Tengo un hijo muy caprichoso. ¿Qué hago con él?


ESCUELA PARA PADRES

 Tengo un hijo muy caprichoso. ¿Qué hago con él?

  • 10 Banderas rojas que exteriorizan los hijos caprichosos.
  • 10 Consejos para lograr que su hijo no sea caprichoso.

 

2,647 Palabras. Tiempo de lectura 9:45 minutos

 

Otros artículos relacionados:

 

 

Si tiene un hijo que actúa arbitrariamente, por lo que tiene o por lo que no tiene, dejándose llevar sistemáticamente por su capricho, antojo, humor o porque le da la gana hacerlo, e insiste y se empeña en hacerlo con deleite y tenacidad, es que tiene un hijo caprichoso y mal educado.

 

Virtudes y valores humanos relacionados con los caprichosos: Abnegación. Autodisciplina. Constancia. Disciplina. Dignidad. Educación. Estabilidad. Fortaleza. Generosidad. Gratitud. Humildad. Justicia. Generosidad. Obediencia. Orden. Paciencia. Prudencia. Respeto. Responsabilidad. Sencillez. Sensatez. Serenidad. Servir. Sinceridad. Solidaridad. Templanza. Tenacidad. Voluntad.

 

Sinónimos de caprichoso: Antojadizo. Arbitrario. Egoísta. Excéntrico. Exigente. Extravagante. Inconsistente. Inconstante. Inestable. Injusto. Maniático. Obstinado. Tozudo. Voluble.

 

Los hijos no nacen caprichosos, se van haciendo en función de lo que les consienten o maleducan sus padres. Si los hijos caprichosos son pequeños, tiene bastante fácil arreglo modificar su conducta. A medida que van siendo mayores es más difícil modificársela. Normalmente es que les han dado los caprichos que han tenido durante su corta vida. Ser caprichoso y actuar con una capacidad de esfuerzo cero, no es un mal vicio adquirido sino más bien, la permanencia en el infantilismo protegido por los padres.

 

Las actitudes egoístas, perezosas, pasivas y poco colaboradoras de algunos hijos, que solamente hacen lo que les gusta o les apetece, pueden ser la consecuencia de tener o haber tenido todo y más que lo necesario, sin haber hecho nada para conseguirlo. No han debido entender, que quien quiere algo debe esforzarse para conseguirlo, para no crecer como personas infantiles, egocéntricas y caprichosas.

 

Los hijos caprichosos guían sus conductas sobre la base de vivos deseos instintivos, con motivos poco razonables y egoístas, porque su modo de actuar se rige según necesidades básicas e instintos poco racionalizados. Actúan como si estuvieran en el mundo para que los demás les sirvan y nunca para servir de ayuda a los demás. Creen que la felicidad de la vida está en la satisfacción de sus caprichos y no en el esfuerzo propio y en la dedicación a los demás. Sin darse cuenta que hacer lo que les apetece no les hace más libres, antes bien, les esclaviza la atracción que ejerce lo apetecido.

 

Cuando los hijos caprichosos tienen fácilmente todo lo que quieren, o no consiguen lo que quieren, se frustran y dejan de valorar lo que les rodea. Se sienten mal e incluso algunas veces ejercen la violencia para poder satisfacer sus caprichos. Además se vuelven críticos y exigentes, porque como no han tenido que esforzarse por conseguirlo, no le otorgan valor y se convierten en confusos y contradictorios.

 

Los hijos que toman todo a su antojo, incluso la autoridad de los padres, se vuelven caprichosos, soberbios, desafiantes, manipuladores, de mal genio, egoístas, violentos e ignorantes. Se oponen a todo, a todos y por todo. No le gusta compartir sus cosas con nadie y lo quieren todo aquí y ahora, lo suyo y lo de los demás.

 

Los hijos caprichosos que no valoran lo que reciben y que además muestran rudamente su disconformidad y descontento como respuesta a frustraciones o caprichos insatisfechos, suelen expresarlo a través de conductas agresivas verbales, como groserías y gritos. No verbales, como gestos groseros manotazos. O con agresividad física como golpes, mordiscos, pellizcos, peleas y roturas.

 

Los hijos caprichosos suelen abundar en las familias monoparentales provenientes de divorcios, separaciones, madres o padres soleteros, etc. en las que los padres no se ocupan de sus hijos con la adecuada calidad, ni les dedican el debido tiempo, principalmente por sentimientos de culpa que terminan convirtiéndose en complacencia y laxitud de las normas de la casa y en derroche de regalos para llenar ese vacío que tiene el hogar.

 

Cuando los hijos caprichosos son mayores de edad e independientes en sus vidas, se enfrentan a tener que elegir entre encapricharse de un producto o servicio bueno y de alto precio, a obtener por el mismo precio, tiempo o consumo de energía, otros productos o servicios de menor precio, calidad y rendimiento. Es su elección y ahí empiezan a entender el concepto de capricho y a distinguir el concepto de calidad en el gusto y dominio de la voluntad.

 

Los hijos caprichosos adolescentes, (adolescente proviene de adolecer) suelen degenerar en comportamientos antisociales, agresivos e incluso delictivos, ya que las cosas que están acostumbrados a disfrutar han sido fruto de una actitud permisiva de sus padres, sin que haya mediado ningún o muy poco esfuerzo ni prestación para conseguirlas. Incuso muchas veces se las han concedido anticipándose a sus caprichos.

 

Una de las grandes dificultades para abandonar (o no iniciarse) en el mundo de las drogas, proviene de la poca fortaleza de los adolescentes caprichosos para resistirse a su consumo. Los narcotraficantes reclutan y mantienen en sus organizaciones, de donde ya no van a salir, a los jóvenes caprichosos deseosos de conseguir lo que les apetece, a cualquier precio y ante cualquier riesgo de su salud, incluso de su propia vida. Además saben los narcotraficantes que las leyes son muy permisivas para los delitos cometidos por los adolescentes menores de 18 años. 

 

Cuando los padres satisfacen los caprichos a los hijos, van creando una adicción en los hijos a obtener lo que se quiere. Posteriormente cuando los hijos se independizan se tienen que enfrentar a satisfacer sus propios caprichos en función de administrar sus dineros, tiempos, posibilidades y entornos.

 

Los padres tienen que evitar que los hijos sean caprichos, educándoles en la práctica de las virtudes y valores humanos mencionados anteriormente. Tiene que tener la fuerza de voluntad de no convertir las acciones caprichosas de sus hijos en actos que vayan en contra de la moral, lo que pudiera hacerle pecar por capricho, sin la fortaleza de dominar sus instintos caprichosos.

 

Los padres que no han establecido pautas y límites educativos muy claros y constantes, ni las normas de jerarquías de cada miembro de la familia, ni sus obligaciones y derechos, y dan incondicional y total gusto a sus hijos, complaciendo todos sus caprichos, originan que los hijos creen que ellos son la autoridad familiar, porque no conocen negativas y obtienen al instante lo que piden. Es imprescindible la supervisión diaria de los padres para convertir costumbres en hábitos y los hábitos en virtudes y valores humanos de práctica diaria.

 

Los padres son los más indicados para hacer recapacitar a sus hijos con el fin de que cambien de actitud, antes de que sea demasiado tarde y lo haga la sociedad, entonces tendrán que pagar un precio demasiado alto por satisfacerse esos caprichos.

 

Los padres tienen que hacer ver al hijo caprichoso que la autoridad y responsabilidad familiar la tienen los padres y que estas no son negociables ni delegables. Por lo tanto no pueden aceptar ni retos, ni órdenes, ni malas actitudes. Tienen que satisfacer los deseos y necesidades justas de los hijos y negarles los privilegios que les harán daño. Es aconsejable utilizar el concepto educativo del premio y el castigo, pero sin que haya obsequios materiales, ni malos tratos, los cuales no se deben utilizar para hacer entender las cosas, pues además de que es ilegal y la violencia genera violencia, pueden llegar a acostumbrarse a recibir el mal trato y sopesar si le compensa el capricho contra el mal trato que recibirán de sus padres, o hacer las cosas en función de los premios y no por convicción.
.

Los padres no deben dejarse manipular por los lloros, pataletas, malas caras o gestos provocativos, venganzas, roturas, etc. Algunas veces son actitudes para llamar la atención a toda costa. Deben preguntarse y analizar, como ya lo he escrito muchas veces, cuándo, dónde, cómo, cuánto, por qué y para qué los hijos son caprichosos. Sus respuestas les servirán para encontrar soluciones que ayuden a modificar el comportamiento caprichoso de los hijos. A partir de ahí, y en función de las edades y situación de cada hijo, sus puntos fuertes y sus puntos débiles, deberán preparar un plan de actuación futura con sus correspondientes controles de funcionamiento, para conseguir el objetivo de corregir la actitud caprichosa de los hijos.

 

Los padres de un hijo caprichoso tienen que poner especial cuidado en dar muy buen ejemplo en no ser ellos caprichosos. Para eso tienen que tener muy claras cuales son las virtudes y valores humanos contrarios a la actitud caprichosa y llevarlas continuamente a la práctica. Si el hijo ve que sus padres también son caprichosos entonces verá la puerta abierta a todos sus caprichos.

 

Los padres tienen que enseñar a los hijos desde muy pequeños a valorar lo que reciben. Si el hijo consigue todo lo que pide y no tiene que esforzarse para obtener las cosas que quiere, solamente tendrá un interés momentáneo en los regalos que reciba. Incluso no les adjudicará ningún valor, se volverá crítico y exigente y se saturará hasta llegar al punto de no saber lo que quiere.

 

Si los padres educan a sus hijos en la práctica de las virtudes y valores humanos evitarán que se conviertan o actúen como caprichosos mimados, consentidos,  egoístas,  inestables y necesitados de protección durante toda su vida. Deben ensañarles a compartir, participar y expresarse en su mundo, empezando por la familia más cercana y siguiendo con los otros alumnos o amigos de su entorno.

 

Los padres tienen que evitar que la educación que den a sus hijos esté soportada y dirigida por sus sentimientos de culpabilidad, remordimiento y frustración por motivos personales. Evitando trasladarlos a sus hijos, al querer amortiguarlos con compensaciones gratuitas e injustificadas, que lo único que consiguen es hacerles cada vez más caprichosos.  

Los padres tienen tener un criterio claro, coherente y con limites muy definidos en sus actuaciones, para evitar consentir y proteger en exceso a sus hijos y darles demasiado protagonismo para evitar que se conviertan en caprichosos, exigentes e intolerantes. Lo cual les llevaría a querer todo, aquí y ahora, muy propio de los hijos llenos de temores, con falta de seguridad en si mismos y acostumbrados a la excesiva dependencia y sin habilidades sociales de convivencia.

 

Consejos a los padres. Desde los primeros años, en la convivencia con sus hermanos, familiares y amigos, enseñarles a practicar las virtudes y valores humanos de la solidaridad, la competencia, la reconciliación y el perdón después de una pelea, la generosidad, etc. Compartiendo las cosas y experiencia propias de cada edad, proponiendo en lugar de exigiendo, ganando unas veces y perdiendo otras, tomando decisiones y asumiendo personalmente los resultados sin echar la culpa a otros, dando, renunciando, aceptando, participando colectivamente actividades deportivas, lúdicas y sociales, para que pueda compartir y competir, dominar el carácter, ganando y perdiendo, expresando sus opiniones, enfados y alegrías, pero sin herir los sentimientos de los demás, etc.

 

Los padres deben demostrar coherencia entre lo que dicen y lo que hacen,  conjugando la teoría con la práctica, lo ideal y lo conveniente, para poder convertir a sus hijos en cultos, competentes, triunfadores a la par que solidarios, consumidores moderados y a la vez sensibles con el medio ambiente, en resumen, buenas personas.

 

Los padres deben inculcar a sus hijos caprichosos las virtudes y valores humanos como respeto, tolerancia, altruismo, solidaridad, sin dejar de estimular en ellos los conceptos que son necesarios para la lucha diaria y el triunfo ineludible de la realidad de la sociedad en la que tienen que vivir y competir. Sabiendo que siempre tendrán que luchar contra corriente, principalmente contra el feroz consumismo y otros anti valores promovidos por la sociedad que hace a los hijos caprichosos, egoístas y consumistas empedernidos.

 

10 Banderas rojas que exteriorizan los hijos caprichosos.

 

  1. Muestran descuido, desorden y maltrato ante sus cosas y las de los demás.
  2. No hacen ningún esfuerzo por superarse y solamente los hacen muy débilmente para obtener alguna cosa que les interese mucho.
  3. No hacen sus tareas escolares con esmero, incluso procuran eludirlas.
  4. No obedecen si no es en última instancia, o cuando reciben castigos.
  5. No tienen en cuenta a los demás, sino que su conducta se rige por la atracción o repulsa que suponga lo que están haciendo o lo que tendrán que hacer.
  6. No tienen en cuenta las normas de convivencia y educación que rigen en sus familia, escuela o sociedad.
  7. No usan adecuadamente su agenda escolar o familiar, ni siguen los objetivos de sus tareas y tiempos que les han adjudicado sus padres o maestros.
  8. Siempre intentan salirse con la suya y se quejan con mucha frecuencia de las cosas que les pasan. Dicen constantemente: Es una injusticia. No hay derecho. No es culpa mía. Todos están contra mí.
  9. Sólo comen, visten o hacen lo que le gusta, sin hacer el mínimo esfuerzo por probar lo que les es desconocido.
  10. Son impuntuales tanto para empezar o para terminar las tareas encomendadas, y actúan de forma desconsiderada con los que le esperan.

 

10 Consejos para lograr que sus hijos no sea caprichosos

 

  1. Ayudarles a comprobar y perseverar en lo acordado. Exigiéndole con constancia que ponga los medios y el esfuerzo apropiados para lograr sus metas.
  2. Demostrarles y explicarles con un coherente ejemplo de los padres, el adecuado y educativo entrenamiento en las virtudes y valores humanos, para que refuercen sus buenos hábitos y aprendan a resistir las tentaciones de ser caprichosos, procurando que se conviertan en emprendedores y constantes.
  3. Enseñarles a proponerse metas valiosas en función de valores personales, sociales y religiosos, y a perseverar para alcanzarlas, poniendo los medios necesarios para eliminar su adicción a ser caprichoso. Para ello es necesario cumplir paso a paso las diferentes fases del proceso, como si fueran eslabones de una cadena; saltarse uno, puede suponer el fracaso de llegar a la meta.
  4. Enseñarles a resistir las tentaciones de ser caprichoso y a perseverar contra los impulsos de hacer solamente las cosas que le interesen, a pesar de que la tarea les canse o sea desagradable.
  5. Enseñarles a esforzarse, resistir y perseverar en las enseñanzas de los padres que intentan conseguir que sean personas felices y que no sean esclavos de sus caprichos. 
  6. Estar presentes demostrando, estimulo, interés y consuelo cuando les toque sufrir las consecuencias de sus malos actos, ya que el cansancio es difícil de aguantar, el dolor es difícil de sufrir. Pero tienen que aguantar y sufrir para que maduren y sepan lo que voluntariamente han perdido.
  7. No compadecerse ni eliminar todo su sufrimiento, aunque en la medida de lo posible es recomendable evaluar y graduar con mucha precaución todas sus experiencias.
  8. Permitirles que vivan las experiencias desagradables que les depare la vida, por azar o como consecuencia de sus actos caprichosos, acompañándole y no abandonándoles mientras se esfuerzan en resistir esas adversidades.
  9. Proponerles, negociando y logrando acuerdos o compromisos, especialmente sobre objetivos de estudios y formas de conducta. Ayudándoles a valorar los pros y contras, los medios razonables para conseguir los objetivos y las ventajas que conllevaran.
  10. Valorar sus conductas mostrando aprobación siempre que sea posible y desaprobación cuando así lo requiera su falta de esfuerzo o dedicación, pero mostrando sentimientos de esperanza en la mejora, y de alegría por la perseverancia del esfuerzo.

 

Padrear consiste en estar presente, dar ejemplo, amar y ser amado y en las acciones que ofrece la figura masculina de crianza, como imagen con la que puedan identificarse los hijos.

 

Si tiene algún comentario, por favor escriba a francisco@micumbre.com

Si quiere leer otros artículos complementarios, visite www.micumbre.com 

About these ads



Bienvenidos

Aquí encontrará respuestas a sus preguntas. Lea este articulo titulado: ESCUELA PARA PADRES. Qué es, para qué sirve y cómo funciona de forma virtual.

Los objetivos de esta escuela virtual son: Educar a los padres para que con su ejemplo y conocimientos de las virtudes y valores humanos puedan educar a sus hijos. Enseñar como educar a los hijos. Que los padres aprendan a vivir un armonioso, fecundo y largo matrimonio. Tender un puente entre la educación familiar y la Fe.

No dudeis en comunicaros conmigo para cualquier comentario. Un saludo, Francisco francisco@micumbre.com

Dale aquí para empezar a recibir nuestros artículos por correo electrónico.

Únete a otros 821 seguidores

Subcripciones

RSS Feed / Fuente RSS
Feedburner
By Email / por Email

Por favor elija uno de estos servicios para subscribirse a este blog.

Visite nuestra página en
Facebook y hágase Fan

Mi Cumbre
on Facebook.

Siga nuestros Tweets en Twitter
Follow micumbrecom on Twitter

Visite nuestra página en Catholic.net
 

Categorías

noviembre 2009
L M X J V S D
« oct   dic »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Ultimos Tweets @micumbrecom


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 821 seguidores

%d personas les gusta esto: