Anuncios



La responsabilidad como esposos y como padres


ESCUELA PARA PADRES

  • Algunas personas se casan solamente para vivir junto a la persona que han elegido. Otros lo hacen además, para formar una familia con los hijos que lleguen. En ambas situaciones deben asumir la responsabilidad irrenunciable para con su familia, que voluntariamente han adquirido
  • Para poder dar un buen ejemplo a los hijos, lo primero que tienen que hacer los padres, es darse un buen ejemplo entre ellos y frente a la sociedad. Si entre los padres no hay una perfecta armonía responsable, jamás podrá haberla entre padres e hijos y con el resto de la familia.
  • En los matrimonios suelen surgir algunas complicaciones, que les incitan a desligarse de las obligaciones contraídas y deciden desviar sus tiempos, hacia actividades que les ofrezcan menos problemas. Incluso bajo las disculpas, que esas nuevas actividades son muy buenas, pero pueden ser totalmente injustas, como por ejemplo. Dedicarse mucho tiempo a actividades sociales, políticas, deportivas, religiosas, caritativas, ególatras, etc.
  • Si las personas han hecho una promesa ante Dios y ante la sociedad, de formar una familia, su primera obligación es atender totalmente, las necesidades de ella. Si no, que no se hubieran comprometido voluntariamente con la formación de una familia.
  • Hay otras opciones en la vida que se denominan “votos religiosos o carreras militares” donde la familia, directa e indirecta, pasa a un segundo termino. Primero tienen que cumplir con el voto o con el compromiso militar.

Los pilares de la sociedad son: la familia, la escuela y la religión y para que se mantenga firme, debe estar reforzada con las responsabilidades que los padres voluntariamente asumen de convivencia entre ellos y la educación de los hijos. 

1. Convivencia familiar. Los esposos que trabajan fuera del hogar, pueden llegar a tener unos horarios de trabajo y descanso, que les haga coincidir o no cuando llegan a la casa. En el mejor de los casos, llegan a la misma hora y con el mismo grado de cansancio físico, agotados o con sus fuerzas disminuidas. Entonces tienen que enfrentarse a organizar las tareas de la casa y a educar a los hijos, que en todo el día no han visto. En esas dos o tres horas que van a estar juntos o con los hijos, necesitan indispensablemente una dosis suplementaria de paciencia, cariño y equilibrio. Además de ejercer la difícil tarea de ser padres, tienen que fortalecer su relación de pareja. Si no están muy bien preparados física, mental y emocionalmente, no podrán dedicarse a ninguno de los temas anteriormente citados. El planteamiento de trabajar los esposos y atender las necesidades familiares, requiere mucha formación, adaptación y preparación. Esto solamente lo conseguirán, a través de la lectura o el consejo de los profesionales. Muchas veces deberán elegir, entre el trabajo fuera de la casa o la educación presente y futura de sus hijos.El tiempo efectivo, en que esta pareja debería estar construyendo su propia relación y educando a sus hijos, coincide con el tiempo de peor calidad, es decir, cuando ya están agotados, por el trabajo fuera de la casa. Ese tiempo tendría que ser el de mejor calidad, para poder mantener un buen  matrimonio y la educación de los hijos. Para amarse en la pareja y educar a los hijos, es necesario un tiempo de primera clase, no un tiempo residual, de los apretados horarios sociales.Amarse, ser feliz y educar a los hijos, requiere trabajo, aplicación y disciplina, que no se pueden ofrecer, cuando el cuerpo y la mente están agotados, por el esfuerzo del trabajo diario.

2. Trabajo excesivo. La excesiva dedicación de tiempo y energías al trabajo, suele ser un escondite de situaciones familiares comprometedoras para la pareja. Hay muchas personas que incluso, no necesitando el dinero proveniente del excesivo trabajo, prefieren ampliar el horario del trabajo antes que enfrentarse con los problemas que origina la familia. Son los que llaman “workalcoholicos”. Otras parejas, no quieren equilibrar y compaginar las obligaciones profesionales, con las familiares. Pero este necesario equilibrio, es una de las graves responsabilidades de las personas, como esposos y como padres. No siempre por ganar más dinero, se es mejor esposo, ni padre. Sustituir el tiempo de dedicación a la familia, por conseguir mas dinero, muchas veces innecesario, supone una falta grave contra la familia. Hay un viejo refrán que dice: “Quiero pocas cosas y las que quiero, las quiero poco” La mejor inversión financiera para los padres, es la formación y educación dada a los hijos Para muchos padres y madres, el hogar es el sitio donde cultivan sus obsesiones y desahogan sus frustraciones, de ahí vienen las recriminaciones, enfados y peleas. Los hijos se dan cuenta de todo lo que pasa en la familia y van modelando su carácter, según observan el comportamiento de los padres. Si los padres demuestran continuamente que su trabajo es desagradable y tratan de eludirlo, los hijos les copiarán y trataran de no hacer el suyo.

3. Administrar el dinero familiar. Administrar bien es muy difícil y hay que aprender a hacerlo, a través de la formación con libros, cursos, petición de consejos a profesionales, etc. no vale guiarse por el instinto o por las costumbres. Los padres, ante los hijos, tienen la responsabilidad de administrar con justicia y profesionalidad los ingresos y el patrimonio familiar, dando a cada concepto la importancia que se merece, tanto a largo, como a corto plazo. Lo ideal de la administración familiar, es que los ingresos se dividan aproximadamente de la siguiente forma: 1/3 para pagar la vivienda o la renta. 1/3 para vivir, comida, ropa, seguros, diversiones, etc. y 1/3 para crear un fondo de ahorro para la jubilación, estudios de los hijos, posibles enfermedades, etc.Para que no se confundan y estén muy claros en sus ideas, es imprescindible, hablar con los hijos de las finanzas familiares, explicándoles seriamente, las diferencias entre los deseos y la realidad económica y social de la familia.

4. Gastos familiares. Lo primero es hacer un presupuesto de lo que se prevé ingresar, y de lo que se debe gastar. No puede haber una familia sin un buen presupuesto, junto a las herramientas necesarias, para hacer su seguimiento y control de las desviaciones. El presupuesto de gastos, de debe ir en armonía con el estilo de vida familiar que se quiera o se pueda llevar. Además deberá tener una gran coordinación y justicia, entre los gastos que haya que hacer, para con la familia y con cada uno de sus componentes, evitando los desequilibrios y desigualdades, envidias, rivalidades, comparaciones y falsas imágenes familiares.

5. Formas de educar en casa. No se puede decir el viejo refrán “consejos vendo, pero para mi no tengo”. Los hijos están observando continuamente las actitudes de los padres, lo que dicen, lo que hacen y lo que no hacen. Nada se les escapa a sus ojos y oídos. Esa educación que los padres ejercitan, es el mejor ejemplo para los hijos. Por eso la elección del sistema de educación, por el que se regirán los padres e inculcarán a los hijos, debe ser muy estudiado, discutido y experimentado. Implantar un sistema educativo en la familia, seguramente les supondrá una lucha contra elementos externos de la sociedad, pero los frutos serán muy grandes y los que los padres quieran que sean. La educación que los padres tienen que inculcar a sus hijos, es la base de la buena marcha familiar y es para toda la vida. Lo que se aprende de pequeños, queda grabado a fuego para siempre. ¿Como pretenderán que sus hijos no aprendan los malos hábitos que tienen los padres, si ese es el mensaje que están recibiendo diariamente?Se puede ser una persona muy sabia, pero si la otra es una persona insensata, no habrá manera de llegar a poder educar a los hijos. Hacer posible la conciliación de los caracteres de los padres y de los hijos, requiere la sabiduría y el esfuerzo de toda la familia, es un trabajo en equipo.

6. Elección de escuela o colegio. La elección de escuela publica o colegio privado, es una de las decisiones más graves y de mayor responsabilidad que los padres tienen que tomar, en relación con sus hijos. Ambos modelos de educación, dejarán marcados a los hijos de por vida, tanto en su aspecto educativo, como social y religioso. Por eso los padres tienen que analizar muy bien sus posibilidades familiares y tomar la decisión, de lo que están dispuestos a sustituir, para alcanzar la mejor educación de sus hijos. Hay padres que prefieren tener automóviles nuevos todos los años, viajes de turismo, casas enormes, etc. a cambio de no mandar a sus hijos a colegios privados, porque allí tienen que pagar los costos de enseñanza y no en las escuelas públicas

7. Formación religiosa. Educar a los hijos en la Fe y en las virtudes y valores humanos, es también una grave responsabilidad que los padres deben asumir. Para ello tienen que estar convencidos de lo que están haciendo y dar un ejemplo vivo, de que lo que dicen, previamente lo practican. Si los hijos, por el ejemplo y la educación recibida, se acostumbra a realizar buenos actos, posteriormente los irán adquiriendo como hábitos, que posteriormente terminarán siendo virtudes y valores humanos. Poco a poco, irán adquiriendo esas costumbres, que también quedan marcadas para siempre. Esta formación de los hábitos, junto al ejemplo de los padres, es la piedra angular de la edificación de la futura formación religiosa.La fidelidad entre los esposos, al amor a los hijos, la entrega, el sacrificio y el mutuo respeto, deben brillar con luz propia, incluyendo la oración, la pertenencia feliz a la Iglesia y a la oración.

8. Relaciones con las familias y amigos. Como se comporten los padres entre si y las relaciones que tengan con sus respectivas familias y amigos, será el ejemplo que los hijos se acostumbrarán a ir viendo y poniendo en practica. Si en la familia, se realizan y fomentan críticas sobre los ausentes, junto a mentiras públicas y privadas, y no se tienen las debidas consideraciones en las relaciones, es seguro que los hijos aprenderán prontamente esa forma de comportarse. Si por el contrario, se da su lugar a cada familiar y amigo y se guardan las formas de comportarse educadamente, los hijos se irán a acostumbrando, a tener buenas relaciones con los familiares y amigos.

9. Formación humana y social. No solamente los padres tienen que dar a sus hijos una buena formación religiosa, también una formación humana y social. Van a tener que vivir en una familia y en una sociedad, que les va a exigir un comportamiento acorde con las circunstancias de cada momento y su posición en la sociedad. Los padres también tienen que enseñarles a comportarse en la calle con educación y civismo, a cumplir con las obligaciones sociales y políticas y a ver a los demás ciudadanos, como compañeros de este viaje, que a cada uno nos toca vivir y no como unos enemigos competidores. El racismo, la xenofobia, el engreimiento social y la lucha de clases con causas graves que hacen imposible la convivencia social y humana.También los padres deben dar ejemplo de una fuerte conciencia responsable relacionada con la ecología y medio ambiente, empezando con el ejemplo familiar para que los hijos lo puedan transmitir a la sociedad.

10.  Aprender de los errores. Los padres tienen que aprender a conocer sus propios errores y los de sus hijos, para estudiar las opciones alternativas, evitar la reincidencia y así poder avanzar en la educación de los hijos. También deben ser tolerantes y pacientes con los errores, aunque hayan expresado todas las alternativas posibles para evitarlos, así como las previsibles consecuencias. Enseñar con métodos descriptivos a tomar decisiones, aunque conlleven riesgos, pues la indecisión equivale a una falta de conocimiento, falta de información, falta de valores humanos o irresponsabilidad. Los padres tienen que auto imponerse unos límites, unas proporciones y un sistema de control y alarma para todas sus actuaciones, para así poder transmitir el ejemplo a sus hijos.  

Si tiene algún comentario, por favor escriba a francisco@micumbre.com  

Anuncios



Anuncios

Libros para Descargar

Bienvenidos

Aquí encontrará respuestas a sus preguntas. Lea este articulo titulado: ESCUELA PARA PADRES. Qué es, para qué sirve y cómo funciona de forma virtual.

Los objetivos de esta escuela virtual son: Educar a los padres para que con su ejemplo y conocimientos de las virtudes y valores humanos puedan educar a sus hijos. Enseñar como educar a los hijos. Que los padres aprendan a vivir un armonioso, fecundo y largo matrimonio. Tender un puente entre la educación familiar y la Fe.

No dudeis en comunicaros conmigo para cualquier comentario. Un saludo, Francisco francisco@micumbre.com

Dale aquí para empezar a recibir nuestros artículos por correo electrónico.

Únete a otros 1.327 seguidores

Subcripciones

RSS Feed / Fuente RSS
Feedburner
By Email / por Email

Por favor elija uno de estos servicios para subscribirse a este blog.

Visite nuestra página en
Facebook y hágase Fan

Mi Cumbre
on Facebook.

Siga nuestros Tweets en Twitter
Follow micumbrecom on Twitter

Visite nuestra página en Catholic.net
 

Categorías

marzo 2008
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Ultimos Tweets @micumbrecom

Archivos


A %d blogueros les gusta esto: