Anuncios



1a Parte. Acoso escolar. Bullying. Como descubrirlo, evitarlo y educar a los hijos para que no lo hagan


ESCUELA PARA PADRES

1a Parte. Acoso escolar. Bullying.  Como descubrirlo, evitarlo y educar a los hijos para que no lo hagan

 

Relacionado con: La homofobia, la agresión, la conspiración, la tortura, la destrucción emocional, la persecución, el hostigamiento, las amenazas, el atosigamiento, las molestias, las vejaciones, etc.

La antitesis de: Enaltecer, encumbrar, aplaudir, ponderar, encomiar, realzar, destacar, celebrar, etc.

Introducción:

Conocido también como bullying, palabra ya utilizada en casi todos los idiomas, es el acoso escolar emocional o físico, casi siempre encubierto. Está siempre lleno de violencia y muchas veces se oculta tras el anonimato. Se practica en las escuelas, trabajos, familias y sociedades a través de las críticas malsanas. En estas suele, ser a través de una campaña mediática, para en beneficio propio o ajeno, desprestigiar a las personas o instituciones.

Es una de las principales formas de violencia escolar. Cuando los jóvenes no pueden agredir físicamente, lo hacen sicológica o emocionalmente, maltratando o intimidando a los compañeros, incluso robando la intimidad de otros y aireándola.

Orígenes:

Las agresiones físicas y el culto a la ley del más fuerte, son fenómenos cotidianos, en los mensajes que niños y adolescentes reciben continuamente, por muy diversos medios. Difundir los defectos, mentiras o medias verdades de los compañeros, es una practica común, que la utilizan los jóvenes, utilizando los modernos medios de comunicación, como son el Internet y los teléfonos celulares.

El bullying está íntimamente relacionado, como contrario al quinto y octavo Mandamiento de la Ley de Dios que dicen “No matar” y “No levantarás falsos testimonios ni mentirás”, pues todo el mundo, tiene derecho a la integridad física y a conservar su intimidad y buena fama.

Cuando en una familia o escuela está consentido el bullying, desaparece la convivencia, la paz y la libertad y aparece la criminalidad potencial y desgraciadamente, tiene que resolverla la policía, en lugar de haberlo hecho los padres y los maestros. Esos son los principales lugares, donde se tienen que transmitir los conocimientos y educar en las virtudes y valores humanos, incluyendo los de la convivencia en paz y en libertad.

Los padres que terminan pagando las consecuencias del bullying:

Hay padres que muchas veces lo consienten e incluso lo fomentan, al hacer comentarios deshonesto sobre otras personas, sin quererse dar cuenta que sus palabras y actos, pueden traspasar las paredes de la casa y hacer mucho daño, al quitar la fama de otras personas. No proveen, las consecuencias morales y cívicas, que conlleva el Bulling que realizan los hijos.

Incluso son muy tolerantes, ante la situación que ven en su casa. No toman medidas enérgicas, rápidas y eficientes, para que no ocurra o que no vuelva a ocurrir el bullyng.

Tienen que poner énfasis en las tareas de educación, prevención de problemas y corrección de actitudes. Deben paliar o evitar la agresividad de los hijos con autoridad, flexibilidad, total control de la situación y siempre demostrando mucho cariño. Tienen que encontrar un punto medio, al saber distinguir entre lo importante, lo esencial y lo negociable o innegociable con los hijos. No se puede educar de acuerdo con la ley del péndulo, que va desde el autoritarismo a la flexibilidad total.

La familia es la fuente donde emanan los aprendizajes emocionales, sociales, morales y religiosos y los padres no deben abandonar su responsabilidad irrenunciable, de la educación de los hijos, al dejarla en manos de las escuelas, para que sean los maestros los educadores. Los padres y los maestros tienen que recuperar los principios de autoridad, de dialogo y de mutuo respeto. Algunos padres, equivocadamente, tienden a justificar y amparar el bullyng de sus hijos, alegando que los maestros o la sociedad, dan demasiada importancia o trascendencia a las acciones infantiles de sus hijos.

Cuando los padres regalan a sus hijos algún producto susceptible de ser utilizado como Bullyng, deben educarles previamente de las consecuencias que pueden contraer, para los hijos y para los padres, si lo utilizan en contra de la ley, pues los padres son responsables solidarios económicamente, de las infracciones de sus hijos a las leyes civiles.

Los padres y familiares, deben evitar sus comentarios jocosos y motes, que ponen a sus hijos gordos, flacos o con algún defecto visible, como si fuera una gracia o una apelación cariñosa, pues se les puede quedar para toda la vida e incluso trascender, del entorno familiar.

Los maestros que se percatan de que existe el bullying:

Cuando los maestros se percatan de esta situación en sus aulas, inmediatamente deben hablar con el alumno agraviado, con los agresores y con los padres de ambos, antes de que sea tarde para el agresor y los agredidos y la solución no tenga remedio. Deben trabajar todos juntos, para encontrar las soluciones adecuadas a cada caso.

También las escuelas deben tener una política de tolerancia cero, que se explique bien claramente, el primer día de la clase, que la escuela no tolerará ningún acoso escolar, explicando los castigos y consecuencias, de todos los tipos de faltas que se cometan.

Si el agresor no cambia de actitud, debe ser enviado como castigo a otro centro escolar, avisando de su comportamiento y actitud a sus nuevos maestros, para privarle del entorno favorecedor, de compañeros que suelen jalear al agresor, permitiéndole ejercer el poder de forma abusiva. Además para que se enteren los demás alumnos, que la escuela y la sociedad, no esta dispuesta a permitir ese tipo de conductas inadmisibles, de hostigamiento y maltrato graves. De esta forma se evita que el que tenga que cambiar de escuela, sea la victima inocente que es la que necesita más protección, apoyo y ayuda, por parte del conjunto de la escuela.

 

Los hijos que practican el bullying:

Suelen ser ásperos, astutos e insolentes y muy agresivos con los más débiles, incluso imposibles de convivir en la sociedad. También suelen ser los repetidores de curso, es decir un poco mas mayores físicamente, pero llenos de rencor ante su fracaso escolar y social. En cuanto encuentran un resquicio de debilidad, lo aprovechan para resarcirse de sus propios o incipientes complejos de inferioridad.

Agreden física, emocionalmente y directamente a otros jóvenes o participan en las agresiones colectivas a otros compañeros, de forma aislada o continuada, ofendiéndole y acosándole, o simplemente ignorándole, haciendo como que no existe, que no vale la pena relacionarse con él o con ella. En todo caso, la intención es la de hacerle daño y quedar por encima de esa persona, para que sea aislada y rechazada por todos.

Desgraciadamente, para los hijos que están sin educar y para sus padres que no los han educado, algunos jóvenes pueden llegar a ser terriblemente dañinos para sus compañeros, incluso ocasionándoles miedo físico a costa de burlarse de ellos y maltratarlos.

Ante estas situaciones, los padres tienen que estar muy alertas a los primeros síntomas de que los hijos están empezando a practicar el acoso escolar. Deben llamarles la atención y explicarles la gravedad de lo que están haciendo y lo difícil, si no imposible de restituir la fama a los que se la han quitado o los daños que han producido. Incluso las irremediables consecuencias que pueden ocasionar, tanto para las victimas, para ellos mismos y para la propia familia. También tienen que hablarlo con los maestros, para que estén alertas e informen a los padres de cualquier actitud, que dentro de la escuela puedan observar, pues mas vale prevenir que lamentar.

Los hijos que sufren el bullying:

Suelen ser los chicos mas débiles de la clase, los que tienen algún defecto o los que andan en solitario, ya que por la razón que sea no tienen amigos, que en su caso podrían defenderles, lo que se llama algunas veces “el chico bueno de la clase. Con los más fuertes, porque irradian miedo, nadie se suele meter.

Si el niño es rechazado por los otros alumnos, seguramente no querrá ir a la escuela y empezarán los problemas de depresión y autoestima, con énfasis en el deterioro de sus calificaciones escolares, incluso las enfermedades.

No se soluciona cambiando de escuela, pues las circunstancias personales que motivaron el acoso escolar, pueden continuar. Hay que trabajar fuerte con profesionales, para que el alumno recobre su autoestima. Siempre que sea posible, es más recomendable que la víctima restablezca su imagen ante los demás, allí donde surgió el problema, procurando crear nuevos vínculos afectivos y relaciones más personales, con sus compañeros.

El maltrato recibido o el visto recibir a otras personas, suele impactarles muchos, aunque no hayan estado involucradas, pues les suele suponer que algún día les toque sufrirlo a ellos. No hay que dejar que el silencio lo aumente y de pie al agresor, a abusar con más intensidad. El maltrato se alimenta con el silencio de todos, los que lo hacen, los que lo padecen y los que lo ven y no hacen nada por remediarlo.

Los padres tienen que estar muy alertas, para detectar los primeros síntomas, que a los hijos les produzca el acoso escolar. Además de las heridas o marcas físicas, las preguntas semiocultas relacionadas con la violencia, su estado físico, intelectual, familiar, poético o religioso pueden ser señales de alerta, de que a los hijos, algo les está pasando. Unas conversaciones íntimas y profundas, enseguida harán abrir el corazón a los hijos hacia sus padres. Para cada caso concreto hay una solución, por ejemplo: Si hay agresiones físicas, puede ser la de acompañar al hijo hasta la escuela, hablar con el maestro, hablar con los agresores y sus padres. Si son agresiones emocionales, levantarles su autoestima y hacerle ver las virtudes y valores humanos que tiene el y su familia. Hay muchas soluciones, en algunos casos extremos, los padres y los hijos, deberán acudir donde los especialistas, para contrastar las soluciones a emplear.

 

Continuará en otros artículos.

 

Si tiene algún comentario, por favor escriba a francisco@micumbre.com

 

Anuncios



Anuncios

Libros para Descargar

Bienvenidos

Aquí encontrará respuestas a sus preguntas. Lea este articulo titulado: ESCUELA PARA PADRES. Qué es, para qué sirve y cómo funciona de forma virtual.

Los objetivos de esta escuela virtual son: Educar a los padres para que con su ejemplo y conocimientos de las virtudes y valores humanos puedan educar a sus hijos. Enseñar como educar a los hijos. Que los padres aprendan a vivir un armonioso, fecundo y largo matrimonio. Tender un puente entre la educación familiar y la Fe.

No dudeis en comunicaros conmigo para cualquier comentario. Un saludo, Francisco francisco@micumbre.com

Dale aquí para empezar a recibir nuestros artículos por correo electrónico.

Únete a otros 1.318 seguidores

Subcripciones

RSS Feed / Fuente RSS
Feedburner
By Email / por Email

Por favor elija uno de estos servicios para subscribirse a este blog.

Visite nuestra página en
Facebook y hágase Fan

Mi Cumbre
on Facebook.

Siga nuestros Tweets en Twitter
Follow micumbrecom on Twitter

Visite nuestra página en Catholic.net
 

Categorías

abril 2008
L M X J V S D
« Mar   May »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Ultimos Tweets @micumbrecom

Archivos


A %d blogueros les gusta esto: