La homosexualidad y el lesbianismo explicado a los adolescentes


ESCUELA PARA PADRES

La homosexualidad y el lesbianismo explicado a los adolescentes

1,300 Palabras. Tiempo de lectura 4:45 minutos

La homosexualidad es la relación erótica o atracción sexual persistente y emocional, hacia alguien del mismo sexo. El lesbianismo es la homosexualidad femenina.

Hay que amar con toda intensidad a los homosexuales y a las lesbianas, pero hay que aborrecer la homosexualidad y el lesbianismo. La Iglesia Católica, a diferencia de otras denominaciones, no se opone al amor entre personas del mismo sexo. Se opone a la obsesión, adicción y relación erótica de quienes tienen definida y comprometida la homosexualidad y el lesbianismo.

La gran mayoría de los homosexuales, lesbianas, transexuales y bisexuales se sienten culpables, acerca de su orientación sexual y les gustaría eliminar esta tendencia física y mental, bien sea que la hayan adquirido por curiosidad, moda o elección, o fomentado voluntariamente, dándose cuenta o no. La frase de “salir del armario” es la que clara y públicamente comunica a la sociedad, las inclinaciones o tendencias homosexuales y lesbianas, y suele ser producida por la presión ejercida por su grupo social.

Los padres

Son los que mejor conocen a sus hijos y tienen que tener el conocimiento, la experiencia y la claridad suficiente, para ver esas iniciales inclinaciones homosexuales, según comiencen a manifestarse. Tienen que estar muy atentos a los signos externos, señales inequívocas de angustia que experimentan los adolescentes y emociones relacionadas con estas actitudes, muchas veces inconfundibles, de las desviadas tendencias sexuales de sus hijos, las cuales suelen aparecer desde muy pequeños y la mayoría de las veces, motivadas por el ejemplo de otros niños o por ese deseo que tienen en sus primeros años, de copiar y experimentar todo, para en cada caso particular, estar muy claros y bien preparados, a la hora de consultarlo con los profesionales y poderles ofrecer el necesario apoyo emocional, familiar, religioso y social.

Es muy importante tener conversaciones bien preparadas con los hijos, que sean claras y tranquilas, para conocer la realidad de la situación, por muy cruda que sea, para poder ver como van desarrollando su tendencia sexual.

También es necesario investigar todas esas facetas, en las amistades que los hijos  frecuentan, ya que ahí puede estar la clave de ese querer copiar o emular las actitudes de otros.

En el caso de que las amistades fueran peligrosas, por su insistente influencia de querer involucrarles en ciertas actitudes, o que intenten valerse de medios para abusar de ellos sexualmente. Los depredadores conocen el posible eximente ante la ley que la edad, del consentimiento sexual, que en algunos países comienza a los 14 años. Además cuentan con el posible silencio del adolescente, al que han sometido con amenazas o premios.

El amor a los hijos se demuestra una vez más, en el sereno y constructivo diálogo con ellos, pero que antes esté solidamente preparado, para hacer frente a todas las preguntas e inquietudes. Que los hijos se sientan que pueden dialogar con sus padres, es el principal paso para encontrar la claridad de sus inquietudes. Explicar muy claramente a los hijos las características de las opciones sexuales, no quiere decir que haya que apoyarles en las decisiones que quieran tomar, pues si están equivocados, es necesario y obligatorio para los padres, explicarles con todo detalle y sólidos argumentos, los errores en los que pueden caer en función de sus decisiones.

La definición de la inclinación sexual de los adolescentes, los padres no pueden tomarla como un juego, ni como forma de llamar la atención, ni como una contrariedad, no asumible por los padres. Es una cosa muy seria y delicada, que conlleva el máximo respeto de ambas partes, pues marca el futuro y deja señales imborrables para toda la vida, en los padres y en los adolescentes.

Los padres tienen que tomar las medidas, a tiempo de poder modificar las inclinaciones sexuales anormales. Nunca deben pregonarlo ni ocultarlo, deben hacer ver a los hijos adolescentes, que la sociedad les juzgará por sus actitudes y talentos, así como por la forma de practicar sus virtudes y valores humanos. Los que les critiquen, son los perversos, ya que las lesbianas, homosexuales, transexuales y bisexuales pueden ser por origen psicológico y los doctores y profesionales especializados, deben examinar a los hijos para determinarlo con certeza. Los padres en cuanto se den cuenta del problema que tienen sus hijos, deben intentan eliminar ese padecimiento, recurriendo a los profesionales especializados.

El ejemplo de los padres.

Los hijos preadolescentes y adolescentes, continuamente están observando la actitud de los padres, relacionada con su apariencia física y estética. Los comportamientos excesivos, relacionados con la masculinidad o feminidad, les hacen copiar actitudes impropias de sus edades.

Para las hijas la imitación de la figura sexual de la madre, les queda mucho más confusa, ya que aunque sea como un rol a seguir, también pueden tener por otra parte, su propia feminidad contraria, a lo que están viendo en la casa. Esto suele ser, por el comportamiento algunas veces excesivamente deportivo de la madre o su excesivo culto a la remodelación física del cuerpo, incluyendo sus vestimentas, peinados, maquillajes y deportes violentos, propiamente masculinos.

Preadolescentes y adolescentes.

Durante las edades comprendidas entre los 12 y 18 años, según la edad física y mental de cada joven y de la educación recibida, les empiezan las confusiones sobre su identidad sexual. Comienzan las ganas de explorar y probar, en todo lo relacionado con la sexualidad masculina y femenina, para tratar de afianzar en su definitiva orientación sexual, que aunque casi nunca a esa edad todavía es definitiva, para toda la vida. Ahí es donde empiezan a considerar su lesbianismo, homosexualidad o bisexualidad.

En esas edades llenas de confusiones, es donde aparecen los inductores, poniendo mucha presión en el abonado campo adolescente, para conseguir prosélitos. La mayoría de las veces, los adolescentes están en manos de los inductores al lesbianismo o la homosexualidad, debido a que ya se creen mayores para tomar decisiones propias, sin tener que consultar a los padres, profesores o consejeros espirituales.

Los adolescentes tienen que estar muy bien informados y preparados por sus padres, maestros y asesores religiosos, para poder soportar las enormes presiones externas de los amigos y de los medios de comunicación, que continuamente les insisten en intentan convencerles, de que esa homosexualidad masculina o femenina, es normal. No es cierto que cada uno pueda hacer lo que quiera, sin que tenga que importarle ni los principios morales, ni las consecuencias de sus actos.

Las graves consecuencias de la homosexualidad y del lesbianismo.

 

Los padres tienen que explicar bien a sus hijos, antes de que las tendencias homosexuales observadas, se conviertan en actitudes, los peligros que conllevan para su salud, principalmente los relacionados con la enfermedades de transmisión sexual clásicas, sífilis, gonorrea, infecciones o enfermedad del intestino gay, hepatitis A, B, C, D, rotura de esfínteres, trauma que provoca incontinencia fecal, hemorroides, fisura anal; edemas, SIDA, la infección por VIH, etc.

Según las estadísticas, la vida de los homosexuales activos, se disminuye en un 40% y es más letal que las drogas y el alcoholismo. La conducta homosexual muestra una promiscuidad compulsiva, sexo anónimo, sexo por dinero, sexo en lugares públicos, sexo con menores, alcoholismo, abuso de drogas, depresión y suicidio.

Deben hacerles saber que esas inclinaciones, les obligarán  a aislarse socialmente de sus amistades, que les llegarán problemas de concentración, autoestima y depresiones, además de que se sentirán muy diferentes de sus familiares, amistades. Incluso a ser objetos de burlas y ridículos. Otras graves situaciones que desgraciadamente tendrán que resolver, son el rechazo y la agresión de otros grupos, la discriminación social, para participar en determinados deportes, ser admitidos en determinados clubs, universidades y trabajos.

 

Si tiene algún comentario, por favor escriba a francisco@micumbre.com

Si quiere leer otros artículos complementarios, visite www.micumbre.com

 

About these ads



Bienvenidos

Aquí encontrará respuestas a sus preguntas. Lea este articulo titulado: ESCUELA PARA PADRES. Qué es, para qué sirve y cómo funciona de forma virtual.

Los objetivos de esta escuela virtual son: Educar a los padres para que con su ejemplo y conocimientos de las virtudes y valores humanos puedan educar a sus hijos. Enseñar como educar a los hijos. Que los padres aprendan a vivir un armonioso, fecundo y largo matrimonio. Tender un puente entre la educación familiar y la Fe.

No dudeis en comunicaros conmigo para cualquier comentario. Un saludo, Francisco francisco@micumbre.com

Dale aquí para empezar a recibir nuestros artículos por correo electrónico.

Únete a otros 820 seguidores

Subcripciones

RSS Feed / Fuente RSS
Feedburner
By Email / por Email

Por favor elija uno de estos servicios para subscribirse a este blog.

Visite nuestra página en
Facebook y hágase Fan

Mi Cumbre
on Facebook.

Siga nuestros Tweets en Twitter
Follow micumbrecom on Twitter

Visite nuestra página en Catholic.net
 

Categorías

agosto 2009
L M X J V S D
« jul   sep »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Ultimos Tweets @micumbrecom


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 820 seguidores

%d personas les gusta esto: