué objetivo o idea común?. El siguiente:

UN “CAMBIO DE PARADIGMA”. Esta palabra viene del griego y significa “modelo, ejemplo”; o sea, un cambio en la forma de pensar actual; de ver la realidad, que propugne un cambio de las ideas y costumbres actuales que, según la autora, están llenas de traumas, de tensiones, lo que demuestra que el actual “paradigma” o “modelo” hay que cambiarlo paulatinamente.

En realidad, hay mucho de cierto en ello, que las ideas y costumbres actuales de la sociedad requieren un cambio. Nuestra Iglesia Católica habla de una “nueva evangelización” también. Claro que, como ya se está demostrando ahora, el paradigma de la NUEVA ERA tampoco ha surtido ningún efecto positivo, sino más bien, a nuestro juicio, lo contrario. La edad de oro que anunciaba para el año 2.000 la NUEVA ERA, de felicidad, de paz, bienestar y armonía, no ha llegado.

Pero en aquellos años 60 esta idea del cambio y de la novedad atrajo a muchos, y se incrustó en la psicología, la medicina, la educación, la política, la filosofía, la espiritualidad y hasta en el comercio.

La realidad actual ha desmentido todos aquellos propósitos y muchos partidarios están desilusionados. Pero muchas de sus ideas siguen vigentes en la cultura post-moderna, y se nota incluso al ir por la calle y ver establecimientos donde se ofrecen técnicas de relajación, prácticas espirituales, alejamientos de la cruda realidad, etc. Aquí, junto a mi parroquia, hay uno de ellos.

DEFINICIÓN DE LA NUEVA ERA Es un nuevo movimiento cuasi-religioso, una nueva cuasi- creencia, un ambiente, un estilo de vida. Es una forma de “milenarismo”, la creencia en la venida de una radical renovación del género humano y de la instauración de un estado definitivo de perfección; el milenarismo cristiano surgió en los primeros tiempos, bajo la creencia de que Cristo volvería a la Tierra y reinaría durante mil años hasta el último combate contra el demonio al que vencería en la batalla de Armagedón, todo ello derivado de la lectura del Apocalipsis. (También en algún libro de la NUEVA ERA se habla de una segunda venida de Cristo, pero éste no es hijo de Dios, sino un “avatar”…)

Ferguson, en su libro, dice que “estamos al filo de una NUEVA ERA, la edad de un mundo abierto, una época de renovación en que una energía espiritual sobre la cultura mundial puede dar rienda suelta a nuevas posibilidades”.

DIOS.- Para la creencia de la NUEVA ERA no existe un Dios creador; no existe una distinción entre Dios y naturaleza, sino que es lo mismo: lo que nosotros llamamos Dios para ellos es La Fuerza, (como se dice en “La guerra de las galaxias”), una fuerza inmanente al cosmos. De ahí el culto a los bosques, (recordemos la película “Avatar”); la Tierra se llama “Gaia”, un organismo vivo, con una conciencia impersonal.

La VERDAD objetiva no existe; cada uno tiene su propia verdad, basada en la experiencia personal y cada uno se pondrá la ley que considere oportuna. No van en contra de las religiones existentes y tradicionales, pues se dice que son producto de un tiempo determinado, verdaderas para los que la crearon, pero que ahora están obsoletas, superadas. En la NUEVA ERA el individuo crea su propia doctrina con arreglo a la cual consigue su propia felicidad y salvación.

La NUEVA ERA se presenta como una alternativa a lo tradicional; lo cual para los jóvenes es atractivo. No es una secta, no tiene una organización social, no hay Estatutos, sino que es un movimiento cultural, no calificable según las normas jurídicas, un conjunto de espiritualidades, de actividades pseudo-religiosas, de prácticas iluministas. Una poderosa red que carece de dirigentes, pero que tiene coordinadores, mediadores, que convocan alguna sesión de estudio sobre algún tema determinado. Se la ha llamado una red de redes con la misma idea de transformación del “paradigma”.

Así aparecen grupos de médicos, de estudiantes, de profesores de diversas universidades, explicando nuevas formas de curar enfermedades; teólogos díscolos hablando de nueva espiritualidad; se forman redes de políticos diseñando nuevas leyes, ingenieros-analistas de sistemas tratando de encontrar alternativas industriales, etc. A ellos se unen a veces sociedades o asociaciones que los apoyan financieramente; así como artistas, músicos, editores, comerciantes, etc. El mismo Spangler que inició la NUEVA ERA llegó a lamentar la complicidad materialista y el comercio creado alrededor de su idea.

FUNDAMENTOS DE LA NUEVA ERA Es fundamentalmente una nueva manifestación del GNOSTICISMO, una creencia muy antigua, anterior a Cristo, que luego adquiere una modalidad cristiana que fue, sin embargo, condenada por la Iglesia como herética pues consiste en creer que solo unos iniciados pueden conocer las verdades completas sobre Cristo y su religión, que solo ellos las pueden conocer por una preparación especial, además de otras creencias falsas sobre la naturaleza espiritual, que es buena, y el cuerpo material que dicen es malo, por lo que Cristo no podía ser hombre verdadero; aparte  de eso se exigían una vida de castigo corporal y gran mortificación del cuerpo para salvarse…

El gnosticismo aparece también en versiones no religiosas, como este caso de la NUEVA ERA El Papa Juan Pablo II  dijo en su libro “Cruzando el umbral  de la Esperanza” que la NUEVA ERA era un renacimiento de las antiguas ideas gnósticas”.

La NUEVA ERA se basa también en la llamada TEOSOFIA, conocimiento de Dios por medio de experiencias individuales, prácticas de tipo espiritual, aunque para unos Dios es Alguien, y para otros es Algo. Este movimiento funda la Sociedad Teosófica en Nueva York, en 1875, y viene a ser una mezcla de elementos cristianos, budistas e hinduistas. La New Age recoge estas ideas y muchas de las prácticas de religiones orientales, incluso creen en la reencarnación, aunque con unas características diferentes a la oriental; para la NUEVA ERA es algo positivo en lugar de una maldición. En el hinduismo, la reencarnación es un castigo para quien no se ha desprendido en su vida de lo mundano; queda enganchado en la rueda de reencarnaciones y podría ascender, pero también condenarse a la nada; en la NA, la reencarnación siempre es positiva, hacia una vida mejor, más perfecta, hasta convertirse en un “ser divino”.

Otro concepto de la NUEVA ERA es la “hipótesis de GAIA”, según la cual la Tierra es un ser viviente, un organismo vivo, y el hombre no es sino uno más entre otros seres con quienes debe interrelacionarse. El individuo forma parte del Todo, no tiene un lugar especial en la Creación, no tiene una dignidad especial diferente a los otros seres.

LAS TERAPIAS ALTERNATIVAS. Como ya decíamos anteriormente, la NUEVA ERA ofrece una serie de terapias tal como podemos comprobar si, por ejemplo, leemos los largos carteles puestos en la entrada de alguna de sus “clínicas”: métodos, técnicas, medicinas naturistas, reuniones, gimnasias suaves, (como el yoga), los masajes de diverso tipo, las técnicas de relajación, experiencias que prometen una vida sana, equilibrada, control personal, paz, felicidad y también el cambio de la conciencia o su expansión… Muchas veces nos llegan a través de Internet archivos que transpiran ideas de NUEVA ERA.

Expresiones de este movimiento son, por ejemplo, la Sofrología (volverse sabio), el método Silva de Control Mental; la Delfinoterapia, la Risa y la salud, diversos métodos, incluso se recomienda el Camino de Santiago…Y como clases de Medicina alternativa: la acupuntura, la Homeopatía, la alimentación macrobiótica, los Biorritmos, la Fitoterapia, la Medicina Biomolecular, la Digitopuntura, las “flores de Bach”, etc. etc. y más conocidas, las Meditación Transcendental y la Zen (ambas a base de repetir Mantras o incluso frases sin sentido.) Se habla también de “Channeling” (canalización), captación de mensajes por medio de personas especializadas, médiums, mentalistas, personas con poderes especiales.

Hay también el recurso a las “ciencias mancias”: la Quiromancia, la Cartomancia (el Tarot), Auromancia, Cafemancia, la Velomancia…etc. Se fomentan, pues, las supersticiones.

UNA MIRADA CRÍTICA A LA NUEVA ERA.

Hemos de preguntarnos qué significa la NUEVA ERA para nosotros, los cristianos; qué supone desde el punto de vista de nuestra Religión y desde la razón. La NUEVA ERA no es algo divertido, curioso, inocente, con resultados neutros, inocuos. Todo lo contrario. El cardenal Norberto Rivera, en su “carta introductoria a la instrucción pastoral sobre la New Age” (México, 1996) decía: “si no fuera una realidad tan insidiosa y bien camuflada, quizá no me ocuparía tanto…pero el hecho de que se disfrace con tanta astucia y logre contaminar tantos aspectos de nuestra vida diaria sin llamar la atención, me hace temer, sobre todo por los más desprevenidos y vulnerables de los católicos”.

Hay que reconocer que la NUEVA ERA ha sabido tocar algunas fibras del corazón humano, que utiliza palabras como paz, armonía, energía, ondas, vibraciones, irradiaciones, etc. que llaman la atención de muchos, incluso cristianos pues utiliza palabras que pertenecen al acervo de las religiones tradicionales, pero desviando completamente su significado.

Jesús, para la NUEVA ERA no es el Hijo de Dios, el Verbo encarnado, hecho hombre para nuestra salvación. Lo valora como un profeta o sabio maestro, como una encarnación de la “energía del Cosmos”. Para la NUEVA ERA, Dios es todo y todo es Dios, una especie de panteísmo, no hay diferencia entre Dios y el mundo, ni un encuentro entre Dios y el hombre pues el hombre es también parte de ese Dios. Las experiencias místicas son “una proyección de Dios por parte del hombre”, o sea, que nosotros somos en cierta manera los que creamos a Dios.

Para la NUEVA ERA ”comenzamos a descubrir el “potencial humano”, las posibilidades abismales de la mente humana, capaz de conducirnos a una grandeza, a un nivel de desarrollo que no somos capaces de imaginar. El hombre, con una ética adecuada, lo puede todo” Esto es puro gnosticismo. “No hay demonios, sino que el Mal es un desequilibrio que el hombre, por ignorancia o por un error, se provoca a sí mismo y, por tanto, al universo. La salvación del hombre es la felicidad que él mismo sabe encontrar. No hay un Salvador ajeno”. En términos cristianos podemos decir que la NUEVA ERA es una especie de “pelagianismo”: cada uno se crea el propio camino; es la autosuficiencia humana. El hombre es un ser religioso pero Sin Dios.

Claramente vemos el contraste con nuestra religión: nuestra salvación, nuestra justificación (usando un término del gusto de los protestantes) es obra de la gracia de Dios, que exige, eso sí, que el hombre la acepte y reciba libremente. Pero esta verdad, es negada por la NUEVA ERA para quien la Verdad objetiva no existe, depende de uno mismo, de su libre voluntad; recordamos la ingeniosa frase de Zapatero, (Ex presidente socialista de España) muy de la NUEVA ERA: ”la libertad os hará verdaderos”…

Las CONSECUENCIAS de aceptar esas ideas tan relativistas, son claras a la hora de escoger unos valores; eso dependerá de cada cual: para unos el uso de drogas, o el aborto, la manipulación genética, la eutanasia, el llamado “amor libre” (que no es amor), las uniones de hecho de parejas incluso de homosexuales. Como  decíamos, el pecado no existe, solo hay errores… Todo ello se refleja en la llamada “ideología de género”, que como ya veíamos en otra charla, expandida por organismos oficiales, desde la ONU, hasta los diferentes parlamentos, han introducido leyes que nos parecen contrarias a la propia naturaleza humana.

¿HAY ALGO APROVECHABLE? Hay algunas de las llamadas “terapias alternativas” que, en realidad no son creación de la NUEVA ERA, sino adoptadas, y algunas son saludables, pero otras o son inútiles o incluso nocivas. La Medicina y la comunidad científica tiene más credenciales y experiencia para detectar cuales son unas u otras. No deben tomarse, como la NUEVA ERA cree, con un “valor sacramental”…

La meditación transcendental que ofrece la NUEVA ERA no es la meditación cristiana. Aquella se centra en uno mismo, busca la relajación, la abstracción de todo lo exterior, la concentración. La cristiana es una meditación que sale de uno mismo y se dirige a la contemplación de Dios, de su Palabra, se dirige a su hijo Jesucristo, etc. Algunos teólogos dicen que conviene hacer antes unas respiraciones especiales, una cierta gimnasia, copiando algo de lo oriental, pero ello es optativo y no necesario, lo importante es meditar en Dios y en lo que nos pide.

La “energía cósmica” que pregona la NUEVA ERA supone que todo es energía: Dios (lo que ellos entienden por tal), el hombre, y el mundo; todo forma parte de esa gran unidad. No podemos confundir esa clase de energía con la que necesitamos continuamente para desarrollar nuestras actividades diarias.

CONCLUSIONES: La NUEVA ERA hace una crítica de la sociedad que coincide, en parte, con la que hacemos los cristianos: abandono de lo espiritual, la poca conciencia ambiental, desequilibrio ecológico, materialismo, insolidaridad, violencia, etc. busca unir lo que la Ilustración había separado: fe y razón, vida cotidiana y vida espiritual, excesivo cientifismo, etc. Pero lo que ocurre es que da respuestas equivocadas y por sus conclusiones acabamos otra vez en situaciones similares a las que critica. La NUEVA ERA no deja de ser sino una ilusión, una quimera frente a los auténticos problemas del hombre. No es una respuesta auténtica a los problemas de la humanidad.

En definitiva, hay una radical incompatibilidad entre la NUEVA ERA y la fe de la Iglesia. No es posible ser cristiano y “newager”. No tiene cabida el cristianismo, aunque lo nieguen ellos e incluso algún cristiano despistado lo afirme.

Juan Pablo II mencionó a la NUEVA ERA en la visita que hicieron “ad limina” los obispos de USA en 1983 y dijo que “las ideas de la Nueva Era a veces se abren camino en la predicación, las catequesis, congresos y retiros, y así llegan a influir incluso en los católicos practicantes que tal vez no son conscientes de la incompatibilidad de esas ideas con la fe de la Iglesia”.

El Papa Benedicto XVI en su encíclica “Caritas in veritate” dice: “El mundo de hoy está siendo atravesado por algunas culturas de trasfondo religioso, que no llevan al hombre a la común unión, sino que lo aíslan en la búsqueda del bienestar individual, limitándose a gratificar las expectativas psicológicas. También una cierta proliferación de itinerarios religiosos de pequeños grupos, e incluso de personas individuales, pueden ser factores de dispersión y de falta de compromiso. Un posible efecto negativo del proceso de globalización es la tendencia a favorecer ciertas formas de “religión” que alejan a las personas unas de otras, en vez de hacer que se encuentren, y las apartan de la realidad”.

El Papa actual, Francisco, en la homilía de la Misa Crismal de 2013 decía a los sacerdotes: “No es precisamente en auto-experiencias ni introspecciones  reiteradas como vamos a encontrar al Señor: los cursos de “auto-ayuda” en la vida pueden ser útiles, pero vivir nuestra vida sacerdotal pasando de un curso a otro, de método en método, lleva a hacernos pelagianos, a minimizar el poder de la gracia que se activa y crece en la medida en que salimos con fe a darnos y a dar el Evangelio a los demás.”

¿Qué nos toca hacer a nosotros, los cristianos corrientes? Sencillamente escuchar bien la palabra de Dios, aprender el evangelio, la doctrina de la Iglesia: tenemos un magnífico catecismo universal; es decir, formarnos bien para poder distinguir el grano de la paja, y evangelizar también a los demás, con el ejemplo y, como decía San Francisco de Asís “incluso con la palabra”.

francisco@micumbre.com

 

 

 

 


Libros para Descargar

Bienvenidos

Aquí encontrará respuestas a sus preguntas. Lea este articulo titulado: ESCUELA PARA PADRES. Qué es, para qué sirve y cómo funciona de forma virtual.

Los objetivos de esta escuela virtual son: Educar a los padres para que con su ejemplo y conocimientos de las virtudes y valores humanos puedan educar a sus hijos. Enseñar como educar a los hijos. Que los padres aprendan a vivir un armonioso, fecundo y largo matrimonio. Tender un puente entre la educación familiar y la Fe.

No dudeis en comunicaros conmigo para cualquier comentario. Un saludo, Francisco francisco@micumbre.com

Dale aquí para empezar a recibir nuestros artículos por correo electrónico.

Únete a otros 1.245 seguidores

Subcripciones

RSS Feed / Fuente RSS
Feedburner
By Email / por Email

Por favor elija uno de estos servicios para subscribirse a este blog.

Visite nuestra página en
Facebook y hágase Fan

Mi Cumbre
on Facebook.

Siga nuestros Tweets en Twitter
Follow micumbrecom on Twitter

Visite nuestra página en Catholic.net
 

Categorías

Mi Cumbre en Facebook

julio 2016
L M X J V S D
« Jun    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Ultimos Tweets @micumbrecom


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.245 seguidores