Anuncios

Archive for the 'Varios' Category



Mi esposa empieza con la enfermedad de Alzheimer. ¿Qué hago? 69 Conceptos.

ESCUELA PARA PADRES – Mi Cumbre

Mi esposa empieza con la enfermedad de Alzheimer. ¿Qué hago? 69 Conceptos.

2,928 palabras. Tiempo de lectura 11:00 aproximadamente.

 

INDICE:

  • Hoja de Ruta con 13 puntos, para ayudar a la esposa que empieza con la enfermedad del Alzheimer.
  • 6 Primeros pasos que tiene que dar el esposo, cuya esposa comienza con Alzheimer.
  • 10 Situaciones que al esposo le producen miedo o angustia, vinculadas con el estado de su esposa, cuando empieza con Alzheimer.
  • 12 Situaciones sobre sí mismo, que producen miedo o angustia, cuando tiene que proteger a la esposa con Alzheimer.
  • 11 Principales crisis, riesgos y circunstancias, que le pueden ocurrir al esposo.
  • 7 Peticiones imprescindibles a los hijos, para mitigar el miedo del padre.
  • 10 Conceptos del código de conducta, para las relaciones entre el consejero y el esposo.
  • Referencias.

El objetivo de este artículo es ordenar algunas ideas, inquietudes y acciones relacionadas con el esposo en esta situación, incluyendo a hijos con sus padres, padres con sus hijos, etc. No está dirigido al enfermero profesional, ni al cuidador del enfermo. Para ellos hay muy buenos manuales  y protocolos, sobre cómo se debe cuidar a los enfermos de Alzheimer.

El artículo puede relacionarse con otras graves enfermedades degenerativas, como:  Parkinson, la demencia senil, la depresión, el cáncer, etc. También con situaciones de accidentes o enfermedades súbitas, discapacidades infantiles, etc., las cuales siempre requieren una fuerte dedicación de los cuidadores, sean familiares o no.

Algunos conceptos parecen duplicados, pero están puestos en dos sitios diferentes, para enfatizar su importancia en cada una de las situaciones.

Hoja de Ruta con 13 puntos para ayudar a la esposa, que empieza con la enfermedad del Alzheimer. Cada punto tiene que tener una fecha de cumplimiento y los medios para ir controlando los resultados.

  • Diseñar a plazo, corto, medio y largo, los objetivos a conseguir, medios necesarios y controles para analizar y en su caso corregir, si es posible, la marcha de los acontecimientos.
  • Ir un paso por delante de lo que pudiera suceder, previendo los posibles síntomas y soluciones. Incluso preparando las conversaciones con los médicos y especialistas, para evitar dispersiones, mentiras, medias verdades y omisiones, y así sopesar las opiniones dadas, para poderlas contrarrestar con otras opiniones de especialistas.
  • Evitar cualquier distracción, sobre el tema principal: La enfermedad de la esposa y sus tratamientos, así como la salud física y mental del esposo. Impidiendo que las cosas que no estén relacionadas, consuman las energías o desvíen la atención, que necesitan los objetivos de la Hoja de Ruta.
  1. Rodearse de un buen grupo de familiares, amigos y profesionales, que puedan sumar a la causa, ayudándoles a cuidar a su esposa y que a él mismo, le aporten un vínculo de simpatía y soporte. Todos ellos tienen que “estar leyendo la misma página en cada momento”. No debe haber informaciones claras para unos y tergiversadas, atrasadas u ocultas para otros.
  2. No echar la culpa del problema, a los que con buena voluntad intentan dar un consejo. No matar al mensajero. Escuchar a todo el mundo y seleccionar con buen criterio, el trigo de la paja. Para no desanimar a los que pretenden ayudar, nunca debe decir que no, a lo que empiecen a comentar sobre el tema. Evitar ocultar lo evidente o decir “eso ya lo sabía yo”, etc. Oír, ver y actuar.
  3. Fortalecerse en lo físico, en lo mental y en lo religioso, sin dejar una sola grieta, aunque suponga un sacrificio.
  4. Evitar estar en posición negativa, ante la situación presente y la futura. La esposa enferma necesita estar rodeada de personas llenas de actitudes positivas, para que le den continuamente ánimos, pero sin mentiras.
  5. Analizar en racimo todos los posibles y probables acontecimientos, junto a las alternativas que pudieran aplicarse, e intentar encontrarles por adelantado, actuaciones y soluciones creativas.
  6. Conocer claramente las distintas etapas y tiempos, que la esposa irá teniendo, reflejadas en fechas y características y signos externos, para poder ir preparando las soluciones o los cuidados especiales, para cada una de ellas.
  7. Procurar las condiciones necesarias, para que ambos puedan refugiarse en la religión e ir acercándose más a Dios, antes de que fallen las fuerzas y no se sepa dónde está cada uno. Aunque haya situaciones o momentos de graves dificultades, promesas incumplidas, deseos insatisfechos, retos insalvables, etc. la Esperanza es lo último que se pierde.
  8. Hacer un balance o planteamiento económico, verdadero y realista, de la situación financiera familiar, teniendo en cuenta los ingresos, gastos, activos y pasivos necesarios, para afrontar los enormes costos adicionales, que conjuntamente hubiera que hacer. Si no hay total información, es muy posible que se tomen decisiones equivocadas o que no se tomen las debidas.
  9. Prever dónde, cómo y cuándo, hay que tomar la decisión de ir a una residencia para jubilados o a una residencia geriátrica, en función de las variables de la enfermedad y las del esposo. Analizando la alternativa de tomar los servicios externos o internos, de ayuda en la casa, para cuidados personales, comida, limpieza, etc.
  10. Huir de los pensamientos negativos, que supongan preguntarse ¿Por qué tiene que sucederle a mi esposa o a mí?

6 Primeros pasos que tiene que dar el esposo, cuya esposa comienza con Alzheimer:

  1. Estar muy atento al comportamiento de su esposa, para detectar las primeras acciones u omisiones, que pudieran indicar posibles banderas rojas o amarillas, relacionadas con la enfermedad del Alzheimer. Escribirlas con todo detalle en un diario, para comentarlas inmediatamente con el médico.
  2. Conseguir uno o dos buenos diagnósticos médicos y entender muy claramente, todo lo relacionado sobre las medicinas, tratamientos y procesos que debe seguir su esposa. Continuar anotando todos los hechos y resultados, que se vayan produciendo.
  3. Aceptar la situación que se ha presentado o que ha ido creciendo, hasta llegar a la realidad y circunstancias actuales de la esposa. Incluyendo la adaptación y conformidad al papel, que tiene que realizar como cuidador.
  4. Buscar información comprensible y consejos profesionales sobre la enfermedad, además de los recursos que haya disponibles, para los enfermos y sus cuidadores.
  5. Preparar una Hoja de Ruta negociada con todos los que intervengan o pueda intervenir, en el proceso de ayuda a su esposa.
  6. Ponerse inmediatamente en comunicación con la asociación de ayuda, a los cuidadores y enfermos de Alzheimer, que haya en su ciudad. La pueden localizar a través de Internet.

10 Situaciones que al esposo le producen miedo o angustia, vinculadas con el estado de su esposa, cuando empieza con Alzheimer, para definirlas, analizarlas, evaluarlas y buscar las soluciones.

SOBRE LA ESPOSA:

  1. Que involuntariamente se hagan daño físico, con objetos cortantes o con productos tóxicos domésticos.
  2. Que involuntariamente agreda, a los que les cuidan o a terceras personas.
  3. Que involuntariamente destrocen objetos de valor o sentimentales.
  4. Que involuntariamente se escapen de la casa en automóvil o andando, y se pierdan o tengan un accidente.
  5. Que paseando o saliendo a hacer compras, se desorienten y no sepan donde tenían que ir, se pierda o no sepa volver a su casa.
  6. Que necesitando ayuda médica, física, emocional, religiosa o económica, no la quieran aceptar. (Ir al médico, tomar medicinas, alimentarse, asearse, seguir tratamientos, hacer compras, gestiones, etc.)
  7. Que no quiera acceder a ir a una residencia o centro donde puedan evaluarle, cuidarle, y ofrecerle seguridad.
  8. Que se pongan en posición pasiva o indiferente y no quiera aceptar su enfermedad, ni las consecuencias que pudiera conllevar.
  9. Que voluntaria o involuntariamente, mienta sobre su situación a los médicos y a las personas que le cuidan, sobre lo que le han dicho ellos.
  10. Que no quiera ceder voluntariamente, el control de las cosas muy importantes en su vida: Gestiones financieras, relaciones con las aseguradoras, declaración de impuestos, pago de facturas, situaciones de riego físico, etc.

12 Situaciones sobre sí mismo, que producen miedo o angustia, cuando tiene que proteger a la esposa con Alzheimer, para definirlas, analizarlas, evaluarlas y buscar las soluciones.

SOBRE EL ESPOSO:

  1. Que empiece con pensamientos catastróficos, que le bloqueen las fuerzas para tomar decisiones adecuadas a cada circunstancia.
  2. Que se obsesione, sin haber hecho el presupuesto, en que no le va a llegar el dinero, para cubrir los gastos originados por la esposa: Residencia especializada, personas para cuidarle, cocinarle, asearle y atenderle en la casa, darle las medicinas, etc.
  3. Que piense que se va a poner enfermo o con depresión, y que no pueda cuidar ni consolar a su esposa.
  4. Que crea que no va a ser capaz de tener las fuerzas suficientes, para cumplir todos los conceptos de la Hoja de Ruta, que le permitan ayudar a su esposa.
  5. Que se sienta solo, esté o no acompañado por sus familiares, amigos y profesionales de salud, con la sensación de estar desamparado y abandonado a su suerte.
  6. Que no sepa decirle al médico cuándo empezó y cuál ha sido el desarrollo de la enfermedad, hasta llegar a la situación actual. Posiblemente por haber confundido las demostraciones del carácter fuerte y las costumbres, con las actitudes actuales, sin haberse dado cuenta de las banderas rojas, que le indicaban la grave situación que se estaba produciendo.
  7. Tener que permitir que la esposa, dado su carácter fuerte, conduzca su automóvil o camine por la ciudad, con el riesgo que eso conlleva. No pudiendo evitarlo, por el carácter acomodaticio y tímido del esposo, para evitar enfrentamientos y enfados.
  8. No saber o no poder cuidar las mascotas de la casa y tenerlas que entregar a otro, pensando en la falta que podrían hacerle a la esposa, para disfrutar de ellas como terapia.
  9. No saber manejar con buen criterio, ecuanimidad y eficacia el sistema de seguros, la parte financiera y los conceptos legales.
  10. No poder o no saber negociar las fechas, de las consultas de los médicos y profesionales, teniendo que contemplar indefenso, la falta de soluciones y el consiguiente deterioro de la enfermedad.
  11. No poder acompañar a la esposa a las consultas de los médicos, por expresa prohibición de ella, temiendo que ella no cuente toda la verdad y que no interprete bien las instrucciones que le den, sobre medicinas, tratamientos y fechas.
  12. No poder estar con su esposa, por prescripción médica, en los momentos más difíciles para ella, bien sea en la casa o en la residencia.

11 Principales crisis, riesgos y circunstancias que le pueden ocurrir al esposo, para definirlas, analizarlas, evaluarlas y buscar las soluciones.

  1. Ser empujado por la esposa y que ésta le produzca una herida, que requiera estar en la cama.
  2. Empujar a la esposa en una disputa o como defensa propia, e involuntariamente, producirle un daño grave.
  3. Que intervenga la policía, debido a la denuncia surgida por una disputa o crisis, en la casa o en público. (La policía puede acusar al marido de violencia familiar y ponerle unos días en custodia)
  4. Si la disputa pudiera llegar a producirse, sería preferible que fuera en un centro médico y ante testigos profesionales, que pudieran controlarla y determinar la necesidad de ingreso en un centro hospitalario, residencia, o sala de urgencia provisional, hasta que se calme. Ellos podrían entregar el certificado necesario, sobre la salud de la esposa, para poder presentarlo ante el juez.
  5. Ponerse enfermo (Infarto, fiebre, gripe contaminante, etc.) que necesita estar en la cama o recibir cuidados especiales, que le impidan poder atender a la esposa. ¿Quién le puede cuidar en ausencia del esposo?
  6. Romperse emocionalmente, ante la sensación de imposibilidad para resolver los problemas que se le han echado encima, al crearle una peligrosa ansiedad, que incluso puede afectar a la esposa y a todos los del entorno.
  7. Que desaparezca la esposa, porque se ha perdido.
  8. Que le quiten el dinero o sus bienes, individuos inescrupulosos de dentro o de fuera de la familia.
  9. Que done su dinero o sus bienes, sin ningún sentido, a individuos que se aprovechen de su enfermad.
  10. Que uno o los dos, se enfaden con el médico y decidan no volver a visitarle, o él no les quiera recibir y tengan que volver a empezar con otro.
  11. Que al marido le sobrepasen las obligaciones, para con el cuidado de su esposa, pierda el control y no quiera aceptar la ayuda de quienes le aconsejan, supervisan, cuestionan y organizan sus actuaciones.

7 Peticiones imprescindibles a los hijos, para mitigar el miedo del padre:

  1. Que se encarguen de conocer todas las alternativas posibles, relacionadas con los derechos y obligaciones de los seguros oficiales y particulares, para poder elegir la mejor solución al problema.
  2. Que se encarguen de encontrar la mejor y más conveniente residencia geriátrica, pública o privada. Como posible alternativa, localizar la mejor forma del cuidado en la casa, en función de lo recomendado por los médicos, y las posibilidades económicas familiares.
  3. Que se encarguen de ayudar a hacer un presupuesto, en función de las posibles alternativas de los tratamientos recomendados, teniendo en cuenta los ingresos, gastos, activos y pasivos.
  4. Visitar o llamar al padre todos los días, para hacer el seguimiento de las gestiones necesarias y los resultados de las realizadas.
  5. Participar positivamente, en cada una de las crisis familiares que se presenten.
  6. Soportar todas y cada una de las decisiones que el padre tenga que tomar, relacionadas con la madre, incluso la de ayudarle en la obtención de la incapacidad de la madre, si fuera necesario.
  7. Ayudar al padre con el cumplimiento de la Hoja de Ruta y las acciones derivadas.

10 Conceptos del código de conducta, para las relaciones entre el consejero y el esposo, que cuida a su cónyuge con Alzheimer:

Las características de un buen consejero, (Entrenador, consultor, asesor, mentor o director) no tienen que ser las de un experto en la enfermedad del Alzheimer. Debe de elegirse una persona que para el esposo, haya demostrado tener experiencia en aconsejar, criterio, liderazgo, credibilidad, honradez y autoridad.

El esposo debe tener en cuenta, que si no hace la tarea encomendada, o la hace tarde o mal, el consejero le abandonará por indisciplinado. O si el esposo se pone en plan negativo, para todo lo que le dicen, ve o se imagina, puede hartar al consejero, quitándole las ganas de seguir ayudándole. Si el consejero entiende que no puede abandonarlo, porque lo impiden algunas normas de convivencia, pero sigue insistiendo en que debe hacer determinadas acciones, será el esposo, el que se marche.

  1. El consejero se tiene que meterse en la piel del esposo, para ir dos pasos por delante de las actuaciones que éste necesite realizar, para que pueda cumplir con todos los detalles negociados, al redactar la Hoja de Ruta.
  2. El consejero tiene que conocer toda la verdad, sobre las circunstancias pasadas, presentes y previsión razonable de las intenciones futuras.
  3. El consejero y el esposo, deben poder terminar sus relaciones en cualquier momento, sin necesidad de aviso previo, cuando alguno de los dos, lo considere conveniente, debido a incompatibilidades o disminución de la credibilidad.
  4. El esposo tiene que aceptar las instrucciones del consejero, pero con la prerrogativa indiscutible, de poder escoger el grano de la paja. Si no le gusta el consejero, debe cambiarlo, pues al ser un concepto de sentimientos, tiene derecho a tomar los consejos, bajo su propio riesgo.
  5. El esposo, cuando tenga dudas sobre las acciones que va a realizar, debe analizarlas bajo la premisa de, si lo que va a hacer entra o no en la Hoja de Ruta, pactada con el consejero. ¿Qué me va a contestar el consejero? ¿Cómo haría esto el consejero? ¿Cómo le discuto esto al consejero? ¿Estoy engañando u ocultándole parte de la situación al consejero?
  6. El esposo tiene que comentar con una periodicidad pactada, todas las gestiones realizadas y las pendientes de realizar, que haya acordado con el consejero, para analizar los logros obtenidos, lo no realizado, lo que queda pendiente, las dificultades encontradas y las modificaciones sugeridas sobre la Hoja de Ruta.
  7. El esposo debe llevar un diario, que refleje minuto a minuto, y contenga todo lo que ocurre a su alrededor, más las gestiones realizadas y las instrucciones recibidas por el consejero, para que en las reuniones acordadas, no se quede nada sin comentar.
  8. El esposo, tiene que ir también dos pasos por delante, de las circunstancias que pudieran ocurrir para llevar adecuadamente los conceptos de la Hoja de Ruta. No tiene que esperar a que sucedan, para intentar resolverlos. Estos pasos tienen que estar analizados y acordados previamente con el consejero.
  9. El esposo tiene que leer y estudiar con mucha profundidad, todo lo que pueda encontrar sobre la detección,  características, consecuencias y curas del Alzheimer y sobre cada uno, los temas que están en la Hoja de Ruta.
  10. El esposo tiene que hacer un gran esfuerzo, para evitar que se le embote la mente y el corazón y no se quede paralizado, por lo que le abruma, agobia y le da inseguridad. Debe intentar no escapar ni huir de sus obligaciones, buscando falsos sucedáneos de las necesidades y de las soluciones auténticas, reflejadas en la Hoja de Ruta.

Referencias:

Artículos en: ESCUELA PARA PADRES – Mi Cumbre

Informes imprescindibles para los que cuidan enfermos con Alzheimer:

francisco@micumbre.com

Anuncios

5 Principios morales no negociables para los votantes católicos responsables.

ESCUELA PARA PADRES – Mi Cumbre 

5 Principios morales no negociables para los votantes católicos responsables.

1,054 palabras. Tiempo de lectura 4:00 aproximadamente.

Si toma en serio su fe católica, estos 5 principios morales le ayudarán a emitir su voto por candidatos nacionales, estatales o locales, que promuevan políticas que estén en consonancia con la ley moral, de manera informada y coherente con la doctrina católica y los derechos humanos fundamentals.

También le permitirán descubrir a los candidatos, que apoyen o promocionen políticas intrínsecamente malas, si tienen posiciones que son moralmente inaceptables y contrarias a los principios morales fundamentales, incompatibles con el servicio public.

La democracia debe basarse en la verdadera y sólida base de principios morales y éticos, no negociables, que son el sustento de la vida en sociedad. Los católicos comprometidos, tienen la obligación moral de promover el bien común, mediante el ejercicio del privilegio de sus votos.

La conciencia católica bien formada y responsable, no permite votar de forma arbitraria por un programa político o un derecho individual, que contradiga los contenidos fundamentales de la fe y de la moral. Los ciudadanos católicos, siempre deben ejercer su indiscutible derecho político ante las urnas, pero previamente deben informarse muy bien.

Por lo tanto los católicos, deben evitar votar por cualquier candidato, que pretende proponer o apoyar programas o leyes, que sean intrínsecamente malas. Cuando todos los candidatos apoyen políticas moralmente dañinas, los ciudadanos deben votar de forma que intenten limitar al máximo, el daño que pudiera realizarse.

Los cinco principios morales no negociables y sin excepciones, se refieren a acciones que son intrínsecamente malas y van contra la ley moral, por lo que bajo ninguna circunstancia deben ser propuestas, apoyadas o promovidas a través de leyes.

  1. Aborto: La Iglesia Católica enseña, con respecto a la ley que permite los abortos, que nunca es lícito obedecer o tomar parte, en una campaña de propaganda a favor de una ley o a votar, por los candidatos que la propongan o aprueben. El aborto es la intención o acción directa de la muerte de un ser humano inocente y por lo tanto, es una forma de homicidio. El feto es siempre una vida inocente, y ninguna ley puede permitir eliminarla. Incluso cuando un niño es concebido por violación o incesto, pues la culpa no es del niño, el cual no debe sufrir la muerte por los crímenes de otros.
  2. Eutanasia: La eutanasia es también una forma de homicidio, por muy disfrazada que se presente. Ninguna persona tiene derecho a quitarse la vida, y nadie tiene el derecho de tomar la vida de cualquier otra persona. En la eutanasia, los enfermos o ancianos son asesinados, por acción u omisión, por un sentido equivocado de la compasión, pero la verdadera compasión, no puede incluir algo intrínsecamente malo, haciéndolo intencionalmente, a otra persona.
  3. Las investigaciones, manipulación o explotación con embriones humanos: Puesto que éstos ya son seres humanos, por lo que hay que tenerles respeto y dignidad. Los avances científicos recientes, muestran en los tratamientos médicos, que los investigadores esperan desarrollar desde la experimentación con células madre embrionarias, podrían desarrollarse en su lugar, mediante el uso de células madre adultas. Las cuales pueden obtenerse sin hacer daño a los adultos, de las cuales provienen. Por lo tanto, no hay ningún argumento médico válido, a favor del uso de células madre embrionarias. Y aunque hubo beneficios de tales experimentos, no se justifican moralmente, destruyendo otros seres humanos embrionarios, inocentes.
  4. La clonación de humanos: Los intentos para la obtención de un ser humano, sin ninguna conexión con la sexualidad, mediante partición o fisión gemelar, clonación, partenogénesis, etc. son considerados contrarios a la ley moral, ya que están en la oposición a la dignidad de la procreación humana y de la unión conyugal. La clonación humana, también implica aborto, porque se destruyen los clones embrionarios “rechazados” o “fracasados”, pues cada clon, es un ser humano.
  5. El “matrimonio” homosexual: El verdadero matrimonio, es la unión de un hombre y una mujer. El reconocimiento legal de cualquier otra unión, como “matrimonio”, socava el verdadero matrimonio. Reconocer legalmente a las uniones homosexuales, supone su aprobación, alentándolos a persistir en lo que es un arreglo objetivamente inmoral. Cuando por primera vez en una Asamblea Legislativa se propone legislación a favor del reconocimiento de las uniones homosexuales, el votante católico comprometido, tiene la obligación moral de expresar su oposición clara y públicamente y votar en contra. Votar a favor de una ley tan perjudicial para el bien común, es gravemente inmoral.

Es importante evaluar a cada candidato y a su partido político, en estos principios no negociables, ya que desafortunadamente, hay candidatos políticos que se autodenominan católicos, y aunque parezcan propensos a promover el bien común, rechazan la doctrina católica, sobre los 5 principios morales no negociables, sabiendo que algunos católicos, no han formado sus conciencias adecuadamente, con respecto a las cuestiones morales importantes.

Por eso es completamente necesario, estar muy bien informado y confiado en las enseñanzas morales, inquebrantables de la Iglesia, reflejadas en el Catecismo de la Iglesia Católica, y cuando lleguen las votaciones, tener las ideas muy claras, de a quién votar y a quién no votar. Los ciudadanos que votan de acuerdo con los principios morales básicos, hacen lo mejor para ellos y para su país.

Extracto de la traducción al español de Guía Para Los Votantes Católicos Comprometidos. Para leer el original: http://www.politicalresponsibility.com/voterguide.htm Nada de esta Guía, ni de su traducción al español, debe interpretarse como la aprobación a cualquier candidato o partido político. Está escrita para instruir a los católicos, en las exigencias de su fe.

Fuentes consultadas:

  • CCC. Catecismo de la Iglesia Católica.
  • CPL. Congregación de la Doctrina de la Fe. Notas doctrinales sobre algunas preguntas, con respecto a la participación de los católicos en la vida política.
  • CRF. Consejo Pontificio para la Familia. Carta de los derechos de la familia.
  • EV. Evangelium Vitae de John Paul II. (El Evangelio de la vida)
  • BSR. Congregación para la doctrina de la Fe. Instrucción sobre el respeto por la vida humana en su origen y en la dignidad de la procreación.
  • UHP. Congregación para la Doctrina de la Fe. Consideraciones respecto a propuestas, para dar reconocimiento legal a las uniones entre personas homosexuales.
  • WRHC. Mérito para recibir la Sagrada Comunión. Principios generales del Cardenal Joseph Ratzinger.

francisco@micumbre.com

Carta a un matrimonio enfadado. 67 Preguntas + 60 respuestas.

ESCUELA PARA PADRES

Carta a un matrimonio enfadado. 67 Preguntas + 60 respuestas.

3,857 palabras. Tiempo de lectura 14:00 aproximadamente.

Muchas gracias estimados amigos por escribir a ESCUELA PARA PADRES – Mi Cumbre Les felicito, por haberse puesto en el camino de intentar eliminar ese flagelo, que hoy azota a muchas personas y separa a tantos cónyuges. Creo que ha dado el paso adecuado, consultando su situación antes de que las cosas vayan a más.

Les sugiero que lean estos artículos y los que llevan relacionados. La soberbia en la familia La virtud de la humildad explicada a los hijos

Me han escrito llenos de amargura, porque dicen que ya no pueden más con la situación de enfado, que desde hace tiempo tienen.

Ese enfado les está moviendo su ánimo, hasta llegar a la ira. Incluso ya no les deja disfrutar de la vida y no ven la manera, de dejarlo a un lado. El grado de enfado al que han llegado, es más fuerte que su voluntad de solucionarlo. Incluso no saben cómo hacerlo, para impedir que les siga corroyendo y vaya a mayores.

Qué fácil es enfadarse y qué difícil desenfadarse, sobre todo cuando el orgullo o el mal llamado amor propio, están dentro de las personas.

Del enfado a la ira y al odio, hay un pequeño paso, que suele llegar cuando al enfado, sin ponerle remedio, se le deja que vaya creciendo.

Por lo que me dicen, es muy duro y altamente frustrante, entrar en el hogar y encontrarse que ambos están enfadados, el uno con el otro. Que se ningunean, menosprecian e ignoran, sin tenerse la más mínima consideración, para nada. Si como cónyuges sufren, ni qué decir tiene lo que les pasa a sus hijos. Y a lo mejor es porque Vds. no han querido, sabido o podido dialogar sus diferencias, debido a su alto grado de enfado o mutuo desprecio.

Me dicen que están enfadados por un conjunto de problemas, pendientes de negociar y resolver:

  • La administración del dinero.
  • Los problemas del trabajo.
  • Las relaciones íntimas personales.
  • La forma de educar a los hijos y su comportamiento.
  • Las relaciones con los suegros y las familias extendidas.
  • Las tareas de la casa.

Pero el mayor enfado dicen, que es por la desconexión que tienen entre ambos, al no sentir que el otro se preocupa, de cómo me siento yo en la vida y especialmente, dentro del núcleo familiar. Parece que toda la carga de la familia, está sobre mis espaldas.

El enfado empieza produciendo desconexión, miedo y ansiedad, al ver que se puede derrumbar todo lo que se había construido entre los dos. Sin haber llegado todavía a la ira, que es uno de los finales predecibles.

En los enfados, suele desaparecer su verdadero motivo y empiezan a aparecer, emociones o conceptos antiguos y modernos, que estaban escondidos o retenidos voluntariamente, en la mente de los cónyuges. No siempre relacionados con los motivos del enfado.

En los momentos álgidos de los enfados, es muy importante hacer una tregua, para intentar identificar cuáles son los motivos, verdaderos o falsos, que han origina el enfado. Si se consigue esa tregua, es muy probables que los cónyuges puedan llegar a un pacto de entendimiento, de dejar atrás las cosas que les han enfadado y enfocarse, en las que les unen y les hacen felices.

Dar el primer paso para la tregua no es difícil, es cuestión de tener el dominio mental, para por amor al cónyuge, quererlo hacer. También es cuestión de identificar serenamente, lo que gana y lo que pierde cada uno de los cónyuges, si siguen enfadados. Aunque nada más sea por intentar salir del infierno en vida, en los que se suelen convertir algunos enfados.

Es imposible hacer planes para el futuro, si se está enfadado. La mente y la razón están embotadas, para aceptar sugerencias. Mientras no haya una firme voluntad de suprimir el enfado, cualquier idea que llegue al dialogo o a una hipotética mesa de negociaciones, es inmediatamente rechazada, incluso antes de analizarla.

Cuando los cónyuges están enfadados, por sus cosas personales, o tienen resquemores o problemas sin resolver, como pareja o como padres, no pueden discernir cuál es el motivo de su enfado. Solamente saben que están enfadados. Incluso muchas veces, no caen en la cuenta que su enfado, es como un infierno para las relaciones con su cónyuge o sus hijos.

Los cónyuges deben tener la mente bien equilibrada, para que cuando estén en situaciones difíciles, sepan cómo sobrellevarlas, sin recurrir al enfado. En el transcurso de la vida matrimonial se enfrentaran tanto a situaciones buenas, como a malas, y en todas deben tener la sensatez y ecuanimidad necesarias, para manejarlas. Habrá momentos o épocas de:

  • Hambre y saciedad.
  • Riqueza y pobreza.
  • Salud y enfermedad.
  • Alegrías y tristezas.

60 Preguntas que debe responder cada cónyuge y posteriormente comentarlas conjuntamente, para intentar encontrar las raíces del problema y las soluciones: Por favor, contesten a estas preguntas. (Contéstenlas en cada punto y cuanto más detalladas mejor) Con sus respuestas, podrán tener una mejor visión de su situación.

 

  1. ¿Cuántos años tiene?
  2. ¿Cuántos años lleva casado?
  3. ¿A qué se dedica actualmente?
  4. ¿Vive o trabaja en un ambiente rodeado de personas enfadadas?
  5. ¿Se enfada a menudo?
  6. ¿Se enfadaba fácilmente, antes de casarse?
  7. ¿Cuándo se enfada, se da cuenta de cuál es el motivo, por el que se ha enfadado?
  8. ¿Sus enfados los lleva solamente en su interior o los exterioriza ante terceros?
  9. ¿Cree que el enfado lo podría haber evitado?
  10. ¿Ha sopesado la gravedad o inconsistencia, de lo que le ha originado su enfado?
  11. ¿Su enfado fue inconsciente, explosivo, ascendente o premeditado?
  12. ¿Pierde la paciencia fácilmente y se enfada rápidamente?
  13. ¿Está Vd. enfadado consigo mismo, con la vida que lleva, con la familia o con la sociedad?
  14. ¿Sus enfados son cada vez más frecuentes, más potentes, más violentos, más impetuosos, más largos, etc. o está mejorando en importancia, cantidad y duración?
  15. ¿Le dura mucho tiempo el enfado o se le pasa enseguida?
  16. ¿Qué es lo que más rápidamente, más fuertemente y más frecuentemente le enfada?
  17. ¿Antes de enfadarse toma su tiempo para analizar lo que va a hacer, si se enfada de verdad, sus consecuencias, pérdidas y daños que va a producir?
  18. ¿Sabe evitar, controlar y terminar su enfado?
  19. ¿Su enfado conlleva violencia física, gritos, resentimiento posterior, etc.?
  20. ¿Ha intentado algunos métodos para evitar el enfado, por ejemplo respirar profundamente, contar hasta 10, o algo similar?
  21. ¿Está dispuesto a pedir consejo a los profesionales y a estudiar, para fomentar y practicar las virtudes y valores humanos, opuestos al enfado, como son la humildad, la paciencia, el sosiego, la calma, la alegría, la disciplina, la reflexión, el respeto, la serenidad, la tolerancia, la tranquilidad, la euforia, la autodisciplina, la honestidad, el amor, el optimismo, etc.?
  22. ¿Acepta que un buen intermediario, puede alegrar el corazón a los cónyuges, máxime si acuden a la religión, pues esta atrae a los alejados, reconcilia a los enojados, e incluso se gana el respeto de quienes no comparten las mismas creencias, porque también ellos la pueden gozar en su corazón, sabiendo que un momento de paz y reflexión, cae bien a todos?
  23. ¿Practica alguna religión solo o con su cónyuge?
  24. ¿Recurre a las prácticas religiosas, para evitar o terminar con el enfado?
  25. ¿Ha consultado Vd. con algún grupo de ayuda, sacerdote, pastor, rabino o imán, según la religión que profesen en la familia, para que le ayuden a quitar sus enfados?
  26. ¿Su enfado se va incrementando paulatinamente hasta que aparece, la agresividad interna o externa, la ira y el deseo de venganza?
  27. ¿Qué personas, cosas o situaciones sistemáticamente le producen enfado y por qué?
  28. ¿Cuándo se enfada, se da cuenta de lo que hace sufrir a su cónyuge o a sus hijos y del daño que les hace, máxime cuando no le pueden llamar la atención ni recriminar?
  29. ¿Se da cuenta del terror que puede producir en su familia, solo el pensar que Vd. se puede enfadar y empezar otra vez el sufrimiento, de su desorden emocional?
  30. ¿Es consciente que sus enfados, le pueden descalificar y apartar de su vida profesional, laboral o social, pues los que tiene alrededor, no quieren tener tratos con Vd.?
  31. ¿Es consciente de que sus enfados le provocan alguna enfermedad, por lo que afectan seriamente a su salud, tales como taquicardias, subidas de tensión arterial, etc.?
  32. ¿Es consciente de que cada vez se enfada por cosas más nimias, debido a la disminución de la tolerancia, la paciencia, la aceptación, la resignación, etc. y por no saber controlar sus exigencias y expectativas?
  33. ¿Por qué su cónyuge le aguanta que Vd. se enfade continuamente? A) ¿No le queda más remedio para seguir con Vd.? B) Ha aceptado sus enfados como un estilo de vida. C) No aguanta más y le ha dado una nueva oportunidad para que se corrija. D) Pasa ampliamente de Vd. E)…….. F)…….
  34. ¿Es Vd. muy fácil de enfadar?
  35. ¿Desde cuándo ha notado Vd. que tiene arrebatos de enfado? Normalmente enfadarse fácilmente y por cualquier cosa, no nace de la noche a la mañana, siempre hay una primera ocasión que va en aumento. Es un proceso que se va gestando poco a poco, en el tira y afloja de la educación familiar. Los adultos y los padres, deberían verlo venir.
  36. ¿Sus padres le permitían sus actos continuados de enfado y Vd. ha preferido no cambiar esos hábitos, a pesar de su edad?
  37. ¿Cómo y en qué demuestra que Vd. está enfadado?
  38. ¿Cómo le afectan a su cónyuge sus actos de enfado?
  39. ¿Tiene cerca otras personas a las que da mal ejemplo con sus enfados o de las que recibe mal ejemplo, por el enfado de ellas?
  40. ¿Qué razones tiene Vd. para estar preocupado, con sus continuos actos de enfado?
  41. ¿Sus actos de enfado influyen en sus relaciones familiares, laborales y sociales?
  42. ¿Se enfada lo mismo en su casa, que en la sociedad donde se desenvuelve? (Trabajo, amigos, familia, vecinos, etc.)
  43. ¿En una situación o dialogo normal, donde siempre quiere tener razón y salir a flote, su enfado explota rápidamente, conllevando actitudes de violencias físicas o emocionales, ante cualquier cosa que le contraríe o cuando le llaman la atención, sobre su comportamiento?
  44. ¿Responde Vd. de forma colérica, altiva e iracunda, con acciones impropias o palabras altaneras e injuriosas, cuando le sale a relucir su enfado?
  45. ¿Se ha tenido que “arrugar” alguna vez ante un policía, un juez, un jefe u otra persona de categoría, aspecto físico o actitud superior y dejar a un lado su enfado?
  46. ¿Ha pedido perdón alguna vez a su cónyuge, hijos, familiares o amigos, por sus actos o actitudes de enfado?
  47. ¿Ha ido al médico, para que le diagnostique si Vd. tiene alguna enfermedad, desorden mental, bipolaridad, complejo de inferioridad o algo alrededor que le perturbe, etc. o si simplemente es Vd. un mal educado, muy consentido o manipulador?
  48. ¿Tiene ya algún diagnóstico médico, que conlleve un tratamiento físico o mental a seguir, para encontrar alternativas a sus comportamientos?
  49. ¿Cree que se enfada continuamente porque no puede, no sabe o no le dejan expresar sus frustraciones, sentimientos o resentimientos?
  50. ¿Se define como cónyuge problemático por sus continuos y fuertes enfados?
  51. ¿Se enfada porque tiene el complejo de creer que, sabe más que los demás o es para defenderse, cuando está en inferioridad de condiciones?
  52. ¿Sus enfados salen a relucir principalmente, por su equivocado perfeccionismo, al estar siempre buscando defectos o cuestionando, todo lo que le dice su cónyuge o los que tiene alrededor?
  53. ¿Sus arrebatos de enfados, le dan solamente en casa con su cónyuge o también con determinadas personas o amigos?
  54. ¿Ha observado las circunstancias o personas que tiene a su alrededor, que pudieran alterarle para producir sus crisis de enfados?
  55. ¿Cuáles son los principales conceptos, que indefectiblemente le sacan a relucir su enfado?
  56. ¿Cuándo se producen sus crisis de enfados, llegan al máximo y desaparecen o solamente se terminan, si consigue lo que perseguía, o le dan la razón?
  57. ¿Ha notado repercusiones negativas en el trabajo, por sus actos relacionados con sus enfados?
  58. ¿Hasta dónde está dispuesto a cambiar, para eliminar sus actos de enfados?
  59. ¿Cómo es Vd. como cónyuge, para ayudarse mutuamente a admitir, que tiene ese defecto y a intentar quitárselo?
  60. ¿Su cónyuge ha intentado negociar y establecer normas de convivencia familiar, relacionadas con sus enfados?
  61. ¿Qué consecuencias familiares y sociales sufre Vd., por los actos provenientes de sus enfados?
  62. ¿Cree que los enfados como actitud continua y repetitiva, surgen de un día para otro, o que es el fruto de su forma de educación, que Vd. arrastra todavía, aunque ya sea adulto?
  63. ¿Sabe lo que le espera, si continúa teniendo arrebatos de enfados y en los problemas en los que seguramente se meterá?
  64. ¿Sabe que la mejor forma de quitarse el vicio del enfado continuo, es estar dispuesto a demostrar un profundo arrepentimiento, pidiendo un sincero perdón, junto a firme propósito de la enmienda, demostrándolo a todos los que haya ofendido con sus actos, provenientes de sus enfados?
  65. ¿Se da cuenta que Vd. se está aprovechando del amor de su cónyuge, para no enfrentarse a sus actos de enfados, sabiendo que por un mal entendido concepto del amor conyugal, no le van a reñir, ni a llamar la atención?
  66. ¿Se esconde o huye cuando está enfadado, para no enfrentarse a los demás, al problema que ha provocado el enfado o para demostrar su desprecio?
  67. ¿Ha intentado controlar su ego y susceptibilidad?

 

Principales virtudes y valores humanos, claves para evitar los enfados:

La cortesía: Es la hermana de la virtud de la caridad. Pedir las cosas por favor, incluso dentro de la familia y las amistades, mantiene el amor y apaga el odio, máxime en este mundo violento y arrogante.

La amabilidad: Es la petición amigable de entrar en la vida de otro, sin dureza ni agresividad, con respeto y atención. Es el verdadero amor.

La humildad: Es la base sencilla para saber pedir perdón, por los errores o equivocaciones cometidas. La justificación es un instinto, que está en el origen de muchas acusaciones y enfados.

Hay otras virtudes y valores humanos también muy importantes, tales como: La paciencia, el sosiego, la calma, la disciplina, la reflexión, el respeto, la serenidad, la tolerancia, la autodisciplina, la honestidad, el amor,

  1. Situaciones donde reconocer el error y pedir perdón evitan muchos enfados:
  1. Pedir perdón cuando por enfado, se ha levantado la voz en los diálogos o discusiones.
  2. Pedir perdón cuando al estar enfadado, se ignora o no escucha a otra persona, aunque no se siente ofendida.
  3. Pedir perdón cuando se llega tarde, aunque se tenga una buena disculpa.
  4. Pedir perdón, hacer las paces sin esperar a hacerlo al día siguiente, aunque nada más sea con un pequeño gesto, cuando al final del día los cónyuges se preparan para descansar. Que un día no termine nunca sin pedir perdón, para que la paz vuelva a la familia.
  5. Pedir perdón y perdonar a los demás, si aprendemos eso, el matrimonio durará, saldrá adelante, aunque tenga problemas de enfados.

6 Preguntas con 60 respuestas sobre los enfados matrimoniales:

Sugiero que ambos cónyuges pongan en un papel las respuestas a las siguientes preguntas.

  1. 10 cosas que tengo que hacer para convencer a mi cónyuge para que volvamos a tener un matrimonio normal, sin enfados.
  2. 10 cosas que no debo hacer para tener un mejor matrimonio.
  3. 10 cosas que me gustaría que mi cónyuge no haga.
  4. 10 cosas que me gustaría que mi cónyuge haga.
  5. 10 cosas que ambos podemos hacer juntos, para tener un mejor matrimonio.
  6. 10 cosas que debemos hacer para que nosotros y nuestras familias seamos más felices, sin enfados, ni agrias discusiones.

Lo importante no es contestar a cada pregunta con una o dos respuestas. Lo importante es estrujarse el cerebro, para llegar a las 10 respuestas en cada pregunta. La experiencia demuestra, que las últimas que aparecen, suelen ser las más importantes. Este ejercicio de humildad ha funcionado muy bien en matrimonios con graves problemas. Pues es el que abre el dialogo, en todos los frentes. No están solos, no tengan miedo. Hay muchas personas que podemos ayudarles, es cuestión de que Vds. se dejen ayudar. Léale este correo a su cónyuge, o intente que alguien le haga llegar las preguntas, para que después puedan negociar las 60 respuestas.

Pero tiene que demostrar con hechos, no solamente con palabras, su total  y sincero arrepentimiento, el firme propósito de la enmienda y un plan de vida para el futuro. Si algún cónyuge no quiere contestar a esas preguntas y negociarlas, es que quiere seguir como está, haciendo lo que quiere, cuando quiere y como quiere. En este caso, se avecina un desgraciado final. Al escribir este ejercicio mental, les puede servir de autoanálisis, para tratar de negociar entre Vds. Parece que estas preguntas están cruzadas entre sí, o duplicadas, pero cada una, está en su contexto y deben relacionarse con los conceptos indicados a continuación:

  1. Manejo del dinero.
  2. Relaciones íntimas.
  3. Hijos.
  4. Familia propia y política.
  5. Amigos comunes y personales
  6. Trabajo.
  7. Costumbres personales.
  8. Médicos. Terapias. Consejeros.
  9. Prácticas religiosas.
  10. Forma de hablarse y actuar en privado y público.
  11. PERDÓN MUTUO Y OLVIDO.

Etc. Etc.

Las reglas que salgan de estas negociaciones, además de estar perfectamente consensuadas, tienen que ser para los dos, de obligado cumplimiento.

Desde el punto de vista religioso,

En tiempos difíciles y de crisis, que son cuando más veces llegan los enfados, tribulaciones y turbaciones, se levanta siempre una polvareda de dudas y de sufrimientos, que nos impiden o dificultan, seguir adelante hacia la verdadera convivencia familiar.

Entonces suelen aparecer las tentaciones de desolación y sentimiento de persecución, sin detenerse a dialogar las ideas, y solamente centrarse en pensar ciegamente en el enfado, no viendo la posibilidad de análisis y síntesis del problema, que ha ocasionado el enfado.

En esas épocas de cegamiento y turbación, es cuando los cónyuges deben remar hacia adelante y arraigarse más en las cosas que les unen, que en las que les separan, sin buscar excusas en lo que debe hacer el otro y no ha hecho.

Cada cónyuge debe repasar las oportunidades que ha tenido y tiene, para convertir el mal humor, la pereza, las malas contestaciones, la falta de caridad y el exceso del ego, en actos de amor hacia su familia.

Cuando un cónyuge se enfada, se está engañando a si mismo, con el incumplimiento de la promesa de amor, que hizo en su matrimonio. Está empezando a destruir lo que en su día quiso edificar. Se enfada porque no consigue lo que quiere o porque se tiene que enfrentar, con lo que no le gusta.

10 Consecuencias del enfado:

  1. Se aumenta la incomodidad y el malestar con uno mismo.
  2. Se daña verbal o físicamente a todos, incluso a los que más se quiere.
  3. Se destruye la propia imagen de educación, sensatez y equilibrio.
  4. Se deteriora la paz interior y la felicidad.
  5. Se mete en problemas, cosa que no hubiera hecho si estuviera sin enfadarse.
  6. Se lesiona el cuerpo, pudiendo provocar incluso enfermedades físicas y mentales.
  7. Se limita el razonamiento y el sentido común.
  8. Se obstruye el progreso personal, familiar y social.
  9. Se pierde el control de las emociones y de las actuaciones.
  10. Se toman acciones de forma irrazonable y muchas veces irreversibles.

16 Características en las que se puede convertir un cónyuge, por los continuos y graves enfados:

  1. Celoso
  2. Egocéntrico
  3. Ególatra
  4. Hostil
  5. Huraño
  6. Incontrolable
  7. Intolerante
  8. Obsesivo compulsivo
  9. Posesivo
  10. Tirano
  11. Violento física o mentalmente
  12. Bipolar, posiblemente.
  13. Desequilibrado
  14. Manipulador emocional
  15. Mitómano
  • Toxico mental y físicamente

 

10 Consejos relacionados con el enfado:

 

  1. Eviten caer o continuar en el victimismo: Se debe abandonar la autointoxicación, ese diálogo interior, que repite una y otra vez los mismos mensajes negativos, sin ofrecer nunca una salida, a no ser la del enfado.
  2. Traten de no abatirse, por las situaciones de enfados del cónyuge: No se dejen contaminar por los enfados del otro, pues pueden ser manipulaciones. En ocasiones, sobre todo, cuando las consecuencias afectan a la salud, hay que abandonar determinadas situaciones, para poder sobrevivir, pero sin tomarlo como derrotas, aunque sea un precio demasiado alto. Hay momentos en que una humilde retirada a tiempo, es una gran victoria.
  3. Hagan un examen de conciencia y un balance entre su modestia, humildad y ego: Observando el propio carácter y personalidad, para mantener el éxito y el fracaso en perspectiva. Admitiendo los defectos personales, para elevarse por encima de las mutuas decepciones y pérdidas.
  4. Sean emocionalmente maduros: Comportándose como los adultos siempre que corresponda, incluyendo ser un apoyo para su cónyuge, manteniendo su propio control incluso en circunstancias complejas o difíciles.
  5. Busquen a alguna persona que sea tan o más enfadable que Vds. Pueden encontrarla entre sus familiares, amigos o compañeros de trabajo. Vd. por su experiencia, habrá desarrollado un olfato especial y muy fino, para distinguir a los más enfadables. Explíquenles lo que pueden hacer, para mejorar la calidad de convivencia de su ellos y de su familia. Traten de ayudarles con sus consejos, aunque Vds. todavía no se hayan corregido del todo.
  6. Hagan una lista de todas las personas, a las que tienen que pedir perdón, por haberles hecho daño con sus enfados y consecuencias. Este es un ejercicio de humildad, que les va a mejorar su carácter, además que va a dar ejemplo al resto de la familia y de la comunidad, para que los que tengan otros problemas similares, aunque sean diferentes, sepan que siempre hay manera de modificar las conductas perniciosas.
  7. Localicen lo más rápidamente que puedan, a un director espiritual u otro especialista profesional, que tenga una buena experiencia en resolver casos de enfados, procurando que su experiencia, sea adquirida en el mundo real donde vivimos.
  8. Negocien con el especialista, unos objetivos muy claros y concretos, los medios para cumplirlos, los plazos de obligado cumplimiento y algunos sistemas, para controlar los resultados.
  9. No se enfaden continuamente, por todo lo que ocurre a su alrededor, pues esto puede ser una situación mental, que solamente los médicos podrían curarla. Para algunos cónyuges, esa actitud deja de ser un problema de carácter y pasa a ser una tapadera, para ocultar otros conceptos nuevos o antiguos.
  10. Intenten modificar el mal hábito del enfado, fomentando la educación, la formación y la organización. Tres aspectos claves a modo de hoja de ruta para conseguirlo. Y suprimiendo de raíz todo acto que les lleve a la amargura, al enojo, al fastidio, a la irritación, al resentimiento y a la tirantez.

francisco@micumbre.com

Carta a los padres de un hijo adolescente que consume mariguana.

ESCUELA PARA PADRES – Mi Cumbre

Carta a los padres de un hijo adolescente que consume mariguana.

6,086 Palabras. Tiempo de lectura 22:00 aproximadamente.

Algunos artículos relacionados:

INDICE:

  • 40 Preguntas para analizar su situación.
  • 8 Acciones a realizar inmediatamente.
  • 12 Preguntas relacionadas con la situación de los padres y del hijo.
  • 6 Análisis sobre el comportamiento del hijo con las drogas.
  • 7 Pasos como resumen de los análisis anteriores. (50 respuestas necesarias)
  • 10 Argumentos imprescindibles.
  • 3 Preguntas sobre a zona donde viven.
  • Centros de rehabilitación.
  • 10 Preguntas sobre los centros de rehabilitación.
  • Los narcotraficantes.
  • 8 Puntos sobre la salud, los narcotraficantes y la policía.
  • La prevención del consumo.

He leído con mucho detenimiento su sincera exposición sobre el consumo de mariguana por parte de su hijo. Entiendo perfectamente la amargura y preocupación por el presente y futuro de su hijo, al ver que está empezando a destruirse física, moral, familiar y socialmente. Pero les felicito por haber dado el paso acertado en la dirección adecuada, al consultar el caso de su hijo.

Les envío algunas preguntas y comentarios cuyas respuestas nos ayudarán, a Vds. a centrar el problema en su totalidad, y a mí a conocer mejor su caso para poderle hacer el seguimiento, siempre que Vds. lo considere oportuno.

Además, con estas preguntas y sus respuestas siempre estarán Vds. mejor preparados para comentar su caso con otros profesionales. Un problema tan importante no se puede solucionar simplemente con unas cartas. Se necesita dedicarle mucho tiempo, muchos conocimientos, muchas consultas, mucha paciencia y mucho amor hacia su hijo.

40 Preguntas para analizar su situación: Por favor, contéstelas en cada punto y cuanto más detalladas mejor.  Con el análisis de sus respuestas podré tener una visión mejor de su situación, lo que me ayudará a enviarles mis consejos.

  1. ¿Qué edad tiene su hijo o hija?
  2. ¿Conoce las razones en profundidad, no las disculpas que le dice, para seguir consumiendo mariguana?
  3. ¿Cuál es el tipo de vida que llevan su hijo y Vds.?
  4. ¿Han negociado el comportamiento que Vds. quisiera que su hijo cumpliera? Horarios de levantarse y acostarse. Días y horarios de salidas y entrada. Tiempos de estudio en casa. Objetivos parciales de los estudios, no solamente de exámenes finales. Presupuestos para sus gastos discrecionales. Ayuda en las tareas de la casa. Amistades con las que puede alternar y con las que no puede alternar.
  5. ¿Cómo son las calificaciones que obtiene en los estudios?
  6. ¿Cuáles son actualmente los horarios diarios y semanales de su hijo?
  7. ¿Cree su hijo que Vds. son millonarios como para mantenerle los vicios y asumir todas las responsabilidades que tenga con sus vicios?
  8. ¿Están Vds. dispuestos a enfrentarse con su hijo para que por la razón o por la fuerza, aunque no sea la fuerza física, haga las cosas que Vds. digan?
  9. ¿Hasta dónde están Vds. dispuestos a apretarle las tuercas en beneficio de él, en el caso de que no quiera dejar de fumar mariguana?
  10. ¿Están Vds. dispuestos a gastar los ahorros que tienen para su jubilación en pagarle los vicios y los problemas en los que se meta?
  11. ¿Tienen algún informe o evaluación de sus profesores sobre su capacidad de estudio y las razones por las que ellos creen tiene ese vicio?  Solamente en el caso de que lo sepan.
  12. ¿Han negociado con él unas ocupaciones, responsabilidades, premios y castigos en función de su adicción a la mariguana?
  13. ¿Hasta cuándo él quiere estar consumiendo mariguana?
  14. ¿Sabe su hijo que tarde o temprano va a caer en las redes de los narcotraficantes?
  15. ¿Hasta dónde están dispuestos a aceptar el riesgo moral, económico y familiar, así como las consecuencias de tener un hijo que consume mariguana?
  16. ¿Hasta cuándo Vds. van a seguir consintiéndole que consuma mariguana?
  17. ¿Le han hablado de la situación económica de Vds. y de la posible herencia o de desheredarle?
  18. ¿Qué clase de amigos tiene su hijo?
  19. ¿Conoce a los padres de los amigos de su hijo?
  20. ¿El padre y la madre comparten la misma opinión sobre el comportamiento de su hijo y la necesidad de que lo cambie?
  21. ¿Qué tipo de relación y autoridad tiene Vds. con su hijo?
  22. ¿Quién le paga todos sus gastos personales?
  23. ¿Tiene otros hermanos a los que pueda perjudicar con su mal ejemplo?
  24. ¿Tienen en su familia cercana o amigos algún mal ejemplo similar?
  25. ¿Cómo es su hijo?
  26. ¿Cómo son Vds. como familia?
  27. ¿Cómo va en sus estudios?
  28. ¿Qué quiere hacer en el futuro?
  29. ¿Para qué profesión cree Vd. que vale?
  30. ¿Qué les han dicho sus profesores y consejeros sobre las características de su hijo para seguir los estudios?
  31. ¿Han negociado con él la forma y fondo para que deje de consumir mariguana?
  32. ¿Qué significa para Vds. que su hijo consuma mariguana?
  33. ¿Sabe su hijo que se está exponiendo a ser un perdedor social y hasta que Vds. pudieran llevarle como mínimo a un internado disciplinario?
  34. ¿Hasta dónde están dispuestos a aguantar que su hijo consuma mariguana?
  35. ¿Han pensado que la vejez de Vds. está en peligro familiar, económico y socialmente consentir a su hijo?
  36. ¿Han puesto condiciones a su hijo para que viva en su casa?
  37. ¿Cuánto tiempo y de qué calidad le dedican a su hijo?
  38. ¿Por qué Vds. no lo cortaron a tiempo?
  39. ¿Por qué no ha cogido miedo a la policía, a los narcotraficantes, a los castigos, al futuro, etc.?
  40. ¿Se atreven Vds. a enfrentarse a ese hijo para no ser padres de un hijo enfermo, en la cárcel o en el hospital?

Hay muchísimas más preguntas, pero son Vds. los que debe explicar muy claramente cuáles son las características del hijo, sus amigos, sus profesores y Vds. como familia.

Estas preguntas con sus correspondientes respuestas les ayudarán a encontrar el camino de las soluciones. Además son las básicas que les harán en cualquier sitio. Téngalas bien preparadas y añada las que considere conveniente.

8 Acciones a realizar inmediatamente:

  • Estudiar el presente y el futuro de su hijo, si inmediatamente no deja el consumo de mariguana, sea poco o mucho. Este siempre va a más, pues esta tendencia negativa mundial está contaminando todo con las drogas, para destrozar las almas y los cuerpos.
  1. Examinar con los médicos, máxime estando en la adolescencia, sus posibles daños físicos y mentales actuales, que le está produciendo la mariguana, en función del tiempo, cantidad y tipo que lleve consumiendo.
  2. Valorar el riesgo económico y social que ha asumido al entrar en ese mundo de las drogas, aunque diga que fue jugando, o por la presión del grupo, o por no tener desarrolladas las virtudes de la disciplina, la voluntad, el carácter, etc.
  3. Comprobar el estado anímico que a Vds. le supone este problema y las consecuencias que le pueden alcanzar.
  4. Trabajar el ego personal de los padres, eliminar su propio enojo y tratar de acercarse lo más posible a su hijo, para que ambos unan sus fuerzas para salir del problema.
  5. Estudiar cómo comunicarlo serena y profesionalmente a su familia, amigos y sociedad, para tratar de ganar la comprensión y ayuda de los más cercanos hacia su hijo, pues además es muy difícil ocultar esa adicción.
  6. Acercarse a un sacerdote, pastor, rabino o imán, según la religión que profesen, pues en estos casos es imprescindible su ayuda, ya que ni la familia, ni la sociedad, ni la ciencia, ellos solos pueden sustituir los beneficios de la religión.
  7. Ponerse de acuerdo los padres. Si no consiguen hacerlo pidan ayuda a alguien que les pueda aconsejar para ponerse de acuerdo. Esto es lo más importante para salvar a su hijo. No pueden tomar ninguna decisión si se quedan quietos o ambos no van en la misma dirección.

12 Preguntas relacionadas con la situación de los padres y del hijo:

  1. ¿Su hijo les dijo espontáneamente que consumía mariguana o se enteraron Vds. por otra parte? (Escuela, amigos, familiares, policía, etc.)
  2. ¿Desde cuándo fuma mariguana y con qué frecuencia? Es independiente al día que fumó su primer cigarro.
  3. ¿Qué otras drogas ha consumido poco o mucho? Alcohol, tabaco, crack, etc.
  4. ¿Se atrevió a fumar mariguana en casa, o llegó a la casa oliendo a droga, o bajo los efectos de ella, o le delató alguien?
  5. ¿Le han encontrado mariguana al hacer una revisión al azar o realizarla periódica y sistemáticamente en su habitación, efectos personales como mochila, ropas, libros, etc.?
  6. ¿Le han encontrado objetos extraños que Vds. no le había comprado?
  7. ¿Saben si ha estado vendiendo mariguana u otras drogas para pagarse su consumo?
  8. ¿Han llamado a la policía? Es muy posible que si se entera la policía, les retiren la patria potestad de su hijo adolescente por haberlo permitido y no haber puesto remedio mucho antes. Es difícil pero sucede amenudo.
  9. ¿El dinero que Vds. le da para sus gastos es suficiente como para comprar mariguana?
  10. ¿Los que le vendieron la mariguana fueron compañeros del colegio, amigos o vendedores en la calle?
  11. ¿Les ha hecho alguna promesa seria de no volver a consumirla y renunciar a las amistades con las que estaba involucrado en la compra y consumo de mariguana?
  12. ¿Está dispuesta su hijo a ir a un centro de rehabilitación o seguir algún programa, compatible con su asistencia al colegio para no perder el ritmo de sus estudios?
  13. ¿Qué formación y prácticas religiosas tienen su hijo y Vds.?

Los únicos que pueden modificar esa conducta son los padres, pero con mucha ayuda externa de todo tipo. Si su hijo lo lleva haciendo desde hace tiempo, seguramente es señal de que Vds. no ha puesto los adecuados de controles para fiscalizar su comportamiento.

Pero todavía están a tiempo de enderezar el comportamiento de su hijo, aunque ya no es el tiempo de lamentarse por lo que Vds. hicieron o dejaron de hacer.

6 Análisis sobre el comportamiento del hijo con las drogas:

  1. Analizar los motivos más importantes por los que su hijo consume mariguana. (Una conversación privada, seria, muy bien preparada y con mucha paciencia produce unos resultados positivos increíbles).
  2. Analizar con su hijo las graves consecuencias que sus acciones pueden producir en el presente y en futuro a él, a su familia y a sus amigos si no cambia de actitud frente a las drogas.
  3. Analizar la posibilidad de establecer unos objetivos razonables de eliminación del consumo de drogas del hijo, distribuirlos en plazos y poner los controles de vigilancia del cumplimiento.
  4. Analizar cuáles pueden ser los conceptos, detalles, soluciones y medios a emplear, para obtener los objetivos deseados y acordados.
  5. Analizar los beneficios que obtendrán su hijo y toda la familia, si cambia su actitud frente a las drogas.
  6. Analizar la posibilidad de encontrar un intermediario, para que sirva de puente en las conversaciones entre su hijo, Vds., la familia y la sociedad.

7 Pasos como resumen de los análisis anteriores: (50 respuestas necesarias)

Primero: Negociar entre los padres, la estrategia, contenido, fondo y forma de lo que van a hablar y hacer con el hijo, relacionado con su adicción a la mariguana y su entorno familiar, escolar y de amistades. Dejando a un lado las posibles desavenencias matrimoniales o personales.

Segundo: Lo acordado ponerlo por escrito para que no haya interferencias, desautorizaciones, ni diferentes interpretaciones. Este será el guión, siempre modificable, de lo que hay que hacer con el hijo y su adicción a la mariguana.

Tercero: Llevar un diario sobre los avances y retrocesos, cumplimientos e incumplimientos de los objetivos acordados.

Cuarto: Tener muy presente el pedirle a Dios que les ayude a encontrar la solución a este problema. Vds. solos no lo podrán hacer, pero sepa que no están solos. Les recomiendo que acudan al sacerdote, pastor, rabino o imán, en función de la religión que practiquen.

Quinto: en todos los países hay muchas personas y organizaciones dispuestas a ayudarle. La más extendida es “Alcohólicos Anónimos” http://www.aa.org/pages/es_ES donde también tratan otras adicciones y malos comportamientos. Allí les pueden dirigir hacia centros especializados en desintoxicación. Otras organizaciones muy importantes son http://proyectohombre.es/  y  http://al-anon.alateen.org/inicio especializada en ayudar a los padres con hijos drogadictos. Pónganse en contactos con ellas, ya que el éxito de sus experiencias son las más adecuados para encontrar las mejores soluciones de rehabilitación.

Sexto: Calcule los días que faltan para que su hijo cumpla 18 años, que en la mayoría de los países es cuando los hijos alcanzan la mayoría de edad, y sean pocos o muchos, vaya recordándoselos continuamente, para que se dé cuenta de lo que le espera si no se aviene a razones modificar su comportamiento, ya que después por muy poco dinero, pueden cambiar la cerradura de la casa para que no vuelva a entrar. El día que negocien Vds. seriamente y con firmeza otra alternativa, es posible que las cosas cambien a mejor.

Séptimo: Escriban las siguientes 50 respuestas, las cuales deberán estar consensuadas con su hijo.

  1. Las 10 cosas que su hijo no debe seguir haciendo hasta el día que cumpla los 18 años. Después ya negociarán otro cuestionario de convivencia, si es que quiere seguir viviendo con sus padres. Vds. tienen la patria potestad y la responsabilidad total sobré el hasta que cumpla los 18 años. Tiene que hacerlas, lo quiera él o no lo quiera. Primero es su salud y su futuro. Ese es el compromiso y la obligación de Vds. Posteriormente las consecuencias caerán sobre él, pero la responsabilidad hasta entonces seguirá siendo de Vds.
  2. Las 10 cosas que su hijo debe hacer para seguir manteniendo los privilegios que tiene ahora. (Casa, comida, ropas, teléfono, dinero para gastos, etc.)
  3. Las 10 cosas que pueden hacer juntos, padres e hijo, para que este cambie de actitud frente a la mariguana.
  4. Las 10 cosas que sus padres están dispuestos a cumplir en caso de que el hijo falle en alguna de las cosas anteriormente citadas.
  5. Las 10 cosas relacionadas con la familia, religión, economía, amistades, etc., que deben hacer los padres para dar buen ejemplo al hijo.

10 Argumentos imprescindibles. Deben servir de guion para tratar de negociar con su hijo. Estas preguntas están dentro del contexto de la toma de decisiones para que su hijo se cure de la adicción a la mariguana.

  1. Informe escrito del médico que determine su estado real de salud, y en su caso tratamientos recomendados para curarse y dejar la adicción a la mariguana.
  2. Análisis periódicos y aleatorios sobre su sobriedad ente la mariguana.
  3. Seguimiento de los padres de las entrevistas periódicas con sus médicos, maestros y consejeros escolares.
  4. Horarios de entrada y salida en la casa, centro de estudios, diversiones, etc.
  5. Programa semanal de todas las actividades familiares, escolares y sociales.
  6. Tiempos, formas y lugares para realizar los estudios y tareas.
  7. Uso medido y analizado del teléfono y de las pantallas digitales.
  8. Compromiso de ayudar en las tareas de la casa.
  9. Información sobre los amigos que frecuenta para conocer su estilo de vida y si pudiera ser tratarlo con los padres de ellos o ellas.
  • Posibilidad de concederle una tarjeta de débito con un límite corto para sus gastos particulares, donde quede constancia y sirva de control de todos ellos.

Todo esto es muy duro, pero mucho más duro para él y para los padres, es que un hijo siga el camino de tantos jóvenes drogadictos que terminan en el hospital, en la cárcel o en el cementerio, pues son los candidatos naturales para que se enfermen gravemente o los capten las gangas o los narcotraficantes. Pero el secreto del éxito de estas cosas duras son la comunicación y la negociación.

¿Han pensado en, ponerle o decirle que le han puesto, un detective que le siga los pasos para que le informe a Vds. por dónde anda y con quien, en sus salidas de la casa? Y que ese detective le informará a la policía y a Vds.

Debe explicar a su hijo que el consumo de marihuana destruye a las personas y compromete el juicio y que bajo sus efectos, se pierde el control de los actos, lo que puede significar una mayor probabilidad de involucrarse en conductas de riesgo y de sufrir sus consecuencias negativas, por ejemplo: Inhibirse del concepto sexual, por lo que pueden embarazar o quedarse embarazadas, contagiar o ser contagiado de enfermedades de transmisión sexual, sida, etc. sin saber ni quién, ni cómo, ni cuándo ha sido, etc. conducir en estado de ebriedad, o viajar con alguien que está en estado de ebriedad y tener un accidente de tránsito.

El hecho de estar bajo los efectos de la mariguana es un agravante para los delitos. La responsabilidad civil de los actos pasa también a los padres, ya que los hijos al ser menores de edad, los padres son subsidiarios de ella.

3 Preguntas sobre a zona donde viven:

  1. Cómo son las características de la zona donde viven, relacionadas con las drogas, pandillas, embarazos de adolescentes, crimen, etc.
  2. Cuáles son las características de la escuela donde asiste su hijo, relacionadas con los temas anteriores y los resultados generales académicos, como los exámenes estatales, abandonos escolares, graduados, pase a universidades, etc.
  3. Han pensado alguna vez en cambiarse de la zona donde viven si es que esta fuera un problema.

Las zonas donde las personas viven, trabajan, estudian o juegan influyen poderosamente en las oportunidades de consumir mariguana, ya que son muy altos sus factores de riesgo.

Por favor envíe sus respuestas a continuación de cada uno de los puntos o preguntas para facilitar el seguimiento. Cuanto más claras y concretas será mucho mejor para Vds. y su hijo.

El exceso de trabajo de los padres es una circunstancia a tener en cuenta, pero no es una disculpa para no estar encima del comportamiento del hijo. Los padres tendrán que encontrar soluciones para sacar tiempo y poder preocuparse de la educación del hijo.

Centros de rehabilitación: La primera solución, después de que los padres no puedan, no sepan o no quieran  corregirle, es meterle en un internado especializado en este tipo de adolescentes. (Centros de rehabilitación, desintoxicación, reformatorios juveniles, internados, etc.)  Es un paso muy difícil y muchos internados son escuelas de delitos, pues allí se juntará con otros igual a él o peores, con “la crema y nata” de la juventud destrozada y seguramente va a aprender muchos más trucos que le irán metiendo cada vez más dentro del vicio.

No tengo nada contra los centros de rehabilitación, pero esa solución para los hijos es la última y la peor que puedan escoger los padres, pues suelen ser perniciosas academias de la delincuencia, además que quedará marcado para toda la vida. Nunca sustituyen a la educación que le puedan dar sus padres, a no ser que los padres sean unos incompetentes. Mucho menos si esos centros están alejados de la vigilancia de los padres. Lo que no puedan hacer sus padres, es casi seguro que no lo puede hacer nadie en ningún internado, cárcel ni hospital.

No puedo recomendar ni buenos ni malos internados, pues en cada país y ciudad suele haber varios con diferentes conocimientos y especialidades, pero en esas organizaciones que les indico, tienen mucha experiencia y en esos casos les pueden ayudar.

Los médicos y los especialistas pueden aconsejar si su hijo está capacitado para eliminar la adición a la mariguana estando en la casa de los padres, cumpliendo con un programa determinado o tiene que asistir a un centro de rehabilitación de drogas.

Algunos padres para quitarse el problema de encima o reconociendo que no tienen ni la capacidad intelectual, ni la fuerza moral, debido a su tipo de vida, deciden ingresar a su hijo en un centro de rehabilitación. Hay algunos centros de rehabilitación que son similares a hoteles de cinco estrellas, otros a reformatorios como penitenciarias, verdaderas cárceles más parecidas a los manicomios.

Es muy difícil tomar la decisión adecuada que estará muy relacionada con las posibilidades económicas familiares, el grado de rehabilitación que necesite, el deseo o no de rehabilitarse del hijo y otras circunstancias familiares. Antes de nada los padres deben consultar con los expertos para que evalúen las posibles ventajas y desventajas de ese tipo de rehabilitación.

La violencia de los padres hacia los hijos no es la herramienta adecuada para que los hijos dejen de fumar mariguana. Nunca se debe intentar arreglar un problema añadiendo otro similar o más peligroso.

10 Preguntas sobre los centros de rehabilitación: Ante la posibilidad de que el hijo ingrese en un centro de rehabilitación, los padres deberían estudiar:

  1. ¿El centro es privado, del Gobierno o religioso? Lo que hará que la estancia, el costo y los resultados sean muy diferentes.
  2. ¿Cómo es el programa de recuperación que le van a aplicar?
  3. ¿Durante cuánto tiempo va a durar el programa?
  4. ¿Cuáles son los objetivos concretos que quieren conseguir en el centro con su hijo?
  5. ¿Qué estadísticas tiene el centro de recuperaciones, recaídas y reingresos?
  6. ¿El Centro tiene página de Internet donde poder conocerlo y en su caso comunicarse con los responsables para hacer el seguimiento de su hijo?
  7. ¿De qué edades son los que van allí?
  8. ¿Quién vigila que el hijo haga lo que le dicen en el centro y no se escape o se mantenga sin colaborar, como si fuera el huésped de un hotel?
  9. ¿Cuándo termine en el Centro, donde irá el hijo?
  10. ¿Volverá el hijo al mismo sitio a llevar un sistema de vida parecido al que tuvo antes de ingresar al centro?

No sientan una piedad mal entendida con su hijo, aceptando sus promesas, ya que muchas veces confunden esas promesas con la realidad del enganche a la drogadicción.

Antes de tomar ninguna medida, debe conocer profesionalmente el estado médico de su hijo, si está enfermo, si es hiperactivo, bipolar, manipulador, mal educado o insuficientemente educado. Tienen que conseguir que vaya al médico con Vds., aunque no quiera. Esa debe ser la primera condición innegociable por el bien de él y el de su familia, presente y futura. Una visita al médico les puede enseñar la dirección adecuada para intentar la mejora en sus relaciones.

Los exámenes le indicarán si miente o no miente, aunque hay muchos trucos que puede utilizar para modificar los resultados. Si le dicen que su hijo ha mentido, sigue teniendo el problema, más otro, el de haberlo encontrado mentiroso en una cosa muy importante. Con el diagnóstico médico escrito, no hablado, verán por qué avenida deben circular, por la de la medicina, por la de la negociación familiar, por la de la razón o por la de la fuerza. Él les dirá

  1. Si el hijo, en función de su edad y características está perfectamente sano y en condiciones como para enfrentarse a la vida laboral o estudiantil y si fuera necesario para vivir por su cuenta, fuera del cobijo de las alas de sus padres, todos sus argumentos sonarán a “cuentos chinos”.
  2. Si tiene alguna enfermedad o condición que no le permita estudiar ni trabajar. Cuál es la enfermedad, cual la solución y cuánto tiempo necesitaría para curarse y bajo qué condiciones.
  3. Cuáles son los resultados de los exámenes de sangre y orina que determine si tiene rastros de consumo de drogas, de cuáles y cuánto. Este examen les servirá de punto de partida para periódicamente ir haciendo otros comparándolos con su comportamiento y conocer cuándo se ha quedado limpio absolutamente. Estos exámenes son los que seguramente le harán en cualquier empresa donde pretenda trabajar. Sugiriéndole al hijo que se abstenga de fumar mariguana, pues el médico le va a detectar residuos aunque hayan pasado muchos días.

Los hijos que fuman mariguana, no tienen que ser malos por definición, muchos simplemente están mal educados, son vagos, mantenidos o caraduras, mientras los padres u otros les mantengan los vicios y no les exijan nada. También hay muchos manipulados que no tienen apoyos ni conocimientos para defenderse de los ataques de la sociedad permisiva.

Los narcotraficantes se suelen valer de estos adolescentes para guardar sus drogas, transportarlas y venderlas. Ante los ojos de ellos y de la policía ahí entra toda la familia, sean o no culpable.

También es posible hacer una consulta privada con la policía, pues si le llevan a la central, le hacen un buen interrogatorio y le amenazan con que si no cambia lo meterán en la cárcel, es posible que lo que no entienda de unos padres, entienda un fuerte aviso de un rudo y experto policía. Los padres deben darse cuenta que los hijos con adicciones, intentan continuamente engañar a todo el mundo, principalmente a los padres, para hacer con ellos lo que quieran. Si los padres pretenden intentar salvarlo, tiene que pedir ayuda a los expertos que le darán su mejor consejo, que no siempre gustan a los padres, pues las soluciones suelen pasar porque toda la familia cambie radicalmente.

Si el hijo empezó a cambiar de rumbo hace tiempo y Vds. no le corrigieron, ahora tienen que sufrir las consecuencias de haberlo ignorado o no haber querido tomar acciones. Pero siempre hay posibilidades y medios de hacerle cambiar. Sobre todo si los cónyuges estén muy claros de lo que tienen que hacer y lo hacen juntos. Pero sin esperar a que toque fondo, pues a lo peor cuando toca fondo se lo encuentran en la cárcel, en el hospital o en el cementerio, como consecuencia del fondo que ha tocado.

Si los padres han perdido el control sobre la educación de su hijo y no saben lo que hace, ni a lo que se dedica fuera de la casa, ni conocen sus actividades delictivas, desgraciadamente pronto se enterarán a través de la policía o del hospital.

 

Los padres tienen que luchar muy fuerte contra todas estas circunstancias. Los problemas difíciles no se resuelven con soluciones fáciles. La experiencia demuestra que cuando los padres se sienten culpables de la situación y nadie les da una solución que les evite el problema del hijo sin que ellos tengan que hacer ningún esfuerzo, no suelen seguir intentando arreglar el problema y se ocultan.

Dependiendo a la situación que haya llegado el hijo con el consumo de mariguana, ya no será tiempo para recriminaciones ni para lamentaciones, como !Ojala hubiera sido….! Ahora es tiempo de realidades y soluciones con hechos concretos, para luchar por el hijo lo que no se ha luchado antes. Todo para que se dé cuenta de la situación en la que está metido y empiece a reconocerlo con la famosa frase que se usa en Alcohólicos Anónimos “Me llamo Pepe y soy un alcohólico”. La frase por la que las personas empiezan a ser realistas y a curarse.

Lo que viene después es no dejarse llevar solamente por los sentimientos mal entendidos y por el amor hacia el hijo, pues los sentimientos y el amor deben ir acompañados de realidades y conocimientos. El hijo se ha formado o deformado según la educación que sus padres le hayan dado, no dado o la que le han consentido. Ahora llegan las consecuencias y la época de las soluciones rápidas, dolorosas y graves. Para ello los padres tienen que estar muy preparados, pues es cuando el hijo necesita a sus padres más que nunca, siempre y cuando los padres estén muy bien unidos y perfectamente aconsejados.

Los padres tienen que estar muy fuertes en sus decisiones, pues se avecinan días muy difíciles por los diversos frentes de batalla abiertos: Comportamiento del hijo. Unión total entre los padres. Trato con los médicos y consejeros. Búsqueda de apoyo familiar y profesional. Luchas con los amigos del hijo y el ambiente donde se relaciona. Problemas económicos. Etc.

La fortaleza que pudiera faltarles para la solución del grave problema, la pueden adquirir a través de la religión, pues los malos resultados actuales del comportamiento del hijo están a la vista, tienen que buscar sistemas mejores de educación que los que hasta ahora han tenido.

Todas estas indicaciones parecen muy duras y algunas las considerarán casi insultantes. Pero el problema es muy serio para todos y este no se soluciona con píldoras doradas, ni con paños calientes, ni con flores, ni con mañana, mañana. Es hoy y ahora. A grandes problemas, grandes soluciones, aunque duelan.

8 Puntos sobre la salud, los narcotraficantes y la policía.

  1. Si su salud actual está dañada por el consumo de drogas, aunque el hijo diga que nada más utilizaba mariguana, o si ha llegado por otro camino.
  2. Dónde estaban los padres cuando el hijo empezó a consumir mariguana y qué acciones tomaron desde el principio.
  3. Necesidad de potenciar su salud física, mental y religiosa para que pueda seguir el tratamiento adecuado.
  4. Consulte a los profesionales en qué forma pueden colaborar para ayudarle en estos tres campos, y si como padres están preparados intelectual y emocionalmente para hacerlo. No deben confundir los deseos de ayudarle, con la realidad de hacerlo. En esto los padres tienen que estar muy claros para ayudarle y no perjudicarle más.
  5. Intente aislar al hijo de todos sus amigos y ambientes perniciosos, para que se le haga más fácil el cambio de conducta, la rehabilitación física y la cura de las secuelas.
  6. Vigile muy bien para evitar que se le acerquen los narcotraficantes a intentar venderle la mariguana, pues estos tratarán de no desaparecer de la vida del hijo. El riesgo sobre la vida del hijo y la de los padres irá en aumento, pues los narcotraficantes son criminales natos y sin escrúpulos.
  7. Visite a la policía y confidencialmente cuénteles su caso, suponiendo que siempre hay un narcotraficante en medio de él y de sus padres. No se olvide de los riesgos que eso conlleva, pues la policía no son sus padres. Pero al hijo pueden darle un buen susto y una amenaza seria de cárcel.
  8. Lleve un control muy estricto del dinero que le den para sus gastos personales, vigilando además los objetos de valor que pudieran desaparecer de la casa.

Es posible que a algunos padres no les guste esta forma de enfocar el análisis del problema, y tienen el indiscutible derecho a enfadarse, sentirse acosados, contrariados y todo lo que quieran. Mucho mejor si se desahogan con sus consejeros, pero el problema seguirá ahí si no ponen las soluciones adecuadas. Los padres suelen ser en gran parte los responsables. Este articulo trata de “agitar el nogal para que caigan las nueces”.

Algunos padres dicen que “se consigue más con miel que con hiel”. Pero esa miel suele endulzar demasiado los problemas graves rebajándoles la importancia, sobre todo tratándose de personas adultas con graves responsabilidades sobre sus hijos, principalmente cuando no las cumplen, porque prefieren mirar para otro lado y no enfrentarse a ellas, siempre en perjuicio de los hijos y de los mismos padres.

Los padres cuando hacen una consulta sobre la situación del hijo, casi siempre cuentan una parte de la historia, pero la que ocultan, adrede o sin darse cuenta, suele ser la más importante para solucionar los problemas.  La suelen ocultar porque tienen miedo a enfrentarse a ella.

Las consultas y respuestas por escrito tienen la ventaja de que cuando son anónimas suelen decir la verdad, sin darle muchas vueltas y revueltas, ni interpretaciones. Lo escrito, escrito está. Además queda constancia para en el futuro asumir la responsabilidad de lo escrito y hacer las aclaraciones pertinentes. Si los padres quieren conseguir arreglar los problemas de sus hijos, primero tienen que centrarte en sí mismos y ponerse en orden. Es increíble que unos padres le den dinero a su hijo a través de sus gastos personales, para que hoy compre mariguana, mañana cocaína y después toda las sarta de estupefacciones. Incluso sabiendo que cuando no le llegue el dinero que le dan para alimentar sus vicios, empezará a robar.

Algunas veces los hijos se enganchan en el consumo de la mariguana por la debilidad de los padres, por una caridad mal entendida, por sentimientos paternales, por mantener un estatus social o por lo que sea. La solución pasa por la firmeza pero con guante de seda, pues es su hijo. Pero si no actúan, su hijo terminará en el hospital por violencia, en la cárcel por drogas o en el cementerio por las malas compañías. El enfrentamiento va a ser fuerte y posiblemente ambos saldrán con heridas difíciles de curar. Pero es preferible tener un hijo con rasguños que un hijo perdido. Es muy duro, pero la única solución que tienen es rezar mucho y negociar con su hijo, por la razón o por la fuerza, unas condiciones de convivencia. Que sepa que si le tienen que despedir de casa, no van a ir a rescatarle. En el caso de que tuvieran que rescatarle, para evitar males mayores, debería ser a través de un tercero, pero que nunca sepa que fueron los padres.

Si sigue consumiendo mariguana, no quiere avenirse a dejarla y los padres deciden que se marche de casa por ser ya mayor de edad, se va a tener que poner a trabajar en sitios donde por su mala cabeza no le quede más remedio que hacerlo, si es que quiere comer y tener un techo. Cuando viva solo se podrá comprar toda la mariguana que quiera, hasta que le coja la policía, le fiche y después ya no pueda conseguir un trabajo ni de peón de obras. ¡Pero esa es su elección! Si es mayor para consumir mariguana, también tiene que ser mayor para asumir sus propias responsabilidades.

A los padres se les suele olvidar que están soportando una gran responsabilidad civil, económica y penal, debido a que su hijo, siendo menor de edad, anda con las drogas en la casa. Si llega la policía hará muchas preguntas y pedirá responsabilidades que seguramente les salpicarán por cómplices, aunque digan que ignoraban la situación. Su intuición y responsabilidad como padres les dice que tienen que proteger a su hijo, haya consumido poca o mucha mariguana. De ahora en adelante pongan sus energías en la prevención, no solamente del consumo de mariguana, sino de los otros graves problemas relacionados: Sexo, alcohol, juego, y sobre todo con las posibles relaciones con los narcotraficante. Estos hacen que los hijos que fuman el primer cigarro de mariguana,  se enganchen en el consumo para que sean los distribuidores. De ahí, ya sabe: cárcel, hospital o cementerio. Así de real.

El esfuerzo valdrá la pena. El objetivo será muy difícil de alcanzar, pero el amor por un hijo puede con todo. Si no lo solucionan ahora, el futuro predecible de su hijo, será muy duro. Aunque siempre habrá alguien desaprensivo, que le diga que los adolescentes cambian con el tiempo. No obstante, nunca le explican si cambiarán a mejor o a peor.

La adolescencia en una fase difícil de canalizar, pero no imposible. Es una tarea que requiere mucha inteligencia, por parte de sus padres y de todo su entorno familiar y social. No se olviden de educarle ahora o corregir su consumo de mariguana. Cada día que pase, les va a ser mucho más difícil, sobre todo si él consigue, que sus acciones no tengan consecuencias desagradables en su vida.

La prevención es el mejor ataque para acabar con la adicciones, antes incluso de que comiencen a desarrollarse. Tiene el objetivo de educar a los hijos para que se alejen del consumo de la mariguana y eviten sus graves consecuencias personales familiares y sociales.

La mejor defensa contra las drogas es un buen ataque educativo hacia los padres y hacia los hijos, en las dos direcciones. Les sugiero que impriman este artículo para que su hijo lo lea en presencia de los padres.

Todas sus preguntas o comentarios serán tratados confidencial y anónimamente.

francisco@micumbre.com

El vicio de la pereza explicado a padres e hijos.

ESCUELA PARA PADRES

El vicio de la pereza explicado a padres e hijos.

  • Las 18 principales virtudes y valores humanos contrarios a la pereza
  • Las 10 mayores consecuencias del vicio de la pereza
  • Las 17 mejores sentencias sobre el vicio de la pereza
  • 24 Formas para evitar la pereza y ser diligentes en cumplir lo comprometido

3,754 Palabras. Tiempo de lectura 14:00

Algunos artículos recomendados:

Si la pereza tiene algo que ver con dolencias físicas o psicológicas, deben buscar ayuda médica.

La pereza es el pecado capital, vicio, negligencia, tedio o descuido que impide hacer las cosas que se deben hacer. Es la flojedad, el descuido, la ociosidad o la tardanza en realizar acciones o movimientos.

La pereza es considerada como la madre, engendradora y soporte de todos los vicios, e impide realizar las virtudes y valores humanos. Crea adicción, pues nunca va a menos, siempre va en aumento si no se corrige.

Las 18 principales virtudes y valores humanos contrarios a la pereza y cercanos a la virtud de la diligencia: Constancia. Control. Coraje. Decisión. Diligencia. Esfuerzo. Fortaleza. Hábito. Justicia. Madurez. Mortificación. Obediencia. Orden. Penitencia. Perseverancia. Responsabilidad. Sacrificio. Voluntad.

Los clásicos siete pecados capitales y las siete virtudes opuestas:

  • Contra la pereza, diligencia.
  • Contra soberbia, humildad.
  • Contra envidia, generosidad.
  • Contra la gula, templanza.
  • Contra la lujuria, castidad.
  • Contra la ira, paciencia.
  • Contra la avaricia, caridad.

La pereza daña también a quien la ve en los otros, pues le conmina a imitarla, con actos de vagancia, ociosidad, holgazanería, haraganería, zanganería, desidia, negligencia, etc. Es preciso hacer lo posible para que externamente no se vea la pereza. Es muy positivo el ejemplo que producen las personas que obran continuamente con diligencia, laboriosidad, presteza, etc.

Las 10 mayores consecuencias del vicio de la pereza:

1.     La pereza ataca a la buena intención de poner a disposición de los demás las 3T’s (Tiempo, Talento y Tesoro).

2.     La pereza es la enemiga de la perfección, de la perseverancia, de la piedad, del Plan de Vida, del amor al prójimo, de cumplir las promesas, de la razón, de la inteligencia, etc.

3.     La pereza es la nefasta autoridad o predominio de la propia persona y la ratificación del “yo primero” y del “yo quiero”.

4.     La pereza es una plaga en la sociedad actual, debido a la apetencia de que todos quieren que las cosas se las den hechas y ahora, lo mismo en los niños, jóvenes o personas mayores.

5.     La pereza fomenta la inconsistencia, la holgazanería, la intolerancia, la excesiva relajación, la comodidad y el ocio desmedido.

6.     La pereza impide buscar soluciones a los problemas, a los desafíos y a desarrollar nuestras aptitudes.

7.     La pereza imposibilita enfrentarse a situaciones propias que hay que resolver, aunque sean muy desagradables.

8.     La pereza origina: Abandono, apatía, negligencia, despreocupación, desidia, desprecio, desinterés, dejadez, desorden, despreocupación, holgazanería titubeo, egoísmo, impuntualidad, informalidad, indolencia, ociosidad, falta de rigor, etc.

9.     La pereza produce, aburrimiento y el aburrimiento produce pereza. Es un círculo vicioso del que algunos no pueden, ni saben salir.

10. La pereza promueve el no querer aprender a saber lidiar con las dificultades y esfuerzos que presenta la vida.

          La pereza crea una muralla ante todo lo que hay que hacer, primero suele ser a pereza para levantarse de la cama. Una vez levantado de la cama empieza a actuar la pereza para impedir el comienzo de las actividades obligatorias o recomendadas. Después, pereza para estudiar, pereza para enfrentarse a los problemas cotidianos, pereza para ir al médico de forma preventiva, pereza para hacer las cosas de la organización de la casa, pereza para llevar las cuentas de la familia, pereza para hacer un Plan de Vida, etc.

          La pereza suele estar perfectamente alimentada con la facilidad de los medios de comunicación y las pantallas digitales, las cuales son antagónicas a cualquier esfuerzo que haya que hacer. Por eso los perezosos se pasan mucho tiempo en esos medios que les permiten hacer discurrir el día sin hacer ningún esfuerzo, ni físico ni mental. La capacidad de trabajar, disfrutar o prosperar, queda absorbida por el vicio de la pereza. La pereza les convierte en esclavos de la televisión, la cual deja de ser un entretenimiento para convertirse en una obsesión o en un vicio.

La pereza mental es interna y se produce el no querer ni pararse a pensar, ni a reflexionar, ni a buscar, ni a leer, ni a escribir, ni a investigar, etc. es decir, cuando no se quiere hacer nada, como si se tuviera bloqueada la mente. En estos casos se habla a la ligera, sin querer tomarse la molestia de informarse ni de formarse. Se prefiere dejar las cosas “para luego”, incluso pensando que ese luego supondrá el casi seguro olvido de lo que tenía que hacer o decir.

La pereza externa se produce cuando no se quiere mandar al cuerpo que se ponga en movimiento para levantarse o para empezar y continuar las actividades obligatorias o voluntarias que se habían previsto realizar.

Tanto la pereza mental como la pereza externa pueden ser producto de situaciones anímicas, de las cuales no siempre las personas son responsables. Cuando la pereza se convierte en una costumbre o en un hábito, es necesario consultar con los profesionales de la salud o de la educación, para encontrar los medios para corregirla o eliminarla, antes de que se convierta en un vicio empedernido.

La pereza suele ser una disculpa para defender un modelo de vida donde a sabiendas, no se hace nada. Con esa disculpa se pretende tapar muchas actitudes que perjudican la vida de las personas, como: El sedentarismo que origina muchas enfermedades, tales como la obesidad, la pérdida de memoria, etc. El achacar a la pereza el modelo de vida, normalmente desordenado, que se lleva. Es la forma de tapar otras actitudes.

La pereza, además es un vicio que mata poco a poco, como las drogas. Cada vez el cuerpo y la mente exigen más dosis de pereza, y en muchos otros campos, aunque el perezoso no quiera enterarse de que es muy peligrosa para salud del cuerpo y de la mente.

Los perezosos dejan de hacer lo que tienen que hacer, aunque tengan obligaciones físicas, de salud, profesional o familiar y se van encontrando que poco a poco se les están entumeciendo todos los sentidos. Se encierran en la pereza para justificar todas las acciones que tienen que hacer, pero que no hacen. Pasa el tiempo y la pereza se ha adueñado tanto de ellos, que es muy difícil que vuelvan a ser diligentes con sus obligaciones.

Algunos necesitan una desintoxicación de su pereza para vencer desde la mañana su indolencia. Poco se va a hacer durante el día, si no se ha ganado la primera batalla. Les sugiero que para fortalecer la voluntad a alejar la pereza y no debilitar el carácter, lean el artículo: 10 Ocasiones para inculcar, fomentar y practicar el “minuto heroico”. Sus valores y virtudes

La pereza hace a las personas crearse su propio mundo, donde el “mañana, mañana” o “luego, luego” son las justificaciones para no hacer lo que tienen que hacer y cuando lo tienen que hacer. Esa posición origina un anquilosamiento degenerativo de las capacidades de actuar. Las personas se convierten en muebles que están ahí, pensando en que no tienen ni tiempo ni ganas de hacer las cosas.

La pereza profesional muchas veces es la que arruina los negocios. Algunos empresarios saben que tienen que tomar determinadas medidas para salvar el negocio o para mejorarlo, pero por pereza no se deciden a hacerlo. Y cuando ya han vencido la pereza y lo quieren hacer, ya es demasiado tarde. Perdieron el último tren de la oportunidad.

La pereza de la conciencia moral o tibieza espiritual, también llamada acedia, es la que se refiere a rechazar a Dios, o el no querer acercarse a Él, ni a los bienes espirituales, al prever que eso puede exigir algunos esfuerzos incomodos sobre la inercia que llevamos en la vida diaria. Esto equivale con mucha frecuencia a un ateísmo práctico, pues supone no querer sacudir o vencer la pereza para emprender o continuar con buen ánimo la tarea de acercarse a la religión. Este aspecto lo pueden consultar con un sacerdote, pastor, rabino o imán, según la religión que profesen.

La pereza quita el precioso e irrepetible tiempo que disponemos. Cuanto más lejos estén los pensamientos, sobre la posibilidad de no hacer las cosas, cuando se deben hacer, de menos tiempo dispondremos para disfrutar de esta maravillosa vida. Hay que acordarse de la fábula de la cigarra y la hormiga. Hay muchas personas que se comportan como la cigarra y luego se lamentan.

Con la pereza empieza una cuesta abajo que no tiene fin y donde es muy difícil frenar. Es el principio de adocenarse, convertirse en uno del montón o en un vago. La pereza modifica el carácter y produce el síntoma de la falta de fijeza en todo lo que debiera de concernir a una persona diligente. Un viejo refrán dice: No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.

Los perezosos no pueden ser buenos padres de familia, ni esposo ejemplares ya que la práctica continua del vicio de la pereza, produce vagancia incluso para educar a los hijos y amar al cónyuge. Origina el abandono de la imagen personal, daños en el cuidado de la salud, alejamiento de la sociedad, problemas en los estudios o trabajo y desidia para empezar un cambio de actitud ante los problemas que presenta la vida. Hay que luchar inteligentemente para apartarse de ese vicio.

Descansar no es practicar el vicio de la pereza. Descansar no es no hacer nada, puede ser una distracción en actividades que exigen menos esfuerzo.  La ociosidad que continúa, esa sí que es una buena muestra de los perezosos.

Es muy bueno y recomendable reflexionar antes de actuar, sin confundirlo con la pereza para actuar. No es censurable tomarse el tiempo necesario para cerciorarse de que la toma de decisiones difíciles requiere madurarlas y ponderarlas.

Los padres nunca deben dejar de insistir, a tiempo y a destiempo, proclamando los peligros y las consecuencias del vicio de la pereza. Deben reprender y reprochar con firmeza a sus hijos por sus actos perezosos, pero con mucha paciencia, amor y deseo de educar. 

La pereza esclaviza para estar siempre buscando la forma de no hacer las cosas, para rehuir el esfuerzo y para encontrar la forma de hacer menos o que lo haga otro.

La pereza produce tristeza, desgana y el anquilosamiento de la voluntad, lo que supone un grave impedimento para disfrutar de la vida y mejorar el espíritu. Con pereza y sin voluntad no se puede hacer nada en la vida. Es el camino para ingresar muy fácilmente en el pelotón de los perdedores.

La pereza, que también genera cobardía, hace que una gran mayoría de jóvenes y adultos, permanezcan gustosamente en la minoría de edad toda su vida, dejándose utilizar y aprovechar por los que se erigen en sus dominantes. Hay quienes hacen tanta ostentación de su vicio de la pereza que por presumir de ella terminan en situaciones lamentables. La pereza les ha podido incluso socialmente.

A la pereza no se llega de modo repentino, a no ser que sea motivo de una enfermedad. Se llega poco a poco por dejadez, al ir cediendo a la tentación de erradicarla de raíz. Enfrentarse a la pereza es un esfuerzo que vale la pena iniciarlo y mantenerlo, para que ella no nos domine, pues es la madre de todos los vicios.

Rendirse ante la pereza es siempre una renuncia malhumorada y triste, que genera indiferencia, después tristeza y posteriormente evasión de la realidad. No se vence a la pereza mirando para el otro lado, sino estando muy vigilante ante sus primeros síntomas y atacándolos con la virtud de la diligencia. 

La pereza en las relaciones amistosas da lugar a que se abandone a amigos que necesitan de una visita, una llamada telefónica o un correo electrónico. Las respuestas con las que muchos se autojustifican: No sé qué decirle para empezar la conversación. Me da mucha pena verle u oírle como está. Me trae recuerdos que no quiero tener. Se va a sentir mal cuando me vea. Le voy a causar dolor en vez de alegría. Mejor lo dejo para mañana. Pereza diez puntos, compromiso cero puntos. Son excusas de los perezosos, aunque conlleven una gran capacidad de frustración.

La pereza desprecia el tiempo, ese tiempo que ya no volverá. El tiempo está medido y avanza a su velocidad, pero la pereza lo ignora, malgasta, desaprovecha y destruye. Nos da pereza y miedo intentar conocernos a nosotros mismos para no tener que corregir nuestros propios defectos, pero no nos da pereza ponernos a curiosear y averiguar los defectos en las vidas ajenas.

24 Formas para evitar la pereza y ser diligentes en cumplir lo comprometido:

1.     Anotar los progresos en el Plan de Vida, al lado de los objetivos. Eso aumenta la motivación.

2.     Buscar con sinceridad el origen del vicio de la pereza. Conociéndolo, se puede combatir con esfuerzo personal o con los consejos de los que expertos. El origen de la pereza suele estar vinculado a algún factor que nos desanima o asusta. Puede ser por inseguridad, falta de decisión, miedo a la responsabilidad o al riesgo, vagancia, etc.

3.     Controlar los avances y las desviaciones de los objetivos propuestos para corregirlos en caso de que sea necesario, conociendo al detalle los esfuerzos realizados, para evitar la apatía o pereza para seguir luchando. 

4.     Cumplir con las horas de sueño y descanso recomendables, para no achacar la pereza al cansancio proveniente de no dormir o reposar lo necesario.

5.     Darse un homenaje personal, aunque no se inmediatamente, para levantar el ánimo cada vez que se consigue vencer la pereza.  El estímulo de una recompensa proporcional, puede motivar y animar a erradicar los malos hábitos perezosos.

6.     Distinguir entre lo urgente y lo necesario para dar prioridades, sin utilizar la pereza para empezar por lo más fácil.

7.     Dividir los grandes objetivos, desafíos u obligaciones en tareas más pequeñas que sean fáciles empezar y resolver, para así vencer la pereza y el miedo, pues a medida que se van cumpliendo, se va ganado confianza. La única manera de comer un elefante es partiéndolo en trozos pequeños.

8.     Estar organizado: Cada cosa en su sitio y un sitio para cada cosa, con las prioridades bien determinadas.

9.     Estudiar con detalle el plan para hacer las cosas o cumplir las obligaciones, para que la causa de no saber cómo empezar, no sea la pereza.

10. Fijarse más en los beneficios que produce la diligencia que en las dificultades y problemas que acarrea la pereza.

11. Fomentar las motivaciones que ayuden a erradicar la pereza, orientándolas hacia actividades divertidas y estimulantes que eviten la repetición y el aburrimiento.

12. Hacer un programa de tiempos de empezar y terminar, para cada una de las cosas que haya que hacer. Trabajar, estudiar, dormir, comer, descansar, divertirse, relajarse, etc. 

13. Inspirarse en los objetivos que otros han logrado, al salirse del vicio de la pereza.

14. Intentar estar saludable, haciendo ejercicio físico y alimentándose correctamente, pues la pereza puede provenir de alguna enfermedad o de la mala nutrición.

15. Intentar tener siempre actividades pendientes de hacer. Las personas muy ocupadas son las que más y mejor hacen las cosas, pues no tienen tiempo para pensar en la pereza.

16. No abarcar demasiado, ya que la pereza puede influir en destruir, aplazar o distraer las energías para decidir porqué empezar. El que mucho abarca poco aprieta.

17. Pensar en los problemas que acarrea la pereza, si por ella no se hicieran las cosas que hay que hacer.

18. Ponerse desafíos personales para enfrentarse y luchar contra lo que nos produce más pereza.

19. Practicar la virtud de la diligencia: Que es la opuesta al vicio de la pereza, fomentando las 18 virtudes y valores humanos relacionados anteriormente.

20. Suprimir las distracciones que empujan a la pereza, poniendo limitaciones a los tiempos y actividades que desvíen o aplacen innecesariamente los objetivos propuestos: Redes sociales, televisión, charlas intrascendentes, cotilleos, etc.

21. Tener la humildad suficiente para pedir ayuda externa. Cuando debido a la falta de conocimiento, el miedo a hacer una tarea obligatoria o planificada,  produzca el vicio de la pereza, es muy conveniente pedir ayuda hasta que desaparezca el miedo o se aprenda a realizarla bien.

22. Tener un horario determinado para: El trabajo, la familia, el descanso, la formación, la vida social, las prácticas religiosas, las obligaciones contraídas, etc.

23. Tener un Plan de Vida: Escrito, permanente, practicado, controlado en sus desviaciones y modificado cuando sea necesario para mejorarlo.

24. Tratar de hacer en equipo, para ayudarse unos con otros a ser más diligentes en las cosas que producen o pudieran producir pereza. La pereza se puede contagiar pero también se contagia la diligencia.

La pereza acostumbra a admitir, e incluso a fomentar otros vicios y miserias, justificándose con la excusa de que “soy así”. Fundamentar con eso el vicio de la pereza no lleva a nada bueno, principalmente cuando ello impide intentar cada día ser más honestos, generosos y fieles con las obligaciones contraídas con la familia, amigos y sociedad. Siempre se puede hacer un cambio profundo en la vida si se desea hacerlo, actuando con preparación, conocimiento, voluntad, disciplina y honradez.

Hace falta valor para llamar a las cosas por su nombre y sin tapujos semánticos. La pereza es un vicio muy grave y por lo tanto hay que actuar contra ella con inteligencia, energía y diligencia en beneficio propio, de la familia y de la sociedad. Se debe tener en cuenta la gravedad de las omisiones que pueden resultar de la pereza, del peligro de su hábito y de los costos económicos y morales de ella, al rehuir el esfuerzo que supone el trabajo. Algunos requieren un periodo largo de tiempo para quitarse la pereza de encima porque no practican: 10 Ocasiones para inculcar, fomentar y practicar el “minuto heroico”. Sus valores y virtudes

La pereza al estar relacionada con la educación de la voluntad, constituye una de las más dolorosas formas de pobreza, pues se paga muy cara, ya que no se hacen las cosas cuando se debe. Mientras unos se están despertando otros ya han ido y han vuelto de buscar y encontrar las oportunidades.

La pereza impide reflexionar cual es el camino más seguro para cumplir los objetivos o enfrentarse a solucionar los problemas. El decir o pensar, “mañana, mañana”, es la vieja táctica del avestruz, que esconde la cabeza bajo el ala, pensando que así se aleja el peligro, para no enfrentarse con los problemas que le vienen encima.

En el fondo nos hemos vuelto muy cómodos o perezosos y por eso no queremos complicarnos la vida buscando nada, que todo nos lo den hecho. Y mucho mejor a golpe de un click. Nadie quiere complicarse la vida haciendo trabajos adicionales de búsqueda. Cuando algo pueda suponer trabajo, empieza el vicio de la pereza a funcionar y a dejarlo para más adelante.

Los padres pueden ver como la pereza les derrumba a ellos o a sus hijos, debido a que tienen muy poca resistencia enfrentarse a las situaciones, ya que cualquier cosa que los contraría, les parece un drama y sienten que no pueden afrontar el cambiar a ser más diligentes.

          La pereza impide cuidar la salud física y mental de nuestro cuerpo, estudiar y trabajar con eficiencia y productividad, y desarrollar al máximo nuestras capacidades intelectuales. Cuando la pereza se incrusta en nuestra mente, se nos hace muy difícil realizar ciertas actividades que requieren aprendizaje, esfuerzo y valentía.

          La pereza hace que la atención que se necesita para hacer las cosas se distraiga con cualquier cosa que pase por delante de los ojos o de la mente. Bloquea, elimina o disuelve de la mente el objetivo principal de lo que hay que hacer. Origina que ante ciertas actividades el cuerpo se sienta mal, desmotivado y sin energía, por lo que alarga el momento de empezar, las aparca para otra ocasión o se busca barreras ficticias para no hacerlas.

Para vencer al vicio de la pereza, lo mejor es empezar a soñar, a anhelar, a idealizar los frutos de los objetivos propuestos en el Plan de Vida. Algo por lo que valga la pena luchar con inteligencia, disciplina, pasión, motivación, energía y confianza en uno mismo. Pero sin olvidar que: Los grandes sueños ocurren cuando se está bien despierto y en actividad. No suceden cuando solamente se es espectador de los acontecimientos de la vida.

Las 17 mejores sentencias sobre el vicio de la pereza:

1.     El perezoso considera suerte al éxito del trabajador.

2.     El perezoso no puede hacer de cada problema una oportunidad, al contrario, hace de cada oportunidad un problema.

3.     En la mayoría de los hombres, las dificultades son hijas de la pereza.

4.     La pereza no es descanso, y por eso le falta la satisfacción.

5.     La pereza no es más que el hábito de descansar antes de estar cansado.

6.     La pereza puede parecer atractiva, pero el trabajo da satisfacción.

7.     La pereza viaja tan despacio, que la pobreza no tarda en alcanzarla.

8.     La pereza, es decir, la pasión de la inacción, tiene para triunfar una ventaja sobre las demás pasiones, y es que no exige nada.

9.     La pobreza es la hermana mayor de la pereza.

10. Los grandes sueños ocurren cuando se está bien despierto y en actividad.

11. Los perezosos desperdician la vida, sin darse cuenta que bastante descansarán en la sepultura.

12. Los perezosos siempre hablan de lo que piensan hacer, de lo que harán; los que de veras hacen algo, no tienen tiempo de hablar ni de lo que hacen.

13. Mi ambición está limitada por mi pereza.

14. No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.

15. No existe pasión más poderosa que la pasión de la pereza.

16. No hay camino que no se acabe, si no se le opone la pereza.

17. Un hombre con pereza es un reloj sin cuerda o sin agujas, siendo inútil tanto si anda como si está parado.

Lo sé por propia experiencia: Da mucha pereza enfrentarse al pánico escénico que produce el ponerse frente al público. O cuando se está delante de una hoja en blanco y no se sabe por dónde empezar a escribir, o al atascarse en el ejercicio de la profesión sin saber cómo continuar, etc. Pero hay que sacar fuerzas de flaqueza y no dejarse ganar por la pereza ni por el miedo.

Si tiene algún comentario general, por favor escriba a francisco@micumbre.com

Si quiere leer otros artículos complementarios, visite www.micumbre.com 

Desde el Indice podrá encontrar todos los artículos, por orden de publicación y utilizando el buscador, localizarlos según los temas deseados.

Si tiene algún familiar o amigo, al que cree que le puede interesar este artículo, por favor renvíeselo. Es posible que se lo agradezca.

 

 

Los padres que se dejan manipular por sus hijos

ESCUELA PARA PADRES

Los padres que se dejan manipular por sus hijos

2,576 Palabras. Tiempo de lectura 10:00

Algunos artículos relacionados:

Manipular es manejar, maniobrar, utilizar e intervenir, con medios hábiles o maliciosos. Ocurre en las relaciones de los hijos con los padres, los cónyuges entre sí, entre los amigos, en la política, en los negocios, en la información, etc. Es una práctica destinada a distorsionar e influir, en la voluntad de otros, en beneficio propio. Es el uso de la influencia psicológica, en las personas o situaciones, en contra de la verdad y la justicia.

Los hijos desde la cuna, inconscientemente, manipulan a los padres. Saben que si piden algo insistentemente, lo terminarán consiguiendo. Pero ahí no hay abuso ni mala fe, hay solamente la necesidad de cubrir una necesidad, que es la de la alimentación, la de la limpieza, la del dormir y la de que le alivien algún dolor que le aqueje. Los padres entienden perfectamente esta necesidad del hijo pequeño y con mucho gusto, se dejan manipular.

La meta de los hijos manipuladores, es vencer a sus padres sin necesidad de convencerles. Es llevarles donde ellos quieren, sin darles ninguna razón para que así no haya discusiones. Previamente por medio de su comportamiento, convertirles en meros objetos, para poder dominarles y manejarles, según sus intenciones. No juegan limpio, hacen todas las trampas que pueden, pero los padres se dejan engañar de buen grado, por los hijos que aparentemente, les satisfacen sus apetencias paternales.

Los hijos manipuladores, empobrecen la vida de los padres y los reducen, a objetos de usar y tirar. Rompen la calidad de la unión familiar y las realidades del entorno. Les seducen con halagos de buen comportamiento, pero en el fondo, solamente son las artimañas para conseguir sus fines. Siempre comienzan con una idea tentadora, casi imposible de rechazar. A los padres los reducen, a meros clientes de lo que ellos venden: Egoísmo, ambición, intolerancia, etc. En los momentos de la manipulación, no le interesan los padres, solamente mientras estos sean clientes de sus ideas.

A medida de que los hijos se van haciendo mayores y llegan a la preadolescencia y a la adolescencia, empiezan las verdaderas manipulaciones, que posteriormente se convierten en abusos y hasta en agresiones, dependiendo de la calidad y cantidad, de los conceptos que les hayan sido permitidos, consentidos y acostumbrado. Es la manipulación, en las distintas fases de la vida de los hijos.

Manipular también se hace con el silencio, cuando hay que hablar y con la omisión, cuando hay que hacer y con la desobediencia y con la exclusión. Esa manipulación, suele ir acompañada del chantaje emocional hacia los padres o del chantaje pedigüeño y egoísta, para hacer algo, a cambio de lo que han pedido los padres.

Manipular es una forma sutil de abusar. Suele ser el principio del abuso físico o emocional. Cuando la otra persona, cónyuge, hijo, padres, etc. ya están bien manipulados y le han destruido sus defensas ante los que le manejan, empieza una segunda etapa de “acoso y derribo”. Esta segunda etapa, es la más peligrosa para los manipulados, pues ya se quedan a merced de los manipuladores y de sus abusos.

Los hijos cuando manipulan a los padres, se pueden encontrar la desagradable sorpresa de que, si los padres son inteligentes y se dan cuenta que los hijos les intentan manipular, vuelvan la oración por pasiva y manipulen a los hijos. En esta nueva alternativa, los hijos tienen mucho más que perder, pues se supone que los padres, deberían ser más inteligentes y manipularles más y mejor.

La manipulación suelen ejercitarlas los hijos mal educados, que se  aprovechar de las relaciones con otros amigos o familiares bien educados, los cuales no se atreven a llamarles la atención, prefiriendo sufrir las consecuencias de ser manipulados, antes de enfrentarse con los manipuladores, que se aprovechan de su situación. También hay hijos que están acostumbrados, a que todos les obedezcan y no tiene reparos, en emplear cualquier artimaña manipuladora, para conseguir sus objetivos.

Hay hijos manipuladores que aparentan ponerse de parte de los padres. Les invitan a escuchar sin límites, todo lo que ellos saben que quieren oír. Que de ahora en adelante serán mejores hijos, más felices, más responsables, más estudiosos, más colaboradores con la familia, etc. Pero todo condicionado a que consientan en lo que ellos proponen.

La manipulación con los verdaderos amigos o familiares, es sinónimo de querer dominarles, aunque se les quiera de todo corazón. Hay hijos que quieren a los padres o a los amigos, pero internamente y sin darse cuenta, actúan bajo los condicionantes, de que no están dispuestos a aceptar, que no se haga lo que ellos quieren.

Los hijos manipuladores, no se esfuerzan en buscar la verdad, sino en vencer a los padres. Se las ingenian para engañar, sin mentir, para que sea más difícil el que se descubra, que les están engañando. Operan con adulaciones, halagos, alabanzas, lisonjas, cobas, piropos, trucos del lenguaje, de la imagen, etc. No aceptan el diálogo para clarificar sus manejos, rehúyen por sistema el debate sereno y filial.

La manipulación incluso de buena fe, ocurre también entre amigos. Reflejándose en muchas ocasiones cuando hay envidias, diferencias o choques de culturas, posiciones sociales desiguales, profesiones discordantes, razas o nacionalidades enfrentadas, caracteres antagónicos, etc., siempre suele aflorar la figura del hijo o amigo manipulador, máxime si hay una gran convivencia familiar o social.

Cuando faltan los criterios educativos, y sobra la permisividad parental, algunos hijos incluso de forma sibilina, se convierten en los manipuladores oficiales de la familia al completo, padres, hermanos, abuelos, tíos, etc. Los padres renuncian a sus derechos y obligaciones educativas, y toman el mando los “tiranos pequeños” o “pequeños tiranos”, asumiendo el llamado “síndrome del emperador”, al creer que manipulando, consiguen, pueden y tienen derecho, a hacer lo que quieran. Son los sutiles déspotas de la familia, que ni cumplen con sus obligaciones y además manipulan a todos.

Algunos padres se dejan  manipular por sus hijos, o no quieren enterarse de que les están manipulando, principalmente por los adolescentes, con tal de que éstos no les molesten mucho. Dejando a sus hijos que viajen, en la hipotética primera clase de la vida. ¡Que hagan lo que quieran, mañana Dios dirá! ¡Que hagan lo que yo no pude hacer, o que tengan lo que yo no pude tener!

Los padres se dan cuenta, de que les están manipulando, pero les es muy gratificante, recibir las adulaciones cuando les manipulan. Lo contrario sería tenerse que enfrentar a malas caras, contestaciones intempestivas, reproches y poder tener que oír, el chantaje de algún secreto familiar. Por lo tanto, prefieren dejarse manipular.

Los padres siempre tienen el recurso de auto disculparse, ante la manipulación. Es un hijo tan bueno, que no me atrevo a decirle nada, para que no se frustre y se tuerza. Hay que comprenderle, pues todos fuimos hijos y jóvenes. Es más fácil dejarse manipular y hacer como que se sufre, mientras los hijos hacen lo que quieren, con sus obligaciones de estudiar, sus relaciones sentimentales prematuras, las salidas con sus amigos, su esfuerzo para estudiar, su ayuda en las tareas domésticas, etc.

Los hijos saben que tienen unos padres, a los que les pueden manipular, principalmente a las madres, y saben que nadie les dirá nada, aunque sigan haciendo lo que les dé la gana, y hasta es posible que les “rían las gracias”. El mensaje que han recibido desde hace años, es muy simple: No importa que no estudies, ni ayudes en la casa, ni tengas un horario familiar, ni respetes las normas familiares. Yo te doy dinero para tus gastos, te compro el teléfono, la computadora, el Internet, el gimnasio, la ropa de marca y tú, no nos molestes mucho. Sólo un poco de molestias, cuando llegan las notas de los exámenes, o los disgustos por tu forma de vida.

Algunos hijos manipulan a sus padres incluso con mentiras, para obtener lo que quieren de ellos. Los padres se lo dan todo, si los hijos tienen una buena imagen física, conseguida en el gimnasio, unos buenos resultados deportivos, son simpáticos con sus amistades y familiares, van siempre bien arreglados, son muy metrosexuales, etc. Muy tontos tienen que ser los padres, para no darse cuenta desde lejos de la manipulación, pero muchas veces, la vanidad de los padres, aceptan dejarse manipular, con tal de poder presumir por algunos signos externos de sus hijos.

También los hijos manipulan, para no cumplir con su formación, ni con sus obligaciones religiosas, ni con la práctica de las virtudes y valores humanos. Eso les es mucho más fácil manipular, en el supuesto de que los padres tampoco lo practiquen.

Cuando los padres ya están hartos y bien manipulados, terminan hablando a sus hijos en estos términos:

  • No te preocupes de tus relaciones religiosas, que nosotros también las hemos olvidado. Los temas religiosos son cosas de los curas, que están en las sacristías. Las virtudes y valores humanos no sirven para nada, son argumentos que tenían los padres, para educar a sus hijos y llevar un honrado matrimonio. Los hijos podéis saltarlos a la torera, total nadie os va a pedir cuentas de lo que hagáis.
  • No te inquietes por no practicar la castidad, ni la moralidad, si llega un embarazo, ya sabes que tus padres te ayudarán. Y además para eso está la peligrosa y cancerígena Píldora del Día Después, también llamada PDP, Plan B, o RU-486 que afecta la circulación y fomenta las enfermedades venéreas. Pero si por la promiscuidad coges cualquier enfermedad venérea, hay muchos antibióticos y muy buenos, que casi no te dejarán secuelas para el futuro.
  • Pasa todo el tiempo que puedas en la discoteca, en el Internet, en el gimnasio, en la televisión, jugando al fútbol y hablando por teléfono con tus amigos y amigas. Pero no estés mucho tiempo con los amigos estudiosos pues son muy aburridos, y aunque sacan muy buenas notas, a lo mejor cambian tu vida con el ejemplo.
  • Sigue divirtiéndote todo lo que puedas, sin límites, que todos lo hacen y mucho más, tu no vas a ser menos. Hazte el guapo y el simpático, con las chicas o los chicos, que para eso están. Piensa que en la vida, todo se puede conseguir sin esfuerzo, para eso están tus padres. Vive tu vida.
  • Te queremos tanto, que no sabemos qué hacer, para que no te enfades y cambies de vida. Sabes que si alguna vez te ponemos algún leve castigo, te lo levantaremos inmediatamente, para que no sufras. Diviértete todo lo que puedas mientras seas joven, pues aquí están tus padres para gastarse los ahorros de su vejez, en que vivas bien y estudies cuando quieras, si es que quieres.
  • No es necesario que te esfuerces en estudiar. Si no tienes dinero para comprar tus caprichos y vivir la vida loca, tus padres te lo darán.

          Algunos hijos manipulan a sus padres, porque no quieren crecer familiar ni socialmente. Son los clásicos eternos adolescentes, los “kidults” (kid+adult), la nueva versión del síndrome de Peter Pan. También conocidos en algunos casos como NiNi, los hijos que nunca crecen. Para mantener esta postura en la familia, no les queda más remedio, que manipular a los padres, para que les dejen en paz. Que me mantengan y que se callen, que para eso me trajeron al mundo. Yo no les pedí que me trajeran.

La cultura de estos hijos “kidults”, niños-adultos manipuladores, corresponde más a un estilo de vida, que a una etapa de la vida, y suele tener unas características muy definidas. Inseguridad, irresponsabilidad, rebeldía, cólera, narcisismo, dependencia, manipulación, y la creencia de que está, más allá de las leyes de la sociedad y de la educación social. Son capaces de manipular a sus padres, para no tener que asumir como propio, los deberes y responsabilidades de su edad y situación familiar.

Los padres que se dejan manipular por comodidad, desidia o ignorancia, son culpables de los resultados de esa manipulación. Están haciendo a sus hijos un flaco favor, por no ser enérgico y decir ¡Basta ya, hasta aquí hemos llegado! ¡Tú a cumplir con tus obligaciones, que yo ya estoy cumpliendo con las mías, de educarte y mantenerte! Pero si los padres se dejan manipular y no cambian, porque les gusta cómo marchan las cosas, estén seguros que los hijos no van a cambiar, puesto que también están contentos con su manipuleo. Al final, los padres, tendrán como fruto lo que han sembrado.

Los hijos adultos, pueden llegar a manipular a sus padres ancianos, para obtener ventajas propias o sobre los otros hermanos. Estas manipulaciones pueden llegar a ser gravísimas, pues las hacen sobre personas, que por su edad, no tienen las fuerzas suficientes para defenderse.

Las 10 situaciones más frecuentes de manipulación:

1.     Manipulación científica: Es la que maniobra con los conocimientos técnicos, para distorsionar las realidades.

2.     Manipulación de la información: Es la que utilizando los medios de comunicación  y algunas redes sociales.

3.     Manipulación de las leyes: Es la que utiliza los recovecos ilegales de ellas, en beneficios de determinadas personas, grupos o situaciones.

4.     Manipulación del clima: Son los actos de alterar el medio ambiente, para producir cambios en el clima.

5.     Manipulación del mercado: Son los intentos deliberados, de interferir con el funcionamiento libre y justo del mercado.

6.     Manipulación financiera: La que crea situaciones ficticias o utiliza información privilegiada, para alterar los libres mercados de oferta y demanda, en igualdad de condiciones.

7.     Manipulación fotográfica: Es la edición de imágenes, con el fin de crear una ilusión óptica o truco, en muchas ocasiones, para engañar o perjudicar a otros.

8.     Manipulación genética: Es la transferencia del ADN de un organismo a otro, en las personas, animales o vegetales, para conseguir otra nueva variante.

9.     Manipulación mental: Es la práctica destinada a influir en la voluntad o libre albedrío, por ejemplo, el lavado de cerebro y el control mental, realizado a las personas, individual o colectivamente.

10. Manipulación política: Es la que utiliza la propaganda o sesga la información, con el fin de manejar a los ciudadanos.

Algunos hijos intentan manipular a los padres, en base a la personal interpretación de las leyes civiles, por lo que los padres tienen que estar muy bien informados, de las características morales, religiosas y sociales de las leyes, para no dejarse manipular por los hijos. Incluso tienen la obligación de practicar la objeción de conciencia, ante las leyes que coarten la plena libertad de la práctica religiosa y si fuera necesario, tener la valentía de asumir los riesgos de ir en contra de la corriente.

Si tiene algún comentario, por favor escriba a francisco@micumbre.com

Si quiere leer otros artículos complementarios, visite www.micumbre.com 

Desde el Indice podrá encontrar todos los artículos, por orden de publicación y utilizando el buscador, localizarlos según los temas deseados.

Si tiene algún familiar o amigo, al que cree que le puede interesar este artículo, por favor renvíeselo. Es posible que se lo agradezca.

Padres, enseñen a sus hijos a preguntar

ESCUELA PARA PADRES

Padres, enseñen a sus hijos a preguntar

  • Las 3 objeciones principales sobre los diferentes tipos de preguntas
  • Los 24 tipos más importantes de preguntas
  • Los 10 errores más comunes en las preguntas
  • Las 10 cosas que no deben ser las preguntas
  • Las 10 ventajas de las preguntas bien hechas en calidad, tiempo y forma
  • Las 10 mejores reglas para aprender a preguntar
  • Las 30 principales sentencias sobre aprender a preguntar

4,032 Palabras. Tiempo de lectura 15:00

Algunos artículos relacionados:

Saber preguntar bien, es mucho más difícil e importante que saber responder. En la respuesta ya hay un camino abierto, aunque nada más, sea el que ha marcado la pregunta. Afirmar o negar irresponsablemente, está al alcance de cualquier persona, ya que no es preciso ni pensar. En la pregunta no hay camino, se hace camino con la pregunta. Pero hay que aprender bien las dos alternativas, pues en la vida se presentan continuamente, de ambas situaciones.

¿Qué es necesario para saber preguntar?

Para preguntar bien es necesario no sólo escuchar, sino también pensar,  dudar, cuestionar, dialogar, etc. No basta con ser inteligente, también es muy necesario parecerlo. No hay que tener miedo a hacer el ridículo preguntando, si es que se está bien preparado. Pero hay una frase que puede calificar a las personas: “Por las preguntas les conocerás

¿Puede cambiarse la forma de las preguntas, en función de las circunstancias?

Hay muchos y muy diferentes escenarios, en los que cada pregunta debe ser adaptada, para obtener las mejores y más acertadas respuestas. Cada uno de ellos tiene una forma e importancia muy diferente, donde la habilidad de preguntar y de contestar, será el camino para las consecuencias que se puedan producir.

¿Influyen los receptores de las preguntas, en la forma de hacerlas?

Los conceptos para hacer bien las preguntas, dependen de las personas a las que se les haga y del propósito del resultado, que se quiera obtener. No hay una sola manera correcta de hacer preguntas, pues son muy diferentes las preguntas hechas entre: Padres e hijos. Esposos y esposas. Empleadores y empleados. Vendedores y compradores. Maestros y alumnos. Jueces y acusados. Etc.

¿Cuáles son las principales palabras claves en las preguntas?

Las principales palabras claves, que deben soportar las preguntas: ¿Qué? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Quién? ¿Por qué? ¿Cómo? ¿Cuánto? ¿Por favor? ¿Me puede decir más sobre eso? ¿Nada más?

¿Cuáles son las 3 objeciones principales, sobre los diferentes tipos de preguntas?

1.     ¿Es admisible, bajo los distintos conceptos religiosos, morales, legales y de convivencia social, etc. contestar correctamente con lo que se piensa, incluso cuando unilateralmente, se hayan tomado el derecho a preguntar y la respuesta, pudiera ser incriminatoria o perjudicial para el que la dice?

2.     ¿Tiene todo el mundo el derecho a preguntar lo que quiera, sin tener en cuenta los daños que esa pregunta pudieran hacer, además de las consecuencias de la respuesta?

3.     ¿Es obligatorio tener que contestar a las preguntas, aunque sean consideradas impertinentes, inoportunas, agresivas, humillantes, etc., la haya hecho quien la haya hecho?

¿Los buenos profesionales hablan o preguntan?

El buen vendedor no habla, habla y habla. Solamente pregunta, porque necesita las respuestas del posible cliente, para conducirlo hacia el cierre de la venta. El negociador profesional competente, adquiere una parte muy importante de la información que necesita, haciendo preguntas expertas durante sus conversaciones. Su categoría profesional se mide más, por la calidad de sus preguntas, que por sus respuestas.

¿Cuál es el primer paso para las respuestas adecuadas?

Las preguntas bien hechas, son el primer paso para las respuestas adecuadas. Preguntar bien es el éxito en las respuestas y en los consiguientes diálogos. Cuantas veces las respuestas no tienen nada que ver con las preguntas. O es que el que pregunta, no ha sabido expresarse o el que responde, no ha entendido la pregunta.

¿Cuál es el arte de preguntar bien?

La pregunta debe llevar una parte importante de retórica, es decir el arte de preguntar bien y con eficacia, para aprender, informarse, deleitar, persuadir, conmover, etc. Hay que saber preguntar con sutileza, lo más refinadamente posible, si es que se quieren buenos resultados. La pregunta debe tener como objetivo, escuchar una buena y congruente respuesta.

¿Existe la ética en las preguntas?

Éticamente hay que darle la oportunidad al que responde, que conozca el pensamiento del que le hace la pregunta, principalmente en los temas importantes. No se debe hacer una pregunta, que pudiera tener una respuesta comprometedora, sin previamente haber definido las características del preguntador. Por ejemplo: ¿Qué opina Vd. sobre una cuestión concreta e importante, relacionada con la política, la religión o la familia? Si la respuesta coincide con los objetivos del preguntador, entonces siguen los dos en las misma línea, si es diferente, puede cargarle con nuevas, preguntas que comprometan al que responde.

¿Alguien puede apropiarse del monopolio a hacer preguntas?

Algunos padres, periodistas y funcionarios públicos, que viven en una burbuja especial, creen que tienen el poder total y absoluto, para poder decir: ¡Aquí el que pregunta soy yo! y el que tiene que responder es Vd. ¡Prohibido que Vd. pregunte! Primero se cumple la orden y después se pregunta los motivos de ella. Estas situaciones, costumbres o derecho, se suelen dar en mundos muy alejados de la vida cotidiana y corresponden a posturas intransigentes, o que creen que tienen un permiso especial para hacerlo, lo que conlleva una visión muy parcial del mundo real, tanto en la vida familiar, como en la social.

¿Quién tiene el derecho a preguntar y la obligación de contestar?

Las personas educadas en las relaciones comerciales y sociales, tienen que tener mucho cuidado con la forma y fondo, con que hacen las preguntas. Según la forma de hacerlas o de interpretarlas, los que preguntan o responden, sin profesionalidad o sin educación, pueden quedar descalificados para seguir en la reunión. Ahí no suele haber prerrogativas, que justifiquen su forma de preguntar o su negativa, a ser preguntados. Normalmente el que paga, tiene más derecho a preguntar lo que quiera, que el que cobra.

¿Una pregunta puede producir una mala respuesta y viceversa?

Por sus preguntas los conoceréis. Una buena pregunta, bien pensada, adecuada en el tiempo y en las circunstancias, no puede producir una mala respuesta. Y una mala pregunta hecha inadecuadamente, fuera de tono, contexto y lugar, nunca podrá producir una respuesta acertada.

¿Hay preguntas equivocadas, hechas a las personas equivocadas?

Se debe medir mucho, a quién se hacen las preguntas importantes, no todo el mundo, está capacitado para entenderlas y mucho menos, para responderlas. Después no vale decir: Como me contestaron positiva o negativamente, les hice caso y fue un total fracaso. La culpa no está en el que ha contestado, es posible que conteste sin tener ni idea. La culpa la tiene el que hizo una pregunta equivocada, a la persona equivocada y en las circunstancias equivocadas. Dice el refrán “Puso rama donde no se vende vino”.

¿Se puede y debe preguntar, sobre temas considerados privados?

Preguntar y dialogar sobre temas relacionados con la religión, la política y el estado familiar, está mal visto en algunas naciones y comunidades. Pero muchos otros grupos sociales, entienden que si no se puede preguntar y dialogar sobre estos temas, no vale la pena perder el tiempo, con otros tópicos insípidos. “No preguntes, no respondas” es el lema de algunas organizaciones.

¿Se deben evitar las distracciones, a la hora de hacer preguntas importantes?

En las comidas familiares, solamente se debe preguntar con frases cortas, que vayan muy al corazón del problema, para que la respuesta sea fácil de recordar, a pesar de lo difícil que pueda ser la sobremesa y la digestión. En estas comidas el objetivo es reunirse la familia y no echarla a perder, con preguntas difíciles, que podrían hacerse antes o después. La conversación centrada en algo grave o inoportuno, suele ser muy difícil de mantener, cuando hay otras distracciones.

¿Se deben preparar las preguntas, en secuencias?

Antes de hacer una pregunta, hay que analizar bien la respuesta que se quiere recibir o la que supuestamente, se pudiera recibir, para preparar en caso necesario, una secuencia de nuevas preguntas, hasta que se consiga llegar a los objetivos reales de la pregunta inicial. Hay que tener en cuenta las características de la persona o colectivo, al que se dirige la pregunta. Las preguntas erróneas limitaran o desfiguraran las respuestas  y por lo tanto, la información recibida, no será la correcta.

¿La calidad de las preguntas, determina el éxito de las respuestas?

Es fundamental definir el tipo de preguntas que se quieren hacer, para conseguir los objetivos deseados. La vida cotidiana está llena de preguntas y el éxito de las respuestas, se basa en la forma y fondo de las preguntas.

¿Cuáles son los 24 tipos más importantes de preguntas?

1.     Preguntas a bocajarro, cuando no viene a cuento, hacer preguntas.

2.     Preguntas abiertas y de sondeo, son para descubrir más información útil, ya que permiten explayarse a la persona que contesta, pues establecen un tono amplio, cuando se hacen con interlocutores que son sensibles a expresarse con libertad, a desarrollar ideas complejas, procedimientos innovadores y detalles minuciosos.

3.     Preguntas ambiguas son las que por su vaguedad y confusión, los interlocutores realmente, no puede entender lo que les están preguntando.

4.     Preguntas anónimas a través de las Redes Sociales, son las amparadas en el anonimato del que pregunta y del que responde, permiten mayor sinceridad en ambas direcciones y son muy aconsejables, para asuntos difíciles y privados. Se suele dar más importancia a la pregunta y la respuesta, que a los sujetos.

5.     Preguntas capciosas son las incómodas, traidoras o insidiosas, que tienen doble sentido y buscan comprometer o provocar, para poner en evidencia al que responda.

6.     Preguntas capciosas son las que llevan una dosis de acusación. Por educación no deberían hacerse, para así no zaherir al que responde.

7.     Preguntas cerradas, son las que sólo permiten contestar con un sí o con un no, y se emplean cuando hay muy poco tiempo y el interlocutor es escurridizo, agresivo, tiende a divagar, a no dar su opinión o sólo admite una relación, en el plano estrictamente profesional. Pero el preguntador quiere una información corta y específica, ante dos informaciones contradictorias y le fuerza a que dé su versión de los hechos, ante versiones diferentes.

8.     Preguntas con cuestiones mezcladas, son las que están compuestas por dos o más conceptos diferentes, controversiales y entrelazados, de forma que conteste lo que se conteste, positiva o negativamente, automáticamente se contradice o apoya a los otros conceptos. Son trampas puestas al que responde, pues el que pregunta, siempre tiene las de ganar con ventaja.

9.     Preguntas con respuestas limitadas, suelen ser imperativas, para no dar lugar a posteriores discusiones: ¿Te quieres poner la camisa roja o la verde? ¿Quieres volver a las nueve o a las nueve y media?

10. Preguntas con silogismos, son las que tienen un razonamiento lógico, que consta de dos proposiciones, que permiten llegar a una conclusión, que se deduce de las anteriores.

11. Preguntas creativas, para activar el conocimiento dormido. Las respuestas pueden ser, la premisa de un nuevo razonamiento.

12. Preguntas de confrontación, sirven para desvelar las contradicciones. Deben intentar realizarse, en un buen clima de confianza, para evitar que el que tiene que responder, se niegue a contestar.

13. Preguntas de situación, son las que sirven para ir reuniendo, poco a poco, la información que se necesita, para desarrollar un tema. Deben ser pocas y no abusar de ellas, para evitar que el preguntado, se sienta molesto, desconfiado, y utilizado, cerrándose en no querer responder.

14. Preguntas de sondeo, son las que buscan conocer lo que hay detrás de las respuestas iniciales. Algunas veces, parece que no están relacionadas unas con otras, ya que abren diferentes caminos de consulta.

15. Preguntas indiscretas, son las que van más allá de lo que el parentesco, la amistad, la profesionalidad y la educación.

16. Preguntas motivadoras, son las que sirven para influir positivamente en las personas, de forma que pueden mejorar sus actos y sentirse mejor.

17. Preguntas para reafirmar situaciones en uno mismo, intentando obtener respuestas, que ayuden a justificar nuestras actuaciones.

18. Preguntas retóricas, son las que se presentan sin esperar respuesta, con la finalidad de reforzar o reafirmar el propio punto de vista, dando por hecho que el interlocutor está de acuerdo.

19. Preguntas saduceas o trampas dialécticas, son las que intentan ganar al preguntado, produciéndole animadversión personal o popular y para “echarle a las patas de los caballos” de la sociedad.

20. Preguntas sagaces son las que aparentan astucia, diplomacia, viveza y prudencia, previendo lo que va a ocurrir.

21. Preguntas sin haber declarado previamente, los motivos para querer saber la respuesta.

22. Preguntas sobre respuestas no solicitadas, suelen ser para reforzar la autoridad: ¡No me gustan las zanahorias! ¿Quién te ha preguntado si te gustan o no?

23. Preguntas sorpresivas sobre cosas muy privadas o comprometedoras, haciéndolo a personas que no se podían imaginar, que se las podría hacer su interlocutor.

24. Preguntas y repreguntas sin dejar hablar al interlocutor, incluso atropellando las preguntas, para desconcertarle.

¿Se hacen preguntas para destruir al contrario?

Hay preguntas hipócritas, aduladoras o irónicas, que aparentemente quieren endulzar una situación o pretenden fingir confianza y amor, pero que en el fondo, pretender destruir al contrario, debido a que le odia o envidia.

¿Se hacen preguntas para engañar?

Hay preguntas preparadas para equivocar, realizadas por determinados profesionales, que intentan conseguir respuestas, por las que el que contesta, se autoincrimine y se declare culpable o contrario a lo que quería contestar.

¿Hay preguntas existenciales?

Las principales preguntas existenciales: ¿Quién soy? ¿Qué quiero y he querido de verdad? ¿Qué he sabido y se de verdad? ¿A qué y a quien he sido fiel o infiel? ¿Con qué y con quién me he comportado con valentía o con cobardía? Cada uno responde como quiere, diciendo la verdad o mintiendo. Lo que importa es que al final, se responda con la vida entera.

¿Qué son las preguntas socráticas?

Preguntas socráticas, el juicio socrático o el cuestionamiento socrático, es el usado para describir una serie de preguntas, respondiendo cada una, como si hubiera sido una pregunta retórica, contestando con otra pregunta, como si la primera no lo fuera o fuera retórica. Así se fuerza a realizar al preguntador, una nueva pregunta que aporte más luz al cuestionamiento.

¿Se puede informar preguntando?

Con preguntas en serie descendente, también se puede ir enseñando en función, de las respuestas recibidas. Informar preguntando es una buena forma de ir averiguando, lo que otra persona precisa conocer. Las preguntas para indagar y conseguir una buena y completa información, son como las cebollas, que están formadas por capas y hay que ir desarrollándolas, con un orden de fuera para adentro, hasta llegar al meollo, centro o razón del objetivo.

  • ¿Sabes que tus malas notas, son producto de tu falta de estudio?
  • ¿Sabes que si haces o no haces, esto o lo otro, puedes tener malas, para tus estudios y tu futuro?

¿Cuáles son los 10 errores más comunes en las preguntas?

1.     Empezar las preguntas con ideas preconcebidas, de vencedores y vencidos.

2.     Hacer demasiadas preguntas abiertas, vagas, ambiguas, propiciando que el entrevistado divague o se vaya por otros caminos diferentes, a los objetivos propuestos.

3.     Hacer demasiadas preguntas cerradas, que no permitan al entrevistado contestar con información, que sirva para hacer las siguientes preguntas.

4.     No ayudar al entrevistado a contestar las preguntas difíciles, dando una segunda opción más ilustrativa.

5.     No mantener las buenas formas de educación, realizando interrupciones, gestos, risas, amenazas, etc.

6.     No permitir que el entrevistado también haga sus preguntas, que incluso podrían llevar, a aclarar los objetivos propuestos.

7.     No preparar anticipadamente las preguntas y objetivos de ellas, en función del entrevistado.

8.     No querer escuchar y explorar con mucha atención, las respuestas del entrevistado, ateniéndose exclusivamente las preguntas preparadas.

9.     No respetar los tiempos dedicados, a las preguntas y a las respuestas.

10. No tener preparadas preguntas de repuesto, para hacerlas en función de las respuestas que pudiera dar el entrevistado.

¿Cuáles son las 10 cosas, que no deben ser las preguntas?

1.     Ser acusaciones encubiertas, que de entrada hagan daños irreparables y después no se puedan borrar.

2.     Ser cerradas, no dejando abierta la posibilidad de responder con varias opciones.

3.     Ser condenatorias o con juicios prematuros, que comprometan al preguntado.

4.     Ser inconcretas, teniendo uno o varios motivos, para posteriormente poder eliminar la respuesta o no tenerla en cuenta.

5.     Ser irrespetuosa o que pueda conducir, a respuestas irrespetuosas.

6.     Ser largas o enredadas, para equivocar al preguntado y aprovecharse de sus posibles errores al contestar, o de su mala interpretación de la pregunta.

7.     Ser obligadas para el preguntado, para que forzosamente tenga que justificarse.

8.     Ser preparadas para dirigirlas hacia respuestas comprometedoras, para el que responde.

9.     Ser realizadas sin haberlas pensado, por si pudieran ser hirientes o comprometedoras, al que las tiene que responder.

10. Ser utilizadas como respuestas, a no ser que la pregunta esté incompleta y la falta de definición, pudiera acarrear problemas.

¿Hay que aprovechar el tiempo del que escucha?

No hay preguntas finales, porque no existen respuestas definitivas. El que pregunta, tiene que aprovechar el tiempo de escucha del preguntado, utilizando creativamente su tiempo, pues el preguntado tiene dos orejas para escuchar, el doble de lo que puede decir una sola lengua, la del que pregunta.

¿Cuáles son las 10 ventajas de las preguntas bien hechas en calidad, tiempo y forma?

1.     Permiten ahorrar energías personales, familiares y sociales, para solucionar los problemas.

2.     Permiten comunicarnos mejor al conocer a los interlocutores, más profundamente.

3.     Permiten conocernos a nosotros mismos, a nuestros prójimos y a nuestro entorno.

4.     Permiten eliminar esfuerzos innecesarios, debidos a la ignorancia.

5.     Permiten encontrar soluciones a los problemas propios o ajenos.

6.     Permiten esquivar los malos entendidos y por consiguiente, la acumulación de problemas.

7.     Permiten evitar el temor a: Sentirse inferior, ser descortés, parecer ignorantes, ofender a otros, etc.

8.     Permiten poder ayudar más y mejor, al manejar los resultados de las preguntas.

9.     Permiten tener mayor seguridad, al tener certeza de lo que necesitamos saber.

10. Permiten tomar mejores decisiones, al estar más y mejor informado.

¿Cuáles son las 10 mejores reglas para aprender a preguntar?

1.     Aprender a preguntar, es una asignatura pendiente, que normalmente no enseñan en los sistemas educativos y por lo tanto, muy pocas personas aprenden a hacerlo, unas por ignorancia y otras por dejadez. Sin embargo, acertada o equivocadamente, nos pasamos la vida preguntando.

2.     Entre pregunta y pregunta, debe darse un tiempo razonable, para que el interlocutor pueda escucharla y comprenderla bien, y preparar la respuesta. Aunque siempre hay que aceptar, el tenerla que repetir.

3.     Existe un personaje en las familias y en la sociedad, que es el eterno y constante preguntón: Entrometido, husmeador, cotilla, fisgón, curioso, chismoso, correveidile, alcahuete. Este personaje suele ser el perfecto consumidor, de las revistas del corazón y la razón, por la que ellas existen.

4.     La pregunta debe hacerse clara, concisa y concreta, que no solamente la oigan los interlocutores, sino que también la escuchen y la entiendan. Se evitarían muchos malentendidos y errores irreversibles, si al hacer determinadas preguntas fundamentales o importantes, se diera una definición clara y no ambigua de algunas palabras claves, para evitar confundir los diferentes significados de algunas de ellas.

5.     La pregunta no debe llevar ningún juicio predeterminado, pues eso coarta la respuesta del interlocutor.

6.     Las preguntas de implicación, son las que exploran las consecuencias positivas o negativas, de los problemas que tienen el interlocutor y el preguntador.

7.     Las preguntas de utilidad, buscan demostrar los beneficios de resolver los problemas, las necesidades y las consecuencias de las acciones del interlocutor, con la ayuda de su colaboración, demostrando el intercambio de necesidades y beneficios. Más sabiduría debe haber en preguntar, que en contestar, si es que se quiere enseñar, a que la otra persona recapacite lo que está haciendo.

8.     Las preguntas en oleadas, producidas en la edad de los ¿Por qué?, son señales de que se van abriendo la mente, a interesarse por descubrir lo que ignoran. Si no tienen interés, no preguntan y no se educan.

9.     Una buena serie de preguntas, debe profundizar en sucesivas aproximaciones, hasta ser comprendidas por el interlocutor y satisfacer al preguntador.

10. Las preguntas  malintencionadas, pueden y debe llevar como respuesta, otra pregunta llena de ironía o retorcimiento, que le haga ver la mala fe de su pregunta, u  ocasionar una mentira no deseada. Pero para responder, hay que estar muy alerta, en pensar lo que quería conseguir, el que preguntaba.

¿Cuáles son las 30 principales sentencias sobre aprender a preguntar?

1.     A los sabios se los reconoce por sus preguntas, a los inteligentes por sus respuestas.

2.     Buenas preguntas logran respuestas fácilmente. Malas preguntas solamente consiguen disgustos.

3.     Desconfía de aquellos que poseen más respuestas, que preguntas.

4.     El arte y la ciencia de hacer preguntas, es la fuente de todo el conocimiento.

5.     El problema no son las preguntas que los niños formulan, sino las que nosotros, nos tenemos que hacer después.

6.     El que no duda, no pregunta.

7.     El sabio no es el hombre que proporciona las respuestas verdaderas, es el que formula las preguntas verdaderas.

8.     El trabajo consiste en hacer todas las preguntas que se puedan, y hacer frente a la falta de respuestas precisas.

9.     Hacer preguntas, es prueba de que se piensa.

10. Hay preguntas muy desagradables, envueltas en condescendencia.

11. La forma de preguntar, determina la forma de responder.

12. La memoria y la inteligencia, juegan a preguntar y responder. Un dato  se convierte en información inteligente, cuando es convocado por una pregunta feliz.

13. La respuesta principal, a los más altos valores, es el amor.

14. La respuesta suave, calma la ira del que pregunta, así como el aceite, calma las olas.

15. Las preguntas pueden ser destruidas, por respuestas interesantes.

16. Me gustaría preguntar lo mismos sobre mí, a las personas que quiero, a las que admiro, y a las que me odian.

17. Ni siquiera me enseñaron, a plantearnos preguntas interesantes.

18. No es la respuesta solamente la que aclara, también lo hace la pregunta.

19. No hagas muchas preguntas, para que no te digan muchas mentiras.

20. No os avergoncéis de preguntar, para resolver vuestras dudas, avergonzaros de no haberlas hecho.

21. No preguntes con aspereza y así no serás contestado con ella.

22. No se debe perder el tiempo preguntando, lo que ya se sabe.

23. Para centrar tu persona, tienes que saber quién eres y saber qué quieres.

24. Por cada respuesta realizada, hay al menos tres preguntas sin responder.

25. Preguntar para pedir permiso o preguntar para pedir perdón.

26. Si sabes las respuestas, antes que las preguntas, es que han preguntado poco.

27. Siempre espera una bella respuesta, quien hace bellas preguntas.

28. Siempre son las mismas preguntas, que traen las mismas respuestas sobre los asuntos interesantes. Nada cambia.

29. Una pregunta puede ser una trampa, y una respuesta poner el pie en ella.

30. Vivir no es otra cosa, que arder continuamente en preguntas.

¿Qué hace falta para saber preguntar?

Para saber preguntar es necesario saber ver, no solamente mirar. Saber pensar, no solamente hablar. Saber escuchar, no solamente oír. Saber responder, no solamente preguntar. Saber aceptar, no solamente mandar.

Si tiene algún comentario, por favor escriba a francisco@micumbre.com

Si quiere leer otros artículos complementarios, visite www.micumbre.com 

Desde el Indice podrá encontrar todos los artículos, por orden de publicación y utilizando el buscador, localizarlos según los temas deseados.

Si tiene algún familiar o amigo, al que cree que le puede interesar este artículo, por favor renvíeselo. Es posible que se lo agradezca.

 

Nomofobia y Mobilfilia nuevas adicciones al teléfono y su influencias en la familia y en la sociedad.

ESCUELA PARA PADRES

Nomofobia y Mobilfilia nuevas adicciones al teléfono y su influencias en la familia y en la sociedad.

  • 2 Grandes grupos de profesionales, los que pueden y quieren desconectarse y los que obligatoriamente tiene que estar conectados
  • 9 Situaciones en las que la enfermedad de la Nomofobia se acrecienta
  • Regla 3–6–9–12, sobre las edades adecuadas para el uso de cada una de las nuevas tecnologías
  • 6 Normas sobre la participación de los padres en el control de la Nomofobia y Mobilfilia de sus hijos

3,523 Palabras. Tiempo de lectura 13:00 

Algunos artículos relacionados:

La Nomofobia es el miedo acervado, angustia irracional, pánico o sufrimiento desmedido a no estar conectado al teléfono o al Internet para poder interactuar. Proviene del inglés al unir: No, bile, Fhobia. Con la Nomofobia no se nace, sino que se hace. No se adquiere en la primera infancia, sino que se va adquiriendo a través de los años, adueñándose después, principalmente de los adolescentes y jóvenes.

La Mobilfilia es la excesiva afición o simpatía al teléfono convertida en una adicción obsesiva compulsiva a estar mirando continuamente al teléfono o al Internet por si se tiene alguna llamada o mensaje.

La Nomofobia y la Mobilfilia están íntimamente ligadas entre si. Son palabras nuevas aceptadas en la educación y en los tratamientos médicos. Es la ciber-depencia, una de las varias enfermedades que han acompañado al desarrollo del Internet y la telefonía.

Si por su trabajo tiene la obligación de estar siempre conectado al teléfono para responder inmediatamente los mensajes, no siga leyendo el artículo. No es para Vd., aunque le podría servir para explicárselo a sus hijos.

El miedo a no estar conectado con el teléfono, se hace extensivo a no poderse conectarse con la computadora y las otras pantallas digitales, a no poderse imaginar salir a la calle sin teléfono, lo que produce la obsesión de estar pendiente constantemente, mirando el teléfono muy frecuentemente por si ha entrado alguna llamada o mensaje.

El gesto de mirar continuamente el teléfono, se convierte en una voluntaria o involuntaria, acción compulsiva obsesiva o tic nervioso, que altera a las otras personas presentes. Además supone una inversión media de cuatro horas diarias por motivos ajenos al trabajo, más las que tenga que hacer obligatoriamente por el trabajo. Ese tic interrumpe cualquier conversación y no respeta ni el sitio ni las circunstancias del momento. El Nomofóbico no puede estar quieto sin mirar su teléfono continuamente. Pierde el respeto por la atención que se merecen las otras personas.

¿Se imaginan que si en una conversación importante, uno de los interlocutores está con síntomas de ansiedad debido a que es Nomofóbico y no puede esperar a ver en su teléfono o computadora las llamadas o mensajes recibidos? Es frustrante para las otras personas, si se dan cuenta del nerviosismo producido por esa dependencia nomofóbica, que le impide centrarse en lo que está haciendo, diciendo o escuchando. Ese miedo puede crear una angustia que lo aleje del mundo real y tenga que seguir enganchado a sus maniáticos tics.

Esta fobia o filia están fuertemente vinculada a la adicción o ansiedad permanente a estar siempre conectados a la tecnología, lo que genera la necesidad de revisar constantemente cada mensaje, alerta o sonido que genera el teléfono o la computadora. Estas adicciones generalmente son más fuertes cuando se trata de asuntos personales que cuando son de trabajo. Algunos creen que es para no quedarse atrás en la modernidad y lo único que consiguen es deshumanizar la humanidad.      

Antes era la obsesión de estar horas y horas delante de la computadora o de otras pantallas electrónicas. Pero esto ocurría a los jóvenes principalmente en la computadora de la casa para ver la entrada de sus correos o mensajes. A ese tic nervioso de mirar en la computadora continuamente, ahora hay que añadirle otro tic nervioso de mirar continuamente al teléfono, esté donde esté, ya que las computadoras suelen estar enlazadas con los teléfonos modernos.

Este artículo está escrito bajo la premisa de que los teléfonos, el Internet, las redes sociales, los correos electrónicos, los mensajes de texto, las pantallas electrónicas, etc., son grandes herramientas imprescindibles para el desarrollo del ser humano. Pero cuando se abusa de su consumo, como es el caso actual de gran número de personas, puede llegar a ser un veneno para la persona, la familia y la sociedad, y casi siempre una gran falta de educación. En muchas empresas y en determinados grupos sociales, existe lo que se llama la etiqueta de la comunicación que regula, en beneficio de todos, lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer con el manejo de los teléfonos y las pantallas electrónicas.

Tenemos que aprovechar las maravillosas ventajas de la tecnología actual, evitando que la tecnología nos maneje hasta obsesionarnos. Esto suele ocurrir con el uso desordenado de la mayoría de las pantallas electrónicas, unas dedicadas al ocio y entretenimiento y otras utilizadas para el trabajo.

El excesivo tiempo dedicado a estar pendiente del teléfono, muchas veces exclusivamente por diversión, impide que las personas, principalmente los jóvenes y los niños se acostumbren a pensar, ya que la tecnología piensa por ellos. Después llegan los problemas cuando se integran en la vida laboral y todavía no han desarrollado las capacidades de comunicación presencial, las del trabajo en equipo, el análisis de las actitudes corporales, saber buscar en la vida real, además de saber hacerlo en la tecnología virtual. Han aprendido a interactuar con las máquinas, pero no han aprendido a relacionarse con las personas de la vida real.

Los padres tienen que entender que es muy importante enseñar a los hijos a que sepan pensar por si solos y a que hagan el esfuerzo de pensar sin que todo se lo den hecho. Las computadoras están diseñadas para “pensar” por nosotros y facilitarnos los resultados inmediatamente y con muy poco esfuerzo.

            A la vista del grave problema familiar, escolar, profesional y social de la Nomofobia, algunos han tomado diferentes soluciones de autocontrol y desintoxicación. En unos casos son los propios nomobofóbicos, en otros los padres, maestros, o empleadores. Esta reacción positiva ha originado el volver a recuperar el placer de la desconexión periódica a las redes sociales y la información continua y agresiva que ofrece el Internet a los que no tienen control para administrarse. Es intentar volver a ser uno mismo.

            Para no padecer de Nomofobia, evitar las distracciones y de alguna manera “comprar tiempo”, se puede y debe bloquear durante determinados horarios o situaciones el acceso a Internet o a determinadas redes sociales como Facebook o Twitter. Es una solución que pasa por el dominio de la personalidad y de la fortaleza mental con la que se haya educado. Da mucha pena ver la excesiva utilización del teléfono para algunos incluso las 24 horas al día. Se acuestan y se levantan pensando lo primero en los mensajes que han recibido a en los que tienen que enviar.

            “Solos juntos” Frase acuñada para expresar la situación de muchos Nomofóbicos que se pasan el día solos frente a su teléfono, creyendo que están junto a los que les mandan los mensajes. 

2 Grandes grupos de profesionales, los que pueden y quieren desconectarse y los que obligatoriamente tiene que estar conectados:

A)     Los que tienen la potestad, el privilegio o se pueden dar el lujo, si es que quieren, de poderse desconectar. Suelen estar representados por las clases acomodadas y los que perciben el problema a corto y largo plazo. También los que aun no siendo acomodados, quieren aprender a desconectarse y a dominar a esas tecnologías, antes que las tecnologías les dominen a ellos. Son los que saben guardar las distancias con el excesivo consumismo. Estar continuamente pendiente de las llamadas telefónicas o del internet, ya no es un signo de riqueza, en muchas ocasiones es un signo de falta de dominio personal y de sometimiento.

B)    Los que tienen la obligación de permanecer conectados y la responsabilidad ineludible de responder inmediatamente los correos electrónicos y los mensajes de texto o telefónicos. Estos son los “esclavos de la tecnología” que como sucede con el consumo excesivo de la TV y las pantallas electrónicas, ocurre principalmente en las clases populares que no pueden eludir la responsabilidad, real o ficticia, de responder inmediatamente. Poder desconectarse de las pantallas electrónicas, es un gran lujo para un gran sector de la población, principalmente el de los asalariados.

9 Situaciones en las que la enfermedad de la Nomofobia se acrecienta:

1.      Cuando el teléfono o la computadora suena, vibra o manda señales de que ha llegado un mensaje y no se puede mirar para ver quien llama.

2.      Cuando la ansiedad domina a la persona debido a que tarda en llegar un mensaje prometido o entra muy despacio, debido a su tamaño informático.

3.      Cuando le roban el teléfono o la computadora con toda la información guardada.

4.      Cuando lo han desconectado debido al crédito agotado, falta de pago por error o por una realidad.

5.      Cuando pierden el teléfono y en él estaban guardados todos los números telefónicos imprescindibles para la vida profesional o social, las direcciones de correo electrónico, el calendario de entrevistas acordadas, los datos económicos particulares, y un sinfín de datos archivados que ofrece la extraordinaria tecnología. Aunque con mucha paciencia y tiempo, algunos datos se pueden recuperar puesto que hay en día suelen quedar archivados en “la nube”.

6.      Cuando se dan cuenta que se les quedo olvidado en algún sitio y no lo pueden usar hasta que lo encuentren, si es que lo encuentran.

7.      Cuando se descarga la batería y no encuentra la manera de recargarla o sustituirla.

8.      Cuando se está fuera de cobertura de la red y no hay señal de conexión.

9.      Cuando un virus o ataque informático borra los datos archivados o impide el funcionamiento del teléfono o de la computadora.

La Nomofobia, enfermedad del siglo XXI es otra de las muchas razones para el sobrepeso de algunos segmentos de la población. Esa enfermedad del sobrepeso se ceba en quienes están todo el día pendientes de si suena o no el teléfono, no hacen ningún ejercicio para estar muy cerca del teléfono y poder contestar rápidamente, ya que si hacen ejercicio o tienen actividades que les ocupan las manos, no pueden contestarlo inmediatamente. Si oyen que suena y no pueden cogerlo la Nomofobia se les acrecienta más. Esto supone suprimir el ejercicio saludable y aumentar las horas de estar sentado.

Es cierto que profesionalmente todos quieren las respuestas inmediatamente después de hacer las preguntas. Nadie puede esperar a pensar en lo que va a responder, hay que responder “a bote pronto” por eso muchos tienen que estar pendientes de su teléfono portátil para responder, inmediatamente o en un plazo máximo de unos pocos minutos. En excepcionales situaciones pudiera estar justificada la Nomofobia por un corto periodo o ante una determinada situación.

Los que obligatoriamente tienen que estar pendientes de contestar a las llamadas con la máxima urgencia no les queda más remedio que aceptar esta situación de Nomofobia. Todos quieren las cosas, aquí y ahora. De la misma manera que los bomberos, policías, médicos de guardia, agentes bursátiles, etc. tienen que estar alertas a las llamadas y ser muy rápidos y profesionales en las respuestas.

Hay muchos jóvenes, que dentro y fuera del trabajo o de los estudios, se enganchan en lo que tienen más a la mano y en lo que les es más fácil. Lo moderno es tener miles de “amigos” en las redes sociales y estar esperando todo el día, con ese tic nervioso de mirar al teléfono, a que a alguno se le ocurra mandar un mensaje. Usan las redes sociales como plataforma técnica para socializar, midiendo su popularidad contestando a todo lo que les llega por la red. 

Las frases que más circulan son: “¿Cuántos miles de seguidores tiene?” “Sea Vd. el primero en responder”. “Conteste inmediatamente” “haga historia”,. Para muchas personas que están aislados en la vida real, esa es su única “ventana al exterior”. Solamente les queda la oportunidad de encontrar mucha gente con la que comunicarse a través de las redes sociales. Eso es empezar una carrera sin fin que no lleva a ningún sitio, es como una “trampa de rata de las que dan vueltas sin fin”. Pero para aislarse de sus problemas o para crearse nuevas emociones, siempre están deseando contestar a todo lo que circula por la red.

Las relaciones personales entre los jóvenes son cada vez más difíciles, debido a que hay demasiados Nomofóbicos. Tienen miles de “amigos virtuales” y muy pocos de carne y hueso.  Normalmente esas amistades virtuales suelen estar carentes de contenido con el que mutuamente se puedan enriquecer. Socialmente también se aíslan pues no se han acostumbrado a hablar con los otros compañeros reales, analizar sus lenguajes corporales, medir sus emociones, etc.

            Los Nomofóbicos, cuando trabajan en una empresa y tienen que hacerlo con equipos humanos, no con máquinas, tienen verdaderos problemas de adaptación, pues no saben trabajar en equipo, ni interactuar con personas. Si tiene que hablar con clientes, proveedores o compañeros de trabajo, no sacan lo mejor de si mismos, pues no están acostumbrados ni entrenados a hacerlo. Saben perfectamente interactuar con la comunicación virtual a través de los teléfonos y las diversas clases de pantallas electrónicas, pero no saben nada sobre las reacciones y sentimientos de la humanidad real.

            Nadie se debe quedar atrás, todos tienes que mirara continuamente hacia adelante, aprovechando las maravillas que la técnica pone al alcance de la mano. Hoy no se concibe a las personas que no saben o no quieren utilizar esos adelantos tecnológicos. Pero el exceso de uso de las pantallas electrónicas impide o disminuye la comunicación e interacción con otras personas. Además de que se acostumbran a buscar fácilmente y en pocos segundos, toda la información, necesaria e innecesaria en cuestión de unos cuantos “clics”. Ahora bien, cuando las personas tienen que buscar la información fuera de las pantallas electrónicas no saben ni donde está, ni si está, pues se han acostumbrado a que la máquina les ayude a encontrarlo todo.

            Hay muchos cursos y libros especializados para aprender a hablar por teléfono y la etiqueta que conlleva, incluso saber hacerlo en las comunicaciones electrónicas como e-mails, mensajes de texto, twittes, etc., aunque todavía son asignaturas pendientes en la mayoría de los jóvenes. Los padres tienen la obligación de enseñarlas, pero primero tienen que aprenderlas y ponerlas en práctica, antes de dar a sus hijos los teléfonos particulares.

En muchos países ya ha bajado hasta los 11 años la edad en la que los hijos empiezan a disponer de su propio teléfono. La mayoría de las veces nadie les enseña a utilizarlos con educación y cortesía. Mucho menos les alertan de los peligros que tiene su uso inadecuado. De esa falta de educación viene el sexting, el grooming, el bullying telefónico, etc. 

            El que sólo tiene un martillo piensa que todos los problemas son clavos. Los teléfonos y las computadoras sólo son unas herramientas imprescindibles en la vida actual, pero son sólo herramientas. Las pantallas electrónicas usadas con exceso, trastornan el aprendizaje y disminuye las experiencias físicas y emocionales de los grandes gestos, la visualización de los espacios, etc.

Para que los hijos no sean Nomofóbicos, los padres tienen que enseñarles desde pequeños, dependiendo sus edades físicas y mentales, a que sean usuarios  formados, selectivos y críticos del uso de los teléfonos y demás pantallas electrónicas y sepan utilizarlas con buen criterio. Es muy importante que les hagan cuestionarse siempre con estas simples preguntas: Quién, qué, cómo, dónde, cuándo y porqué.

El interés porque los hijos no sean Nomofóbicos empieza en la casa y está en función de la educación que les den sus padres, los cuales tienen un lugar insustituible en la formación de los hijos, al inculcarles la enseñanza y práctica de las virtudes y valores humanos, que son opuestos a la Nomofobia.

Regla 3–6–9–12, sobre las edades adecuadas para el uso de cada una de las nuevas tecnologías.

1.      Antes de los 3 años: Evitar las pantallas electrónicas, pues los clásicos juegos infantiles son mucho más enriquecedores para el niño, que estar sentado viendo la televisión.

2.      Antes de los 6 años: Evitar los videojuegos, pues tan pronto estos se introducen en su vida, acaparan toda su atención en detrimento de otras actividades y empieza la creación de la Nomofobia y la Mobilfilia.

3.      Antes de los 9 años: Evitar el uso del internet a no ser acompañado de los padres o maestros, quienes previamente tienen que explicarle las tres reglas más importantes de su uso:

a.      Todo lo que se escribe o exhibe allí puede caer en el dominio público.

b.     Todo lo que se sube a Internet quedará allí para siempre, pues es casi imposible le borrarlo.

c.      No todo lo que se encuentra allí es verdad, por lo que deben consultarse otras fuentes.

4.      Antes de los 12 años: Ya pueden entrar solos en el Internet y usar el teléfono celular, pero su utilización debe ser realizada bajo unas firmes y bien definidas reglas de uso y los correspondientes controles de los padres.

5.      A partir de los 12 años y hasta los 18: Los padres deben ir aflojando las reglas y controles, en función del comportamiento que vayan observando sobre la educación recibida, para que los hijos se vayan acostumbrando a ejercer su libertad para cuando sean adultos.

Existen los denominados “colegios desconectados” para los hijos de los expertos de la industria de las tecnologías e internet, allí esas tecnologías están prácticamente ausentes o su uso es muy limitado. La enseñanza se apoya en instrumentos tradicionales: la pizarra, los lapiceros, los cuadernos y los libros de papel, poniendo mucho énfasis en que los alumnos escriban a mano y lean en libros vegetales, no en los electrónicos. Esto les hace disminuir la pereza, la dispersión mental y la incapacidad para desarrollar las habilidades escolares. Estos colegios, junto a los diferenciados por sexos, se han convertido en una tendencia del sector económicamente más privilegiado.

Los padres tienen que enseñar con el ejemplo y crear costumbres y hábitos de buen uso, para poder orientar positivamente a los hijos frente al consumo telefónico y al de las pantallas electrónicas, que si bien tienen muchos aspectos positivos, también los tiene negativos y muy peligrosos como los problemas de acoso cibernético, el sedentarismo e incluso a la apatía social por la dependencia que generan. No se debe olvidar que permiten la comunicación, el desarrollo, la integración, la interactividad, la creación de redes sociales basadas en la amistad y los intereses comunes, etc. Deben evitar que la Nomofobia o la Mobilfilia les produzcan la formación de mentes vacías y poco reflexivas.

Los padres deben estar muy alertas sobre los hijos en esta generación multipantallas, ya que las emplean para “comunicar” (hablar, e-mail, sms, chat…), “conocer” (webs, descargas…), “compartir” (redes sociales, fotos, vídeos…), “divertirse” (juegos en red, radio y TV digital) “consumir” (comprar on–line). Además todas estas actividades las pueden realizar paralelamente, de forma interactiva, local y global, incluso anónimamente bajo seudónimos, que ocultan la verdadera persona que lo hace y acrecientan el peligro hacia malintencionados, depredadores sexuales y estafadores.

6 Normas sobre la participación de los padres en el control de la Nomofobia y Mobilfilia de sus hijos: 

1.      Ayudar a los hijos a que puedan cumplir las normas, objetivos y límites que se hayan puesto o negociado, relacionados con los teléfonos y las pantallas electrónicas. 

2.      Dedicarles el máximo tiempo posible, escuchándoles y tratando de entender sus inquietudes para que no tengan que encontrar malos “amigos” en las redes sociales.

3.      Estar muy pendientes de lo que hacen los hijos en cada momento, en relación con sus teléfonos y pantallas electrónicas: En sus reuniones con amigos, familia, etc. En la privacidad de sus dormitorios o incluso en los baños y tocadores. En las horas dedicadas al sueño o a los estudios para que al día siguiente no arrastren los efectos de esas enfermedades.

4.      Incrementar la capacidad de ponerse en la situación de cada uno de los hijos para entender los motivos de sus actitudes.

5.      Intentar que la tecnología no ocupe el rol que tiene la familia, pero que ayude a mejorarlo.  

6.      Saber manejar las propias reacciones y emociones ante las situaciones, equivocadas o no de los hijos.

Si tiene algún comentario, por favor escriba a francisco@micumbre.com

Si quiere leer otros artículos complementarios, visite www.micumbre.com Desde el Indice podrá encontrar todos los artículos, por orden de publicación y utilizando el buscador, localizarlos según los temas deseados.

Si tiene algún familiar o amigo al que cree que le puede interesar este artículo, por favor renvíeselo. Es posible que se lo agradezca.

 

El Gobierno de USA ataca la libertad religiosa

ESCUELA PARA PADRES

El Gobierno de USA ataca la libertad religiosa.

  • 23 Conceptos que demuestran la hostilidad hacia la religión, de estas leyes injustas, nacionales, estatales y locales, aduciendo que según la Constitución “violan la separación entre la Iglesia y el Estado”.  
  • 7 Aspectos de las leyes injustas, que van en contra de la ley natural y del sentido religioso de las personas
  • 16 Conexiones a artículos, declaraciones y entrevistas que corroboran y mejoran lo comentado en el artículo

3,027 Palabras. Tiempo de lectura 11:00

 Algunos artículos relacionados:

Si Vd. cree que las Leyes injustas del Estado están por encima de la Religión, no siga leyendo. Seguramente ya nadie le hará cambiar de opinión para poder entender que tenemos que obedecer a Dios antes que a las leyes injustas.

Es muy difícil convencer a algunos de algo que la mayoría de las personas de buena voluntad ya están convencidas. Es muy duro dar marcha atrás a convicciones políticas ancestrales, incluso cuando otros gobiernos ya hayan atacado a las religiones. Pero es innegable que la religión está por encima de todas las leyes civiles, por muchas constituciones que se hayan firmado y todas las palabrerías que, dicen que han dicho, los Padres Fundadores de las patrias.

Las personas con un correcto sentido religioso no pueden ni deben permitir que estos hechos ocurran, por mucho que les guste otros aspectos de los programas políticos del Gobierno o que las consideren de obligado cumplimiento debido a que han sido propuestas y aprobadas por los congresistas, senadores democráticamente electos. Ayer fueron a por ellos y los acallaron, hoy vienen a por ti y te acallarán.

43 Organizaciones católicas de Estados Unidos, diócesis, hospitales, universidades y organizaciones católicas de diversa índole, han demandado a la administración del gobierno del presidente Obama con 12 juicios a lo largo y ancho del país, en rechazo al mandato federal abortista que viola la libertad religiosa al obligar a estas instituciones, desde agosto de 2013, a comprar seguros de salud que incluyen la anticoncepción y fármacos abortivos, entre otros.

Esta demanda es una muestra comprometida de la unidad de la Iglesia en defensa de la libertad religiosa, La Iglesia sabe que tiene que estar preparada para ir a la cárcel si es necesario, pues si la Iglesia sobrevivió a los nazis, también sobrevivirá a las leyes antirreligiosas del Gobierno de Obama. El tiempo se está acabando y los valiosos servicios humanitarios de las organizaciones religiosas y los derechos fundamentales de las personas penden de un hilo. No queda más remedio de acudir a la Corte Suprema antes de tomar otras drásticas soluciones. La Iglesia no busca imponer sus creencias religiosas a otros, simplemente pide al gobierno que no les impongan su ideología, completamente opuesta a la enseñanza y práctica religiosa.

Incluso empresas privadas que tienen un amplio sentido religioso, han interpuesto demandas al Gobierno de Obama, alegando que las leyes promulgadas son inconstitucionales pues atentan contra la libertad de las empresas y las creencias religiosas de sus legítimos propietarios. El incumplimiento de estas leyes anti religiosas, supone multas exageradas que harían que las empresas tendrían que ir a la quiebra. Así el Gobierno se las quietan de encima y se callan las protestas y las demandas judiciales, lo que les permitiría seguir fustigando a la Iglesia.

¿Sera posible que estas 43 organizaciones católicas, más otras protestantes, judías e islámicas estén equivocadas y Obama tenga la razón para torcer el brazo a la religión? No cumplir esa ley sobre el aborto y los anticonceptivos supone ir a la cárcel por no pagar las enormes multas que genera, e incluso aboca a las organizaciones religiosas a declararse en quiebra y a suspender todos los demás servicios humanitarios que prestan precisamente a los más necesitados.

Este gobierno con su arbitraria imposición de obligar a las asociaciones religiosas católicas, protestantes, judías y musulmanas a que compren pólizas de seguros para que dispensen anticonceptivos y abortivos a sus empleados, ha conseguido unir a la mayoría de las religiones, aunque todavía no haya obligado a las Iglesias a renunciar al rechazo al aborto, la promoción de la píldora del día siguiente, la ideología de género y muchos otros tópicos que contradicen sus enseñanzas. Ha habido una gran reacción de unidad para manifestarse unánimemente en contra de esa ley arbitraria que violar incluso la conciencia de las personas. Luchando hombro con hombro están muchas empresas y personas particulares a las que la ley también obliga a ir en contra de sus principios religiosos.  

Esta ley de Obama, arbitrariamente considera al embarazo como una enfermedad y parte de ese presupuesto para dispensar abortos y métodos anticonceptivos pagados por los empresarios a través de sus pólizas de seguros de sus empleados. La obesidad también es una enfermedad y no pagan para que las personas vayan al gimnasio, ni para que coman más saludablemente. Es el doble discurso político y social. Desgraciadamente ya hay demasiadas organizaciones americanas repartidas por todo el mundo que con el dinero de los impuestos de los ciudadanos americanos se dedican a promover, entre otras cosas los abortos y la anticoncepción. 

El gobierno de Obama se equivocó pensando que pocas personas y organizaciones se alinearían con la doctrina de las Iglesias para defender sus derechos, principalmente los relacionados con el derecho de las Iglesias a ser coherente con su propia doctrina.

Estas leyes injustas atañen a todos los ciudadanos, sean republicanos o demócratas, de izquierdas o de derechas, ricos o pobres, etc. Están representadas en las consecuencias sociales y los fundamentos ideológicos de las políticas anti-vida, anti-familia y anti-religión del presidente Barack Obama y de algunos congresistas y senadores.  Lo que ocurre actualmente en USA, después pasará en otros países. Sucede no tanto por la actividad del mal, si no por la pasividad del bien. Por ejemplo: El matrimonio es lo que une a un hombre y a una mujer, y tiene la fuerza y la verdad suficiente como para haber atravesado las culturas y los siglos. Mucho más que las leyes circunstanciales o pasajeras de cualquier Gobierno.

23 Conceptos que demuestran la hostilidad hacia la religión de estas leyes injustas, nacionales, estatales y locales, aduciendo que según la Constitución “violan la separación entre la Iglesia y el Estado”.  

1.      Cambiar el significado de lo que es libertad religiosa, alegando que esa descalificación para recibir contratos del Gobierno  es requerida por la Primera Enmienda a la Constitución Americana ya que el gobierno, de cierta forma, viola la libertad religiosa de las personas que anhelan la libertad auténtica, cuando permite que las organizaciones religiosas tengan contratos consistentes con sus creencias sobre anticonceptivos y abortos.

2.      Cancelar los contratos entre el Gobierno y las organizaciones religiosas dedicadas a ayudar con servicios humanitarios católicos a las victimas del tráfico humano. Debido a que no pueden cumplir con la ley que obliga a estas organizaciones religiosas a tener que ofrecer servicios propios o ajenos de anticoncepción y de abortos, lo cual viola las enseñanzas católicas y les hace perder su libertad y e identidad religiosa.

3.      El ataque a la oración al inicio de las asambleas legislativas estatales, a pesar de que el mismo Congreso se abre con una oración desde la fundación de los Estados Unidos.

4.      Hacer ilegal que un sacerdote católico bautice, escuche la confesión, administre la unción de los enfermos, o predique la palabra de Dios a un inmigrante indocumentado.

5.      Impedir discriminatoriamente a los creyentes de congregaciones religiosas, que puedan alquilar escuelas públicas los fines de semana para llevar a cabo allí servicios religiosos. Sin embargo, los grupos sin connotaciones religiosas pueden alquilar las mismas escuelas para una gran diversidad de usos. 

6.      Impedir los nombramientos de consejeros en las escuelas públicas, mientras tengan hijos en una escuela privada religiosa. 

7.      Inmiscuirse hostilmente en la vida interna de las comunidades religiosas, atentando contra la libertad religiosa de los ciudadanos.

8.      La exigencia a todos los seminarios religiosos de la previa una aprobación estatal de su plan de estudios, de los directivos y del profesorado.

9.      La exigencia de quietar la palabra “Jesús” en los ejercicios escolares.

10.   La pretensión de eliminar cualquier símbolo religioso que esté fuera de los templos.

11.   La prohibición a los profesores, padres y alumnos de hablar sobre su Fe en los centros de enseñanza publica.

12.   La prohibición a los religiosos a que animen a los inmigrantes indocumentados a que asistan a los actos religiosos, a transportarlos hasta la iglesia, incluso cuando no pueden conducir debido a que no tienen documentos legales para hacerlo.

13.   La prohibición de bendecir la mesa en los establecimientos públicos, como escuelas, asilos, etc.

14.   La prohibición de pronunciar cualquier palabra con referencia religiosa en los discursos de graduación de los centros de enseñanza pública.

15.   La prohibición en las escuelas de las felicitaciones de Navidad con contenido religioso.

16.   La supresión de cruces e inscripciones de los Diez Mandamientos en monumentos y tribunales.

17.   Negar en algunas universidades públicas la categoría de organización estudiantil a determinados grupos Católicos, si estas organizaciones requieren que sus directores sean y que se abstuvieran de tener relaciones sexuales fuera del matrimonio.

18.   Prohibir a los religiosos a que exhorten a los inmigrantes indocumentados a que asistan a reuniones de grupos de adultos para que estudien las Sagradas Escrituras, a clases de religión o de catecismo, a las reuniones de Alcohólicos Anónimos o que asistan a otras reuniones de grupos de rehabilitación en las iglesias.

19.   Prohibir a los sacerdotes, pastores, rabinos o imanes aconsejar a los inmigrantes indocumentados en momentos de dificultad o en preparación para el matrimonio.

20.   Prohibir en Navidad la instalación de Belenes en lugares públicos.

21.   Prohibir que organizaciones religiosas dedicadas al cuidado tutelar y de adopción de niños, puedan ofrecer servicios de adopción y de cuidado tutelar. Revocándoles los permisos, rescindiendo sus licencias, cancelándoles sus contratos gubernamentales, o ambas cosas, porque se han negado a entregar a niños en hogares con parejas del mismo sexo, o con parejas de ambos sexos pero que cohabitan juntos sin haberse casado.

22.   Suprimir la ancestral costumbre de oraciones y referencias a Dios en funerales de veteranos de guerra y cementerios nacionales, incluso cuando hay deseo familiar de que se haga, ya que esto era ampliamente aceptado como símbolo del sacrificio realizado por su patria.

23.   Torcer el brazo a las religiones con una persecución fanática y frenética, al decir a las iglesias y sinagogas a qué sacerdotes, pastores y rabinos podían contratar o despedir. Aunque después de acudir hasta el Tribunal Supremo, éste estableció la “excepción del ministerio.

7 Aspectos de las leyes injustas, que van en contra de la ley natural y del sentido religioso de las personas, por muy aprobadas que estén por los Congresos, Senados, Cortes Supremas de Justicia y los Padres de la Patria:

1.      El derecho de las parejas de lesbianas a que se les reconozca la paternidad de los niños procreados mediante procesos asistidos.

2.      La adopción de niños por parte de los homosexuales.

3.      La despenalización del crimen del aborto.

4.      La preocupante tendencia a reducir la libertad de religión a una simple libertad de culto, sin garantías de respeto de la libertad de conciencia.

5.      Las bodas entre los homosexuales. En algunos países ya han presentado proyectos de leyes para que puedan ser el equivalente a matrimonio a los grupos de tres o cuatro personas, lo que conduce directamente a la práctica legal del incesto.

6.      Negar el derecho de objeción de conciencia de los individuos y de las instituciones católicas, en lo que respecta a la cooperación en prácticas intrínsecamente malas.

7.      Pretender definir cuáles instituciones religiosas son “suficientemente religiosas” como para ser acreedoras de la protección de su libertad religiosa, pretendiendo excluir sus hospitales, colegios, universidades, seminarios, organizaciones no lucrativas, etc.

La Iglesia se siente perseguida, vilipendiada y criticada por los ataques que desde el mismo gobierno o a través de los medios de comunicación, se ceban en los defectos que tiene la Iglesia, probados o no, como es el abuso sexual de menores.

El querer cobrar discriminadamente los impuestos sobre las propiedades que tiene la Iglesia, olvidándose que tampoco se lo cobran a otras instituciones publicas exentas por la ley. Sin tener en cuenta los enormes beneficios económicos y sociales que la Iglesia aporta a la sociedad.

Es totalmente necesario que los seglares católicos tengan un gran sentido de compromiso y que sean fuertemente críticos ante la cultura atea o agnóstica que intenta dominarles, incluyendo que tienen que ser muy valientes para defender a la Iglesia cuando esta participa en el debate público sobre las cuestiones que plantean las graves leyes injustas y el derecho a no acatarlas. Es una disputa teológica y legal, con verdaderas consecuencias a nivel personal, local y mundial.

El gobierno del presidente Obama pretende que las personas e instituciones religiosas sean forzadas por esa ley injusta a proveer cobertura de abortos, anticonceptivos o esterilización, como servicio preventivo de salud, aun cuando estas prácticas violen las creencias de las organizaciones religiosas. No es una simple discusión sobre si el Gobierno debe o no debe prohibir o autorizar esas prácticas, es un ataque frontal contra los principios de la Iglesia.

El Gobierno del Presidente Obama pretende modificar la estructura y el gobierno de las Iglesias al proponer leyes para forzar a las Iglesias a ser restructuradas de acuerdo a un modelo congregacional -evocando una controversia del siglo diecinueve sobre administración parroquial laical,- e insinuando las pretensiones del gobierno federal para en el futuro, poder definir para la Iglesia lo que es un “ministro religioso” y un “empleador religioso”.

El Gobierno del Presidente Obama no trata sólo de imponer la cultura de la muerte y cercenar la libertad religiosa forzando a personas e instituciones a actuar contra sus principios. Trata, ante todo, de redefinir el papel y la misión de la Iglesia y sus instituciones que trabajan para el bien común, como hospitales, escuelas u organizaciones de caridad. Lo que trata es “confinar a la Iglesia en la sacristía” con una definición restrictiva que anule apostolado entero de la Iglesia.

Libertad religiosa es más que libertad de culto, es la condición esencial de una sociedad libre y democrática. Se trata de poder contribuir al bien común de todos los norteamericanos, ya que la conciencia es la más sagrada de todas las propiedades. La Religión de cada uno de los hombres debe ser dejada a su creencia y conciencia. Es su derecho a hacer el uso de la religión como ésta se lo dicte.

El Gobierno del presidente Obama, tiene la responsabilidad de proteger y fomentar la defensa y la promoción de la dignidad de la persona humana desde la concepción hasta la muerte. Esta responsabilidad concierne, de forma particular, a todos los que desempeñan un papel público. Tienen que ser capaces, sin excusas ni pretextos, de transmitir a las futuras generaciones las razones de vida y de esperanza, en todas las posibilidades de bien que sean capaces.

La política no es una actividad sencilla y conlleva muchos problemas difíciles de resolver. Pero el principal problema con que se encuentra el político con un buen fondo religioso, es la total ausencia de referencias compartidas a la hora de buscar el bien común. Bien común que no tiene por qué ser el bien de todos y de cada uno de los que conformamos la sociedad. Es imposible hablar del bien común sin pasar por los incontables privilegios particulares, que no pueden ser puestos en duda, pero tampoco puede ser una máquina de creación de privilegios, disfrazados de derechos para aplacar la tiranía de las minorías.

El Gobierno del presidente Obama quiere conseguir logros populares a corto plazo, que no son más que males disfrazados de oportunidades aparentes y superficiales fáciles de conseguir. Dentro de sus responsabilidades prefieren no tener problemas y contentar a determinados segmentos de la sociedad, sin importarle dejar para el futuro las consecuencias. Hoy en día estamos padeciendo las secuelas de las malas decisiones populares que se tomaron anteriormente, pero que tanto gustaban a determinados públicos. Todas las personas con sentimientos y prácticas religiosas tienen que estar muy alertas ante las decisiones gubernamentales que quieren hacer desaparecer la Religión.

16 Conexiones a artículos, declaraciones y entrevistas que corroboran y mejoran lo comentado en el artículo:

  1. Oración para neutralizar la tiranía de Obama. Conferencia Episcopal Norteamericana.
  2. Declaración sobre la libertad religiosa 1 de Abril de 2012 http://www.noticiasglobales.org/documentoDetalle.asp?Id=1571
  3. Carta a los Obispos de Estados Unidos 22 de febrero de 2012 http://www.noticiasglobales.org/documentoDetalle.asp?Id=1564
  4. BENEDICTO XVI: Discurso a obispos de Estados Unidos en visita “ad limina”, 19-01-12
  5. El Cardenal Burke asegura que acatar el plan de Obama sobre los seguros médicos es cooperar con el pecado
  6. Ante la ofensiva de Obama, implanta en cada misa dominical la oración a San Miguel
  7. Ya son 135 los obispos católicos «sublevados». Judíos, evangélicos, baptistas y pentecostales se suman a la resistencia católica contra Obama
  8. Los católicos estarán preparados para ir a la cárcel por defender la libertad religiosa en EEUU
  9. USA-OBAMA: Gravísima acusación de los obispos
  10. USA-OBAMA: Tiempos difíciles para la libertad religiosa
  11. USA: Preocupa el futuro de la libertad religiosa
  12. REINO UNIDO-USA: Católicos marginados de la sociedad
  13. USA-OBAMA: Otro paso hacia la persecución de los cristianos
  14. OBAMA impone la subversión del orden natural (II)
  15. USA: Obama ¿pretende profundizar la división de la iglesia?
  16. La persecución anunciada

 

Si tiene algún comentario, por favor escriba a francisco@micumbre.com

Si quiere leer otros artículos complementarios, visite www.micumbre.com Desde elIndice podrá encontrar todos los artículos, por orden de publicación y utilizando el buscador, localizarlos según los temas deseados.

Si tiene algún familiar o amigo al que cree que le puede interesar este artículo, por favor renvíeselo. Es posible que se lo agradezca.

Los ancianos, las residencias y las familias

ESCUELA PARA PADRES

Los ancianos, las residencias y las familias.

  • 13 Aspectos que hay que comentar con el médico al aparecer los primeros síntomas
  • 18 Señales indicadoras de la necesidad de ir a una residencia
  • 26  Sentencias sobre las personas mayores
  • 9 Cosas que no le gustará encontrar en algunas residencias para personas mayores

4,720 Palabras. Tiempo de lectura 17:00

Algunos artículos relacionados:

Si es Vd. la Reina de Inglaterra, Rockefeller o Bill Gates, no siga leyendo. Pero si no tiene la familia o el dinero suficiente para que le cuiden bien en su casa, debe leer este artículo.

Primero es la jubilación y posteriormente el retiro. Que éste va a llegar, va a llegar, y ojalá llegue, pues no todos tienen esa suerte. Suele llegar a pasos agigantados, pero antes hay que intentar elegir un sitio, para poder retirarse durante los últimos años de vida.

¡Por favor, no me llevéis a un asilo! Ese es el grito desgarrado, de muchas personas mayores, que tienen grabado en su memoria, el concepto de los asilos. Ahora los asilos han cambiado muchísimo, pero algunas aterradoras imágenes, todavía perduran en las personas mayores.

Algunas personas mayores, sin ningún motivo o por simple cabezonada, soportada con su ignorancia, se pasan la vejez diciendo que nos les saquen de su casa, para llevares a ningún  tipo de residencia, aunque llegue el momento que, por su bien, no quede más remedio que internarlos, por los motivos que sean. El choque que se produce es tremendo, pues para ellos es tener que aceptar lo inaceptable, por no haberse preparado con anterioridad, a un hecho que previsiblemente tiene que llegar. De ahí la importancia de estar bien informado, de los distintos tipos de residencia a los que ellos, en sus diferentes etapas de la vejez puedan ir, de las ventajas e inconvenientes de ir o no ir a la residencia y de los beneficios de “vacunarse” poco a poco, conociendo la realidad, de la situación que seguramente llegará a cada, persona en su vejez.

La convivencia y la amistad, son las dos grandes medicinas que curan la soledad y la depresión, producida por la falta de contactos personales. Aunque la amistad se hace de confidencias y se deshace con indiscreciones. Estos medicamentos, que ayudan a tener la salud mental mejor, pueden encontrase en las residencias, pues están representados en posibles amistades, incluso tardías. Allí encontrarán otras personas, con las mismas características y necesidades de comunicación y convivencia. Por el contrario, son muy altas las posibilidades de ataques depresivos, cuando las personas mayores, están solas en las casas, abandonados por la familia y los amigos.

Las personas mayores, antes de que sea tarde, tienen que estar muy bien informadas, de cómo son ahora los diferentes estilos de residencias para ancianos y las ventajas e inconvenientes, que tienen en función de sus características y de las de cada uno de los ancianos y sus condiciones económicas, físicas y mentales. Hay que hacerles ver que “No pueden ser ni ingenuos optimistas, ni sombríos pesimistas”. Tienen que estar muy bien informados, de su situación real y de los beneficios e inconvenientes, que tienen la estancia en las residencias para ancianos. “La ignorancia no tiene oídos, por mucho que le hablen”.

Es casi seguro que nuestros últimos días, los pasaremos en una residencia, los dos cónyuges juntos o cada uno en épocas diferentes. Hay quienes se niegan a aceptar, que voluntaria o involuntariamente, terminarán en una residencia, sea esta gratuita o pagando. Pero hoy en día, es casi imposible terminar los días fuera de un hospital o de una de los diferentes tipos de residencias existentes. La elección o aceptación, va a depender de las políticas sociales de cada país, o de la situación económica y familiar de los interesados.

Es cierto que los arboles viejos, son muy difíciles de trasplantar, pero las personas tenemos un gran poder de adaptación, si estamos bien preparados, para las nuevas etapas que la vida nos va a ir dando.

Millones de ancianos viven solos, sin ninguna ayuda familiar, ni amistosa, sin visitas y con muchas deficiencias. Unos porque enviudaron, otros se divorciaron, otros perdieron el contacto y la relación con sus hijos, a los que les instaron a que se marcharan de la casa familiar, cuando cumplieron los 18 años, pues empezaban a ser una carga económica o de responsabilidad, o para que se fueran acostumbrando a vivir por su cuenta. Pero los ancianos en su final, casi siempre están solos.

Indiscutiblemente, es mucho mejor pasar los últimos días de la vida, en la propia casa y bien atendidos física, emocional, sanitaria y espiritualmente por el cónyuge, por los hijos o parientes que se hagan cargo de todas las necesidades. Viviendo donde siempre han vivido, pudiendo salir a pasear, por los sitios que les apetece y hacer una vida, socialmente apetecible y alternando con sus amigos de siempre. Esto suele ser una utopía, que casi nunca se cumple, y mucho menos en las sociedades modernas. Algunas personas tienen una cierta propensión a “Confundir los deseos con la realidades”, hasta que se dan cuenta del mundo real en el que viven.

La vejez, tercera edad, jubilación, juventud acumulada, retiro o como cada uno lo quiera llamar, es un momento de cambios físicos, mentales, intelectuales, emocionales, económicos y sociales, que suelen provocar situaciones muy difíciles. No obstante, es la época, donde las personas más necesitan de una figura de reconocida autoridad personal, siempre que esté acompañada de amor, escucha y comprensión. El cónyuge, los hijos o los familiares, deben respetar la libertad de la persona querida, sin dejar de velar por su bienestar, aunque ella se oponga, por falta de conocimiento o capacidad para discernir.

Los hijos deben dar el primer paso, analizando y evaluando con todo detalle, a ser posible aconsejados y ayudados por las asociaciones o profesionales especializadas, en el cuidado de la calidad de vida, de las personas mayores. Con los informes recibidos, deberán informar al médico de cabecera, de los síntomas o conceptos que ven en el comportamiento de sus padres mayores y de su situación y forma de vida, presente y futura, para que él proceda a sugerir las recomendaciones médicas convenientes.

Los hijos deben rebuscar entre los problemas reales y ficticios, de los padres ancianos, aunque estén disfrazados por ellos mismos, para que no se noten. Esto es una lucha de inteligencia a inteligencia, de poder a poder, para ver quien oculta y quien descubre los verdaderos problemas.

Los hijos deben estar muy pendientes, de los primeros síntomas de vejez que les vayan ocurriendo a sus padres, para poder encontrar y poner en práctica los remedios, que les ayuden a eliminar o disminuir esas deficiencias. Los padres llegan a tener muchas veces, carencias de salud, de alimentación, económicas, de compañía familiar, de soledad, de desplazamientos, de relaciones humanas, de relaciones con las oficinas de la sociedad (Impuestos, bancos, servicios públicos, teléfonos, agua, etc.). También impedimentos de vista, oído, habla, movimientos, etc. Esas carencias, se van incrementando, a medida que va aumentando la edad.

El ser hijos responsables de los padres, no se demuestra solamente ayudándoles a prevenir o solventar sus problemas, muchas veces es necesario, ser sus maestros o tutores tardíos, sobre todo cuando llegan a una edad o a unas condiciones físicas, que tienen que ser cuidados, quieran o no, incluso para evitar males mayores o irreversibles. Los padres no deberían tener que esperar a recibir la ayuda, cuando ya no tienen fuerzas para sobrevivir con normalidad. Entonces no quedará mas remedio que ayudarles, por voluntad propia o encargarlo a terceras personas o llevarlos a las residencias, para que los atiendan.

En algunas culturas modernas, desde el momento que los hijos cumplen 18 años, les sugieren, les obligan o simplemente, se marchan de casa para vivir su vida. Esto a la larga, origina que algunos hijos se olviden, ignoren o arrinconen a sus padres ancianos, pues se convierten en estorbos. Esta actitud está siendo trasladada, de generación en generación. En cuanto los padres, ya no son fuente de suministro económico, pasan a ser fuente de problemas. Entonces ya no pueden pretender, que esos hijos se ocupen de ellos, pues se acostumbraron a vivir sin lazos de unión familiar. Lo normal es que, queden abandonados a su propia suerte o que tengan que llevarlos a una residencia, a que les atiendan hasta los últimos días de su vida.

13 Aspectos que hay que comentar con el médico, al aparecer los primeros síntomas:

1.      Cuando comiencen a tener síntomas de perder el equilibrio y su casa no reúna las condiciones de seguridad necesarias, para vivir las personas mayores.

2.      Cuando digan respuestas vagas, incongruentes o inconsistentes, ante preguntas concretas.

3.      Cuando empiecen a equivocarse gravemente con las medicinas, o éstas le produzcan efectos secundarios peligrosos o cambios de conducta.

4.      Cuando engañen, mientan, oculten, nieguen o minimicen continuamente, los hechos o verdades palpables que les afectan, con el fin de que no les lleven a la residencia.

5.      Cuando hayan perdido grandes capacidades, en los sentidos de la vista y del oído, y quieran realizar actividades incompatibles con esas carencias.

6.      Cuando interrumpan sin ningún motivo aparente, las conversaciones normales,  cambiando diametralmente los temas.

7.      Cuando manipulen a los hijos, para producirles sentimientos de pena, culpa o miedo, para evitar que les lleven a una residencia.

8.      Cuando no se alimenten adecuadamente o consuman productos prohibidos por el médico, que dañen considerablemente su salud o les hagan retroceder en su curación.

9.      Cuando posterguen el reconocimiento de un problema o situación grave, que va creciendo con el tiempo y aceptarlo, podría suponer la posibilidad de tener que cambiar su rutina o modo de vida.

10.   Cuando se inicien los problemas para atender su aseo e higiene personal, ducharse o bañarse, cortarse las uñas de los pies y manos, afeitarse, vestirse y desnudarse, atarse los cordones de los zapatos, comer correctamente, masticando bien y sin que se le caiga la comida, cortar la carne con cuchillo y tenedor, etc.

11.   Cuando sin motivos aparentes, realicen cambios de hábitos importantes y bien consolidados, como saludar, asistir a los actos religiosos, leer, escribir, conversar, etc.

12.   Cuando tengan un palpable y grave deterioro de salud y en su casa, no pueda estar bien atendido médica, física, ni mentalmente y empiecen a aparecer, signos externos de heridas, hematomas, cicatrices, etc. producido por caídas, golpes contra las paredes, cortes de cuchillos, etc.

13.   Cuando porque no quieren, o porque no pueden, dejen de tomar las medicinas o realizar los ejercicios en las cantidades, calidades y frecuencias recomendadas por el médico.

Hay muchas clases de residencias para personas mayores, clasificadas según  las diferentes situaciones de edad, físicas, mentales, económicas, etc. Hay que acoplarse a la que mejor se pueda y convenga, a la situación de cada persona mayor.

Si es posible, hay que intentar realizar “ensayo y error”. No trasladarse a una residencia para siempre, mejor intentar escoger una, que después se pueda cambiar a otra. Que no se tenga que quedar encadenado para siempre a la misma. Dejar la puerta abierta a las posibilidades, de que cambien las circunstancias personales o las de la residencia. No se debe hacer una apuesta por una residencia, para estar allí todos los años de vida que queden y bajo todas las circunstancias, de las personas mayores.

En algunas residencias, es obligatorio que los residentes tengan que comprar su apartamento o habitación, lo que origina mayores inconvenientes económicos, para el cambio de residencia, en el caso de que las circunstancias iniciales hayan cambiado.

Desgraciadamente, algunos familiares escogen la residencia, en función de lo que más les conviene a ellos, por su cercanía o comodidad y dejan a un lado, las verdaderas necesidades de las personas mayores.

Algunos  hijos intentan persuadir a sus padres, para que no quieran ir a la residencia, argumentándoles que están mejor en su casa, aunque eso no sea cierto. Porque no quieren que los padres gasten de sus propios ahorros o vendan sus propiedades, casa, terrenos, inversiones para pagar la residencia. Cuanto menos gasten, más les quedará a ellos en la herencia. No les importa que la calidad de vida de los últimos años, sea peor, sabiendo a ciencia cierta, que en la residencia les pueden cuidar mejor, que en la soledad de su casa, pero insisten tanto, que al final los padres se lo llegan a creer.

Los padres deben saber y poder elegir, entre intentar ser los más ricos del cementerio o vivir mejor sus últimos días, con una calidad de vida, de acuerdo con el patrimonio que ellos hayan formado con su esfuerzo y la fortaleza, para no haberlo gastarlo inútilmente.

Los jóvenes quieren la independencia a cualquier precio, los mayores quieren y necesitan la dependencia, principalmente, de los seres que les quieren y de las personas que les puedan ayudar.

19 Señales indicadoras de la necesidad de ir a una residencia:

1.      Cuando económicamente, no pueden vivir en su casa y tienen que solicitar ayuda publica, para poder ir a una residencia, o por lo contrario, vivir en condiciones infrahumanas.

2.      Cuando empiezan a creerse que, les roban las cosas los que llegan a su casa, sean familiares, amigos o servicio.

3.      Cuando en el frigorífico haya comida estropeada o alimentos insuficientes, para llevar una dieta acorde con su edad y características y no quiera aceptar, su peligrosa alimentación.

4.      Cuando este aceptando continuamente, bienes o servicios inútiles, o a precios fuera de mercado, de las compañías depredadoras, que se dedican a estafar a los que no tienen la capacidad de enterarse, lo que compran.

5.      Cuando haya tenido accidentes graves automovilísticos, reflejados o no en abolladuras, rasponazos o golpes en el vehículo.

6.      Cuando la familia reciba avisos graves de parientes, vecinos o amigos, relacionados con hechos realizados o actitudes peligrosas, para él o para otros.

7.      Cuando le hayan puesto varias multas de tráfico o conduzca erráticamente.

8.      Cuando legalmente, es declarado incapacitado mental o físicamente por los hijos, parientes o por la justicia.

9.      Cuando no pueda suprimir las graves adicciones a fumar, beber, jugar dinero, etc. que le estén conduciendo, hacia la incapacidad física o mental.

10.   Cuando no puede hablar con nadie del exterior, excepto si tiene a alguien que periódicamente, vaya a ayudarle en sus mínimas necesidades.

11.   Cuando no se puede ayudar al otro cónyuge, a que viva con una mínima calidad de vida.

12.   Cuando obligatoriamente, tiene que mantenerse encerrado en su casa, sin poder salir ni andando, ni en automóvil o transporte publico y por la total soledad e incomunicación verbal, que comienzan a aparecer síntomas de deficiencias mentales.

13.   Cuando se pierde la capacidad de valerse por si mismo, para mantenerse con dignidad en los temas más normales e imprescindibles: Realizar la higiene personal, cortarse las uñas de pies y manos, hacer la comida y comerla, hacer las compras, lavar la ropa, limpiar la casa, asistir a las consultas medicas, hacer el mantenimiento de la casa, administrar las finanzas, no dejarse engañar, etc. En algunos casos, estas capacidades, pueden ser realizadas por otras personas, pero no siempre.

14.   Cuando sea la atracción continúa de los depredadores económicos y esté cayendo en las sutiles redes que les tienden, para que acepte hipotecas, prestamos usureros, etc.

15.   Cuando su vivienda no reúne las condiciones suficientes, relacionadas con la edad y salud física o mental, de las personas mayores, tales como escaleras, temperatura, iluminación, suelos y muebles especiales, etc.

16.   Cuando uno de los cónyuges, debido a sus incapacidades, no puede hacer las tareas que siempre ha hecho o el 50% aproximadamente de las labores de la casa, recados y gestiones y lo que no puede hacer, lo tiene que realizar el otro cónyuge, lo que se convierte en una carga difícil de llevar, incluso, con graves consecuencias físicas y emocionales para los dos.

17.   Cuando uno de los cónyuges, tiene que ayudar al otro en el desarrollo de su vida normal, debido a sus incapacidades, pero no tiene las energías, ni el conocimiento para hacerlo, lo que disminuye la calidad de vida, del más necesitado e incluso puede hacer peligrar su salud.

18.   Cuando tiene o tienen miedo físico, a ser victimas de ladrones o abusadores, debido a la zona y condiciones donde viven.

19.   Cuando ya no tengan la capacidad, por su dificultad cognitiva, ni para tocar el timbre de alarma en el caso de una caída, accidente o enfermedad.

Hay que “vacunarse” contra la ineludible futura estancia en la residencia, para que cuando llegue la hora definitiva, de trasladarse a ellas, no produzca situaciones traumáticas difíciles de superar. La mejor “vacuna” es irse a vivir a algunas de ellas, durante un corto periodo y sopesar las ventajas e inconvenientes de cada una. Hay que conocer la forma de vida en las residencias y su entorno, lo mejor posible. Comprobar si la idea del tipo de vida, que se hace en las residencias, está de acuerdo con la realidad actual. Si se está bien preparado, el ir a una residencia, no tiene que ser un viaje al olvido, puedes ser, el viaje a una nueva vida.

Esa decisión, es la mejor “vacuna” para la situación que se acerca a todas las personas mayores y no es ni discutible, que debe aplicarse voluntariamente cuando se puede y no cuando ya no hay tiempo para hacerlo, y las circunstancias obligan a ponerla a la fuerza y en la dirección, opuesta a la que queremos. Hay que cerciorarse de la realidad, cuando se sabe lo que se quiere y no cuando solamente, hay una intuición relacionada con lo que otros han comentado. Hay que verlo y vivirlo, adelantándose a las circunstancias.

Esta “vacuna” debería ser tomada en dos o tres fases, siempre en relación con las necesidades de cada una de las personas mayores. No es lo mismo tomarla, para la primera frase de la jubilación, en una residencia que ofrezca las posibilidades de una total independencia y movilidad, que tomarla para sumir las vivencias, en otro tipo de residencia, donde no haya tantas posibilidades de independencia y movilidad, o bien cuando ya se está en una tercera fase, que es cuando ya no se puede ni salir a la calle o necesita, de atenciones especializadas. El hecho de tomar la “vacuna” anticipadamente, evita tener que enfrentarse de forma desprevenida, a una situación desconocida y llena de misterios. Es preferible conocer la realidad, por muy cruda que sea, pero a poder, ser antes de que suceda lo irremediable.

Es muy ingenuo pretender terminar los días, en casa de los hijos, pues ellos se deben a sus familias y tienen sus ineludibles obligaciones. Cabe la alternativa de tener un servicio por horas, días, semanas o fijo en la casa.
Según las disponibilidades económicas, físicas, etc. Pero eso no siempre sucede, ya que muy fácilmente, pueda llegar una incapacidad a alguno de los cónyuges, que no pueda valerse por si mismo o que no puedan ayudarse mutuamente y se requiera otro tipo de asistencia, más profesional.

Principalmente en las personas mayores, las incapacidades ligeras o graves, penden de un hilo y puede llegar en cualquier momento. Ignorarlo no aplaza el problema. Mejor es estar bien preparado, para cuando esto ocurra y conocer con anticipación, qué es lo que más gusta y qué es, lo que más disgusta de las residencias. Otra vez se impone hacer como los ingenieros, “ensayo y error”. Es preferible, decidir por adelantado y con pleno conocimiento, a que otros y decidan por nosotros y en contra de nuestras voluntades.

Hay algunas circunstancias adversas en las residencias, que no se deben obviar y que hay que estar “vacunados” contra ellas. Por eso es muy importante, intentar elegir la residencia que más conviene a las características de salud y edad de cada persona, para ir seleccionando las más aconsejables e ir aceptando, el tener que residir allí.

9 Cosas que no le gustará encontrar, en algunas residencias para personas mayores:

1.      Que algunos piensen, crean y digan que los demás les roban las cosas. Este suele ser un problema de olvido de donde dejaron las cosas. Algunas acusaciones de robo, producen consecuencias irreparables de mala convivencia y discusiones violentas.

2.      Que convivan residentes con distintas condiciones físicas y mentales muy diferenciadas. Lo que origina que los que están mejor, se deprimen al ver el deterioro de otros residentes, que tengan capacidades más limitadas.

3.      Que el índice de rotación de residentes, por muerte o salidas a los hospitales sea muy alto, lo que produce mucha depresión. La llegada continua de ambulancias, coches de funeraria y servicios de emergencias, altera la vida serena de la residencia. Estos índices de rotación, se incrementan en función del alto número de residentes y el estado general de ellos. Las habitaciones vacías y vueltas a llenar, así como las ausencias en los sitios acostumbrados, en el comedor o en los salones, suelen ser motivos de comentarios deprimentes.

4.      Que el índice de rotación también se vea reflejado, cuando llegan los automóviles de las funerarias a llevarse los cadáveres. En las residencies casi todos terminan conociéndose, incluso las rutinas de cada uno. Enseguida empiezan a ver las personas que faltan, a la hora de ir al comedor o cuando la habitación, la ocupan con otra persona. Todos los movimientos en las residencias, están supercontrolados por los residentes, lo que aumenta la angustia de saber cuando le tocara a cada uno.

5.      Que la comida diaria no tenga que ser cuestionable continuamente, pues aunque pongan la mejor de las disposiciones, en hacerla atractiva, de tanto repetirla, más otros factores adicionales a ella, enseguida empiezan a no gustarles. Es posible que en ninguna residencia, la comida sea similar a la de la propia casa, pero son las circunstancias las que cambian y no queda más remedio que aceptar lo que hay disponible, en función de las posibilidades económicas, físicas y mentales.

6.      Que los residentes estén muy frustrados con ellos mismos, con sus familiares que les abandonaron hace tiempo y con la sociedad en general, que les confina allí, en los últimos años de su vida. Con independencia de que estén bien atendidos, profesional y médicamente. Esa frustración y mal humor, se refleja en la convivencia y agresividad con los otros residentes. No vale echar la culpa a los hijos, porque no les visitan ni se ocupan de ellas, pues muchas veces, los mismos padres obligaron a los hijos a salirse de la casa, cuando cumplieron los 18 años y solamente, se ven una o dos veces por año, para cumplir una tradición social.

7.      Que los residentes sepan, que entran en una “jaula de oro”, alejada o aislada de la sociedad en general y de las calles peatonales y que el que entra allí, por lo general, ya no sale, excepto al jardín si es que lo tiene, al hospital o a los paseos que sus familiares le quieran llevar. Muchos residentes, que mantienen la capacidad de poder andar con bastón, taca-taca o silla de ruedas, necesitan salir a una calle, donde haya la posibilidad de pasear, alternar o ver a otras personas diferentes. Para ellos estas salidas, son la única “ventana al exterior” de su “jaula de oro”.

8.      Que no sean como parques zoológicos, donde los animales están bien seguros, alimentados y cuidados. Las personas en las residencias, requieren mucho más.

9.      Que tengan cámaras de video de vigilancia las 24 horas, algunas conectadas con las computadoras de los familiares, o que permitan ponerlas privadamente a través de Skype, para que la familia esté o pueda estar, al tanto del trato que recibe el residente.

No es agradable ver a los residentes, haciendo cola una hora antes de la entrada al comedor, para coger su sitio preferido, estar con las personas que ellos quieren, para pasar el rato, pues no tiene donde distraerse. Es muy deprimente ver a los residentes, esperando continuamente en la puerta de la residencia, para ver si llega una visita para ellos. Su continua frustración de soledad, rodeados de otras muchas personas, no les ayuda a mejorar su salud.

No todos los residentes tienen la capacidad de aislarse detrás de unos libros, la computadora o la televisión. En tantas horas al día, hay tiempo para todo, pero la repetición continua, hace que se llegue a aborrecer esos posibles, pero efímeros aislamientos. Para poder disfrutar de estas pequeñas alegrías, tienen que estar bien preparados, con anterioridad, a los días de residencia que les van a llegar.

26  Sentencias sobre las personas mayores:

1.      A cada edad le cae bien una conducta diferente.

2.      A los veinte años reina la  voluntad, a los treinta el espíritu, a los cuarenta el juicio, a los sesenta son muy pocas las cosas, que ya nos parecen disparates.

3.      Ahorra para el retiro, comenzando con tu primer cheque de nómina.

4.      Bienaventurado el que es estudioso en su juventud, porque será sabio en su vejez.

5.      Cuando era joven decía: “ya verás cuando tenga sesenta y cinco años” Me he jubilado y no he visto nada.

6.      Cuando llegues a viejo, haz las paces con tu pasado, para que no te arruine la vejez.

7.      De mis disparates de juventud, lo que me da más pena, no es el haberlos cometido, sino el no poder volver a cometerlos.

8.      Dentro de todos los viejos, siempre hay un niño.

9.      El que no es bello a los veinte, ni fuerte a los treinta, ni rico a los cuarenta, ni sabio a los cincuenta, nunca será ni bello, ni fuerte, ni rico, ni sabio.

10.   El viejo conoce el atajo, el joven corre rápido.

11.   En los ojos del viejo  brilla la luz, en los del joven, arde la llama.

12.   Envejecer es el único medio de vivir mucho tiempo.

13.   Envejecer es pasar de la pasión, a la compasión.

14.   Esto de los años no lo entiendo, aunque es bueno cumplirlos, no lo es tenerlos.

15.   Hay más pieles de cordero que de carnero, porque muere más gente joven, que vieja.

16.   La edad madura, es aquella en la cual se es todavía joven, pero con mucho más esfuerzo.

17.   La experiencia de los viejos, vale tanto como la iniciativa de la juventud.

18.   La vejez no es justa, pero aun así es buena.

19.   Los jóvenes piensan que los viejos son tontos; los viejos saben que los jóvenes lo son.

20.   Los viejos van solos, los adultos en parejas y los jóvenes en grupos.

21.   Llegar a viejo es mejor, que la alternativa de morir joven.

22.   Muchas personas no cumplen los ochenta, porque intentan durante demasiado tiempo, quedarse en los cuarenta.

23.   Nada va más deprisa que los años.

24.   No nos olvidemos que la vida la empezamos y terminamos con pañales.

25.   Que Dios bendiga siempre a nuestros padres, pues a nosotros ya nos bendice con ellos.

26.   Todos deseamos llegar a viejos y todos negamos que hemos llegado.

Tiene que haber un equilibrio, entre lo que gustaría tener y lo que se puede tener, entre los deseos y la realidad. No hay una solución para todos igual, pues cada cual es él y sus circunstancias. Hay que buscar un equilibrio personal, a poder ser aconsejado por la familia, entre lo que se gana y lo que se pierde, al ir o no ir, a una u otra residencia, sin olvidar que debería ser una fase de transición, entre lo que se tiene ahora y lo que con seguridad, pero desconocido, va a llegar.

Si tiene algún comentario, por favor escriba a francisco@micumbre.com

Si quiere leer otros artículos complementarios, visite www.micumbre.com Desde elIndice podrá encontrar todos los artículos, por orden de publicación y utilizando el buscador, localizarlos según los temas deseados.

Si tiene algún familiar o amigo al que cree que le puede interesar este artículo, por favor renvíeselo. Es posible que se lo agradezca.

 

 

 


Anuncios

Libros para Descargar

Bienvenidos

Aquí encontrará respuestas a sus preguntas. Lea este articulo titulado: ESCUELA PARA PADRES. Qué es, para qué sirve y cómo funciona de forma virtual.

Los objetivos de esta escuela virtual son: Educar a los padres para que con su ejemplo y conocimientos de las virtudes y valores humanos puedan educar a sus hijos. Enseñar como educar a los hijos. Que los padres aprendan a vivir un armonioso, fecundo y largo matrimonio. Tender un puente entre la educación familiar y la Fe.

No dudeis en comunicaros conmigo para cualquier comentario. Un saludo, Francisco francisco@micumbre.com

Dale aquí para empezar a recibir nuestros artículos por correo electrónico.

Únete a otros 1.359 seguidores

Subcripciones

RSS Feed / Fuente RSS
Feedburner
By Email / por Email

Por favor elija uno de estos servicios para subscribirse a este blog.

Visite nuestra página en
Facebook y hágase Fan

Mi Cumbre
on Facebook.

Siga nuestros Tweets en Twitter
Follow micumbrecom on Twitter

Visite nuestra página en Catholic.net
 

Categorías

octubre 2019
L M X J V S D
« May    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Ultimos Tweets @micumbrecom

Archivos

Anuncios