Anuncios



30 Preguntas sobre cómo combatir la depresión a través de la medicina, la religión, la familia y los amigos


ESCUELA PARA PADRES

30 Preguntas sobre cómo combatir la depresión a través de la medicina, la religión, la familia y los amigos

  • ¿Conoce algunas de las 35 banderas rojas que avisan de la depresión?
  • Los 10 pasos imprescindibles, previos a la visita médica
  • Los 10 conceptos a realizar, posteriores a la visita médica
  • Los 6 grados de la Escala de Bienestar Religioso
  • Las 12 actitudes religiosas imprescindibles
  • Las 12 conductas religiosas, que los deprimidos deben practicar
  • Los 14 defectos que tiene que eliminar, el depresivo

3,291 Palabras. Tiempo de lectura 11:00

Algunos artículos relacionados:

¿Qué es la depresión?

La depresión como enfermedad, es un término médico, que tiene tantas definiciones como personas deprimidas. Es una enfermedad que los médicos tienen que diagnosticarlas e intentar curarla, con los procedimientos y medicinas que únicamente ellos deben aconsejar. Además los familiares y amigos del enfermo, pueden y deben hacer muchas cosas complementarias, no sustitutivas de lo que digan los médicos, siempre con su aprobación, para ayudar a los enfermos a curarse y a mantenerles alejados, de las causas que la produjeron.

¿Se debe intentar evitar la depresión?

La depresión es sentirse morir despacio. Hay que intentar evitarla, para saber “existir”, para poder reír, cantar,  amar, ver, oír, paladear, tocar, oler, etc.. En resumen, para disfrutar con alegría, de la maravillosa vida y querer vivirla.

¿Por qué se desencadena la depresión?

Suele ser desencadenada o agravada, por sentimientos de rencor y falta de perdón. Incluso al producirse lamentaciones del pasado, deseos de suicidio, actos de cólera, sentimientos profundos de penas, profundas frustraciones, etc.

¿Cuáles son los principales pilares, que soportan el tratamiento y la curación de la depresión?

La medicina, la religión, la familia, los amigos y el entorno del enfermo. El perdón, la oración, la meditación, la paz, la retro inspección, las terapias de grupos religiosos y su influencia en la cura de la depresión, tendrán otro próximo artículo monográfico.

¿Quiénes pueden sufrir depresión?

Todas las personas pueden sufrir depresión. A las personas mayores les suelen faltar fuerza y entereza para enfrentarse ante ella, además, como históricamente han pasado por muchas situaciones, tienen más posibilidades y motivos de tenerla. Los jóvenes tienen mejores defensas para enfrentarlas y energías para poder superarse, pero les falta la experiencia acumulada, para saber salir de las malas situaciones.

¿Quiénes tienen obligación de ayudar a los deprimidos?

Es obligación de los más jóvenes, ayudarles a salir de su situación depresiva. Tienen que poner énfasis, en los valores humanos que mantienen y transmiten las personas mayores, el servicio que hacen a las familias y a la sociedad, incluyendo la alegría que tienen que tener, por haber llegado donde han llegado, cuando muchos ya se han quedado en el camino. Si han sido elegidos por Dios para llegar a esas edades, no pueden devolver ese favor, estando voluntariamente deprimidos tristes y apesadumbrados.

¿Cómo pueden ayudar los familiares y amigos a los deprimidos?

Es muy necesario, profundizar en el aspecto de la práctica religiosa y en la ayuda, que le puedan prestar los familiares y amigos. Pero nunca deben olvidar, la necesidad de que para mejorar sus síntomas y prevenir complicaciones, informarse en profundidad acerca de la depresión, visitar al médico y atender sus recomendaciones sobre los ejercicios físicos y mentales, la alimentación y consumos convenientes e inconvenientes, las sesiones y los tratamientos psicológicos o psiquiátricos, las medicinas recetadas, el sueño reparador, etc.

¿Conoce algunas de las 35 banderas rojas, que avisan de la depresión?

Abandono físico, alteraciones de la memoria, ancestros depresivos, angustia, ansiedad, ausencia de autoestima, autoestima baja, cambios constantes de humor, crisis persistentes, transitorias o continuas, demencia senil, desconsuelo, desesperación injustificada, disminución de la energía, estado de ánimo exaltado, extrema tristeza, falta de interés, insatisfacción generalizada, inseguridad, insomnio, irascibilidad, irresponsabilidad, irritabilidad, llanto fácil e infundado, melancolía, nostalgia, obsesiones compulsivas, pena continua, pérdida de apetito, personalidad bipolar, retraimiento, sentido de culpabilidad, sentirse marginado, síntomas psicosomáticos, soledad, vacío existencial, etc.

Los 10 pasos imprescindibles, previos a la visita médica

1.      Analizar cuáles son las principales situaciones y conceptos, que más influyen en la manifestación de la depresión: (Qué, cuándo, cómo, dónde, quién, porqué, personas, sitios, noticias, situación religiosa, situación familiar, situación sentimental, situación económica etc.)

2.      Apoyar al deprimido, para que voluntariamente vaya al médico, con toda la información reunida, y así el médico dictamine el grado de depresión, sus características principales y las posibles soluciones.

3.      Ayudar al deprimido, a que exprese muy sincera y claramente, los sentimientos que tiene, cuando se está acercando su estado o crisis de depresión y cuando ya se encuentra deprimido.

4.      Buscar entre los ancestros y familiares colaterales, si hay antecedentes de depresión o conductas antisociales, para ver si ha seguido produciéndose, un modelo de herencia familiar.

5.      Concretar cómo reacciona, se manifiesta y actitudes que realiza, cuando se siente deprimido: Silencios, ausencias mentales, aislarse, abstraerse, esquivar o disminuir sus relaciones familiares y amistosas, ausentarse de las prácticas religiosas, abandonarse físicamente, falta de apetito, dormir exageradamente, salir de la casa sin rumbo fijo, comer y beber en exceso, usar drogas, ponerse violento, etc.

6.      Considerar los cambios producidos, paulatina o bruscamente, en la persona. Aspecto mucho más importante que estudiar una imagen estática, producida en el momento concreto actual, de la vida del depresivo.

7.      Explorar y determinar por todos los lados, hasta encontrar, conocer y analizar con exactitud, todos los motivos internos o externos que la originan, la provocan, la precipitan, la mantienen y la incrementan.

8.      Investigar los procesos y patrones, por los que han llegado a la depresión, para poder examinarlos, comprenderlos y evitar que vuelvan a ocurrir.

9.      Motivar mediante mucho cariño y consideración, a la persona supuestamente deprimida, para que intente poner su máximo esfuerzo posible, en querer curarse y salir de la enfermedad que le aprisiona y no le deja disfrutar de la vida. Un gesto o palabra de amistad, comprensión o aceptación, puede ser tan bueno, como cualquier medicina o tratamiento.

10.   Ordenar todos los datos anteriores y llevarlos al médico, para que haga el diagnóstico correspondiente y exprese sus recomendaciones.

Los 10 conceptos a realizar, posteriores a la vista al médico:

1.      Alentar al deprimido, principalmente en las ocasiones donde se sienta más deprimido: En las fiestas o aniversarios, si no están sus seres más queridos, los atardeceres o las noches, los días grises o lluviosos, cuando hay malas noticias, cuando está o se siente solo, en las visitas a los sitios que le traen recuerdos contradictorios, los encuentros con determinadas personas, al enfrentarse a situaciones económicas o sentimentales, en las enfermedades, incluso en las que sean pequeñas etc.

2.      Aprender a determinar, los signos tempranos de depresión y saber, cómo reaccionar ante ellos.

3.      Ayudarle a aceptar, para que no se sienta deprimido, todo lo bueno y lo malo, que se tiene de la vida, sabiendo que nada de lo que le aporten, podría hacerle más feliz, ya que tiene que provenir de él mismo. En la lágrima más pequeña, cabe el sentimiento más grande.

4.      Diseñar un proyecto de vida, que sirva para ayudarle a crear su propio propósito de existencia, con energía, espíritu y vigor, buscándole un sentido a su conducta, para conseguir mejorar su estado de ánimo.

5.      Establecer un equipo, formado por el otro cónyuge, los hijos, hermanos, familiares, etc., incluyendo a sus mejores amigos y los de la familia. Este equipo, tiene que estar muy bien organizado, ordenado, documentado, sin grandes discrepancias y que todos, individual o colectivamente, estén dispuestos a ayudar al depresivo, a que pueda seguir los consejos médicos y las prácticas religiosas y sociales, que le recomienden.

6.      Exponer la situación de depresión, a un  experto sacerdote, pastor, rabino o imán, según la religión que practique, para que haga sus recomendaciones, empleando la religión como terapia curativa, que sea totalmente compaginable con las recomendaciones médicas.

7.      Poner énfasis al deprimido, en que la espiritualidad debe ir acompañada de oración, meditación, paz, perdón, retro inspección, terapias de grupos religiosos, hablar de sus sentimientos con personas de confianza, practicar las virtudes y valores humanos, etc.

8.      Proponer una serie regular de ejercicios físicos, paseos, gimnasia, etc., con la previa autorización médica.

9.      Rodearse de personas cariñosas y positivas, buscar actividades agradables, realizar los ejercicios y estilo de vida recomendado por el médico, aprender buenos hábitos de sueño y alimentación, etc.

10.   Tomar los medicamentos y la alimentación correctamente, y hablar de los efectos secundarios con el médico.

¿Qué hacer con las cosas que provocan la depresión?

Hay temas que nunca salen a luz del sol, pero que están ahí, corroyendo la mente y el cuerpo de las personas deprimidas. Incluso no permiten que otros hablen de ellos, aunque los conozcan. Mucho menos los deprimidos, pues nunca los suelen sacar a colación. Suelen ser cosas que siempre intentan borrarlas de la mente, para que no les depriman, pero están ahí y no hacen nada por quietárselas de encima, aunque les haga sufrir, generarles angustias y envenenamiento de su cuerpo y de su mente.

¿Es conveniente hablar de las cosas que deprimen?

Muchas veces es demasiado grande, el esfuerzo que supone el llevar encima callados, algunos temas depresivos. El hecho de no hablarlos con otros, agota a cualquier persona depresiva y casi siempre, suele generar resentimientos e insatisfacciones, ambas muy peligrosas y contraproducentes, para intentar salir de la depresión.

¿Qué daños adicionales producen los problemas no comunicados?

Los deprimidos no se dan cuenta, de que los problemas que intentan esquivar y no son comunicados a otros, vas creciendo día a día, silenciosamente. Algunas veces incluso transforman su apariencia o entran en otros aspectos de la vida, provocando indeseables efectos colaterales, como: La indiferencia, la desgana, la frustración, el maltrato verbal, la poca paciencia, la sensación de no querer estar donde uno está o con quien se está, el deseo de aislamiento, el sentimiento de suicidio, etc.

¿Es indispensable comunicar los problemas?

Sí, además es imprescindible para poder curarse, exponer el tema que cada uno cree que le produce la depresión, decir lo que se piensa y siente, que aunque sea difícil expresarlo, hace sentirse mucho más aliviado, relajado y tranquilizado. Hay que saber, a quién se lo cuenta, y por qué se lo cuenta.

¿Hay deprimidos difíciles de dejarse curar?

Cuando el deprimido no se entera, o no quiere enterarse de que está deprimido y acepta su situación como normal, ignora que su depresión va ganando tamaño y profundidad, y cada vez es más dificil curarla. Eso suele suceder, cuando se sumerge en sus sentimientos y no quiere oír, lo que le dicen los médicos, familiares o amigos, sobre su depresión y la necesidad, por el bien de él y de los que le rodean, de que se ponga a buscar soluciones, o que se deje ayudar para curarse.

¿Son responsables los deprimidos de no dejarse curar?

Los deprimidos suelen tener anulada la capacidad de razonar, sobre los métodos de cura recomendados. Esto origina una de las peores circunstancias, por lo que suele estar muy cercana de la irresponsabilidad personal del deprimido, cuando se aferrar a su decisión, de no querer buscar cómo curarla, posponiéndola o ignorándola.

¿Pueden los hijos intratables deprimir a los padres?

Los padres deprimidos, producen hijos con conductas antisociales. No solo por cuestiones genéticas, sino porque no han buscado ayuda, para solucionar los problemas de conducta de ellos y de sus hijos, en la convivencia diaria, para intentar reducir las probabilidades, de que sus hijos desarrollen trastornos, conductas y comportamientos insociables e intolerables, como son los robos, las mentiras, las peleas, las conductas de enfrentamiento, los vandalismos y las continuas violaciones de las normas sociales o de los derechos básicos de las personas. También esa clase de hijos, desgraciadamente llegan a deprimir a sus padres.

¿Cuándo hay que comunicar al médico, los primeros síntomas de depresión?

Los padres si quieren educar bien a sus hijos, tienen que estar muy equilibrados mental y físicamente. Cualquier síntoma que tengan de depresión, el otro cónyuge, deberá comunicárselo inmediatamente al médico, para empezar cuanto antes el tratamiento de cura, y así evitar que la depresión de los padres, influya en la educación de los hijos.

¿Las actividades curativas religiosas, pueden realizarlas personas no religiosas?

La religión tiene un papel muy importante, en el éxito de los métodos médicos, familiares y sociales, empleados para curar la depresión. Incluso muchas de las actividades curativas, a través de la religión, pueden realizarlas las personas que se consideren ateas, agnósticas o alejadas de cualquier práctica religiosa, siempre que quieran, honradamente, lo mejor para el depresivo.

¿La religión ayuda a mejorar los métodos de cura en los depresivos?

Las creencias religiosas y la Fe en Dios, de las personas depresivas, ayudan a mejorar las respuestas a los síntomas, a los tratamientos médicos y a las medicinas, contra la depresión clínica, mucho más rápida y eficazmente, que los no creyentes.

Conoce los 6 grados de la Escala de Bienestar Religioso:

Son indispensables, para evaluar la intensidad, la severidad y la profundidad de la depresión, de forma que refleje, los sentimientos de desesperanza y satisfacción espiritual, para así poder tener los adecuados tratamientos, que mejoren la enfermedad y aumenten su calidad de vida, principalmente en las personas mayores.

1.      Grado de aceptación del perdón y abandono del rencor, a través de un profundo examen de conciencia, un fuerte arrepentimiento y sincero propósito de la enmienda.

2.      Grado de autocontrol educado por la religión: Permite conseguir objetivos importantes, debido a que las personas con prácticas religiosas, tienen mayor capacidad de autocontrol, que las no religiosas y regulan de manera más eficiente, sus actitudes y emociones.

3.      Grado de autorregulación del comportamiento, soportado en la religión: A través de la oración, la meditación y los rituales religiosos, se ayuda a preparar a los depresivos, con modelos de comportamiento mucho más claros y de mejores resultados.

4.      Grado de creencia en Dios: Entendiendo que es un Ser Supremo y compasivo, que está atento a las necesidades presentes y futuras de los humanos, y que siempre puede ayudar, en la motivación para conseguir la mejora física e intelectual.

5.      Grado de esperanza soportado en la religión: Es la respuesta previsible en la superación de la enfermedad, realizable con los resultados de la medicación y de los tratamientos.

6.      Grado de relación con las devociones: Cuanto más intensas sean, más y mejores rendimientos y durante más tiempo, obtendrán mayor felicidad y mejor nivel de calidad de vida.

¿Conoce las 12 actitudes religiosas imprescindibles?

La religión es la mejor actividad que podemos realizar todos, especialmente a depresivos, para conseguir ser, un instrumento de la Paz de Dios, sustituir el odio por el amor, devolver las ofensas con perdón, fomentar la unión de las personas en vez de la discordia, solventar las dudas a través de la Fe, deshacer los errores con la verdad, sustituir la desesperación y la tristeza con la alegría, dar luz donde haya tinieblas, consolar a otros en vez de desear ser consolado, comprender a otros, aunque no sea comprendido, poner amor donde haya odio, dar en vez de recibir, perdonar y ser perdonado.

¿Cuáles son las razones asociadas, al aumento de la depresión en la vejez?

La vejez suele estar asociada, con un aumento de la depresión, debido entre otras causas, a que produce un gran declive emocional en los ancianos, el cual suele producirse por varias razones: El desgaste físico, las enfermedades acumuladas, las situaciones familiares como los divorcios, propio o ajenos, la viudedad, las muertes de familiares o de personas cercanas, los fuertes cambios económicos, las situaciones sociales, la falta de objetivos religiosos, familiares o sociales, el no encontrar ningún sentido a la vida, etc.

¿Cuál es la clave para el bienestar emocional de los deprimidos?

La práctica regular y no ocasional, de las actividades religiosas, junto al apoyo familiar y de los amigos, ayudan muy positivamente a todos los deprimidos. Es como si fuera, un gran escudo con enorme efecto protector, para enfrentarse a los cambios experimentados, por los síntomas de la depresión. Si no tienen ese apoyo religioso, familiar y de amistades, será muy difícil que encuentren algún sentido a la vida, que les ayude a participar en su curación. Este sentido o propósito vital, es la clave del bienestar emocional de las personas depresivas, incluso ante el mal estado de ánimo, producido por el sufrimiento de la pérdida de sus seres queridos.

¿Es importante dedicar tiempo y cariño a los deprimidos?

Es fundamental que haya alguien que quiera e intente, hablar serenamente con la persona deprimida. Suelen estar faltos de recibir muestras de cariño, de sus familiares y amigos. El aislamiento voluntario o involuntario, junto al silencio, también son causas que originan o mantienen la depresión. Dedicarles tiempo y cariño a las personas deprimidas, es una excelente terapia de recuperación.

¿Conoce las 12 conductas religiosas que los deprimidos deben practicar?

La conciencia religiosa de los deprimidos, debe ser ayudada por sus familiares y amigos a que se forme, consolide y aumente, aunque sea poco a poco, pero dando los pasos necesarios, soportados estos con actividades religiosas. Todo dentro de un proceso para que encuentren: Perdón, reconciliación, paz, esperanza, armonía, conciliación, sosiego, tranquilidad, calma, serenidad, equilibrio, estabilidad, etc.

¿Sabe los 14 defectos que tiene que intentar eliminar el depresivo?

No se puede combatir la depresión, si previamente no se han eliminado, cuando son excesivos: La polémica, la discordia, la hostilidad, la intranquilidad, la excitación, el dolor, la melancolía, el egoísmo, la poca autoestima, el pesimismo, el agobio, el enojo, el hastío, el aburrimiento, etc.

¿Cuáles son los impactos positivos de la religión, en los deprimidos?

Las creencias, convicciones y prácticas religiosas, con la consiguiente orientación de sus vidas en ese sentido, hacen al ser humano más feliz, y le llevan a afrontar, contrarrestar y disminuir los factores y situaciones, que fomentan la existencia de niveles depresivos, ya que la religión tiene un gran impacto, puesto que disminuye la sensación de la falta de ilusiones, de expectativas, de seguridades, de ánimos, de paciencia, de consuelo, de esperanza, etc.

¿Los contactos personales ayudan a los deprimidos?

La convivencia y la amistad, son otras de las grandes medicinas que curan la depresión, cuando ésta es producida o inducida, por la falta de contactos personales. Entonces son muy altas, las posibilidades de ataques depresivos en las personas mayores, cuando están solas en las casas, abandonados por la familia y los amigos.

¿La depresión puede tener alguna parte buena?

La depresión es el enojo vertido contra uno mismo, que pudiera llegar a ser saludable, si ese enojo se siente contra las propias acciones realizadas u omitidas, de mala manera, y que hayan lastimado a uno mismo o a otros, pero siempre, manteniendo la autoestima bien alta y perdonándose, para poder corregir los comportamientos mal realizados.

¿Las cosas que ocurren pueden llevar a la depresión? 

Los actuales “indignados” producidos por la crisis, para no caer en la depresión, tienen que conseguir encontrar sentido a la vida, a pesar de las circunstancias adversas. No sentirse culpables, de muchas de las cosas que ocurren, ni volverse escrupulosos en extremo.

Si tiene algún comentario, por favor escriba a francisco@micumbre.com

Si quiere leer otros artículos complementarios, visite www.micumbre.com  Desde el Indice podrá encontrar todos los artículos, por orden de publicación y utilizando el buscador, localizarlos según los temas deseados.

Si tiene algún familiar o amigo, al que cree que le puede interesar este artículo, por favor renvíeselo. Es posible que se lo agradezca.

Anuncios

Anuncios

Libros para Descargar

Bienvenidos

Aquí encontrará respuestas a sus preguntas. Lea este articulo titulado: ESCUELA PARA PADRES. Qué es, para qué sirve y cómo funciona de forma virtual.

Los objetivos de esta escuela virtual son: Educar a los padres para que con su ejemplo y conocimientos de las virtudes y valores humanos puedan educar a sus hijos. Enseñar como educar a los hijos. Que los padres aprendan a vivir un armonioso, fecundo y largo matrimonio. Tender un puente entre la educación familiar y la Fe.

No dudeis en comunicaros conmigo para cualquier comentario. Un saludo, Francisco francisco@micumbre.com

Dale aquí para empezar a recibir nuestros artículos por correo electrónico.

Únete a otros 1.307 seguidores

Subcripciones

RSS Feed / Fuente RSS
Feedburner
By Email / por Email

Por favor elija uno de estos servicios para subscribirse a este blog.

Visite nuestra página en
Facebook y hágase Fan

Mi Cumbre
on Facebook.

Siga nuestros Tweets en Twitter
Follow micumbrecom on Twitter

Visite nuestra página en Catholic.net
 

Categorías

marzo 2013
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Ultimos Tweets @micumbrecom

Archivos


A %d blogueros les gusta esto: