Anuncios



Toma de decisiones. Como aprender los padres, para enseñar a los hijos a tomarlas


ESCUELA PARA PADRES

 

Toma de decisiones. Como aprender los padres, para enseñar a los hijos a tomarlas

 

Cuando los hijos son pequeños, no tienen que tomar decisiones, debido a que los padres las toman por ellos y los hijos las obedecen, las negocian o les permiten tomar los riesgos, de las que deliberadamente toman mal y de sus consecuencias. A medida de que van haciéndose mayores, empiezan a tomar decisiones, acertadas o equivocadas, cada vez más importante y siempre con más influencia en su vida y en la de los demás. Los errores cometidos, muchas veces, tienen consecuencias irreversibles, y suelen ser resultado de las decisiones tomadas, utilizando su libre albedrío.

Cada vez que sus hijos tienen que tomar una decisión, que sea importante para ellos o para la familia, los padres deben acostumbrarles, a que definan claramente los motivos de esa decisión, los objetivos que pretenda alcanzar y el método que emplearán, para hacer el seguimiento, durante el tiempo en el que desarrollaran la decisión que han tomado. También les acostumbrarán a que haga un plan en privado, por escrito y que dejen un espacio en blanco, para comparar los objetivos propuestos, con los resultados finales y su análisis. Si el plan está escrito, es más fácil que puedan compartirlo con sus padres, maestros, sacerdotes o amigos sinceros.

Aunque algunas decisiones son baladíes, es muy importante acostumbrarles a  practicar esa costumbre, porque en más de una ocasión, el sistema de escribir los objetivos y los métodos de control, les demostrarán que algunas decisiones propuestas, no soportan ni el más mínimo examen y por lo tanto, están encaminadas al fracaso, antes de empezar. Vale más un lápiz pequeño, que una memoria grande.

Propóngales metas a corto, medio y largo plazo. El sistema que tantas veces les he comentado, el Plan 125, a uno, dos y cinco. Pueden ser semanas, meses, años o los periodos de tiempo que quieran.

20 Sentencias relacionadas con la toma de decisiones:

  1. Algunas veces hay que decidirse, entre una cosa a la que se está acostumbrado y otra que nos gustaría conocer.
  2. Cada decisión que hay que tomar, es una enseñanza que la vida pone en el camino y que va formando la madurez.
  3. Decide tu mismo a crecer sin dolor, aunque te resulte muy difícil.
  4. Decidir es optar por una opción.
  5. Duda de lo que quieras, pero nunca de ti mismo.
  6. El mejor mensaje sobre la toma de decisiones, proviene de escucharse a uno mismo.
  7. El que nada duda, nada sabe.
  8. En las decisiones, el sentido común, debería ser el más común de los sentidos.
  9. Es nuestra decisión, aprovechar los genes de conocimientos y sabiduría que poseemos, anteriores al día en que vinimos al mundo.
  10. Es una decisión muy personal el ser diferente, y no es un error, aunque a veces, parezca muy cómodo, no decidir y seguir a los otros.
  11. Hay gran diferencia entre decisión y deseo.
  12. La capacidad para tomar decisiones, es considerada como un atributo, de los que tienen inteligencia.
  13. La duda es principio de toda sabiduría.
  14. La duda lleva al examen, y el examen a la verdad.
  15. La peor decisión, es la indecisión.
  16. Las decisiones empiezan con hechos, donde terminan las palabras.
  17. Mientras los necios deciden sin más, los inteligentes deliberan previamente.
  18. No hay peor decisión que la que no se toma. El verdadero fracaso comienza cuando no se toma ninguna decisión.
  19. Se puede volver a comenzar con nuevas decisiones, si ha habido un incendio que haya quemado nuestros errores.
  20. Una cosa es desear algo y otra muy diferente, es decidir hacerlo.

 

12 cosas que los padres deben enseñar sobre la toma de decisiones: En el artículo 10 Objetivos que los padres deben tener para el 2008 comentaba las decisiones que tienen que tomar los padres en relación al año que empezaba. Hoy escribiré sobre algunas de las principales cosas, que tienen que enseñar a los hijos a medida que van haciéndose mayores, así como las ayudas que deben darles.

 

  1. Los padres deben enseñar a los hijos, a que pierdan el miedo a la toma de decisiones, aunque el miedo al cambio sea sano, cuando actúa como advertidor de riesgos innecesarios, pero nunca cuando impida tomar decisiones necesarias.
  2. Los padres deben enseñar a los hijos, que para decidir, se necesita valor, conocimiento, audacia y decisión, pues lo que ellos no hagan, nadie se lo hará por ellos, ya que vencer obstáculos lleva implícito, la necesidad de tomar una o varias decisiones, para alcanzar los objetivos propuestos.
  3. Los padres deben enseñar a sus hijos que si siguen haciendo, lo que están haciendo, seguirán consiguiendo, lo que ya están consiguiendo. Sin decisiones no hay cambio, sin cambio no hay mejora.
  4. Los padres deben enseñar a los hijos, que tomar decisiones es un acto de libertad, que se va adquiriendo a medida que se va madurando, pues somos artífices de nuestro destino.
  5. Los padres deben enseñar, permitir y fomentar que los hijos, desde temprana edad y mediante su supervisión, vayan tomando sus propias decisiones, para que crezcan aceptando los riesgos de sus equivocaciones y las ventajas de sus aciertos.
  6. Los padres deben ayudar a que en los hijos, desaparezca el miedo a tomar decisiones, por los conceptos del temor al que dirán, que siempre termina en lo que no han dicho, temor al fracaso, temor a que le dejen solo, temor a que se enfaden sus amigos o familiares, temor a que no les guste a los demás, temor a que lo tomen a mal, etc.
  7. Los padres deben enseñar a sus hijos, que cada uno somos los arquitectos de nuestras vidas y artífices de nuestro propio destino, pues con las decisiones, la capacidad se puede desarrollar, la voluntad se puede fortalecer, la inteligencia se puede agudizar y los conflictos se pueden resolver.
  8. La firmeza en tomar decisiones, estará en función de las veces que lo intenten, con independencia de los buenos o malos resultados, pues no es disculpable poner pretextos inválidos, para hacer lo que verdaderamente tiene que hacerse.
  9. La toma de decisiones puede resultar fácil, cuando se trata de escoger entre objetos materiales valorados, cuando se puede recurrir a las matemáticas, o para repartir en forma equitativa si se tienen bien claros los criterios de reparto
  10. La falta de decisiones, acumula contra uno mismo conflictos, preocupaciones, dudas, ansiedades y angustias e impiden enfrentarse con la verdad, con las verdades de los otros, incluso con las que no se quieren ver, ni aceptar.
  11. El miedo al resultado, puede paralizar la decisión de convertir un deseo en realidad. No obtener un objetivo al primer intento, no es un fracaso, el fracaso es cuando no se intenta de nuevo.
  12. El miedo a tomar decisiones, es una buena señal, cuando se entiende su mensaje. El miedo a las decisiones puede ser una respuesta biológica congénita, que nos protege como especie y permite nuestra supervivencia.

 

10 Decisiones importantes que los hijos tienen que tomar

 

  1. Abandonar los estudios. Sobre el tema de seguir estudiando o dejar de hacerlo, para ponerse a trabajar, deben hacerse y analizar los siguientes planteamientos financieros, para que tomen la decisión que consideren oportuna, a no ser que haya algún impedimento económico familiar o social.
    1. Cuanto vale financieramente un joven, que es lo mismo que cuanto va a ganar en Dólares, durante la vida profesional, estimada en 40 años de trabajo. (Desde los 25 a los 65 aproximadamente), si solamente tiene unos estudios básicos de escuela, comparándolo con otro joven que termina una carrera profesional universitaria. Esta respuesta tiene unas cifras económicas, que los jóvenes entienden a la primera. Multiplicando el sueldo anual de un empleo sencillo, durante 40 años de trabajo, comparándolo con el sueldo de un empleo universitario, también durante 40 años. La diferencia es de más de un millón de dólares actuales, sin indexarlo por la inflación.
    2. Ese millón de dólares dividido, por el número de horas que tienen que emplear, para estudiar una carrera universitaria, con préstamos o becas, le sale el beneficio por hora a mejor precio, que lo que gana el profesional mejor pagado hoy en día.
    3. Si los hijos tienen el privilegio de poder estudiar una carrera universitaria, para obtener esos futuros ingresos, no tienen derecho a tomar una decisión equivocada y abandonar los estudios, cuando hay tantos jóvenes en el mundo, carentes de esta oportunidad de estudiar. Aunque nada más fuera egoístamente, tendrían que pedir un préstamo para poder mantener y cursar los estudios necesarios, para ganar esas diferencias de sueldos. La decisión de abandonar los estudios, es una de las peores que un joven puede tomar.
    4. A ese desprecio por la prosperidad, algún día, la sociedad civil le pasará la cuenta, por no haber estudiado, habiéndolo podido hacer. La decisión de abandonar los estudios o no continuarlos, es una de las peores decisiones que un joven puede tomar. Es una mala decisión para toda la vida.
    5. La decisión de abandonar los estudios, pudiendo realizarlos, suele suponer que también condena a su siguiente generación familiar, a estar en un nivel social más bajo, del que pudieran haber alcanzado.
    6. Recuperar ese nive, les supondrá un esfuerzo extraordinario.
  2. Amigos. Tomar la decisión de escoger bien a los amigos, es de las más importantes de los jóvenes. Los amigos les pueden llevar al triunfo o al fracaso social, económico, religioso y académico. Además de la familia, los amigos es uno de los activos más importantes, que suelen tener los hijos. La decisión de estar con ellos y fomentarlos, es muy delicada y deben consultarla con los padres, maestros y sacerdotes, para que les aconsejen en las ventajas e inconvenientes de cada una de las situaciones, pues la mayoría de las veces, el futuro de los hijos va a depender en parte de los amigos que tenga. Estadísticamente esta demostrado, que en las escuelas y sociedades, se hacen grupos de amigos, que tienen las mismas inquietudes. Así se juntan como grupo, todos los que van mal en los estudios, los que van bien en ellos, los que suelen delinquir, los que alternan con personas con más libertades sociales y morales, los que tienen adicciones prohibidas, etc. Muchas veces la decisión de pertenecer a un grupo de amigos, es irreversible. En las bandas criminales se puede entrar, pero no se puede salir, su permanencia es para siempre. Algunos jóvenes tienen un sentido muy particular, de lo que es la permanencia en las bandas, a las que consideran como su primera o segunda familia, si la primera fuera la proveedora de medios para vivir.
  3. Amor. Aunque siempre parezca que esa persona querida, va a ser la persona adecuada, para vivir juntos toda la vida, la decisión de comprometerse tiene que estar muy bien pensada, ya que no se puede engañar y mucho menos, mantener engañado a nadie, no es un juego de chiquillos, es una cosa muy seria. No se puede jugar con los sentimientos de otras personas, ni crear falsas ilusiones, aunque es imposible obtener un certificado de garantía, a futuro, de cada decisión amorosa que tomen. La amistad es una cosa y engañar en el amor es otra. Si no se tiene mucha conciencia, de lo que se está haciendo, la decisión de empezar unas relaciones, para explorar las posibilidades de una mutua convivencia, puede producir daños irreparables. Cuando tiene que decidir el corazón, es mejor que decida la cabeza. Las decisiones en el amor, no se deben hacer en función de que otros aprueben la nueva pareja, al presentársela, deben hacerse sopesando, si me conviene, si me gusta tanto, cuales son los riesgos, que pierdo y que gano, que dejo y que adquiero. Cuando se ama de verdad, se comprende que se estaba en el lugar correcto, a la hora correcta y en el momento exacto. Hay personas que se enamoran, que coinciden con tus gustos, pero no con los deseos. Elegimos por lo que vemos, y luego queremos que sea como lo deseamos. Escogemos lo aparente y dejamos lo importante, esperando que el otro, lo incorpore.
  4. Dinero. Administrar bien los ingresos que tenga, aunque sean muy pequeños y así ejercitarse a ahorrar periódicamente, una cantidad que tenga por objetivo alguna buena idea. Fomentando las virtudes del ahorro y de la buena administración, se crea el hábito para acostumbrarse a tomar buenas decisiones económicas y financieras, cuando tengan necesidad de tomarlas. La decisión de derrochar los ingresos, es una mala práctica, que suele conllevar un desprecio a lo que cuesta ganar el dinero y a una falta de rigor, a la hora de gastarlo. Desde muy jóvenes, tienen que empezar a acostumbrarse a tomar la decisión de ahorrar, utilizando la hucha, que no debiera faltar a ningún hijo.
  5. Estudiar. Tomar la decisión, de esforzarse en hacerlos bien y terminar todos los que puedan, pues los resultados y diplomas serán su patrimonio para el futuro. Tener un plan y medios de control, para saber en cada momento, cuales son las desviaciones sobre los objetivos propuestos en los estudios, intentando cada vez hacerlo mejor, no dudando en insistir en las cosas que se haya fallado. No deben olvidarse los hijos que cuando vayan a solicitar un trabajo les van a preguntar, que es lo que hicieron en su tiempo libre, por lo que deben prepararse de antemano, para la respuesta real a esa pregunta.
  6. Estudiar o trabajar. La decisión de estudiar fuerte, organizados y con buen aprovechamiento, es una decisión no negociable con uno mismo. Los jóvenes tienen que aprovechar el privilegio de poder estudiar y darse cuenta del mucho dinero que sus padres, la mayoría de las veces con gran sacrificio, o la sociedad a través del gobierno, está pagando para darles la oportunidad de estudiar. No vale tomar los estudios como una desagradable obligación. Tienen que darse cuenta, que no todo el mundo puede estudiar y que los que lo consiguen hacer, lo hacen a costa de los demás. Cuando empiezan las carreras universitarias y los alumnos las tienen que pagar, porque sus padres no han podido o no han querido pagarlas, entonces se dan cuenta del beneficio que obtienen, por la inversión en tiempo y dinero que hacen.
  7. Primeras adicciones. Cuando surge la posibilidad de probar las sustancias prohibidas, sean alcohol, tabaco, drogas o sexo, etc., la decisión de aceptarlas la primera vez, o rechazarlas, es crucial. Se debe saber que de esas adicciones ya no se puede salir, es muy fácil quedarse enganchado, para toda la vida.
  8. Profesión. Los hijos al tomar la decisión, de escoger los estudios para su futura carrera profesional, deben consultar con sus padres y con los profesionales, a poder ser con especialistas en esta actividad, que les ayudarán a valorar sus capacidades, posibilidades, oportunidades y desarrollos profesionales futuros. No solamente deben tomar la decisión de estudiar lo que les gusta, sino de para lo que sirven, para lo que pueden económicamente, físicamente, intelectualmente, etc. Deben asesorarse muy bien, para cerciorarse si tendrá un buen desarrollo en el futuro, es decir, que no se este terminando esa profesión, incluso sopesando las mayores oportunidades que pudiera tener para prosperar, en función de las actividades familiares, que se acople a las preferencias o capacidades de realizarla en equipo o de una forma autónoma, etc. Deben evitar que la decisión sea tomada por un impulso, motivado por los amigos de la escuela, la familia o la sociedad. Tiene que ser muy pensada y analizada, con profesionales experimentados.
  9. Religión. Escuchar con mucha atención, las enseñanzas y recomendaciones religiosas que les hagan sus padres, sacerdotes y maestros, poniendo mucho énfasis en el conocimiento y práctica de las virtudes y valores humanos. Realizar las prácticas religiosas recomendadas, dentro y fuera de la familia, como son la oración familiar antes de comer y antes de acostarse, la lectura religiosa, privada y colectiva, etc. Practicar los Sacramentos y sobre todo mantener una dirección espiritual con un sacerdote, pastor, rabino, imán, etc. Ser voluntario de alguna actividad en su Iglesia, procurando conseguir con el ejemplo atraer a otros amigos, para que también participen en esas actividades. 
  10. Varios conceptos de decisiones. En los horarios, relacionándolos con la puntualidad, por respeto a quienes nos esperan. En las lecturas, en función de la calidad, disfrute, moralidad,  tiempo a dedicar, etc. En la práctica de deportes o ejercicios, relacionándolos con la disciplina, la mejora del cuerpo, de la mente y de la sociabilidad. En el estado del cuerpo, vigilando la salud a través de la alimentación, obesidad, consultas médicas, tratamientos, etc. En el manejo del dinero, administrándolo, no derrochándolo, ahorrando para cuando haga falta usarlo, etc. En elegir bien las aficiones y la formación en las virtudes y valores humanos.

Si tiene algún comentario, por favor escriba a francisco@micumbre

Anuncios



Anuncios

Libros para Descargar

Bienvenidos

Aquí encontrará respuestas a sus preguntas. Lea este articulo titulado: ESCUELA PARA PADRES. Qué es, para qué sirve y cómo funciona de forma virtual.

Los objetivos de esta escuela virtual son: Educar a los padres para que con su ejemplo y conocimientos de las virtudes y valores humanos puedan educar a sus hijos. Enseñar como educar a los hijos. Que los padres aprendan a vivir un armonioso, fecundo y largo matrimonio. Tender un puente entre la educación familiar y la Fe.

No dudeis en comunicaros conmigo para cualquier comentario. Un saludo, Francisco francisco@micumbre.com

Dale aquí para empezar a recibir nuestros artículos por correo electrónico.

Únete a otros 1.307 seguidores

Subcripciones

RSS Feed / Fuente RSS
Feedburner
By Email / por Email

Por favor elija uno de estos servicios para subscribirse a este blog.

Visite nuestra página en
Facebook y hágase Fan

Mi Cumbre
on Facebook.

Siga nuestros Tweets en Twitter
Follow micumbrecom on Twitter

Visite nuestra página en Catholic.net
 

Categorías

junio 2008
L M X J V S D
« May   Jul »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Ultimos Tweets @micumbrecom

Archivos


A %d blogueros les gusta esto: