Anuncios

Archivos para 25 septiembre 2013

Padres, enseñen a sus hijos a ofrecer disculpas.

ESCUELA PARA PADRES

Padres, enseñen a sus hijos a ofrecer disculpas.

  • Las 6 Principales disculpas esgrimidas por los padres, por la que no dedican tiempo a la formación religiosa de sus hijos.
  • Las 24 Características de las buenas disculpas.
  • Las 10 Características de las malas disculpas.
  • Las 8 Disculpas más usadas en las familias. 
  • Los 5 errores más comunes al momento de ofrecer disculpas.
  • La parte peyorativa de las disculpas.
  • Los 17 Mejores consejos sobre cómo ofrecer disculpas sinceras y efectivas.

3,246 Palabras. Tiempo de lectura 12:00

Algunos artículos relacionados:

Los padres son los primeros que tienen que aprender a ofrecer disculpas. Si no lo aprenden y practican, será imposible que lo puedan enseñar a sus hijos.

La disculpa es la razón o causa ofrecida, presentada, alegada o pedida, para explicar o justificar un comportamiento, un fallo, una falta, una culpa o un error cometido. Es la excusa, justificación o pretexto presentado por lo realizado.

La diferencia entre disculparse y pedir perdón. Disculparse es dar explicaciones, pruebas o razones, para que algo que se haya hecho, y que ha podido no gustar a otros, no sea tenido en cuenta como una falta, culpa o delito, aunque haya causado o pueda causar daño.

Una cosa es disculparse u ofrecer disculpas por algún acto realizado, y otra cosa es pedir perdón por un delito. Conceder perdón es potestativo del que lo da, pero cuando alguien ofrece disculpas por algo que ha hecho sin querer, hay que aceptarlas.

No cabe ninguna disculpa, para los padres con formación religiosa, que no facilitan todos los medios posibles a sus hijos, para que cuando se vayan haciendo mayores, estén bien preparados religiosamente, para las cada vez más difíciles etapas de su desarrollo personal. Llega el momento de confirmar su formación religiosa y siempre, sale a relucir alguna disculpa por parte de los padres o de los hijos.

Las 6 Principales disculpas esgrimidas por los padres, por la que no dedican tiempo a la formación religiosa de sus hijos:

1.     Necesitan convivir con los amigos de su misma edad.

2.     Necesitan divertirse en lo que a ellos les gusta, y no en lo que les digan que hagan.

3.     Necesitan hacer asiduamente mucho deporte, para crecer sanos y olvidarse de los vicios que les ofrecen continuamente.

4.     Necesitan hacer muchas actividades extraescolares, para explorar si quieren seguir por alguna de ellas.

5.     Necesitan tener tiempo para ellos mismos, sin explicar a nadie lo que hacen.

6.     Necesitan una entrega total a los estudios.

Pero son disculpas que nadie las pide y a nadie se las ofrecen, simplemente son disculpas de los padres, para autojustificar su desidia, hacia la formación religiosa de los hijos. Por eso hay que explicarlo muy bien a los padres, para que vayan adelantando e intensificando la formación religiosa, de ellos y de sus hijos.

Los padres no pueden argumentar disculpas, cuando tienen que enseñar, corregir errores, o modificar determinados comportamientos y tendencias de los hijos. Tienen que hacerlo, pues es su irrenunciable y no delegable obligación. Para hacerlo bien, tienen que estar muy seguros de lo que tienen que hacer, de lo que no tienen que hacer y de la forma de hacerlo.

Las 24 Características de las buenas disculpas:

1.     Que conlleven reparación de lo disculpado.

2.     Que demuestren arrepentimiento.

3.     Que estén bien pensadas y expresadas.

4.     Que estén dirigidas a que las puedan aceptar.

5.     Que estén soportadas con buenos modales externos.

6.     Que estén soportadas por acciones de arrepentimiento y cambio de actitud.

7.     Que las causas sean reales.

8.     Que se hagan utilizando medios prácticos, como las redes sociales privadas o públicas, si no se pueden hacer personalmente.

9.     Que se ofrezcan aunque produzcan vergüenza.

10. Que sea incondicional.

11. Que sean afectivas.

12. Que sean bien meditadas.

13. Que sean claras, sinceras y a tiempo, aunque no haya costumbre de ofrecerlas.

14. Que sean concretas, sin divagaciones, ni ambigüedades.

15. Que sean creíbles.

16. Que sean dichas con suavidad, pues son más elocuente que las voceadas.

17. Que sean examinada previamente, por si debe conllevar la obligación de restituir, en caso de daño material o inmaterial, calumnia, insulto, humillación, etc.

18. Que sean ofrecidas lo más inmediatamente posible, a la causa que las originó.

19. Que sean públicas, si el error ha sido público.

20. Que sean sinceras.

21. Que sean sobre los errores propios, no en nombre de terceros.

22. Que sean valientes, sin temor a la reacción de incomprensión.

23. Que sean voluntarias, no obligatorias.

24. Que tengan respeto, corrección y verdad.

Las 10 Características de las malas disculpas:

1.     Cuando se ofrecen bajo el pretexto, de eximir las responsabilidades de los hechos realizados.

2.     Cuando se ofrecen continua y repetitivamente, sobre el mismo asunto.

3.     Cuando se ofrecen de forma fría, sin que sirvan para desagraviar, ni para curar lo lastimado.

4.     Cuando se ofrecen de forma interesada, con el fin de obtener favores o privilegios.

5.     Cuando se ofrecen descargando la culpa en otros, o en las circunstancias.

6.     Cuando se ofrecen ocultando lo que haya que decir y cuanto hay que decirlo.

7.     Cuando se ofrecen para intentar defender lo indefendible, apoyándolas con falacias.

8.     Cuando se ofrecen para intentar justificar lo injustificable, ante otros.

9.     Cuando se ofrecen para que sirvan como descargo, de algo que tenían la obligación y el conocimiento para hacerlo bien.

10. Cuando se ofrecen y engañosamente, incluyen indirectamente acusaciones o denuncias a otros.

Algunos creen que cualquier disculpa es buena, para justificar lo injustificable. Primero hacen o no hacen lo que quieren, posteriormente buscan una disculpa para justificarlo. Siempre hay expertos en encontrar disculpas para sus acciones, tanto en la familia, como en los negocios, política o sociedad. Además se convencen, que los otros son medio tontos y que por bondad o por ignorancia, tienen que aceptar las disculpas que les presentes. Incluso cuando las disculpas son tan burdas, que son increíbles.

No tiene que importar ofrecer disculpas a otros, aunque esa no sea la costumbre, o los otros no las pidan nunca. Hay que saberse dominar muy bien, para ofrecer disculpas, máxime cuando cuesta hacerlo. Ofrecer disculpas honra y hace superiores a los que lo hacen, sobre los que nunca las ofrecen. Es más fácil disculparse ante un amigo, que ante un enemigo.

Los padres también tienen que tener, el conocimiento de lo que hacen y la entereza y honradez, de saber ofrecer disculpas a sus hijos, principalmente cuando les fallan en las cosas de su educación. Cuando injustamente no ofrecen disculpas, estando obligados familiar, moral o socialmente a hacerlo, su conciencia se encontrará mal, aunque nadie se las exija, y demostrarán una falta de educación hacia sus hijos.

Los padres deben enseñar a sus hijos, a que piensen muy bien las cosas antes de hacerlas, decirlas o pensarlas, para que posteriormente no tengan que ofrecer disculpas, por lo que han hecho mal.

Los padres deben enseñar a los hijos, poco a poco, y desde que son muy pequeños, a que se vayan acostumbrando, a ofrecer disculpas por las cosas que han hecho mal o no ha hecho, cuando tenían que haberlas hecho. Esa costumbre de ofrecer disculpas, se convertirá en hábito y posteriormente en virtud. Les deben inculcar que: Vencer y disculparse, es vencer dos veces.

El que siembra disculpas, recoge disculpas. Acostumbrarse a ofrecer disculpas, supone que estoy enseñando, con el ejemplo a que otros, hagan lo mismo conmigo o con otros, mereciéndolas o no. Pero aunque no reciba disculpas de otros, debo pensar que he cumplido con mi deber moral y social de hacerlo, lo que me dará paz y bienestar.

Hay errores que se quieren subsanar, ofreciendo disculpas, a pesar de que provengan, de no haber previsto la posibilidad de que al hacerlos, pudieran perjudicar a otros.

Ofrecer disculpas, es como soltar los nudos que nos atenazan mentalmente. Es desenrollar el ovillo para siempre, en el que se ha convertido un problema con otra persona.

Saber ofrecer disculpas, es traspasar la frontera entre un enfado grave o leve, grande o pequeño. Cruzarla o no, supone unos minutos de humildad o un dolor y remordimiento para toda la vida.

Si no se está preparado para poder ofrecer disculpas, por algo mal hecho, no se puede presuponer el poder equivocarse, lo que equivale, a no pensar que existen otras alternativas, a lo que quiero hacer.

Por el bien propio y por el bien ajeno, las disculpas, aunque moleste hacerlo, deben ofrecerse, cuando son una obligación irrenunciable. Pueden llegar a ser un acto de humildad o generosidad, sobre todo cuando se dan de un padre a un hijo, entre cónyuges, de un superior hacia un empleado, de un político al pueblo, etc. Incluso si el motivo nos ha llegado por culpa de terceros, pero somos la cabeza responsable de esa situación.

Hay personas que no quieren ofrecer disculpas, empecinándose en no dar el brazo a torcer, y aferrándose a mil razones para encerrarse en su orgullo, aunque sepan perfectamente, que han cruzado la línea roja de la duda razonable sobre lo bien o mal realizado. En estos casos, no queda más que el recurso de perdonarle y decírselo, para que aprenda lo que debe hacer, para una próxima ocasión.

Hay personas que no quieren aceptar las disculpas de nadie, aunque se las ofrezcan sincera y humildemente. Por su orgullo o dolor, prefieren refunfuñar sus penas, antes que aceptar las que disculpas que otros ofrecen. Prefieren ir de ofendidos o de mártires de la circunstancia, para no saldar la cuenta, con el que les ha presentado las disculpas.

Disculpas no pedidas, acusación manifiesta. Este clásico refrán tiene otras interpretaciones. Las disculpas hay que ofrecerlas, aunque la otra persona no se haya dado por ofendido. Sirven para redimir cualquier tipo de culpa, que se pudiera tener. Además hay que correr el riesgo, de que las disculpas ofrecidas, produzcan enfados en la persona que las recibe. Es posible que con el paso del tiempo, esas disculpas, ayuden a perdonar y a olvidar las posibles ofensas realizadas.

La parte peyorativa de las disculpas. Cuando se realizan actos o se dicen cosas y después, si caen mal, se busca alguna disculpa para justificar lo hecho. Muchas veces se hacen las cosas a sabiendas, que si se soportan con una buena disculpa, sea esta verdad o mentira, pasará justificada ante los demás.

Las 8 Disculpas más usadas en las familias:  

Algunos padres se amparan en hacer lo que quieren, poniendo como disculpa algunas ideas o comportamientos personales, o achacables a sus hijos, máxime cuando estos no pueden rebatirla, por ejemplo:

1.     En mi familia acostumbramos a dormir o comer siempre a la misma hora. Nos tenemos que marchar ahora, porque nuestro hijo tiene mucho sueño. Lo que pasa es que se están aburriendo y se olvidan que otras veces, han estado hasta mucho más tarde, pero estaban más a gusto.

2.     En mi familia no comemos carne, pescado o verduras, porque a mi hijo no le gustan.

3.     En mi familia no queremos que nuestros hijos, estén con sus primos, porque dicen que ellos les enseñan cosas de más mayores. En el fondo, es una disculpa para que no estén juntos, ya que las diferencias educacionales son tan grandes, que los padres no quieren verse reflejadas en ellas, por eso ponen esa disculpa, para que los primos no se vean.

4.     En mi familia no vamos a los actos religiosos, porque mis hijos dicen que se aburren.

5.     En mi familia no vamos a visitar a los padres, hermanos o sobrinos de mi cónyuge, porque mi hijo no se lo pasa bien y no quiere ir. En su mente está ocultando que, nunca se ha llevado bien con su propia familia y ahora, el visitar a la familia del cónyuge, se escapa a su concepto de lo que es una familia unida, cosa que le chirria en su cerebro, pues no tiene ese concepto arraigado en su mente.

6.     En mi familia no vamos a visitar a nuestros padres y no llevamos a nuestros hijos a ver a los abuelos, porque estamos muy ocupados, con nuestro trabajo y con nuestras actividades sociales y las de nuestros hijos. Les mandamos un regalo una vez al año y con eso ya se conforman.

7.     En mi familia nunca corregimos ni castigamos los berrinches, rudezas, groserías o insolencias de nuestros hijos, para que no se frustren. Pensamos que las otras personas lo aceptarán, porque al fin y al cabo “los jóvenes, son jóvenes”.

8.     En mi familia nunca ofrecemos disculpas, porque nuestros padres no nos lo han enseñado. Por eso seguramente, nuestros hijos tampoco ofrecerán disculpas nunca. Así se continúa con el círculo de mala educación, entre padres e hijos.

Ofrecer disculpas, así como pedir perdón, supone una limpieza interior, es una sensación del deber cumplido, pues hace desaparecer el remordimiento de conciencia, por las faltas cometidas, bien sean por acción o por omisión. Pero queda pendiente el arrepentimiento, el propósito de la enmienda y la satisfacción de los posibles delitos cometidos.

Dime de qué, cómo y cuándo te disculpas, y te diré quién eres. En la disculpa, puede haber un gran fondo de sinceridad o de mentira, que demuestra la calidad o condición de las personas. Por eso hay disculpas irónicas, retorcidas o con doble sentido. Algunas veces las disculpas, están alejadas del fundamento y raíz del arrepentimiento, del perdón, de la verdad y de la sinceridad, escudándose en la mentira y en la defensa de las faltas cometidas o por cometer.

Ofrecer disculpas es también curarse las viejas heridas, ya que cada día que pasa sin hacerlo, se infectan más y más. Una sincera conversación, pidiendo disculpas, es como entrar en el hospital de campaña cuando hay heridas o circunstancias concretas difíciles de curar. Cuando no existe el conocimiento y la práctica de las virtudes y valores humanos, todo se vuelve confuso y no se puede distinguir el bien del mal, en las cosas que se han hecho o dejado de hacer.

Ofrecer disculpas por alguna mala información dada o acto indebido, debe tener el mismo tamaño, dimensión, profundidad, formato, calibre, magnitud, importancia, alcance, proporción, extensión y valor que la falta cometida. Hacerlo sin esa proporción, es otra falta que todavía agranda más lo anterior. Por ejemplo: Los medios de comunicación que ofrecen disculpas, por las mentiras que han dicho en primera página y en letras grandes, y posteriormente ofrecen disculpas, en la letra más pequeña, del interior de sus páginas.

Los padres deben enseñar a sus hijos a que ofrezcan disculpas, examinando con seriedad a la luz de su conciencia, las ofensas cometidas por acción u omisión. Ese análisis será un gran medio, para alcanzar su mejor conocimiento personal, lograr su madurez, obtener coherencia en su vida, e iniciar su progreso por el camino del bien.

Los padres deben acostumbrar a sus hijos a que ofrezcan disculpas, siempre que sean necesarias o aconsejables. Esto les hará más sensibles y les ayudará a superar las futuras tentaciones, y a sobrepasar y dominar las pruebas y contrariedades que se producen en la vida.

Los 5 errores más comunes, al momento de ofrecer disculpas.

1.     Decir que “Lamento, me arrepiento, me apeno, me aflige, haber provocado la desconfianza de todo lo que Vds. ya saben, sobre mi comportamiento”. Si no se hace un acto de arrepentimiento, propósito de la enmienda y programa de restitución, los lamentos quedarán como “hojas que se lleva el viento”

2.     Decir que “Se cometieron errores”. Deja en el anonimato al o a los responsables de los errores, y califica los daños como errores debido a las circunstancias, sin admitir lo malo que se ha hecho.

3.     Decir que “Se creará un comité para que investigue a fondo, y llegue a hasta las últimas consecuencias”. Se sabe de sobra, que esos comités no funcionan y que es la manera más tramposa, de no ofrecer ninguna disculpa y diluir las responsabilidades de lo acontecido.

4.     Decir que “Se lamenta  profundamente, si alguien se sintió ofendido”. Esto es pasar la culpa a otros, por haberse sentido los ofendidos y ser muy sensibles, sin aceptar ser el ofensor.

5.     Decir que “Se piden disculpas en nombre de otros”. Si es por ocultarse deliberadamente, para encubrir al verdadero responsable del problema, indica falta de sensibilidad o sinceridad hacia los damnificados, a no ser que los verdaderos responsables, no puedan ofrecer las disculpas.

Los 17 Mejores consejos, sobre cómo ofrecer disculpas, sinceras y efectivas:

1.     Admitir que ofrecer disculpas, no es solamente pedir perdón. Algunas veces hay que pedirlo explícitamente, junto a todos los requisitos inseparables.

2.     Agradecer la oportunidad que nos dan, de poder ofrecer disculpas, para que ello alivie nuestra conciencia y podamos recuperar la confianza perdida.

3.     Centrar el ofrecimiento de las disculpas, en la persona ofendida y no en el ofensor.

4.     Concentrarse sinceramente, en el daño o dolor que se ha provocado y cómo se puede sentir la persona ofendida, diciéndolo de forma clara y directa.

5.     Conocer las características de la persona, a la que se le ofrezcan las disculpas, para decírselas en una forma y lenguaje apropiado, de manera que no haya duda de la sinceridad.

6.     Dejar muy claro, sin ambigüedades ni rodeos, que el ofrecimiento de disculpas, es por lo que se ha hecho mal o no se ha hecho bien.

7.     Estudiar la forma de que las disculpas, sirvan para restablecer en el futuro, la confianza que hemos falseado y el sufrimiento causado.

8.     Hablar muy claro, sobre cuál es el motivo por el que se ofrecen las disculpas.

9.     Hacer que la disculpa no suene a excusa, asumiendo la responsabilidad de lo hecho. Suele haber una línea muy estrecha, entre lo que es una explicación razonable y un disculpa.

10. Intentar demostrar el compromiso de que en el futuro, corregiremos lo que en el pasado o en el presente, no hemos respetado.

11. Pensar en lo que pueda estar esperando la persona ofendida, de nuestro ofrecimiento de disculpas.

12. Poner siempre a la persona ofendida, como centro del ofrecimiento de la disculpa, dándole el tiempo necesario, para que piense su reacción y aceptar de antemano, con mucha paciencia, que su respuesta pueda ser positiva, negativa o ambigua.

13. Pretender ofrecer remediar la situación, en la medida de los daños realizados y de los medios para poderlos compensar, aunque sea simbólicamente y prometer poner remedios, para que no vuelva a ocurrir.

14. Procurar que el ofrecimiento de disculpas no sea impulsivo, sino muy meditado, para decir las palabras adecuadas, y que posteriormente no haya arrepentimiento de lo dicho, sin haberlo pensado.

15. Reconocer que el ofendido, tiene el pleno derecho a no aceptar nuestras disculpas, máxime, si ve algún asomo de falta de sinceridad, burla u obtención de beneficios.

16. Ser completamente sinceros, sobre el motivo que generó el ofrecimiento de las disculpas.

17. Tratar que el ofrecimiento de disculpas sea concreto, específico y adecuado en cantidad y calidad.

Si tiene algún comentario general, por favor escriba a francisco@micumbre.com

Si quiere leer otros artículos complementarios, visite www.micumbre.com 

Desde el Indice podrá encontrar todos los artículos, por orden de publicación y utilizando el buscador, localizarlos según los temas deseados.

Si tiene algún familiar o amigo, al que cree que le puede interesar este artículo, por favor renvíeselo. Es posible que se lo agradezca.

 

 

Anuncios

Padres, enseñen Religión a sus hijos. (26 Preguntas)

ESCUELA PARA PADRES

 

Padres, enseñen Religión a sus hijos. (26 Preguntas)

3,176 Palabras. Tiempo de lectura 12:00

Algunos artículos relacionados:

Los padres, si lo consideran conveniente, deben consultar este artículo con el sacerdote, pastor, rabino o imán, según la Religión que practiquen.

¿Qué es la Religión?

La Religión es el sentido de la vida y una fuente de disciplina que ofrece anclas sólidas, estabilidad social y desarrollo moral, tanto al individuo, como al grupo. La Religión proporciona: amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, generosidad, fidelidad, afabilidad y disciplina. Es una exigencia de la razón, de la justicia y de la paz.

¿Para qué sirve la Religión?

La Religión sirve para creer y confiar en Dios y en el prójimo. La Religión no es algo decorativo u ornamental, significa elegir a Dios. como el criterio básico de la vida. Es el conocimiento teológico, que añade una dimensión trascendente a la vida moral de la humanidad.

¿La Religión es para estar pidiendo continuamente cosas a Dios?

La religión es, para amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo. No es correcto el estar siempre pidiendo y nunca dando. A Dios se le pueden dar muchas cosas: A través de un buen comportamiento personal y acciones a favor del prójimo. “Manos que no dais, que esperáis”.

¿Por qué los padres tienen que enseñar Religión a sus hijos, de acuerdo a sus edades, características y circunstancias?

Los padres no pueden dejar a los hijos, que empiecen a aprender los conceptos religiosos, cuando ellos quieran o cuando lleguen a la mayoría de edad. Estamos en una época donde casi todas las sociedades son laicas y muchas de ellas son laicistas, es decir, que legislan y actúan en contra de la religión. Los padres están obligados a darles formación religiosa, escolar, familiar y social, desde que son muy pequeños, desde que están en la cuna.

¿Ayuda la Religión a que los hijos sean más felices?

Los hijos son mucho más felices, cuando han desarrollado un fuerte sentido del valor religioso y personal. Se dan cuenta que sus vidas tienen un mejor y mayor significado, lo que les permite desarrollar más en profundidad su espiritualidad, y mantener mejores relaciones con sus familiares, amigos y sociedad. Los hijos con mayor formación religiosa, son más sociables y menos tímidos.

La religiosidad, la espiritualidad, la felicidad, el temperamento y las relaciones interpersonales, mantienen una conexión muy estrecha, entre en los hijos que tienen una buena formación religiosa y se mantienen practicantes en rezar, meditar, asistir a los actos religiosos, etc. El valor personal, la alegría de vivir, la importancia de la amistad, la bondad, el altruismo, el voluntariado y la caridad, son virtudes y valores humanos, que se incrementan con las prácticas religiosas.

¿La enseñanza religiosa tiene que ser igual, para todas las edades y circunstancias?

Los padres tienen que ir adaptando las enseñanzas, según sus edades físicas, mentales y circunstancias reforzándolas o añadiendo nuevas, a medida que los hijos vayan creciendo en edad, conocimientos y responsabilidades, siempre de acuerdo a sus características y conveniencia en cada caso.

¿Dónde debe enseñarse la Religión?

1.     La Religión da a la vida una nueva perspectiva y un horizonte más amplio, haciéndola más humana y capaz, de generar una sociedad más solidaria y llena de esperanza.

2.     La Religión debe enseñarse, principalmente, dentro del hogar familiar, y complementarse en la escuela, Iglesia y organizaciones religiosas.

3.     La Religión es un elemento esencial de la experiencia y educación humana, sobre el significado de lo sagrado.

4.     La Religión es una asignatura, que como tal, tiene derecho a estar en el currículo escolar y formar parte de la dimensión educativa de la escuela, debido su fuerte nexo de unión entre educación, formación y religión.

5.     La Religión es una materia estudiada, por un gran número de ciencias: La Historia de las religiones, la Psicología de las religiones, la Sociología de las religiones, la Fenomenología de las religiones, la Filosofía de las religiones y la Teología, entre otras.

6.     La Religión no aísla a las personas que la practican. Al contrario, les da un sentido de pertenencia y comunidad, que nada ni nadie puede igualar.

7.     La religión no se impone, se persuade, aunque se deba amar a todas las religiones, pero enamorándose de la propia.

8.     La Religión por su pluralismo confesional actual, tiene que estar presente y ser enseñada de manera concertada y armonizada, con los diversos grupos de alumnos y en todos los foros de la sociedad.

9.     La Religión verdadera exige entre otras cosas, la práctica de las virtudes y valores humanos.

10. La Religión, sin ninguna excusa, debe ser enseñada por los padres, debido al derecho irrenunciable que tienen, de educar a los hijos, según las propias convicciones morales y para que no corran el riesgo, de perderse el tesoro más preciado de la humanidad.

¿Se puede medir la formación que reciben los hijos en Religión?

          Esta formación no se puede medir, pero se podrán observar posteriormente, los resultados de su educación religiosa, su nivel de felicidad, espiritualidad, religiosidad, caracteres y temperamentos, según el modo de vida y las acciones que realicen los hijos. Algunos padres creen que la Religión enseñada a los hijos, se puede medir como los exámenes de matemáticas, que les hacen en la escuela o en el colegio.

          Tampoco se puede medir la calidad y cantidad de enseñanza, que los padres han realizado en materia de buenos modales, comportarse en la mesa, saber obedecer a la primera, ser puntuales, ordenados, educados, etc. Es decir, saber vivir de acuerdo a las virtudes y valores humanos. Eso se ve en los resultados a plazo corto, medio y largo. No hay un examen normalizado, para determinar cuánto saben los hijos sobre religión, moralidad, amor al prójimo, etc. La vida es la que se encargará de aprobar o suspender a los hijos, en función de sus conocimientos de Religión y su práctica.

¿Está decayendo la Religión en la población mundial?

Los que no practican ninguna religión y los laicistas, que son los que atacan a toda clase de religiones, son los que más pregonan, que la Religión está muerta y que va camino de desaparecer. Lo hacen para justificarse a sí mismos, aun a sabiendas, que eso no sólo es incierto, sino que la Religión a nivel mundial, tiene cada vez más practicantes y partidarios, según las diversas estadísticas publicadas.

Pasa lo mismo con los fumadores, alcohólicos, divorciados, hipócritas, abortistas, etc. que se pasan el día diciendo que todo el mundo lo hace, para intentar defender, disculpar y excusar su deformado sistema de vida.

¿Qué son las virtudes y valores humanos?

Las virtudes humanas son disposiciones estables, del entendimiento y de la voluntad, que regulan nuestros actos, ordenan nuestras pasiones y guían nuestra conducta, según la razón y la Fe. Pueden agruparse en torno a cuatro virtudes cardinales: prudencia, justicia, fortaleza y templanza.

Valores humanos son la calidad moral, que mueve a hacer las buenas acciones con convencimiento y firmeza en el arte de vivir.

¿Qué es lo que tienen que saber los hijos sobre Religión, para cuando llegan a cada una de sus edades?

Los padres saben para cada edad, lo que sus hijos deben haber aprendido sobre Religión. Ponen todo su empeño en educarles o enseñarles a que lo consigan y si al final no lo consigue, lo llevan a consultar con los especialistas. Además hay un proceso lógico de aprendizaje de destrezas, que empiezan por saber: Mamar, chupar, llevarse la comida a la boca, gatear, andar, hablar, correr, hacer sus necesidades fisiológicas, leer, escribir, etc.  Es como una escalera, por la que van subiendo peldaño a peldaño. Pero para subir cada peldaño, deben haber afianzado su paso por el anterior. Después irán aprendiendo las siguientes, hasta que lleguen a ser adultos.

¿Qué deben aprender los hijos sobre religión, en cada una de sus diferentes edades físicas y mentales?

Los padres deben enseñar a sus hijos, poco a poco y desde que son muy niños, los conceptos y prácticas religiosas, para que a medida que vayan creciendo, puedan ir consolidando cada uno de los peldaños, imprescindibles en cada edad, para que puedan ir soportando los siguientes pasos, con los conocimientos y prácticas de los pasos anteriores, estudiando bien las Reglas o Mandamientos, los Libros sagrados etc. Primero aprendiendo a amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo, como a uno mismo. La religión empieza como costumbre, continua como hábito y termina como virtud.

¿Algunos padres practican con sus hijos, la eutanasia religiosa?

Desgraciadamente, hay padres que aplican a sus hijos la eutanasia a la enseñanza de la religión. Lo hacen por dejadez, incongruencia, desconocimiento, por “el qué dirán” o por la moda, de decir, que los hijos estudien y practiquen la Religión cuando sean mayores o cuando ellos quieran. No se dan cuenta, que los hijos constituyen el presente y futuro de las familias y de las naciones y sin Religión fracasarán.

¿Tienen que esperar los padres, a que los hijos sean mayores para enseñarles Religión?

Ningún padre dejaría de dar de comer a su hijo, llevarle al médico o a la escuela, hasta que el hijo quisiera hacerlo. Pero cuando se trata de enseñar Religión, algunos padres esperan a que los hijos sean mayores, para que ellos decidan si quieren aprenderla o no, pero entonces ya suele ser tarde. No la han asimilado desde la más tierna infancia.

¿La eutanasia religiosa tiene otras implicaciones?

Sin la religión bien implantada en los hogares, no hay ni familia, ni naciones que funcionen. Los niños y ancianos, constituyen el futuro de los pueblos. No atenderles bien a ambos, es una eutanasia encubierta y una eutanasia cultural. A los niños, porque son el futuro de la familia y de la nación y llevarán adelante la historia. A los ancianos, porque trasmiten la experiencia y la sabiduría de la vida, hacia las generaciones anteriores. La eutanasia religiosa se produce a los ancianos, cuando no se les habla de religión, ni se les deja hablar ni actuar.

¿Cómo y cuándo deben aprender Religión los hijos?

Los hijos aprenden a entender y practicar la Religión, con el ejemplo, que ven en sus padres y con lo que estos les enseñan, desde que están en la cuna, rezando con ellos por sus hermanos, abuelos, papás, familiares y amigos. Tanto al levantarse, como al acostarse, al empezar a comer, al salir de la casa y al entrar en el automóvil.

¿Deja huella el conocimiento de la Religión?

Los principios religiosos adquiridos desde pequeños, se convierten en inamovibles, durante el paso de los años y continuamente salen a relucir, incluso en los difíciles momentos de incertidumbre, próximos a la desesperación. Desde muy pequeños, deben acostumbrarse a rezar junto a sus padres y a verles rezar a ellos, incluso públicamente. Posteriormente llegarán los momentos, en los que les enseñan las oraciones y los signos religiosos, y les lleven a asistir a los actos religiosos y a ir conociendo las bases del Catecismo.

¿Dónde y cuándo deben enseñar los padres la Religión a sus hijos?

A partir de la edad física y mental, que los niños adquieren el discernimiento, los padres deben complementar la educación escolar, con la educación religiosa, en la casa y en la catequesis, donde les prepararán para recibir los conocimientos, prácticas y rituales religiosos que correspondan a sus edades. La edad adecuada física e intelectual, para empezar su formación religiosa, dependerán de la opinión de los padres, del sacerdote, pastor o rabino, según la religión que practiquen sus padres.

¿Se debe enseñar Religión a los hijos, aunque estos no la comprendan?

Los hijos cuando son pequeños, es posible que no comprendan todo lo que les dicen los padres sobre la Religión, pero hay que ir haciéndolo, poco a poco, porque de mayores, si no tienen una sólida formación religiosa, no podrán distinguir lo bueno y lo malo, para elegir libremente lo mejor para sus vidas. Para evitar que caigan en manos, de los que sistemáticamente, se dedican a engañar a los jóvenes, menos formados religiosamente e insuficientemente enseñados, de educación familiar.

¿La Religión debe estar soportada con obras buenas?

La Religión debe estar bien soportada con obras buenas, para que posteriormente conduzca a la práctica de las virtudes y valores humanos, tan necesarios para la formación de las personas, y para poderla tener como ancla cuando crean que todo falla. La Religión siempre se mantiene arraigada firmemente, en el amor y en la vida.

¿Qué sucederá a los hijos que no son educados en la Religión?

Se comportarán como asilvestrados, intolerantes, maleducados, consentidos, enteros, etc. Serán hijos y futuros padres conflictivos, déspotas, violentos, exigentes y tiranos. No distinguirán el bien del mal, en lo que hagan ellos o en lo que hagan otros, entre la virtud y el vicio, entre la moralidad y la inmoralidad. Tomarán demasiados, altos e innecesarios riesgos, y casi siempre de resultados irreversibles.

¿Qué sucederá en las familias, naciones o sociedades donde los padres no enseñen religión a sus hijos?

Hay muchas naciones, donde no existe ni ha existido, desde hace muchos años, la libertad religiosa para que cada familia y cada individuo, puedan practicar la Religión que libremente escoja. Esos países además suelen crear leyes que van, en contra de los más elementales derechos humanos, aceptados mundialmente, así luchar frontalmente contra todas las cuestiones religiosas.

¿Es la familia la verdadera escuela de formación religiosa para los hijos?

1.     Qué confusión para los padres, cuando vean a sus hijos yendo por el mal camino de los perdedores, por no haberles enseñado a practicar las virtudes y valores humanos.

2.     Qué desconocimiento el de los padres, que no trasmiten la Religión a sus hijos, enseñándoles lo mejor para su presente, de dónde les llega su dignidad, ni lo que les deparará su futuro, que esté soportado por la condición del conocimiento y de la práctica religiosa.

3.     Qué error para los padres, que no quieren enseñar la Religión, que demuestra que el hombre, no es el fin mismo del propio hombre, sino que hay una trascendencia hacia un Ser superior.

4.     Qué ignorancia demuestran cuando los hijos, se consideran bien calificados para auto aconsejarse, presumiendo de que no necesitan a nadie que les enseñen, corrijan, orienten en los temas de la Religión.

5.     Qué ineptitud la de los padres que aconsejan a sus hijos “Vive la vida loca”, que vida no hay más que una y hay que vivirla deprisa, o que les enseñan a justificar sus desordenes con el dicho: “Comamos y bebamos que mañana moriremos”.

6.     Qué padecimiento para los padres, cuando ven que los hijos huyen de la realidad, de lo que ocurre a su alrededor y no les preocupa aislarse del conocimiento y práctica de la Religión, aunque eso les suponga soledad, retraimiento, incomunicación, desamparo, etc.

7.     Qué pena da cuando algunos hijos, se acomodan frente a la realidad religiosa, en su indiferencia crónica, en su pereza mental.

8.     Qué triste es cuando los hijos quieran actuar exclusivamente, según su propio criterio, sin querer escuchar la formación religiosa y moral, que enseñan los padres. Algunos se centran en sí mismos, se consideran autosuficientes y solamente hacen caso, a lo que han oído en la calle a cualquier persona.

9.     Qué desgracia es perder la Religión, es perderlo todo. Mucho más que perder la salud, el dinero, los amigos, la posición social, etc.

10. Qué egoísta es fijarse en los defectos, de los que hablan de Religión, y no querer atender a lo que dicen.

¿Cuáles son las 10 mejores formas de enseñar la religión a los hijos?

1.     Enseñarles a llevar una vida espiritual bien dirigida, por personas expertas, que sepan ayudar en los buenos momentos, para mejorarlos y en los malos, para saber pedir fuerzas para superarlos.

2.     Enseñarles a ponerse objetivos realizables, para ir mejorando en conocimiento y práctica de las virtudes y valores humanos, de forma que la religión sirva de ejemplo a los demás.

3.     Enseñarles a profundizar en la formación religiosa y en su práctica, para poder aclarar las propias dudas y en su caso, las que tengan otros. Estar bien preparados intelectualmente y dar buen ejemplo de religiosidad, es fundamental, para que se distinga las personas que aman y practican la religión, de los ateos y agnósticos.

4.     Enseñarles a que las obligaciones religiosas, son en beneficio de los fieles y no están para castigar, sino para disfrutar de ellas, al conocerlas en profundidad y los motivos por lo que existen.

5.     Enseñarles a que se sepan levantar, cada vez que se caen, consciente o inconscientemente. Las personas religiosas, saben que es muy importante no caer, pero también saber levantarse y pedir perdón, con arrepentimiento y firme propósito de la enmienda.

6.     Enseñarles a realizar abiertamente las prácticas religiosas, para que se den cuenta, que la religión está dinámica, activa y vigorosa y que es un honor practicarla. Aunque las cosas íntimas, siempre deben permanecer en la privado.

7.     Enseñarles a rechazar los escrúpulos, que quieren imponer los que no practican la religión y hablan, sobre la hipocresía de las personas con convicciones religiosas, en el caso de que no sean perfectos en todos sus actos.

8.     Enseñarles a ser valientes antes los ataques y desafíos que hagan con la Fe, sin esconderse, huir, ni sentir vergüenza, al contrario: Estar siempre muy orgulloso, de practicar la religión.

9.     Enseñarles a tener una vida intensa religiosa, con los medios espirituales ofrecidos, para poderse sentirse espiritualmente convencidos, fuertes y sanos.

10. Enseñarles y demostrarles, como la religión está cada vez más pujante, aunque tenga muchos enemigos, que la intentan destruir sin conseguirlo. Esto da mucha más fuerza a los que la practican, para seguir profundizando en su conocimiento y en su práctica.

¿Hace ruido el silencio religioso?

La Religión llevada en silencio y con buen ejemplo, también hace un ruido ensordecedor, a quienes ven comportarse a las personas llenas de sentido religioso. La oración, los sacrificios, el ejemplo callado, el buen comportamiento privado, familiar y social, el trabajo honrado, la vida social, etc. hacen mucho, ante las conciencias públicas, incluyendo las de los agnósticos y ateos. Es el silencio que hace ruido.

¿Es la libertad de Religión, un factor de progreso personal y social?

Poder practicar sin restricciones la Religión, es un cambio radical de mentalidad, introducido desde siempre en la cultura, en la libertad y en las costumbres, con independencia del régimen político o el grado de democracia. Es el derecho inalienable de las personas, para su progreso físico y moral.

Si tiene algún comentario general, por favor escriba a francisco@micumbre.com

Si quiere leer otros artículos complementarios, visite www.micumbre.com 

Desde el Indice podrá encontrar todos los artículos, por orden de publicación y utilizando el buscador, localizarlos según los temas deseados.

Si tiene algún familiar o amigo, al que cree que le puede interesar este artículo, por favor renvíeselo. Es posible que se lo agradezca.


Anuncios

Libros para Descargar

Bienvenidos

Aquí encontrará respuestas a sus preguntas. Lea este articulo titulado: ESCUELA PARA PADRES. Qué es, para qué sirve y cómo funciona de forma virtual.

Los objetivos de esta escuela virtual son: Educar a los padres para que con su ejemplo y conocimientos de las virtudes y valores humanos puedan educar a sus hijos. Enseñar como educar a los hijos. Que los padres aprendan a vivir un armonioso, fecundo y largo matrimonio. Tender un puente entre la educación familiar y la Fe.

No dudeis en comunicaros conmigo para cualquier comentario. Un saludo, Francisco francisco@micumbre.com

Dale aquí para empezar a recibir nuestros artículos por correo electrónico.

Únete a otros 1.301 seguidores

Subcripciones

RSS Feed / Fuente RSS
Feedburner
By Email / por Email

Por favor elija uno de estos servicios para subscribirse a este blog.

Visite nuestra página en
Facebook y hágase Fan

Mi Cumbre
on Facebook.

Siga nuestros Tweets en Twitter
Follow micumbrecom on Twitter

Visite nuestra página en Catholic.net
 

Categorías

septiembre 2013
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Ultimos Tweets @micumbrecom

Archivos