La virtud del compromiso en la familia y en la sociedad.

ESCUELA PARA PADRES

La virtud del compromiso en la familia y en la sociedad. 

Algunos artículos relacionados: 

 

 1,498 palabras. Tiempo de lectura 6:00 aproximadamente.

El compromiso voluntario, verbal o escrito, hecho de buena fe a través de la palabra dada o de un documento, es lo que alguien se compromete moral o jurídicamente a realizar. Debe ser cumplido totalmente y respetado rigurosamente, en la medida en que sea moralmente justo. Ese compromiso ante terceros, se convierte en obligación y puede generar responsabilidades, en caso de no cumplirse e incluso, poner en juego la credibilidad del que no lo cumple.

Compromiso también se denomina a la promesa matrimonial religiosa (esponsales), que los futuros cónyuges se hacen recíprocamente, de contraer nupcias en el futuro. No tiene que dar miedo a nadie, el asumir el compromiso y la responsabilidad de querer, cuidar y proteger al cónyuge, para toda la vida.

Hay dos formas de entender el compromiso matrimonial: Los que lo contraen eclesiástica y voluntariamente ante Dios y ante los hombres, con el firme compromiso para ambas partes de ser indisoluble a perpetuidad, y la unión civil, inscribiéndose solamente en un registro, para vivir simplemente junto a otro, donde la ruptura del compromiso adquirido, ya está establecida incluso antes del comienzo.

Este último grupo no quiere asumir el compromiso del matrimonio para siempre y se casan civilmente, solamente por un tiempo, mientras les convenga. Por lo tanto las razones o excusas para el divorcio son muy diferentes, ya que si no tienen creencias religiosas, solamente lo consideran como un contrato civil, sin compromiso perpetuo, que cuando quieran lo pueden disolver con el divorcio.

El compromiso hecho a otra persona en nombre de Dios, comprometen el honor, la fidelidad, la veracidad y la autoridad debida a Dios, por lo que en justicia deben ser respetados fielmente y el no cumplirlos supone una falta grave. Pero los compromisos hechos para hacer una obra mala, no obligan a nadie.

Asumir un compromiso adquirido voluntariamente, va más allá de las obligaciones impuestas y se convierte en una obligación, hacia uno mismo y hacia los demás, cuando se hace público y tiene consecuencias sobre otros. Por eso hay que pensarlo muy bien antes de hacerlo, para no conformarse solamente con lo afectivo de las “relaciones líquidas”, que son las que se adaptan a cualquier “recipiente” situación.

Los padres tienen la obligación de insistir en la enseñanza a los hijos, de la virtud del compromiso. Hay muchas personas que gracias a su acertado concepto del compromiso, su ayuda a la sociedad civil es inmensa, a través de las ONG (Organizaciones No Gubernamentales). Nadie les obliga a comprometerse, pero esas personas lo hacen de forma continua, sincera y altruista. Mayoritariamente son las personas han recibido una educación, en la que los valores del compromiso y de la fidelidad, son el motor que les permite amar al prójimo como a ellos mismos.

6 Situaciones analizables sobre los compromisos futuros:

  1. Cuando el compromiso conlleva cansancio físico, intelectual y económico, hasta el límite de las posibilidades y no hay forma de pararse para reparar las fuerzas una vez empezado.
  2. Cuando el compromiso produce grandes interrogantes y dudas que afectan a la mente, sugiriendo abandonarlo.
  3. Cuando hay diferencias entre los que se comprometen y los que tienen que sufrir el desacuerdo o los silencios largos y reflexivos.
  4. Cuando hay un compromiso cuyo incumplimiento o diferencias, se tiene que someter a árbitros o amigables componedores.
  5. Cuando son sobre asuntos graves o importantes, sobre el que se compromete y los que no reciben la obligación contraída.
  6. Cuando todo se va desarrollando normalmente y no hay discrepancia, entre el compromiso adquirido, ni con lo que influye en los demás.

Aceptar o imponerse compromisos, puede producir miedos e inseguridad, pero las personas tienen que mostrar y transmitir confianza, en saber que van a cumplir lo comprometido, con la seguridad que ello les hará bien y evitarán el rechazo de los demás, la soledad personal y el aislamiento si no lo cumplen.

El compromiso consiste en saber en qué y cómo comprometerse y cómo mantener lo comprometido, en proyectar la mejor comunicación posible y en abrir de par en par los brazos, especialmente a los más necesitados, para acoger, escuchar, dialogar, comprender y enriquecer.

Hay que comprometerse, darse y dar, sobre todo cuando alguien pide con necesidad nuestra ayuda, nuestro quehacer y nuestra obligación. No hacerlo, supone perder la sensibilidad, que es igual a los que oyen, pero no escuchan.

El verdadero compromiso es un estilo de vida, que define a determinados tipos de personas. No se improvisa, hay que irlo desarrollando poco a poco, según las capacidades y deseos de cada uno. Con el ejemplo hay que intentar que haya personas que lo crean, lo sigan y lo extiendan.

El compromiso basado en el conocimiento y la práctica de las virtudes y valores humanos, produce felicidad, plenitud de vida, alegría y desarrollo emocional. Tiene que servir para ponerse a pensar en el presente y en el futuro, en la vida del prójimo, en la existencia de cada uno, en las necesidades de la familia y de la sociedad, en la promoción humana.

El compromiso no debe producir un temor que justifique el refugiarse en la superficialidad, ni puede ser algo efímero, del estilo de “si te he visto, ni me acuerdo”. Supone una obligación, pero no debe tener el sentido de sumisión, o que solamente se puede asumir en ocasiones excepcionales.

Rechazar o eludir el compromiso, abre paso a una espontaneidad aleatoria, gracias a la cual cada uno hace lo que le da la gana, es decir, lo que se le ocurre imprevisiblemente. Hay que comprometerse porque la vida está llena de compromisos, en el plano familiar, en el profesional, en el social, en el afectivo, en el jurídico, en el religioso y en muchos más. La vida es una suma de compromisos y vínculos. Los que pretenden no utilizar su capacidad de compromiso, no son libres, son prisioneros de su egoísmo.

La valía de una persona puede medirse por el número y calidad de sus compromisos, y que esté dispuesta a cumplir. Por eso, aunque todo compromiso en algún momento de la vida, resulta costoso y difícil de llevar, perder el miedo al compromiso, es el único modo de evitar que sea el azar o la indecisión, quien acabe por comprometernos. Quien jamás haya sentido el tirón que supone la libertad del compromiso, no puede disfrutar de la profunda naturaleza de la libertad. No se es más libre, cuantos menos compromisos haya que asumir.

La sociedad se mejora a través de los compromisos fuertes, personales o colectivos, sacando a relucir o actualizando sus potencialidades de responsabilidad, equilibrio y generosidad, lo que no puede hacer nadie ajeno a los compromisos. Es necesario que todos participemos, cada uno según el lugar que ocupemos y el papel que desempeñemos en la sociedad, en asumir voluntariamente el compromiso generoso de hacer el bien al prójimo en las tareas sociales, pues ésto es un deber inherente a la dignidad de la persona humana.

8 Graves situaciones que destruyen los compromisos:

  1. Cuando da un miedo incontrolable, las consecuencias del compromiso adquirido.
  2. Cuando desaparece el encanto físico de los comienzos, y empiezan a romperse u olvidarse los compromisos y proyectos asumidos, incluso el de construir juntos el futuro familiar.
  3. Cuando falta el respeto interior y exterior, la comprensión y el entendimiento entre los cónyuges, estando solos o acompañados.
  4. Cuando la ruptura del vínculo matrimonial quebranta o lesiona el derecho del otro cónyuge, y el bien de los hijos, los cuales necesitan la unión estable de los padres, para su desarrollo.
  5. Cuando no hubo desde el principio, la suficiente preparación para estudiar y entender el compromiso que se iba a adquirir, y las responsabilidades que conllevaba.
  6. Cuando por la infidelidad conyugal, de adulterio o económica, se rompe el compromiso del amor mutuo, exclusivo y para siempre, produciendo la desconfianza, la traición y el fracaso.
  7. Cuando se alega que son preferibles las malas consecuencias, que cumplir el compromiso, sin tener en cuenta el daño que se hace al prójimo, por no cumplirlo.
  8. Cuando surge la indiferencia, la falta de comunicación, la frialdad amorosa, la crítica constante, la mutua responsabilidad y el entendimiento hacia el otro cónyuge.

Los padres si quieren demostrar una verdadera autoridad y credibilidad, tienen que ser los primeros, en saber hacer compromisos y cumplir con firmeza y consistencia la palabra dada, principalmente en los conceptos de educación, desarrollo y relaciones familiares y sociales. Cumplir los compromisos conlleva inteligencia, disciplina, obligación y responsabilidad con uno mismo y con los demás.

Los hijos siempre esperan que se cumplan los compromisos que sus padres, les han dado bajo su palabra. Si esto no ocurre, la desilusión y desconfianza, pueden llegar a ser muy difícil de recuperar.

francisco@micumbre.com

20 Reglas de oro para aprender a no criticar. 16 Preguntas y respuestas.

ESCUELA PARA PADRES

20 Reglas de oro para aprender a no criticar. 16 Preguntas y respuestas.

1,513 Palabras. 6:00 Minutos aproximadamente.

Algunos artículos relacionados:

¿Qué es criticar?

Criticar es censurar, notar o vituperar las acciones o conductas de otras personas o instituciones.

¿Qué deben hacer los padres?

Los padres con su ejemplo, deben enseñar a sus hijos la virtud de no criticar, para ello deben fomentar las virtudes y valores humanos de: La caridad, la honradez, la discreción, la veracidad, ensalzar, encomiar, defender, etc.

¿Cuáles son los niveles de la crítica?

La crítica puede estar a nivel individual, a nivel colectivo, en trivialidades y en grandes temas, en nuestra vida cotidiana y sobre nuestro pasado. Entre criticar y difamar a personas o instituciones, hay una raya muy sutil, que se suele saltar muy fácilmente.

¿Es necesaria la crítica constructiva?

La crítica constructiva es necesaria para mejorar las cosas, máxime si los interesados la piden. De esa crítica, pueden salir soluciones a las inquietudes y evitar los errores, que no habían visto. Como en la crítica profesional de libros, trabajos o situaciones reales en la sociedad, que incluso se pudiera pagar por recibirla.

¿Qué produce la crítica destructiva?

La crítica destructiva tiene un componente de envidia, daño o malas intenciones. Es la crítica que no aporta soluciones, ni alternativas, ni nada, para resolver los problemas de lo criticado, suele ser dañina para el que la recibe, y declaratoria de la mala personalidad del que la realiza.

¿Qué es el “chisme”?

El “chisme” es la crítica sutil y despiadada, que atrae y consume tanto tiempo a los espectadores, de los medios de comunicación y de las redes sociales. Incluso cuando el “chisme” es una noticia o comentario, verdadero o falso, con el que generalmente se pretende indisponer a unas personas con otras, criticando o murmurando de alguien.

¿El “chisme” es dañino?

Si, al ser una ofensa a la fama a las personas, las familias o instituciones, que normalmente no tiene forma de rectificarlo, ni pararlo totalmente. Una vez que se lanza el chisme, se propala como un incendio imparable. Es como esparcir en el campo las plumas de una almohada, ya no se pueden recoger todas las plumas que se ha llevado el viento.

¿Es grave la crítica hecha a los familiares?

Criticar a las personas que se dicen amadas, como cónyuge, hijos, padres, familiares o amigos, sacando a la luz pública sus defectos ocultos o situaciones comprometidas, es una de las formas de hacer más daño, pues el que la oye, debe pensar que la crítica salida de la persona amada, es más fuerte que si fuera de un enemigo o desconocido.

¿La crítica suele atraer las ideas políticamente correctas?

Criticar porque hacerlo es políticamente correcto, o sumarse a las críticas para congraciarse con el criticador, para no desentonar en el grupo o segmento de la sociedad, es casi lo mismo que propalarla, ya que ésto cumple uno de los objetivos de los criticadores, que es esparcir lo más posible la crítica destructiva, bien sea de forma sibilina o de forma directa.

¿Cuáles son los principales pecados, relacionados con la crítica?

  • El engaño: Dando a la mentira apariencia de verdad, valiéndose de palabras o de obras aparentes y fingidas.
  • La calumnia: Los que, mediante palabras contrarias a la verdad, dañan la reputación de otros y dan ocasión a juicios falsos respecto a ellos.
  • La maledicencia: Los que, sin razón objetivamente válida, manifiestan los defectos y las faltas de otros, a personas que los ignoran.
  • La mentira: Al decir lo contrario de lo que se sabe, cree o piensa, induciendo a errores o a la eliminación de esperanzas.
  • Los juicios temerarios: Los que, incluso tácitamente, admiten como verdaderos, sin tener para ello fundamento suficiente, un defecto moral en el prójimo.
  • También con los de: Murmuración, exageración, falsedad, habladuría, insidia, intriga, desprestigio, deshonra, humillación, fustigamiento, hostigamiento.

¿Por qué criticamos a otros?

La crítica es la ciencia del engaño, ya que aunque creamos que somos íntegros y honestos con nosotros mismos, todos tenemos unas fuerzas contradictorias, que nos conducen a criticar a los demás, aunque nos moleste enormemente que nos critiquen.

¿Por qué no nos criticamos a nosotros mismos?

Porque es muy duro mirarse en el espejo y enfrentarse a nuestra propia la realidad, aunque hayamos criticado lo mismo a otras personas. Nos suelen faltar fuerzas, para hacernos una buena crítica. El mejor método de auto crítica, es un profundo examen de conciencia.

¿Tenemos que tener cuidado con las críticas que oímos?

No se puede creer en todo lo que nos dicen sobre los demás y mucho menos criticarles, ya que la mayoría de las veces, los críticos desconocen los motivos o razones de lo que critican. La mayoría de las personas, suelen hacer sus críticas con perjuicios basados en sus temperamentos, criterios, sentimientos, ambiciones y amor propio, exagerando las posibles faltas de otros.

¿El silencio es un arma contra la crítica?

Cuando no es posible contrarrestar la crítica, con el silencio hay que intentar desaprobar todas las críticas, en las que se está presente. No siempre el silencio otorga. Y si es posible, tratar de cambiar el tema de la conversación, con el mayor tacto posible.

¿La crítica es más dañina, cuando el criticado está ausente?

Nunca se debe criticar a nadie, y mucho menos cuando está ausente y no puede justificarse o rebatir la crítica. Máxime que a ningún critico le gusta que le critiquen en su ausencia. Nadie debe sentirse superior a otro, para justificar la crítica. Todo el mundo comete faltas y si alguien se muestra interesado en conocerlas, para criticarlas y no para ayudar a corregirlas, se le debe llamar la atención, pues está demostrando un proceder malsano.

¿Puede hacerse alguna crítica en determinadas ocasiones?

La crítica, a excepción de la constructiva, solamente debe hacerse para proteger a los inocentes, al bien público o para ayudar a las personas que estén necesitándola, para mejorar sus vidas o resolver sus problemas.

20 Reglas de oro para aprender a no criticar:

  1. Intentar que los comentarios sean útiles y no produzcan daño, aunque no satisfagan tus malas intenciones. Todo el mundo tiene derecho al honor.
  2. Procurar realizar una crítica constructiva, evitando mencionar los defectos personales o sociales de su grupo.
  3. Intentar que la crítica sea constructiva, para que pueda sacar a relucir lo mejor del que la hace y del que la recibe. Que para ambos sea lo contrario de lo que se obtiene, con una crítica destructiva.
  4. Que la crítica nunca sea un ataque personal, entre el que la hace y el que la recibe.
  5. Que la crítica tenga siempre un lenguaje apropiado y realista, sin hostilidad ni arrogancia. Frases recomendadas para iniciar: En mi sincera opinión, a mí me parece que… Puedo equivocarme, pero creo que…
  6. Antes de criticar constructivamente, debes estar muy bien informado de que, lo que vayas a decir, sea toda la verdad, no medias verdades. Esto refuerza la credibilidad del que critica.
  7. Antes de criticar, evita o neutraliza las emociones fuertes o las situaciones fuera de control de tus sentimientos y las influencias negativas ajenas.
  8. Trata de impedir que tus críticas produzcan en la otra persona, sentimientos de vergüenza, humillación, desprecio, burla, incompetencia, vulnerabilidad, etc.
  9. Procura que las críticas sean constructivas, objetivas, positivas, etc. para que puedan contribuir al bien de las otras personas.
  10. Utiliza solamente la crítica sobre los errores del pasado, como soporte para mejorar el futuro.
  11. Que la crítica sirva para crear lazos de empatía y no de separación.
  12. Antes de criticar, mira si tienes una viga en tu ojo, que te impide ver la paja en el ajeno.
  13. Previamente a criticar, razona profundamente sin dejarte llevar por tus preferencias personales. Deja aparte las preferencias o reacciones relacionadas con tus gustos o disgustos.
  14. Toma el tiempo necesario y reflexiona mucho, antes de hacer alguna crítica, por muy políticamente correcta que sea y muy insistente la petición de hacerla. Una vez lanzada, es imposible pararla.
  15. Da el tiempo que sea prudente y justo, para que el criticado pueda contestar, conocer la opinión de la otra persona, ayuda a centrar la situación y puede ser beneficioso para ambos.
  16. La crítica constructiva y justa, no crea amigos ni enemigos, si está hecha con conocimiento, tacto, autoridad y respeto.
  17. No critiques si no sabes si esa crítica, va a servir para mejorar a la otra persona.
  18. La crítica es el cáncer de corazón, que contamina a otros.
  19. La crítica produce una desazón y angustia, que solamente se cura con el arrepentimiento y la petición de perdón.
  20. Aceptar las críticas ajenas, es un acto de personalidad y de dominio del intelecto.

francisco@micumbre.com

10 Banderas rojas sobre el Bullying. 15 preguntas y respuestas.

ESCUELA PARA PADRES

10 Banderas rojas sobre el Bullying. 15 preguntas y respuestas.

1,696 Palabras 6:00 minutos aproximadamente.

Algunos artículos relacionados:

¿Cuáles son las soluciones que más éxito están teniendo para eliminar el Bullying?

Se está escribiendo mucho sobre las exitosas experiencias, obtenidas al tratar de disminuir los casos de Bullying, sus consecuencias y repeticiones, estas son las principales:

  1. Establecer cursos de Defensa Personal. Los agresores se lo piensan dos veces, si conocen que el posible agredido se sabe defender de los ataques físicos o verbales.
  2. Abrir más espacios de comunicación responsable entre los padres y los hijos, para que estos puedan decir a sus padres, lo que les está pasando y no tener que sufrir en silencio.
  3. Aumentar la autoestima de los agredidos o posible futuros agredidos.
  4. Crear leyes justas, para que ningún acto de Bullying quede inmune, ni impune.
  5. Educar bien a la sociedad, empezando desde la familia. Practicando y enseñando a practicar a los hijos, las virtudes y valores humanos.
  6. Enfocarse en modificar las conductas, de los testigos presenciales o receptores posteriores, de los hechos violentos y de los efectos producidas por el Bullying.
  7. Formar un equipo de profesores, que se pongan a trabajar en cuanto tienen conocimiento de un caso de Bullying. Primero actúan como filtro, para reconocer si es un acoso sistemático o algo puntual. Después se reúnen con la víctima para dale apoyo, ayudarla y tranquilizarla. Después hablan con él/élla o los acosadores y testigos, para que sean conscientes de sus acciones y las cambien.
  8. Implantar programas de prevención, que ya hayan demostrado los buenos resultados, entre los alumnos, padres y profesores, antes de que sea demasiado tarde y haya víctimas.
  9. Que ante la presencia de los profesores, haya un diálogo abierto, entre los padres de los agresores, los agredidos y los testigos.
  10. Tener más y mejor comunicación entre hijos, padres, familia, profesores y amigos.

¿Qué es lo que motiva y arrastra a los que practican el Bullying?

Para los agresores físicos o intelectuales del Bullying, es indispensable tener testigos o espectadores, voluntarios o involuntarios, de las maldades que hacen. Esos testigos les envalentonan, les complacen, les hacen sentirse importantes, fuertes y prepotentes, lo que multiplica una mayor humillación del agredido.

¿Qué ocurre cuando se callan los testigos?

Cuanto más se callen los testigos por miedo o admiración al agresor, indiferencia ante los hechos o para no ser la nueva víctima, más probabilidades habrá de que se repita la agresión. Hoy han venido a por él, si no los páramos, mañana vendrán a por mí.

¿Si no hay muchos testigos, que hace el agresor?

Hacer o mandar hacer a sus compinches que siempre le rodean, fotografías o videos, para ponerlos en las redes sociales y divulgarlos lo más posible. Es la forma de reforzar la humillación y dejar sentir su violencia y jefatura a su grupo.

¿Qué acciones se han tomado con éxito en algunos países?

Educar a los testigos para:

  1. Que sepan que si no actúan bajo las directrices de la ley o del centro educativo, pudieran ser declarados culpables de colaboración con el agresor.
  2. Que interrumpan el Bullying, por la razón o por la fuerza.
  3. Que lo denuncien, según sea el caso, a los maestros, a la policía, a los padres del agresor y a los de la víctima.
  4. Que formen un frente común para: Afearle la conducta al agresor, aislarle del grupo, impedir que circule la noticia a través del boca a boca o en las redes sociales, etc.
  5. Proteger y animar al agredido, para que se sienta a gusto con sus compañeros.
  6. Que insistan ante los maestros o responsables, para que el agresor reciba una educación especial, donde se analicen los motivos por los que ejerció el Bullying, que pudieran ser: Xenofobia, racismo, abuso de fuerza, discriminación, aporofobia (miedo a la pobreza), burla por su físico o imagen, etc.
  7. Añadir un buzón virtual o físico, donde las víctimas y los testigos, puedan hacer las denuncias anónimas, para que todos puedan exponer sus casos y que posteriormente sean investigados.
  8. Entre los mejores alumnos, formar a unos líderes para que a la entrada, salida y en el recreo, actúen como vigilantes, llevando unos distintivos que aumenten su visibilidad. De esta forma, se recuerda a los alumnos que su tarea es, ser responsables de la seguridad de todos.

¿La eliminación del Bullying mejora la motivación para estudiar, los rendimientos escolares y las relaciones sociales y familiars?

Al eliminar el Bullying, disminuye la angustia y la depresión, aumenta el respeto a los demás, el bienestar y la motivación escolar, la mejora de la convivencia, de la armonía familiar, de la salud física y mental de los alumnos, desarrolla y crea una buena empatía entre todos los alumnos y profesores, etc.

 

¿Se valoran más los centros educativos que combaten el Bullying?

 

Cada vez los padres y los alumnos, valoran más los centros educativos donde el Bullying ha desaparecido. Es un éxito que imparablemente, va arrollando centro por centro.

A los centros educativos, donde no se frena el Bullying, solamente asisten los alumnos por obligación, bien sea de las autoridades locales o escolares, o por despreocupación de los padres, sobre el futuro de los hijos.

 

¿Se puede atajar el problema del Bullying?

Si los padres quisieran, se podrían de acuerdo en sus asociaciones, para exigir a las autoridades educativas, que pusieran en marcha planes para atajarlo y erradicarlo, o de lo contrario sacarían a sus hijos del centro educativo. Para ello, los padres tienen que querer y saber hacerlo. En estos casos funcionaria muy bien el Cheque Escolar o Voucher.

¿Cuáles son los principales casos de Bullying?

Hay muchas formas de acoso: El Bullying propiamente dicho, el Ciber Bullying telefónico o de Internet con el Texting, el Sexting, el Bullying laboral, el acoso escolar, el acoso social o físico, etc.

¿Se deben centrar las soluciones solamente en los agresores y victimas del Bullying?

Hay que complementar los modelos actuales con acciones centradas principalmente, en el concepto de prevención y en influir positivamente en los testigos. Ya que existen una normas no escritas, que rigen en los grupos de estudiantes, donde hay testigos que no acosan, pero que observan, ríen, jalean, aplauden, se divierten y sacan fotografías que posteriormente cuelgan en las redes sociales. Se trata de cambiar.

¿Hay que cambiar la actitud de las víctimas?

No hay que enfocarse solamente en cambiar la actitud de la víctima, para que sea más extrovertida o menos tímida. Hay que influir en los testigos. Si se consigue que no participen en el acoso, eso hace cambiar la actitud del acosador. El objetivo es concienciar sobre la importancia positiva o negativa, de las acciones del grupo y enfatizar, defender y apoyar a la víctima. Hacer ver al grupo de testigos, que ellos son tan o más responsables del Bullying que el agresor, ya que con su sola presencia, ya le están animando a hacerlo.

¿Se heredan los conceptos de violencia e indefensión?

Depende de la educación que reciban los hijos. Si los padres corrigen a tiempo los brotes de violencia, que pudieran mostrar desde muy pequeños los hijos, se disminuiría la violencia. Pero algunas veces, los mismos padres con sus malos comportamientos, están inculcando la violencia en los hijos, máxime si posteriormente se dedican a practicar deportes violentos o viven en comunidades violentas. La indefensión, también es una actitud que se fomenta por algunos padres, sobre todo en las hijas, si ven la indefensión de las madres, ante la violencia física o mental de los padres.

¿Deben los padres y los centros escolares enseñar a defenderse de los violentos?

Los padres y los centros escolares, tienen muchas formas de enseñar nociones básicas, para saber defenderse en sus diferentes edades. Desde la enseñanza de las virtudes y valores humanos, hasta la práctica de las artes marciales, la defensa personal, el sentido común para tomar elementales precauciones, como evitar o rehuir las peleas y determinadas compañías y situaciones, etc. Todas estas actividades, aportan una gran confianza y un valor añadido a la hora de ofrecer nociones básicas, para zafarse de una agresión.

¿Es conveniente estar vigilantes del entorno de los hijos?

Es muy importante fijarse con detalle, en la forma de actuar de los agresores o posibles agresores, y trasladarlo a los profesores, de forma que esas propias experiencias, puedan ser compartidas de forma muy útil, para cuando los otros alumnos se enfrenten a situaciones similares.

¿Cuáles son los 11 principales síntomas o indicios para detectar los casos de Bullying?

  1. Cuando están poco o nada concentrados en lo que hacen y se nota que tienen algo fuerte, que les ocupa la mente y no lo quieren decir.
  2. El aislamiento de su grupo normal de amigos, y el comienzo de una vida solitaria.
  3. El cambio constante de carácter, de humor, de sensibilidad, originando aumentos de situaciones de sobresalto, de agresividad, de utilización de malas formas, etc.
  • El súbito abandono de sus costumbres, hábitos religiosos o normas sociales.

 

  1. El silencio excesivo, si de repente se vuelve introvertido o miedoso.
  2. La disminución del rendimiento escolar, reflejado en las malas calificaciones, en el olvido de las tareas, etc.
  3. La falta de descanso nocturno, las pesadillas y la negativa a levantarse por las mañanas.
  4. La negación a dar explicaciones convincentes de dónde ha estado, durante las horas de clase o fuera de ellas.
  5. La pérdida temporal del apetito, incluyendo las cosas que siempre le han gustado.
  6. La ropa rota, manchada o extraviada y el material escolar estropeado.
  7. Los síntomas falsos de salud, de fiebre, de dolor de cabeza, de estómago, malestar general, ansiedad, etc.

francisco@micumbre.com

 

 

Los hijos de diseño a través de la fecundación in vitro y los vientres de alquiler

ESCUELA PARA PADRES

Los hijos de diseño a través de la fecundación in vitro y los vientres de alquiler.

1,768 Palabras. Tiempo de lectura 7:00 Aproximadamente.

Este artículo es para que los padres junto a los hijos, inicien una profunda reflexión sobre la situación presente y futura, del método abortivo de la fecundación in vitro y el diseño y fabricación por computadora de niños perfectos, según los criterios de los padres, no los de la naturaleza.

Algunos artículos relacionados:

Hay naciones que han autorizado a inscribir en el Registro Civil, a los niños fecundados in vitro y gestados en vientres de alquiler, incluso asignándoles tres progenitores.

Una pareja de homosexuales encargó a una empresa, especializada en la obtención de hijos de diseño, para que les contratara espermas, óvulos y vientres de alquiler y así conseguirles una hija delineada por ellos mismos, según unas especificaciones muy exigentes de origen, reproducción y gestación.

Para ello tenía que comprar el esperma de un hombre, que tuviera determinadas características físicas, rasgos externos, color de piel, ojos y pelo, raza, altura, coeficiente intelectual, salud física y mental intachables, títulos académicos, satisfacción en los hijos obtenidos con su esperma, y así hasta 500 características.

También encargó que le compraran óvulos de una mujer, con características similares, muy bien definidas y que igualmente pudiera demostrar éxito, en sus anteriores donaciones de óvulos.

Con los espermatozoides del hombre y los óvulos de la mujer contratados, tenían que proceder a través de la fecundación in vitro, a producir varios embriones, para elegir los mejor fecundados. Posteriormente seleccionar varios embriones femeninos y el resto eliminarlos o criogenarlos, para usarlos ellos mismos en otro momento o venderlos en el mercado actual.

El paso siguiente era contratar los servicios de una mujer, de determinadas características y también mediante precio, estuviera dispuesta a que le implantaran los embriones que se obtuvieran. Una vez fecundada, esperar los nueve meses de embarazo hasta la gestación total y parto. Después del parto, tenía que entregar la hija a la pareja de homosexuales.

Siguieron todo el proceso, como si fuera en una ganadería y cuando nació la hija, la registraron con el insólito caso, de cuatro progenitores legales. En el intermedio hubo situaciones de arrepentimiento de algunas de las partes, llegan incluso a pedir que se abortara a la niña, porque habían cambiado de opinión y ya no la querían.

Entre las técnicas empleadas, para satisfacer los antojos de los clientes o mejorar la especie humana, a través de modificaciones genéticas, está el “cribado genético” que emplea algoritmos que combinan informáticamente, el ADN de la madre y del donante del esperma. Seleccionando de entre varios miles de embriones, el perfil genético más sano y más a gusto de los clientes.

La realidad de la programación del hijo de diseño, utilizando la reproducción asistida y los vientres de alquiler, vuelve a aparecer con más sofisticación, con la paulatina transformación de la paternidad y en poder simular, modelar y seleccionar al niño en el ordenador, por medio de algoritmos, antes de que nazca. Esta procreación por medios técnicos, ocurre sin ningún control moral, ético, legal, familiar, médico, económico, social, político, etc. Con este tipo de técnicas, la dignidad de los hijos, nacido o por nacer y de la propietaria del vientre de alquiler, queda supeditada al capricho de los padres.

Ni los padres, ni la ciencia, pueden tener la información suficiente, para poder elegir los embriones sin riesgos genéticos y mucho menos, predecir totalmente los riesgos genéticos futuros, enfermedades, carácter, inteligencia, etc. Por lo que tienen que asumir una responsabilidad sobre un humano, en base a un capricho, soportado en lo que le dice la ciencia actual.

Tenemos que aceptar el profundo anhelo que muchos tienen, para a toda costa ser padres, pero sin embargo, no se deben de sobrepasar límites, con tal de conseguir lo que se quiere, utilizando para tal fin, medios moralmente inaceptables, por lo que hay que frenar los intentos de legalizar y normalizar el tráfico de niños. Los deseos de tener un hijo, no pueden ser interpretados como el derecho a tener el hijo, los hijos son un don, no un derecho,  pues eso significaría tratarlo de la misma manera que a una cosa.

Hay parejas, pero principalmente las mujeres, que por motivos profesionales o de imagen física, no quieren pasar por el proceso del embarazo propio y los cambios físicos a los que queda sometido su cuerpo, por eso recurren al método abortivo de la fecundación in vitro y a los vientres de alquiler. Además del egoísmo de elegir un hijo, como ellos quieren y cuando lo quieren.

Los 16 riesgos más comunes de la obtención de hijos de diseño, a través de la fecundación in vitro y los vientres de alquiler.

  1. La fertilización in vitro, conlleva muchas consecuencias negativas para los embriones, para los hijos producidos y para los padres.
  2. Existe una gran dificultad para rastrear los orígenes de sus progenitores y de la madre de alquiler, lo que produce hijos con falta de identidad. SAN (Síndrome de agujero negro).
  3. Poder encontrase con muchísimos hermanos y hermanastros.
  4. Desconocimiento de las posibles enfermedades genéticas, que les han dejado en herencia.
  5. El crimen de la eliminación de los embriones, que no han sido utilizados, a pesar de ser vidas humanas.
  6. La gran posibilidad de embarazos múltiples, lo que origina un alto número de abortos voluntarios.
  7. En comunidades pequeñas, los posibles matrimonios entre hermanos, hermanastros y primos, lo que se llama incesto accidental.
  8. La “comodificación” de las mujeres y sus cuerpos.
  9. La transformación de los niños en “commodities” que pueden ser fabricados y comprados por homosexuales o heterosexuales, con dinero o favores.
  10. Las violaciones de los derechos humanos, de las mujeres y los niños.
  11. La transformación de una función biológica normal del cuerpo de la mujer, en un contrato comercial.
  12. Los serios, o incluso mortales, riesgos de salud, que enfrentan las madres subrogantes y las dadoras de óvulos.
  13. La ruptura del primordial vínculo, entre la madre y su hijo.
  14. Las implicaciones eugenésicas de crear bebés de diseño.
  15. El cada vez mayor crecimiento del tráfico reproductivo, a nivel mundial.
  16. La explotación que encierra la subrogación.

Las parejas que encargan hijos de diseño, utilizando la fecundación in vitro y los vientres de alquiler, deben tener en cuenta los riesgos de problemas médicos, sociales, morales y éticos.

Hay otros peligros muy graves, si este concepto de producción de niños, cae en manos de organizaciones malvadas, o naciones deshumanizadas. Eliminar a los embriones, que no fueran perfectos o que no cumplieran con las características exigidas. Esos embriones son vidas humanas y no pueden ser sacrificados, en aras a ningún objetivo, ni alegando que se hace para reducir o eliminar los riesgos físicos o genéticos, de la reproducción natural.

Hay un mercado de personas, que quiere tener hijos de unas determinadas características y están dispuestos a pagar el precio económico, de salud y moralidad que sea, con tal de conseguir lo que quiere. ¡Aquí, ahora y como yo quiero! Este mercado es satisfecho a través de los intermediarios, en la reproducción colaborativa, como son los agentes de subrogación, abogados y hospitales (que se beneficia económicamente de la “comodificación” de la reproducción, explotando las capacidades reproductivas de mujeres de bajos ingresos, pobres y marginadas. La subrogación y el tráfico de óvulos, se han convertido en un penetrante fenómeno internacional, en el cual la pobreza y subordinación de las mujeres, incrementa su exposición a esta explotación.

En el tema de la infertilidad y de los diferentes métodos de fertilización, distingo dos grandes grupos de conceptos a analizar: La médica y la religiosa. Las avenidas sicológica y económica, son otros temas a desarrollar en otra ocasión.

Del concepto médico no sé absolutamente nada y sería un osado si me pusiera a opinar. De la cuestión religiosa voy a tomar la premisa de mi punto de vista católico, de mi experiencia y de lo que he leído, oído y visto.

De la misma forma que hay profesionales de medicina general, de especialidades y subespecialidades, les sugiero que pidan opinión a un sacerdote, que esté versado en esta especialidad. Seguro que se puede encontrar fácilmente.

No se trata de elegir entre la ciencia y la religión, al reducir la procreación a un proceso técnico de fabricación, lo que es moralmente inaceptable. Se están desarrollando a un fuerte ritmo, tecnologías de procreación humana, como la fecundación artificial y la gestación en vientres de alquiler, que plantean muchos y muy serios problemas de orden ético. La explotación y el abuso que supone la subrogación, principalmente en las personas que lo hacen por necesidades económicas.

La fertilización en cualquiera de sus modalidades, se trata de que el ser humano es privado del derecho a nacer, de un acto de amor verdadero y de acuerdo con los normales procesos biológicos, quedando de esta forma, marcado desde el principio, por problemas de orden psicológico, jurídico y social, que le acompañarán durante toda la vida.

Las distintas técnicas de reproducción artificial, que parecen puestas al servicio de la vida, dan pie a nuevos atentados contra la vida, por lo que son moralmente inaceptables, desde el momento en que separan la procreación, del contexto integralmente humano del acto conyugal. Este acto afecta, tanto a la fecundación, como al desarrollo posterior del embrión, expuesto a riesgo de muerte, por lo general, en brevísimo tiempo, por lo que estas técnicas registran, altos porcentajes de fracaso.

Además se producen con frecuencia, embriones en número superior al necesario, para la implantación en el seno de la mujer. Estos así llamado “embriones excedentes” son posteriormente suprimidos o utilizados para investigaciones, que bajo el pretexto del progreso científico o médico, reducen en realidad la vida humana a simple “material biológico”, por lo que son utilizados como ratones de laboratorio o eliminados.

En lo que respecta a la ciencia, esta tiene el derecho de mantener los procesos creadores, pero no tiene la misión de sustituirlos artificialmente. Tanto más, cuando el deseo de tener hijos, puede ser satisfecho también, a través de la adopción legal, como expresión de acogida hacia tantos niños privados del calor de la familia.

Las familias católicas deben abrirse con mayor disponibilidad, a la adopción de aquellos hijos que están privados de sus padres, o abandonados por estos. Esos niños pueden encontrar el calor afectivo de una familia y pueden experimentar la cariñosa y solícita paternidad de Dios. Así crecerán con serenidad y confianza en la vida, ellos y la familia entera, enriqueciéndose mutuamente, con los valores espirituales, de una fraternidad más amplia.

El verdadero amor de los padres entre sí, y como formadores de familia, va más allá de los vínculos de carne y sangre, al acoger a niños abandonados en los terribles orfelinatos, hospicios y similares, para ofrecerles todo lo necesario para su vida y pleno desarrollo espiritual y humano.

francisco@micumbre.com

Mi cónyuge tiene Alzheimer ¿Cómo cuido nuestras prácticas religiosas?

ESCUELA PARA PADRES

Mi cónyuge tiene Alzheimer ¿Cómo cuido nuestras prácticas religiosas?

2,329 Palabras. Tiempo de lectura 9:00 Aproximadamente.

  • 10 Preguntas sobre las prácticas religiosas y el cuidado del familiar enfermo con Alzheimer.
  • 94 Caracteres, Actitudes o Flaquezas personales, que el cuidador del enfermo se debe auto evaluar.
  • 30 Preguntas que deben hacerse los cuidadores del enfermo familiar con Alzheimer
  • 165 Virtudes y valores humanos que hay que aprender, practicar y fomentar para poder cuidar al familiar enfermo de Alzheimer.

Algunos artículos relacionados:

Este artículo, ni los anteriormente citados, están dirigidos a médicos, ni a los profesionales de la salud, son exclusivamente para los cuidadores familiares, cónyuges, padres, hijos, etc.

Nadie está exento de contraer la enfermedad de Alzheimer u otra similar, ni de tener que cuidar de ellas al cónyuge, a los padres, a los hijos o a los amigos. Las prácticas religiosas del cuidador familiar y del enfermo, en estas situaciones, tienen mucha influencia para ambos.

Los cuidadores familiares tienen que concentrarse en la educación del enfermo de Alzheimer, en los buenos y en los malos momentos, hasta que se eduquen o se pongan bien. Su mal comportamiento, tiene muchas cosas en común con su enfermedad, con su carácter, con sus costumbres y con sus anteriores y actuales prácticas religiosas.

10 Preguntas sobre las prácticas religiosas y el cuidado del familiar enfermo con Alzheimer.

Si ha habido frialdad o insuficiencia de prácticas religiosas, que potencien el perdón, es muy posible que se hayan ido fomentando, reforzando y acumulando los continuos malos recuerdos y resquemores, en muchos casos produciendo una escuela del rencor y el enojo añejo. Después, cuando llega la época de la debilidad mental, estos salen al exterior, saltando como el champan.

  1. ¿Hay que olvidarse del aspecto religioso, en la cura de las enfermedades mentales y dejarlo solamente, a los conocimientos médicos?
  2. ¿La actividad de sanar el cuerpo y la mente, es únicamente la misión del profesional médico, psicólogo, siquiatra, etc.?
  3. ¿Podrá el enfermo, él solo, sanar su mente y por lo tanto su cuerpo, sin la ayuda religiosa?
  4. ¿Puede un experto sacerdote, pastor, rabino o imán, según la religión que practiquen, ayudar a sanar la conciencia y la mente?
  5. ¿Se debe intentar introducir las prácticas religiosas, para sanar la conciencia y que de esa forma, se sane la mente y el cuerpo?
  6. ¿Son los cuidadores familiares más cercanos, los que tienen que dar ejemplo al enfermo de sus prácticas religiosas, o creer que con dichos y no con hechos, es como pueden convencerle?
  7. ¿Cómo resolver con amor, caridad y energía, cuando el enfermo no admite el “no”, o no quiere colaborar, incluso en su propio beneficio?
  8. ¿Cómo resolver con amor, caridad y energía las situaciones violentas, provenientes del enfermo, como los berrinches, los insultos, las agresiones, las difamaciones, las negaciones, etc.?
  9. ¿Cómo resolver con amor, caridad y conocimiento, cuándo y de qué forma se le debe decir al enfermo, el diagnóstico médico, su situación real y los previsibles plazos futuros?
  • ¿Cuándo se debe prepara al enfermo, con las prácticas religiosas, antes de que sea tarde y no pueda entender la situación de su enfermedad, las consecuencias y los plazos de sus deficiencias físicas y mentales?

94 Caracteres, Actitudes o Flaquezas personales, que el cuidador del enfermo se debe auto evaluar, del 1 al 10, (1, poco, 10, mucho) para conocer y en su caso, controlar y mejorar.

Se trata de examinar el grado de carácter moral, que tiene cada cuidador del enfermo y la parte que lleve escondida en sus cualidades, conductas y actuaciones personales. Hay que saber con certeza si es:

Acomplejado. Agresivo. Aislacionista. Alocado. Amargado. Arrogante. Autoritario. Avaro. Caprichoso. Cerrado. Cerrado de ideas. Colérico. Compulsivo. Criticón. Chapucero. Chismoso. Débil. Desagradecido. Desobediente. Desordenado. Despegado de la intimidad. Despreciativo. Despreocupado. Dictador. Difamador. Difícil. Discutidor sistemático. Distraído. Dominador. Duro de corazón. Duro para la comprensión. Egoísta. Empecinado. Engreído. Envidioso. Excesivamente soñador. Exigente para lo ajeno. Fácilmente injusto. Falto de autenticidad. Falto de escrúpulos. Falto de espíritu de amor. Falto de visión religiosa. Fantasioso. Frívolo. Frívolo. Huraño. Impaciente. Implacable. Impuntual. Incomprensible. Inconsiderado. Inconsistente entre el decir y el hacer. Inconstante. Incorrecto. Incrédulo de la realidad. Indeciso. Indiferente hacia los demás. Indiscreto. Individualista. Inflexible. Ingenuo. Ingrato. Injusto. Insensible en la expresión. Intransigente. Irascible. Irresponsable. Irreverente. Mal dispuesto contra todo y todos. Mal pensado. Mal perdedor. Malhumorado. Manipulable. Manipulador. Materialista. Mentiroso. Mezquino. Murmurador. Negativo. Negligente. Obsesivo. Orgulloso. Ostentoso. Pedante. Perezoso. Pesimista. Provocador. Quejica. Racista. Rencoroso. Sensual. Soberbio. Superficial. Susceptible. Tacaño. Tibio. Tozudo. Tramposo. Vacío mental. Vago. Vanidoso. Victimista. Xenófobo.

El tiempo que se pasa junto al enfermo, es un tiempo santo. Es relativamente fácil cuidar al enfermo por algunos días, pero es difícil cuidarle, por muy querido que sea, de una forma continuada, durante meses o años, incluso cuando ya no es capaz de agradecer. Ayudarles a lavarse, vestirse, alimentarse, acompañarles aunque sea en silencio o conversando, cuando se prolonga en el tiempo, se puede volver fatigoso y frustrante. En esos momentos, solamente la religión da el sentido completo del amor al prójimo, a través de la práctica de las virtudes y valores humanos.

Los familiares que están sumidos en el misterio del sufrimiento y del dolor, acogidos en la Fe, pueden volverse testigos vivientes de una Fe, que permite habitar el mismo sufrimiento, aunque con su inteligencia, el hombre no sea capaz de comprenderlo hasta el fondo.

30 Preguntas que deben hacerse los cuidadores del enfermo familiar, con Alzheimer:

  1. ¿Abandonamos otras graves obligaciones, escudándonos injustificadamente en el cuidado del enfermo? (Obligaciones con los hijos, padres, familiares, trabajos, estudios, formación, religión, etc.)
  2. ¿Abusamos de la fuerza física, verbal o intelectual, para imponer nuestras decisiones?
  3. ¿Aceptamos con mediocridad las cosas de Dios, y con el enfermo solamente tratamos las cosas humanas?
  4. ¿Aceptamos fácilmente el sufrimiento del enfermo y las injusticias que con él se cometen, o nos preocupamos y nos enfrentamos a ellas, protestando en representación del enfermo?
  5. ¿Aumentamos innecesariamente la carga a los demás, por tareas que no nos gusta hacer, caprichos, nuevas necesidades injustificadas, etc.?
  6. ¿Cómo puede el cuidador proyectar la imagen de poder aceptar preguntas y respuestas, incluso las que no quiere oír, o que no está preparado para escucharlas?
  7. ¿Creemos que tenemos la libertad de hacer lo que queremos y no lo que debemos?
  8. ¿Criticamos, cuestionamos o desprestigiamos en presencia del enfermo, las instrucciones de los médicos y los enfermeros sobre los diagnósticos, tratamientos, medicinas recetadas, actuaciones y estilos de vida recomendados?
  9. ¿Damos todo lo que podemos en el cuidado del enfermo?
  10. ¿Demostramos continuamente al enfermo, sus incapacidades y la dependencia que tiene de nuestra fortaleza y conocimientos, como cuidadores?
  11. ¿Escatimamos el tiempo dedicado al familiar enfermo?
  12. ¿Estamos excesivamente seguros de las propias ideas y no las contrastamos con los profesionales?
  13. ¿Exigimos mucho al enfermo y le damos poco?
  14. ¿Expresamos un carácter pesimista ante los hechos reales, en lugar de hacerlo de forma optimista?
  15. ¿Lo vemos todo desde el punto de vista propio, sin tener en cuenta al enfermo?
  16. ¿Nos falta sentido del pudor, al cuidar al enfermo?
  17. ¿Por nuestro trabajo y disponibilidad hacia el enfermo, nos sentimos como reyes no reconocidos o injustamente destronados, y en consecuencia, siempre nos mantenemos enfadados con el enfermo, los otros familiares y la sociedad en general?
  18. ¿Procuramos adquirir la debida formación religiosa, para atender las necesidades espirituales del enfermo?
  19. ¿Reclamamos al enfermo por lo que hacemos y por lo poco que lo agradece?
  20. ¿Sabemos hacer un equipo de familiares y amigos, que nos ayuden a cuidar al enfermo?
  21. ¿Siempre estamos en contra de todas las opiniones y situaciones, relacionadas con el enfermo?
  22. ¿Solemos presumir, protestar o echar en cara al enfermo y a los demás, por lo que hacemos o nos parece hacer por el enfermo?
  23. ¿Sólo nos preocupamos de que todo el mundo nos complazca, por nuestras acciones del cuidado del enfermo y nunca damos las gracias, por las ayudas externas?
  24. ¿Sólo somos amables cuando nos conviene, o cuando otros nos ven?
  25. ¿Somos capaces de tratar al enfermo humana y agradablemente, teniendo en cuenta que está librando una gran batalla, con él mismo y con la enfermedad?
  26. ¿Somos consciente que como cuidadores de un familiar enfermo, tenemos la grave obligación de cuidarnos también a nosotros mismos, para poder cumplir mejor con nuestras obligaciones?
  27. ¿Somos propensos a instrumentalizar o manipular todo, hacia lo que nos conviene?
  28. ¿Tenemos el “sentido del otro” o sólo pensamos y actuamos, en nuestro propio beneficio?
  29. ¿Vivimos exageradamente preocupados por el porvenir, incluso de cosas que tienen o no tienen solución?
  30. ¿Vivimos permanentemente descontentos con nuestra actividad, como cuidadores del enfermo?

165 Virtudes y valores humanos que hay que aprender, practicar y fomentar, para poder cuidar al familiar enfermo de Alzheimer.

Todos los días hay que buscar un momento para auto evaluar, del 1 al 10, (1, poco, 10, mucho), reflexionar y profundizar sobre uno o varios de ellos, e intentar ponerlos en práctica y en su caso controlar y mejorar.

Se trata de examinar el grado de carácter moral que tiene cada cuidador del enfermo y la parte que lleve escondida en sus cualidades, conductas y actuaciones personales.

Aceptar el sufrimiento propio y ajeno. Aceptar incondicionalmente la voluntad de Dios. Aceptar lo que sucede. Acostumbrarse a pensar. Actuar con naturalidad. Actuar con seriedad. Administrar bien el tiempo. Admirar la virginidad. Amar al prójimo. Amar el matrimonio. Aprender a consolar. Aprender a tratar a los demás. Aprovechar el tiempo. Asumir la pobreza inevitable. Aumentar el conocimiento. Buscar el bien común. Buscar la perfección. Buscar la virtud. Conceder el perdón. Conocer y practicar las virtudes y valores humanos. Cooperar en todo lo posible. Crear y mantener un hogar familiar. Cumplir las promesas. Dar ejemplo. Dar limosna, no de lo que sobra. Decir y defender la verdad. Defender la vida. Dejarse aconsejar. Demostrar amor. Demostrar bondad. Demostrar el cariño paternal. Demostrar esperanza. Demostrar liderazgo. Demostrar madurez. Dignificar el trabajo. Entregarse al enfermo. Estar alegre ante las vicisitudes. Estar bien arreglado. Estar siempre dispuesto a ayudar. Estudiar todo lo relacionado con la enfermedad. Evitar la inmunidad, la impunidad y la corrupción. Examinarse interna y externamente. Fomentar el diálogo. Fomentar el espíritu crítico. Fomentar el saber. Fomentar la unidad. Fomentar la vocación religiosa. Fomentar las prácticas piadosas. Fomentar los sentimientos personales. Hablar claramente. Hacer las cosas con simplicidad. Hacer las cosas gratis, sin esperar compensación. Hacer penitencia. Honrar a los padres cuando lo necesiten. Intentar aclarar las dudas propias y ajenas. Intentar cumplir con los objetivos. Intentar prever los acontecimientos. Intentar ver donde otros no quieren, no pueden o no saben ver. Mantener el buen humor. Mantener el orden. Mantener el pudor propio y el ajeno. Mantener la fidelidad. Mantener la fortaleza. Mantener la inocencia. Mantener la objeción de conciencia. Mantener la palabra dada. Mantener la Paz interior y exterior. Mantener una buena educación personal y social. Mantener una conducta intachable con todos. Mantener una ética fuerte. Mantener una moral íntegra. Meditar religiosamente. No escatimar esfuerzos. No ignorar el temor. No perder la confianza en uno mismo. No presumir de la riqueza. Ofrecer a Dios la mortificación. Ofrecer amistad incondicional. Pasar desapercibido. Permitir la libertad. Poner a la familia por delante. Practicar la igualdad. Practicar la oración privada y pública. Practicar la religión. Practicar la ternura. Preocuparse por el prójimo. Procurar formarse bien. Proteger la salud propia y ajena. Querer aprender más. Razonar las cosas. Respetar la vergüenza ajena y propia. Saber arrepentirse de lo mal hecho. Saber callar a tiempo. Saber colaborar. Saber comprender. Saber conversar. Saber cumplir con el deber como cuidador. Saber dar con desprendimiento. Saber escuchar. Saber guardar los silencios necesarios. Saber hacer, en lugar de criticar. Saber halagar cuando es de justicia. Saber mantener los secretos. Saber pedir y aceptar las disculpas. Saber pedir y hacer favores. Saber perdonar las ofensas y olvidarlas. Saber sacrificarse. Saber suavizar el lenguaje y el tono. Saber sufrir y disimular el dolor propio. Saber y fomentar la sonrisa. Ser abnegado. Ser agradecido. Ser amable, principalmente con el enfermo. Ser caritativo. Ser coherente. Ser compasivo. Ser constante. Ser cordial. Ser cortes y educado. Ser diligente. Ser disciplinado. Ser discreto. Ser entusiasta. Ser firme en el honor. Ser generoso. Ser heroico si es necesario. Ser honrado. Ser hospitalario. Ser humilde. Ser justo en las decisiones. Ser leal con los compromisos. Ser luchador por las causas buenas. Ser obediente. Ser optimista. Ser perseverante. Ser prudente. Ser reflexivo. Ser respetuoso con las personas, animales y cosas. Ser responsable. Ser sencillo. Ser sensato. Ser servicial. Ser sincero. Ser solidario. Ser tolerante. Servir de ejemplo. Tener buenos hábitos. Tener carácter, pero saberlo dominar. Tener control propio y ajeno. Tener criterio para elegir lo más adecuado. Tener fuerza ante las dificultades. Tener misericordia. Tener paciencia. Tener rectitud de intención. Tener sentido del ridículo. Tener un plan de vida. Tener una gran autoestima. Tener y demostrar la Fe. Tener y difundir dignidad. Tener y transmitir felicidad. Tomar conciencia de la enfermedad y sus consecuencias. Tomar las decisiones adecuadas. Transmitir valentía. Tratar fraternalmente al enfermo. Vivir con templanza.

El cuidador de un familiar con Alzheimer, después de leer, profundizar y meditar sobre el contenido de este artículo, deberá plantearse el reinventar su vida, para que con los conceptos obtenidos de las meditaciones, hacer los cambios necesarios en su carácter religioso, con el fin de mejorar la calidad de vida física, emocional y religiosa del enfermo, tratando de conseguir que llegue el regalo de la salud. El mejor regalo que se puede hacer al enfermo con Alzheimer, es que su cuidador familiar se cuide a sí mismo.   

Los problemas importantes, sólo se solucionan con decisiones y trabajos importantes.

francisco@micumbre.com

Padres, enseñen a sus hijos a concentrarse.

ESCUELA PARA PADRES

Padres, enseñen a sus hijos a concentrarse.

1,430 Palabras. Tiempo de lectura 5:00 aproximadamente.

  • 15 Buenas ideas para poder concentrase bien en lo que uno quiere o necesita.

Algunos artículos relacionados:

El tiempo de hoy dedicado a la concentración, es el éxito del mañana y la escuela de los genios. Cultivar el mundo interior es el cimiento del éxito.

Concentrarse es el acto de atender o reflexionar profundamente sobre algo. Abstrayéndose o ensimismándose en lo que sea o pudiera ser importante para la persona. Está relacionado directamente con meditar, reflexionar, pensar, etc. y es contrario a dispersarse, distraerse, descuidarse, etc. Es estar a solas con uno mismo.

Para poder concentrarse y mantenerse concentrado, durante el tiempo que haga falta y en el objetivo propuesto, es necesario tener mucha disciplina y entrenamiento. Es una actitud que se necesita aprender, sobre todo en esta época que hay tantas cosas, que nos pueden distraer de nuestro objetivo de concentración.

Hay concentraciones escogidas, necesarias, apreciadas e incluso amadas, que son un regalo para la mente y el espíritu, al poder estar solo, para que así, sea más productiva la conversación con uno mismo, la propia introspección para las conversaciones con Dios. Son situaciones llenas de dicha, belleza, silencio y paz, que nunca producen el sufrimiento del aislamiento.

La vida requiere mucha concentración para todo, pero la sociedad de consumo dirigida por el mundo empresarial y los medios de comunicación, pretenden distraer a las personas de sus objetivos, para que se dediquen a los que ellos tienen. La gente teme lo diferente y concentrase es, muy diferente a lo que se acostumbra en algunas culturas.

Concentrarse para organizarse u organizarse para concentrarse. Cada uno debe decidir qué es lo primordial en su forma de ser, ya que no hay lo uno, sin lo otro.

15 Buenas ideas para poder concentrase bien en lo que uno quiere o necesita.

  1. Aceptar que no existe ni el lugar, ni el horario, ni la forma, ni el tema perfecto, aunque haya que buscarlo para que la concentración funcione lo mejor posible.
  2. Admitir que hay distracciones que no se pueden o son muy difíciles de controlar, sin un gran esfuerzo mental.
  3. Aprender a manejar la soledad y el silencio, por si fuera necesario.
  4. Concentrarse en cada tema, intentando contestar: ¿Qué? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Por qué? Etc.
  5. Reflexionar si fuera posible, en una sola cosa a la vez.
  6. Controlar el tiempo dedicado a concentrase, para evitar que sea una disculpa ante la necesidad de enfrentarse a las situaciones.
  7. Crear un ambiente que elimine al máximo posible, las distracciones.
  8. Dominar la mente y estar seguro de lo que se quiere hacer.
  9. Durante la concentración intentar expresarlo en voz alta, si es que ayuda a retener y recordar las conclusiones.
  10. Escribir a mano, todo aquello que piense que pueda suponer alguna distracción.
  11. Identificar las cosas que tengan tendencia a distraer.
  12. Observar los hábitos que impiden la distracción.
  13. Practicar la concentración cada día, durante poco tiempo y con un objetivo concreto, hasta crear un hábito.
  14. Priorizar los esfuerzos para concentrarse en lo que es más importante o urgente. Primero, lo primero.
  15. Reconocer que lo que impide la concentración es uno mismo, no los signos externos, ni los pensamientos internos no deseables.

Para reflexionar bien en algún tema o situación, se debe concentrar en ello, sin dispersiones, ni distracciones. A mayor dispersión, más posibilidades hay de que las cosas no salgan bien, o tan bien como se esperaba, al olvidarnos de los objetivos propuestos. Hay que entrenarse a concentrarse y pronto se verán, sorprendentes resultados.

No es muy fácil concentrar la atención en lo importante, sin olvidarse de lo secundario. Pero para fortalecer la concentración, hay que intentarlo una y otra vez, con un entrenamiento inteligente, hasta conseguir hacerlo con el menor esfuerzo, siempre que sea necesario. Hay muchos métodos para hacerlo, pero son los profesionales médicos, psicológicos y los sacerdotes, pastores, rabinos o imanes, según la religión que cada uno practique, los que recomendarán el mejor o más adecuado, para cada persona y sus circunstancias.

En los temas importantes, es totalmente imprescindible mantener la concentración, tanto en los de la familia, como en los del trabajo, en los de los estudios, en los religiosos, etc. Dispersar la atención simultáneamente en varios temas, produce agobio y lamentaciones inútiles.

Algunas veces el cerebro parece que no quiere concentrarse en lo que debe, ni encuentra la idea principal del tema, debido a que está atento a todo lo que le rodea y le obliga a dispersarse. Esos son los momentos en los que hay que hacer mayor esfuerzo.

Para concentrase bien, es obvio que cualquier sitio es bueno, aunque hay unos mejores que otros. Todo dependerá de las posibilidades de poder elegirlos. Las habitaciones cerradas y sin ruidos son muy buenas, la soledad en el campo o en la playa también. Pero cuando esos lugares no están disponibles, hay que hacer lo que cada uno puede. Si se está bien entrenado, hasta es posible concentrarse en el ajetreo diario de la vida. El asunto es saber hacerlo. Hay tantas distracciones, que tenemos que saberlas seleccionar, para poder concentrarse en lo importante, más que en lo urgente. Administrar los tiempos y los espacios, ayuda enormemente a concentrarse en lo necesario.

Hay personas que parece que su cerebro no se detiene jamás, pues está tan organizado para concentrase y dispersarse cuando es necesario, que puede pasar en fracciones de segundo, sin gran esfuerzo y sin perder los objetivos, tanto de síntesis, como análisis.

La falta de concentración puede producir depresión, ansiedad, ataques de pánico, etc. por la incapacidad de encontrar soluciones realistas, a los problemas planteados.

Hay que concentrarse para poder pensar y analizar con claridad y sin apasionamiento, lo que hemos hechos, lo que estamos haciendo y lo que vamos a hacer, a plazo corto, medio y largo.

Hay personas que no se quieren concentrar en su verdadera situación, prefieren evadirse a concentrarse, bien sea en un problema, en sus consecuencias o en la búsqueda de la solución adecuada. Casi siempre debido a que no les gusta o les desagrada el tema.

Para conseguir unas metas u objetivos es imprescindible saber y poder concentrarse, aunque suponga un gran esfuerzo mental y tenga mucho de aventura, para saber circular por los caminos de la concentración.

No hay concentraciones maravillosas, sino concentrados maravillados, al darse cuenta de los obstáculos que han superado y los esfuerzos que han hecho para poder conseguirlo, máxime en determinadas circunstancias actuales, donde nada ayuda a establecer una sintonía interna, con nosotros mismos.

Está muy bien, y es muy necesario hablar, acompañar, escuchar, consolar y comprender a los demás, pero es muy difícil hacerlo, si antes no ha habido un proceso de concentración mental, para poder llevarlo a efecto.

Para poder concentrase bien, en algunas ocasiones, es necesario buscar un lugar tranquilo, solitario y donde se respire paz, para poder descansar el cuerpo, recuperar fuerzas, enriquecer el espíritu, formar o consolidar pensamientos, llenar nuestra vida y hablar con uno mismo.

Concentrase es un combate interno, para no caer en la dispersión y la distracción, no es una simple operación psicológica, para llegar a un vacío mental. Es intentar alejarse de las cosas mundanas internas y externas, que nos perturban la tranquilidad, para poder centrarse en algo puntual que nos importe mucho, como resolver un problema, aclarar una situación, hacer un programa de vida, ordenar las ideas, reflexionar sobre el pasado para organizar el futuro, meditar conceptos que no se tengan claros, profundizar sobre los asuntos internos, abstraerse de las presiones externas, pensar en la propia existencia, condensar situaciones que estén desperdigadas, etc.

Hay que organizarse para poder sacar tiempo y así poder concentrase. No es muy difícil discernir, qué es lo más importante para analizar en ese momento, bien sean cosas pasadas o futuras.

La concentración activa y positiva, requiere un gran esfuerzo, ya que según dicen los expertos, cuando no se presta atención a la concentración, la mente de naturaleza vagabunda, se distrae cada 12 segundos con otros temas ajenos, lo que incide en que baje la velocidad de lectura y de comprensión, por lo que frecuentemente hay que releer, para enterarse y fijar en la mente, lo que se ha leído o conversado. Esta concentración se enriquece a través de la memoria, con la reflexión de los pensamientos existentes y con el descubrimiento de cosas, que nunca se habían pensado.

francisco@micumbre.com

Tengo un gran disgusto ¿Qué hago?

ESCUELA PARA PADRES

Tengo un gran disgusto ¿Qué hago?

1,144 Palabras. Tiempo de lectura 4:00 aproximádamente

  • ¿Le dan disgustos los hijos, el cónyuge, la familia, la sociedad?
  • ¿Consciente o inconscientemente, disgusta Vd. a otros?
  • ¿Se disgusta Vd. por sus propios pensamientos, palabras u obras?
  • ¿Le duran mucho tiempo los disgustos?

¿Qué es disgustarse?

Disgustarse es enfadarse con alguien o con algo, propio o ajeno.

¿Qué causan los disgustos?

Suelen causar incomodidades, diferencias, fastidios, contrariedades, disputas, penas, pesadumbres, desazones, angustias, etc.

¿De dónde vienen los disgustos?

Algunos provienen de nosotros mismos, porque no hemos hecho las cosas debidamente o como hubiéramos querido hacerlas. Otros son originados por terceras personas y también existen los que suceden debido a situaciones ajenas o acontecimientos incontrolables, como pueden ser los del clima, las enfermedades y las guerras, que se escapan de las manos de todos o de la mayoría. Lo normal en la vida, es que todos tengamos disgustos por alguna cosa.

¿Cómo clasificar los disgustos?

Se pueden clasificar según sea su tamaño e intensidad, en grandes, medianos, pequeños, graves, leves, continuos o esporádicos, depende muchas veces de cómo los calibremos, en función de nuestras propias interpretaciones personales.

¿Cómo catalogar los disgustos?

Duran y pesan tanto como nosotros tengamos la capacidad de analizarlos, catalogarlos y darles la importancia que verdaderamente se merecen, pues tienen diferentes dimensiones y grados, produciendo consecuencias muy desiguales, entre los que lo producen y los que lo perciben, con independencia de la intención con la que se han producido.

¿Qué originan los disgustos?

Se originan por cosas, que nadie las hizo con propósito de disgustarnos. Otras, intentan disgustarnos o contrariarnos adrede y si lo consiguen o no, es nuestra decisión. A las personas bien entrenadas mentalmente, es muy difícil que los disgustos les hagan mella.

¿Qué producen los disgustos?

Hay que saber impedir que las emociones producidas por los disgustos, cambien nuestras  actitudes y nos impidan llevar el modelo de vida que tenemos que llevar. Mucho menos alegar que el disgusto nos impida mentalmente asumir las responsabilidades inherentes a nuestra condición. La responsabilidad que asumimos frente a los disgustos, es nuestra propia determinación.

¿Se pueden controlar los disgustos?

Si los disgustos recibidos no los controlamos, podrán lograr influirnos negativa y seriamente y los haremos trascender a nuestro entorno familiar, amistoso, laboral y social, los cuales no tienen la culpa, de no haber podido o sabido controlar, los disgustos que hemos recibido.

¿Se nota cuáles son las personas disgustadas?

A las personas disgustadas, normalmente se les ve desde lejos y dejan una estela de mal humor y actos antisociales. Es muy importante dominar nuestros disgustos, para que no sean reflejados en las relaciones con otros y mucho menos, si son ajenas a ellos. Padres disgustados, hacen hijos amargados.

¿Qué producen los disgustos?

Los disgustos pueden enfadar, irritar, incomodar, contrariar, apenar, entristecer, alterar, decepcionar, etc. Por eso al examinar la conciencia cada noche, debemos analizar si la situación anímica en la que nos encontramos, proviene de algún disgusto recibido. Es entonces cuando tenemos nuevamente la oportunidad de repasar los motivos de los disgustos recibidos, su importancia, dimensión, las consecuencias que influyen en nuestra persona y las soluciones que podemos y debemos aplicar.

¿Son las mentiras como los disgustos?

Las mentiras también pueden tener distintas transcendencias, entre el concepto de lo que siente el que las dice, y la interpretación del que las oye o siente. Una pequeña mentira dicha sin mala fe, otra persona puede hacer un mundo de ella y enfadarse muchísimo.

¿Se pueden aliviar los disgustos?

Todos podemos aliviar las penas y sufrimientos que producen los disgustos: Escuchando, pensando por otros, amando, acogiendo el disgusto como propio, levantando el ánimo, influyendo entusiasmo, haciendo sonreír, ofreciendo soluciones y alentando las buenas ideas, de los que lleguen a nosotros, hundidos por el peso de los disgustos que les agobian. Quizás no podamos hacerlo con los grandes disgustos, pero si con los pequeños. Tenemos que intentar que, donde haya un  problema, encontrar una solución, además de saber enjugar las lágrimas y aliviar los sufrimientos.

¿Se deben analizar los disgustos?

Tenemos que con escepticismo y frialdad, analizar muy bien el concepto de lo que nos ha disgustado y todas sus circunstancias, para evitar que nos produzcan pesimismo. También tenemos que madurar, pensar y analizar todo su entorno, porque puede haber una oportunidad detrás de cada disgusto, la cual podría llevar a un beneficio, euforia o alegría.

¿Influyen los disgustos en la salud mental?

Aunque los disgustos sean pequeños o sin importancia, pueden influir muy negativamente en la salud mental o física de las personas que los reciben. Todo es cuestión si se los “toman a pecho” o dejan que “les resbalen”. Dándoles vueltas y vueltas, sólo se consigue crear un círculo vicioso, del que muchas veces es casi imposible salir.

¿Se puede desarrollar la educación del disgusto?

Aunque nadie enseñe a lidiar con los disgustos, es imprescindible aprender a desarrollar una verdadera educación del disgusto, para evitar que desperdiciemos nuestro tiempo, intentando asimilar las consecuencias negativas de los disgustos innecesarios y autodestructivos.

Tenemos que educar y formar a nuestras mentes, para saber enfrentarse a los disgustos y dominarlos, de forma que no se conviertan en un veneno, para el desarrollo normal de nuestra vida. Al contrario, sabiéndolos valorar y dominar en su justa medida, podremos aprender a aprovecharnos de su conocimiento, a conocer lo que verdaderamente somos y a no sucumbir a los problemas, que nos puede originar por nuestra falta de formación.

¿Se puede convivir con los disgustos?

Hay que aprender a convivir con los disgustos y a sobrellevarlos con dignidad, educación y amor al prójimo. La mejor respuesta es, perdonando a los que nos han dado los disgustos, aunque la razón y el sentimiento, nos diga lo contrario. A pesar de las insolencias, faltas de consideración o injusticias provenientes de otros y aun sabiendo las consecuencias, es difícil aceptar que un disgusto no nos afecte negativamente, ni ejerza un poder sobre nosotros, que nos quite nuestras energías y socave nuestros principios, si no es perdonado.

¿Cómo lidiar con los disgustos?

Aunque es inevitable que los disgustos nos lleguen, no debemos malgastar el tiempo, esforzándonos en trasladar a otros nuestros disgustos. ¿Cómo recibir los disgustos sin que nos amarguen el carácter? ¿Cómo acogerlos sin malgastar el tiempo maquinando venganzas inútiles? ¿Cómo educar a los hijos, sobre los disgustos innecesarios y autodestructivos que dan, y sobre los que reciben?

¿Cómo perdonar los disgustos recibidos?

Sin embargo el disgusto puede ser tan profundo, que el dolor producido dificulte la capacidad personal de perdonar, y produce una acumulación de resentimiento. Es entonces el momento de recordar que el perdón, en su esencia más profunda, es divino, por lo que se hace necesario acudir a la religión, para poderlo conceder. La educación del disgusto, consiste en aprender a perdonar. Hay que perdonar a los que nos han disgustado, como quisiéramos que nos perdonaran, a los que hemos disgustado.

francisco@micumbre.com

 

Mi esposa empieza con la enfermedad de Alzheimer. ¿Qué hago? 69 Conceptos.

ESCUELA PARA PADRES – Mi Cumbre

Mi esposa empieza con la enfermedad de Alzheimer. ¿Qué hago? 69 Conceptos.

2,928 palabras. Tiempo de lectura 11:00 aproximadamente.

 

INDICE:

  • Hoja de Ruta con 13 puntos, para ayudar a la esposa que empieza con la enfermedad del Alzheimer.
  • 6 Primeros pasos que tiene que dar el esposo, cuya esposa comienza con Alzheimer.
  • 10 Situaciones que al esposo le producen miedo o angustia, vinculadas con el estado de su esposa, cuando empieza con Alzheimer.
  • 12 Situaciones sobre sí mismo, que producen miedo o angustia, cuando tiene que proteger a la esposa con Alzheimer.
  • 11 Principales crisis, riesgos y circunstancias, que le pueden ocurrir al esposo.
  • 7 Peticiones imprescindibles a los hijos, para mitigar el miedo del padre.
  • 10 Conceptos del código de conducta, para las relaciones entre el consejero y el esposo.
  • Referencias.

El objetivo de este artículo es ordenar algunas ideas, inquietudes y acciones relacionadas con el esposo en esta situación, incluyendo a hijos con sus padres, padres con sus hijos, etc. No está dirigido al enfermero profesional, ni al cuidador del enfermo. Para ellos hay muy buenos manuales  y protocolos, sobre cómo se debe cuidar a los enfermos de Alzheimer.

El artículo puede relacionarse con otras graves enfermedades degenerativas, como:  Parkinson, la demencia senil, la depresión, el cáncer, etc. También con situaciones de accidentes o enfermedades súbitas, discapacidades infantiles, etc., las cuales siempre requieren una fuerte dedicación de los cuidadores, sean familiares o no.

Algunos conceptos parecen duplicados, pero están puestos en dos sitios diferentes, para enfatizar su importancia en cada una de las situaciones.

Hoja de Ruta con 13 puntos para ayudar a la esposa, que empieza con la enfermedad del Alzheimer. Cada punto tiene que tener una fecha de cumplimiento y los medios para ir controlando los resultados.

  • Diseñar a plazo, corto, medio y largo, los objetivos a conseguir, medios necesarios y controles para analizar y en su caso corregir, si es posible, la marcha de los acontecimientos.
  • Ir un paso por delante de lo que pudiera suceder, previendo los posibles síntomas y soluciones. Incluso preparando las conversaciones con los médicos y especialistas, para evitar dispersiones, mentiras, medias verdades y omisiones, y así sopesar las opiniones dadas, para poderlas contrarrestar con otras opiniones de especialistas.
  • Evitar cualquier distracción, sobre el tema principal: La enfermedad de la esposa y sus tratamientos, así como la salud física y mental del esposo. Impidiendo que las cosas que no estén relacionadas, consuman las energías o desvíen la atención, que necesitan los objetivos de la Hoja de Ruta.
  1. Rodearse de un buen grupo de familiares, amigos y profesionales, que puedan sumar a la causa, ayudándoles a cuidar a su esposa y que a él mismo, le aporten un vínculo de simpatía y soporte. Todos ellos tienen que “estar leyendo la misma página en cada momento”. No debe haber informaciones claras para unos y tergiversadas, atrasadas u ocultas para otros.
  2. No echar la culpa del problema, a los que con buena voluntad intentan dar un consejo. No matar al mensajero. Escuchar a todo el mundo y seleccionar con buen criterio, el trigo de la paja. Para no desanimar a los que pretenden ayudar, nunca debe decir que no, a lo que empiecen a comentar sobre el tema. Evitar ocultar lo evidente o decir “eso ya lo sabía yo”, etc. Oír, ver y actuar.
  3. Fortalecerse en lo físico, en lo mental y en lo religioso, sin dejar una sola grieta, aunque suponga un sacrificio.
  4. Evitar estar en posición negativa, ante la situación presente y la futura. La esposa enferma necesita estar rodeada de personas llenas de actitudes positivas, para que le den continuamente ánimos, pero sin mentiras.
  5. Analizar en racimo todos los posibles y probables acontecimientos, junto a las alternativas que pudieran aplicarse, e intentar encontrarles por adelantado, actuaciones y soluciones creativas.
  6. Conocer claramente las distintas etapas y tiempos, que la esposa irá teniendo, reflejadas en fechas y características y signos externos, para poder ir preparando las soluciones o los cuidados especiales, para cada una de ellas.
  7. Procurar las condiciones necesarias, para que ambos puedan refugiarse en la religión e ir acercándose más a Dios, antes de que fallen las fuerzas y no se sepa dónde está cada uno. Aunque haya situaciones o momentos de graves dificultades, promesas incumplidas, deseos insatisfechos, retos insalvables, etc. la Esperanza es lo último que se pierde.
  8. Hacer un balance o planteamiento económico, verdadero y realista, de la situación financiera familiar, teniendo en cuenta los ingresos, gastos, activos y pasivos necesarios, para afrontar los enormes costos adicionales, que conjuntamente hubiera que hacer. Si no hay total información, es muy posible que se tomen decisiones equivocadas o que no se tomen las debidas.
  9. Prever dónde, cómo y cuándo, hay que tomar la decisión de ir a una residencia para jubilados o a una residencia geriátrica, en función de las variables de la enfermedad y las del esposo. Analizando la alternativa de tomar los servicios externos o internos, de ayuda en la casa, para cuidados personales, comida, limpieza, etc.
  10. Huir de los pensamientos negativos, que supongan preguntarse ¿Por qué tiene que sucederle a mi esposa o a mí?

6 Primeros pasos que tiene que dar el esposo, cuya esposa comienza con Alzheimer:

  1. Estar muy atento al comportamiento de su esposa, para detectar las primeras acciones u omisiones, que pudieran indicar posibles banderas rojas o amarillas, relacionadas con la enfermedad del Alzheimer. Escribirlas con todo detalle en un diario, para comentarlas inmediatamente con el médico.
  2. Conseguir uno o dos buenos diagnósticos médicos y entender muy claramente, todo lo relacionado sobre las medicinas, tratamientos y procesos que debe seguir su esposa. Continuar anotando todos los hechos y resultados, que se vayan produciendo.
  3. Aceptar la situación que se ha presentado o que ha ido creciendo, hasta llegar a la realidad y circunstancias actuales de la esposa. Incluyendo la adaptación y conformidad al papel, que tiene que realizar como cuidador.
  4. Buscar información comprensible y consejos profesionales sobre la enfermedad, además de los recursos que haya disponibles, para los enfermos y sus cuidadores.
  5. Preparar una Hoja de Ruta negociada con todos los que intervengan o pueda intervenir, en el proceso de ayuda a su esposa.
  6. Ponerse inmediatamente en comunicación con la asociación de ayuda, a los cuidadores y enfermos de Alzheimer, que haya en su ciudad. La pueden localizar a través de Internet.

10 Situaciones que al esposo le producen miedo o angustia, vinculadas con el estado de su esposa, cuando empieza con Alzheimer, para definirlas, analizarlas, evaluarlas y buscar las soluciones.

SOBRE LA ESPOSA:

  1. Que involuntariamente se hagan daño físico, con objetos cortantes o con productos tóxicos domésticos.
  2. Que involuntariamente agreda, a los que les cuidan o a terceras personas.
  3. Que involuntariamente destrocen objetos de valor o sentimentales.
  4. Que involuntariamente se escapen de la casa en automóvil o andando, y se pierdan o tengan un accidente.
  5. Que paseando o saliendo a hacer compras, se desorienten y no sepan donde tenían que ir, se pierda o no sepa volver a su casa.
  6. Que necesitando ayuda médica, física, emocional, religiosa o económica, no la quieran aceptar. (Ir al médico, tomar medicinas, alimentarse, asearse, seguir tratamientos, hacer compras, gestiones, etc.)
  7. Que no quiera acceder a ir a una residencia o centro donde puedan evaluarle, cuidarle, y ofrecerle seguridad.
  8. Que se pongan en posición pasiva o indiferente y no quiera aceptar su enfermedad, ni las consecuencias que pudiera conllevar.
  9. Que voluntaria o involuntariamente, mienta sobre su situación a los médicos y a las personas que le cuidan, sobre lo que le han dicho ellos.
  10. Que no quiera ceder voluntariamente, el control de las cosas muy importantes en su vida: Gestiones financieras, relaciones con las aseguradoras, declaración de impuestos, pago de facturas, situaciones de riego físico, etc.

12 Situaciones sobre sí mismo, que producen miedo o angustia, cuando tiene que proteger a la esposa con Alzheimer, para definirlas, analizarlas, evaluarlas y buscar las soluciones.

SOBRE EL ESPOSO:

  1. Que empiece con pensamientos catastróficos, que le bloqueen las fuerzas para tomar decisiones adecuadas a cada circunstancia.
  2. Que se obsesione, sin haber hecho el presupuesto, en que no le va a llegar el dinero, para cubrir los gastos originados por la esposa: Residencia especializada, personas para cuidarle, cocinarle, asearle y atenderle en la casa, darle las medicinas, etc.
  3. Que piense que se va a poner enfermo o con depresión, y que no pueda cuidar ni consolar a su esposa.
  4. Que crea que no va a ser capaz de tener las fuerzas suficientes, para cumplir todos los conceptos de la Hoja de Ruta, que le permitan ayudar a su esposa.
  5. Que se sienta solo, esté o no acompañado por sus familiares, amigos y profesionales de salud, con la sensación de estar desamparado y abandonado a su suerte.
  6. Que no sepa decirle al médico cuándo empezó y cuál ha sido el desarrollo de la enfermedad, hasta llegar a la situación actual. Posiblemente por haber confundido las demostraciones del carácter fuerte y las costumbres, con las actitudes actuales, sin haberse dado cuenta de las banderas rojas, que le indicaban la grave situación que se estaba produciendo.
  7. Tener que permitir que la esposa, dado su carácter fuerte, conduzca su automóvil o camine por la ciudad, con el riesgo que eso conlleva. No pudiendo evitarlo, por el carácter acomodaticio y tímido del esposo, para evitar enfrentamientos y enfados.
  8. No saber o no poder cuidar las mascotas de la casa y tenerlas que entregar a otro, pensando en la falta que podrían hacerle a la esposa, para disfrutar de ellas como terapia.
  9. No saber manejar con buen criterio, ecuanimidad y eficacia el sistema de seguros, la parte financiera y los conceptos legales.
  10. No poder o no saber negociar las fechas, de las consultas de los médicos y profesionales, teniendo que contemplar indefenso, la falta de soluciones y el consiguiente deterioro de la enfermedad.
  11. No poder acompañar a la esposa a las consultas de los médicos, por expresa prohibición de ella, temiendo que ella no cuente toda la verdad y que no interprete bien las instrucciones que le den, sobre medicinas, tratamientos y fechas.
  12. No poder estar con su esposa, por prescripción médica, en los momentos más difíciles para ella, bien sea en la casa o en la residencia.

11 Principales crisis, riesgos y circunstancias que le pueden ocurrir al esposo, para definirlas, analizarlas, evaluarlas y buscar las soluciones.

  1. Ser empujado por la esposa y que ésta le produzca una herida, que requiera estar en la cama.
  2. Empujar a la esposa en una disputa o como defensa propia, e involuntariamente, producirle un daño grave.
  3. Que intervenga la policía, debido a la denuncia surgida por una disputa o crisis, en la casa o en público. (La policía puede acusar al marido de violencia familiar y ponerle unos días en custodia)
  4. Si la disputa pudiera llegar a producirse, sería preferible que fuera en un centro médico y ante testigos profesionales, que pudieran controlarla y determinar la necesidad de ingreso en un centro hospitalario, residencia, o sala de urgencia provisional, hasta que se calme. Ellos podrían entregar el certificado necesario, sobre la salud de la esposa, para poder presentarlo ante el juez.
  5. Ponerse enfermo (Infarto, fiebre, gripe contaminante, etc.) que necesita estar en la cama o recibir cuidados especiales, que le impidan poder atender a la esposa. ¿Quién le puede cuidar en ausencia del esposo?
  6. Romperse emocionalmente, ante la sensación de imposibilidad para resolver los problemas que se le han echado encima, al crearle una peligrosa ansiedad, que incluso puede afectar a la esposa y a todos los del entorno.
  7. Que desaparezca la esposa, porque se ha perdido.
  8. Que le quiten el dinero o sus bienes, individuos inescrupulosos de dentro o de fuera de la familia.
  9. Que done su dinero o sus bienes, sin ningún sentido, a individuos que se aprovechen de su enfermad.
  10. Que uno o los dos, se enfaden con el médico y decidan no volver a visitarle, o él no les quiera recibir y tengan que volver a empezar con otro.
  11. Que al marido le sobrepasen las obligaciones, para con el cuidado de su esposa, pierda el control y no quiera aceptar la ayuda de quienes le aconsejan, supervisan, cuestionan y organizan sus actuaciones.

7 Peticiones imprescindibles a los hijos, para mitigar el miedo del padre:

  1. Que se encarguen de conocer todas las alternativas posibles, relacionadas con los derechos y obligaciones de los seguros oficiales y particulares, para poder elegir la mejor solución al problema.
  2. Que se encarguen de encontrar la mejor y más conveniente residencia geriátrica, pública o privada. Como posible alternativa, localizar la mejor forma del cuidado en la casa, en función de lo recomendado por los médicos, y las posibilidades económicas familiares.
  3. Que se encarguen de ayudar a hacer un presupuesto, en función de las posibles alternativas de los tratamientos recomendados, teniendo en cuenta los ingresos, gastos, activos y pasivos.
  4. Visitar o llamar al padre todos los días, para hacer el seguimiento de las gestiones necesarias y los resultados de las realizadas.
  5. Participar positivamente, en cada una de las crisis familiares que se presenten.
  6. Soportar todas y cada una de las decisiones que el padre tenga que tomar, relacionadas con la madre, incluso la de ayudarle en la obtención de la incapacidad de la madre, si fuera necesario.
  7. Ayudar al padre con el cumplimiento de la Hoja de Ruta y las acciones derivadas.

10 Conceptos del código de conducta, para las relaciones entre el consejero y el esposo, que cuida a su cónyuge con Alzheimer:

Las características de un buen consejero, (Entrenador, consultor, asesor, mentor o director) no tienen que ser las de un experto en la enfermedad del Alzheimer. Debe de elegirse una persona que para el esposo, haya demostrado tener experiencia en aconsejar, criterio, liderazgo, credibilidad, honradez y autoridad.

El esposo debe tener en cuenta, que si no hace la tarea encomendada, o la hace tarde o mal, el consejero le abandonará por indisciplinado. O si el esposo se pone en plan negativo, para todo lo que le dicen, ve o se imagina, puede hartar al consejero, quitándole las ganas de seguir ayudándole. Si el consejero entiende que no puede abandonarlo, porque lo impiden algunas normas de convivencia, pero sigue insistiendo en que debe hacer determinadas acciones, será el esposo, el que se marche.

  1. El consejero se tiene que meterse en la piel del esposo, para ir dos pasos por delante de las actuaciones que éste necesite realizar, para que pueda cumplir con todos los detalles negociados, al redactar la Hoja de Ruta.
  2. El consejero tiene que conocer toda la verdad, sobre las circunstancias pasadas, presentes y previsión razonable de las intenciones futuras.
  3. El consejero y el esposo, deben poder terminar sus relaciones en cualquier momento, sin necesidad de aviso previo, cuando alguno de los dos, lo considere conveniente, debido a incompatibilidades o disminución de la credibilidad.
  4. El esposo tiene que aceptar las instrucciones del consejero, pero con la prerrogativa indiscutible, de poder escoger el grano de la paja. Si no le gusta el consejero, debe cambiarlo, pues al ser un concepto de sentimientos, tiene derecho a tomar los consejos, bajo su propio riesgo.
  5. El esposo, cuando tenga dudas sobre las acciones que va a realizar, debe analizarlas bajo la premisa de, si lo que va a hacer entra o no en la Hoja de Ruta, pactada con el consejero. ¿Qué me va a contestar el consejero? ¿Cómo haría esto el consejero? ¿Cómo le discuto esto al consejero? ¿Estoy engañando u ocultándole parte de la situación al consejero?
  6. El esposo tiene que comentar con una periodicidad pactada, todas las gestiones realizadas y las pendientes de realizar, que haya acordado con el consejero, para analizar los logros obtenidos, lo no realizado, lo que queda pendiente, las dificultades encontradas y las modificaciones sugeridas sobre la Hoja de Ruta.
  7. El esposo debe llevar un diario, que refleje minuto a minuto, y contenga todo lo que ocurre a su alrededor, más las gestiones realizadas y las instrucciones recibidas por el consejero, para que en las reuniones acordadas, no se quede nada sin comentar.
  8. El esposo, tiene que ir también dos pasos por delante, de las circunstancias que pudieran ocurrir para llevar adecuadamente los conceptos de la Hoja de Ruta. No tiene que esperar a que sucedan, para intentar resolverlos. Estos pasos tienen que estar analizados y acordados previamente con el consejero.
  9. El esposo tiene que leer y estudiar con mucha profundidad, todo lo que pueda encontrar sobre la detección,  características, consecuencias y curas del Alzheimer y sobre cada uno, los temas que están en la Hoja de Ruta.
  10. El esposo tiene que hacer un gran esfuerzo, para evitar que se le embote la mente y el corazón y no se quede paralizado, por lo que le abruma, agobia y le da inseguridad. Debe intentar no escapar ni huir de sus obligaciones, buscando falsos sucedáneos de las necesidades y de las soluciones auténticas, reflejadas en la Hoja de Ruta.

Referencias:

Artículos en: ESCUELA PARA PADRES – Mi Cumbre

Informes imprescindibles para los que cuidan enfermos con Alzheimer:

francisco@micumbre.com

5 Principios morales no negociables para los votantes católicos responsables.

ESCUELA PARA PADRES – Mi Cumbre 

5 Principios morales no negociables para los votantes católicos responsables.

1,054 palabras. Tiempo de lectura 4:00 aproximadamente.

Si toma en serio su fe católica, estos 5 principios morales le ayudarán a emitir su voto por candidatos nacionales, estatales o locales, que promuevan políticas que estén en consonancia con la ley moral, de manera informada y coherente con la doctrina católica y los derechos humanos fundamentals.

También le permitirán descubrir a los candidatos, que apoyen o promocionen políticas intrínsecamente malas, si tienen posiciones que son moralmente inaceptables y contrarias a los principios morales fundamentales, incompatibles con el servicio public.

La democracia debe basarse en la verdadera y sólida base de principios morales y éticos, no negociables, que son el sustento de la vida en sociedad. Los católicos comprometidos, tienen la obligación moral de promover el bien común, mediante el ejercicio del privilegio de sus votos.

La conciencia católica bien formada y responsable, no permite votar de forma arbitraria por un programa político o un derecho individual, que contradiga los contenidos fundamentales de la fe y de la moral. Los ciudadanos católicos, siempre deben ejercer su indiscutible derecho político ante las urnas, pero previamente deben informarse muy bien.

Por lo tanto los católicos, deben evitar votar por cualquier candidato, que pretende proponer o apoyar programas o leyes, que sean intrínsecamente malas. Cuando todos los candidatos apoyen políticas moralmente dañinas, los ciudadanos deben votar de forma que intenten limitar al máximo, el daño que pudiera realizarse.

Los cinco principios morales no negociables y sin excepciones, se refieren a acciones que son intrínsecamente malas y van contra la ley moral, por lo que bajo ninguna circunstancia deben ser propuestas, apoyadas o promovidas a través de leyes.

  1. Aborto: La Iglesia Católica enseña, con respecto a la ley que permite los abortos, que nunca es lícito obedecer o tomar parte, en una campaña de propaganda a favor de una ley o a votar, por los candidatos que la propongan o aprueben. El aborto es la intención o acción directa de la muerte de un ser humano inocente y por lo tanto, es una forma de homicidio. El feto es siempre una vida inocente, y ninguna ley puede permitir eliminarla. Incluso cuando un niño es concebido por violación o incesto, pues la culpa no es del niño, el cual no debe sufrir la muerte por los crímenes de otros.
  2. Eutanasia: La eutanasia es también una forma de homicidio, por muy disfrazada que se presente. Ninguna persona tiene derecho a quitarse la vida, y nadie tiene el derecho de tomar la vida de cualquier otra persona. En la eutanasia, los enfermos o ancianos son asesinados, por acción u omisión, por un sentido equivocado de la compasión, pero la verdadera compasión, no puede incluir algo intrínsecamente malo, haciéndolo intencionalmente, a otra persona.
  3. Las investigaciones, manipulación o explotación con embriones humanos: Puesto que éstos ya son seres humanos, por lo que hay que tenerles respeto y dignidad. Los avances científicos recientes, muestran en los tratamientos médicos, que los investigadores esperan desarrollar desde la experimentación con células madre embrionarias, podrían desarrollarse en su lugar, mediante el uso de células madre adultas. Las cuales pueden obtenerse sin hacer daño a los adultos, de las cuales provienen. Por lo tanto, no hay ningún argumento médico válido, a favor del uso de células madre embrionarias. Y aunque hubo beneficios de tales experimentos, no se justifican moralmente, destruyendo otros seres humanos embrionarios, inocentes.
  4. La clonación de humanos: Los intentos para la obtención de un ser humano, sin ninguna conexión con la sexualidad, mediante partición o fisión gemelar, clonación, partenogénesis, etc. son considerados contrarios a la ley moral, ya que están en la oposición a la dignidad de la procreación humana y de la unión conyugal. La clonación humana, también implica aborto, porque se destruyen los clones embrionarios “rechazados” o “fracasados”, pues cada clon, es un ser humano.
  5. El “matrimonio” homosexual: El verdadero matrimonio, es la unión de un hombre y una mujer. El reconocimiento legal de cualquier otra unión, como “matrimonio”, socava el verdadero matrimonio. Reconocer legalmente a las uniones homosexuales, supone su aprobación, alentándolos a persistir en lo que es un arreglo objetivamente inmoral. Cuando por primera vez en una Asamblea Legislativa se propone legislación a favor del reconocimiento de las uniones homosexuales, el votante católico comprometido, tiene la obligación moral de expresar su oposición clara y públicamente y votar en contra. Votar a favor de una ley tan perjudicial para el bien común, es gravemente inmoral.

Es importante evaluar a cada candidato y a su partido político, en estos principios no negociables, ya que desafortunadamente, hay candidatos políticos que se autodenominan católicos, y aunque parezcan propensos a promover el bien común, rechazan la doctrina católica, sobre los 5 principios morales no negociables, sabiendo que algunos católicos, no han formado sus conciencias adecuadamente, con respecto a las cuestiones morales importantes.

Por eso es completamente necesario, estar muy bien informado y confiado en las enseñanzas morales, inquebrantables de la Iglesia, reflejadas en el Catecismo de la Iglesia Católica, y cuando lleguen las votaciones, tener las ideas muy claras, de a quién votar y a quién no votar. Los ciudadanos que votan de acuerdo con los principios morales básicos, hacen lo mejor para ellos y para su país.

Extracto de la traducción al español de Guía Para Los Votantes Católicos Comprometidos. Para leer el original: http://www.politicalresponsibility.com/voterguide.htm Nada de esta Guía, ni de su traducción al español, debe interpretarse como la aprobación a cualquier candidato o partido político. Está escrita para instruir a los católicos, en las exigencias de su fe.

Fuentes consultadas:

  • CCC. Catecismo de la Iglesia Católica.
  • CPL. Congregación de la Doctrina de la Fe. Notas doctrinales sobre algunas preguntas, con respecto a la participación de los católicos en la vida política.
  • CRF. Consejo Pontificio para la Familia. Carta de los derechos de la familia.
  • EV. Evangelium Vitae de John Paul II. (El Evangelio de la vida)
  • BSR. Congregación para la doctrina de la Fe. Instrucción sobre el respeto por la vida humana en su origen y en la dignidad de la procreación.
  • UHP. Congregación para la Doctrina de la Fe. Consideraciones respecto a propuestas, para dar reconocimiento legal a las uniones entre personas homosexuales.
  • WRHC. Mérito para recibir la Sagrada Comunión. Principios generales del Cardenal Joseph Ratzinger.

francisco@micumbre.com

Carta a un matrimonio enfadado. 67 Preguntas + 60 respuestas.

ESCUELA PARA PADRES

Carta a un matrimonio enfadado. 67 Preguntas + 60 respuestas.

3,857 palabras. Tiempo de lectura 14:00 aproximadamente.

Muchas gracias estimados amigos por escribir a ESCUELA PARA PADRES – Mi Cumbre Les felicito, por haberse puesto en el camino de intentar eliminar ese flagelo, que hoy azota a muchas personas y separa a tantos cónyuges. Creo que ha dado el paso adecuado, consultando su situación antes de que las cosas vayan a más.

Les sugiero que lean estos artículos y los que llevan relacionados. La soberbia en la familia La virtud de la humildad explicada a los hijos

Me han escrito llenos de amargura, porque dicen que ya no pueden más con la situación de enfado, que desde hace tiempo tienen.

Ese enfado les está moviendo su ánimo, hasta llegar a la ira. Incluso ya no les deja disfrutar de la vida y no ven la manera, de dejarlo a un lado. El grado de enfado al que han llegado, es más fuerte que su voluntad de solucionarlo. Incluso no saben cómo hacerlo, para impedir que les siga corroyendo y vaya a mayores.

Qué fácil es enfadarse y qué difícil desenfadarse, sobre todo cuando el orgullo o el mal llamado amor propio, están dentro de las personas.

Del enfado a la ira y al odio, hay un pequeño paso, que suele llegar cuando al enfado, sin ponerle remedio, se le deja que vaya creciendo.

Por lo que me dicen, es muy duro y altamente frustrante, entrar en el hogar y encontrarse que ambos están enfadados, el uno con el otro. Que se ningunean, menosprecian e ignoran, sin tenerse la más mínima consideración, para nada. Si como cónyuges sufren, ni qué decir tiene lo que les pasa a sus hijos. Y a lo mejor es porque Vds. no han querido, sabido o podido dialogar sus diferencias, debido a su alto grado de enfado o mutuo desprecio.

Me dicen que están enfadados por un conjunto de problemas, pendientes de negociar y resolver:

  • La administración del dinero.
  • Los problemas del trabajo.
  • Las relaciones íntimas personales.
  • La forma de educar a los hijos y su comportamiento.
  • Las relaciones con los suegros y las familias extendidas.
  • Las tareas de la casa.

Pero el mayor enfado dicen, que es por la desconexión que tienen entre ambos, al no sentir que el otro se preocupa, de cómo me siento yo en la vida y especialmente, dentro del núcleo familiar. Parece que toda la carga de la familia, está sobre mis espaldas.

El enfado empieza produciendo desconexión, miedo y ansiedad, al ver que se puede derrumbar todo lo que se había construido entre los dos. Sin haber llegado todavía a la ira, que es uno de los finales predecibles.

En los enfados, suele desaparecer su verdadero motivo y empiezan a aparecer, emociones o conceptos antiguos y modernos, que estaban escondidos o retenidos voluntariamente, en la mente de los cónyuges. No siempre relacionados con los motivos del enfado.

En los momentos álgidos de los enfados, es muy importante hacer una tregua, para intentar identificar cuáles son los motivos, verdaderos o falsos, que han origina el enfado. Si se consigue esa tregua, es muy probables que los cónyuges puedan llegar a un pacto de entendimiento, de dejar atrás las cosas que les han enfadado y enfocarse, en las que les unen y les hacen felices.

Dar el primer paso para la tregua no es difícil, es cuestión de tener el dominio mental, para por amor al cónyuge, quererlo hacer. También es cuestión de identificar serenamente, lo que gana y lo que pierde cada uno de los cónyuges, si siguen enfadados. Aunque nada más sea por intentar salir del infierno en vida, en los que se suelen convertir algunos enfados.

Es imposible hacer planes para el futuro, si se está enfadado. La mente y la razón están embotadas, para aceptar sugerencias. Mientras no haya una firme voluntad de suprimir el enfado, cualquier idea que llegue al dialogo o a una hipotética mesa de negociaciones, es inmediatamente rechazada, incluso antes de analizarla.

Cuando los cónyuges están enfadados, por sus cosas personales, o tienen resquemores o problemas sin resolver, como pareja o como padres, no pueden discernir cuál es el motivo de su enfado. Solamente saben que están enfadados. Incluso muchas veces, no caen en la cuenta que su enfado, es como un infierno para las relaciones con su cónyuge o sus hijos.

Los cónyuges deben tener la mente bien equilibrada, para que cuando estén en situaciones difíciles, sepan cómo sobrellevarlas, sin recurrir al enfado. En el transcurso de la vida matrimonial se enfrentaran tanto a situaciones buenas, como a malas, y en todas deben tener la sensatez y ecuanimidad necesarias, para manejarlas. Habrá momentos o épocas de:

  • Hambre y saciedad.
  • Riqueza y pobreza.
  • Salud y enfermedad.
  • Alegrías y tristezas.

60 Preguntas que debe responder cada cónyuge y posteriormente comentarlas conjuntamente, para intentar encontrar las raíces del problema y las soluciones: Por favor, contesten a estas preguntas. (Contéstenlas en cada punto y cuanto más detalladas mejor) Con sus respuestas, podrán tener una mejor visión de su situación.

 

  1. ¿Cuántos años tiene?
  2. ¿Cuántos años lleva casado?
  3. ¿A qué se dedica actualmente?
  4. ¿Vive o trabaja en un ambiente rodeado de personas enfadadas?
  5. ¿Se enfada a menudo?
  6. ¿Se enfadaba fácilmente, antes de casarse?
  7. ¿Cuándo se enfada, se da cuenta de cuál es el motivo, por el que se ha enfadado?
  8. ¿Sus enfados los lleva solamente en su interior o los exterioriza ante terceros?
  9. ¿Cree que el enfado lo podría haber evitado?
  10. ¿Ha sopesado la gravedad o inconsistencia, de lo que le ha originado su enfado?
  11. ¿Su enfado fue inconsciente, explosivo, ascendente o premeditado?
  12. ¿Pierde la paciencia fácilmente y se enfada rápidamente?
  13. ¿Está Vd. enfadado consigo mismo, con la vida que lleva, con la familia o con la sociedad?
  14. ¿Sus enfados son cada vez más frecuentes, más potentes, más violentos, más impetuosos, más largos, etc. o está mejorando en importancia, cantidad y duración?
  15. ¿Le dura mucho tiempo el enfado o se le pasa enseguida?
  16. ¿Qué es lo que más rápidamente, más fuertemente y más frecuentemente le enfada?
  17. ¿Antes de enfadarse toma su tiempo para analizar lo que va a hacer, si se enfada de verdad, sus consecuencias, pérdidas y daños que va a producir?
  18. ¿Sabe evitar, controlar y terminar su enfado?
  19. ¿Su enfado conlleva violencia física, gritos, resentimiento posterior, etc.?
  20. ¿Ha intentado algunos métodos para evitar el enfado, por ejemplo respirar profundamente, contar hasta 10, o algo similar?
  21. ¿Está dispuesto a pedir consejo a los profesionales y a estudiar, para fomentar y practicar las virtudes y valores humanos, opuestos al enfado, como son la humildad, la paciencia, el sosiego, la calma, la alegría, la disciplina, la reflexión, el respeto, la serenidad, la tolerancia, la tranquilidad, la euforia, la autodisciplina, la honestidad, el amor, el optimismo, etc.?
  22. ¿Acepta que un buen intermediario, puede alegrar el corazón a los cónyuges, máxime si acuden a la religión, pues esta atrae a los alejados, reconcilia a los enojados, e incluso se gana el respeto de quienes no comparten las mismas creencias, porque también ellos la pueden gozar en su corazón, sabiendo que un momento de paz y reflexión, cae bien a todos?
  23. ¿Practica alguna religión solo o con su cónyuge?
  24. ¿Recurre a las prácticas religiosas, para evitar o terminar con el enfado?
  25. ¿Ha consultado Vd. con algún grupo de ayuda, sacerdote, pastor, rabino o imán, según la religión que profesen en la familia, para que le ayuden a quitar sus enfados?
  26. ¿Su enfado se va incrementando paulatinamente hasta que aparece, la agresividad interna o externa, la ira y el deseo de venganza?
  27. ¿Qué personas, cosas o situaciones sistemáticamente le producen enfado y por qué?
  28. ¿Cuándo se enfada, se da cuenta de lo que hace sufrir a su cónyuge o a sus hijos y del daño que les hace, máxime cuando no le pueden llamar la atención ni recriminar?
  29. ¿Se da cuenta del terror que puede producir en su familia, solo el pensar que Vd. se puede enfadar y empezar otra vez el sufrimiento, de su desorden emocional?
  30. ¿Es consciente que sus enfados, le pueden descalificar y apartar de su vida profesional, laboral o social, pues los que tiene alrededor, no quieren tener tratos con Vd.?
  31. ¿Es consciente de que sus enfados le provocan alguna enfermedad, por lo que afectan seriamente a su salud, tales como taquicardias, subidas de tensión arterial, etc.?
  32. ¿Es consciente de que cada vez se enfada por cosas más nimias, debido a la disminución de la tolerancia, la paciencia, la aceptación, la resignación, etc. y por no saber controlar sus exigencias y expectativas?
  33. ¿Por qué su cónyuge le aguanta que Vd. se enfade continuamente? A) ¿No le queda más remedio para seguir con Vd.? B) Ha aceptado sus enfados como un estilo de vida. C) No aguanta más y le ha dado una nueva oportunidad para que se corrija. D) Pasa ampliamente de Vd. E)…….. F)…….
  34. ¿Es Vd. muy fácil de enfadar?
  35. ¿Desde cuándo ha notado Vd. que tiene arrebatos de enfado? Normalmente enfadarse fácilmente y por cualquier cosa, no nace de la noche a la mañana, siempre hay una primera ocasión que va en aumento. Es un proceso que se va gestando poco a poco, en el tira y afloja de la educación familiar. Los adultos y los padres, deberían verlo venir.
  36. ¿Sus padres le permitían sus actos continuados de enfado y Vd. ha preferido no cambiar esos hábitos, a pesar de su edad?
  37. ¿Cómo y en qué demuestra que Vd. está enfadado?
  38. ¿Cómo le afectan a su cónyuge sus actos de enfado?
  39. ¿Tiene cerca otras personas a las que da mal ejemplo con sus enfados o de las que recibe mal ejemplo, por el enfado de ellas?
  40. ¿Qué razones tiene Vd. para estar preocupado, con sus continuos actos de enfado?
  41. ¿Sus actos de enfado influyen en sus relaciones familiares, laborales y sociales?
  42. ¿Se enfada lo mismo en su casa, que en la sociedad donde se desenvuelve? (Trabajo, amigos, familia, vecinos, etc.)
  43. ¿En una situación o dialogo normal, donde siempre quiere tener razón y salir a flote, su enfado explota rápidamente, conllevando actitudes de violencias físicas o emocionales, ante cualquier cosa que le contraríe o cuando le llaman la atención, sobre su comportamiento?
  44. ¿Responde Vd. de forma colérica, altiva e iracunda, con acciones impropias o palabras altaneras e injuriosas, cuando le sale a relucir su enfado?
  45. ¿Se ha tenido que “arrugar” alguna vez ante un policía, un juez, un jefe u otra persona de categoría, aspecto físico o actitud superior y dejar a un lado su enfado?
  46. ¿Ha pedido perdón alguna vez a su cónyuge, hijos, familiares o amigos, por sus actos o actitudes de enfado?
  47. ¿Ha ido al médico, para que le diagnostique si Vd. tiene alguna enfermedad, desorden mental, bipolaridad, complejo de inferioridad o algo alrededor que le perturbe, etc. o si simplemente es Vd. un mal educado, muy consentido o manipulador?
  48. ¿Tiene ya algún diagnóstico médico, que conlleve un tratamiento físico o mental a seguir, para encontrar alternativas a sus comportamientos?
  49. ¿Cree que se enfada continuamente porque no puede, no sabe o no le dejan expresar sus frustraciones, sentimientos o resentimientos?
  50. ¿Se define como cónyuge problemático por sus continuos y fuertes enfados?
  51. ¿Se enfada porque tiene el complejo de creer que, sabe más que los demás o es para defenderse, cuando está en inferioridad de condiciones?
  52. ¿Sus enfados salen a relucir principalmente, por su equivocado perfeccionismo, al estar siempre buscando defectos o cuestionando, todo lo que le dice su cónyuge o los que tiene alrededor?
  53. ¿Sus arrebatos de enfados, le dan solamente en casa con su cónyuge o también con determinadas personas o amigos?
  54. ¿Ha observado las circunstancias o personas que tiene a su alrededor, que pudieran alterarle para producir sus crisis de enfados?
  55. ¿Cuáles son los principales conceptos, que indefectiblemente le sacan a relucir su enfado?
  56. ¿Cuándo se producen sus crisis de enfados, llegan al máximo y desaparecen o solamente se terminan, si consigue lo que perseguía, o le dan la razón?
  57. ¿Ha notado repercusiones negativas en el trabajo, por sus actos relacionados con sus enfados?
  58. ¿Hasta dónde está dispuesto a cambiar, para eliminar sus actos de enfados?
  59. ¿Cómo es Vd. como cónyuge, para ayudarse mutuamente a admitir, que tiene ese defecto y a intentar quitárselo?
  60. ¿Su cónyuge ha intentado negociar y establecer normas de convivencia familiar, relacionadas con sus enfados?
  61. ¿Qué consecuencias familiares y sociales sufre Vd., por los actos provenientes de sus enfados?
  62. ¿Cree que los enfados como actitud continua y repetitiva, surgen de un día para otro, o que es el fruto de su forma de educación, que Vd. arrastra todavía, aunque ya sea adulto?
  63. ¿Sabe lo que le espera, si continúa teniendo arrebatos de enfados y en los problemas en los que seguramente se meterá?
  64. ¿Sabe que la mejor forma de quitarse el vicio del enfado continuo, es estar dispuesto a demostrar un profundo arrepentimiento, pidiendo un sincero perdón, junto a firme propósito de la enmienda, demostrándolo a todos los que haya ofendido con sus actos, provenientes de sus enfados?
  65. ¿Se da cuenta que Vd. se está aprovechando del amor de su cónyuge, para no enfrentarse a sus actos de enfados, sabiendo que por un mal entendido concepto del amor conyugal, no le van a reñir, ni a llamar la atención?
  66. ¿Se esconde o huye cuando está enfadado, para no enfrentarse a los demás, al problema que ha provocado el enfado o para demostrar su desprecio?
  67. ¿Ha intentado controlar su ego y susceptibilidad?

 

Principales virtudes y valores humanos, claves para evitar los enfados:

La cortesía: Es la hermana de la virtud de la caridad. Pedir las cosas por favor, incluso dentro de la familia y las amistades, mantiene el amor y apaga el odio, máxime en este mundo violento y arrogante.

La amabilidad: Es la petición amigable de entrar en la vida de otro, sin dureza ni agresividad, con respeto y atención. Es el verdadero amor.

La humildad: Es la base sencilla para saber pedir perdón, por los errores o equivocaciones cometidas. La justificación es un instinto, que está en el origen de muchas acusaciones y enfados.

Hay otras virtudes y valores humanos también muy importantes, tales como: La paciencia, el sosiego, la calma, la disciplina, la reflexión, el respeto, la serenidad, la tolerancia, la autodisciplina, la honestidad, el amor,

  1. Situaciones donde reconocer el error y pedir perdón evitan muchos enfados:
  1. Pedir perdón cuando por enfado, se ha levantado la voz en los diálogos o discusiones.
  2. Pedir perdón cuando al estar enfadado, se ignora o no escucha a otra persona, aunque no se siente ofendida.
  3. Pedir perdón cuando se llega tarde, aunque se tenga una buena disculpa.
  4. Pedir perdón, hacer las paces sin esperar a hacerlo al día siguiente, aunque nada más sea con un pequeño gesto, cuando al final del día los cónyuges se preparan para descansar. Que un día no termine nunca sin pedir perdón, para que la paz vuelva a la familia.
  5. Pedir perdón y perdonar a los demás, si aprendemos eso, el matrimonio durará, saldrá adelante, aunque tenga problemas de enfados.

6 Preguntas con 60 respuestas sobre los enfados matrimoniales:

Sugiero que ambos cónyuges pongan en un papel las respuestas a las siguientes preguntas.

  1. 10 cosas que tengo que hacer para convencer a mi cónyuge para que volvamos a tener un matrimonio normal, sin enfados.
  2. 10 cosas que no debo hacer para tener un mejor matrimonio.
  3. 10 cosas que me gustaría que mi cónyuge no haga.
  4. 10 cosas que me gustaría que mi cónyuge haga.
  5. 10 cosas que ambos podemos hacer juntos, para tener un mejor matrimonio.
  6. 10 cosas que debemos hacer para que nosotros y nuestras familias seamos más felices, sin enfados, ni agrias discusiones.

Lo importante no es contestar a cada pregunta con una o dos respuestas. Lo importante es estrujarse el cerebro, para llegar a las 10 respuestas en cada pregunta. La experiencia demuestra, que las últimas que aparecen, suelen ser las más importantes. Este ejercicio de humildad ha funcionado muy bien en matrimonios con graves problemas. Pues es el que abre el dialogo, en todos los frentes. No están solos, no tengan miedo. Hay muchas personas que podemos ayudarles, es cuestión de que Vds. se dejen ayudar. Léale este correo a su cónyuge, o intente que alguien le haga llegar las preguntas, para que después puedan negociar las 60 respuestas.

Pero tiene que demostrar con hechos, no solamente con palabras, su total  y sincero arrepentimiento, el firme propósito de la enmienda y un plan de vida para el futuro. Si algún cónyuge no quiere contestar a esas preguntas y negociarlas, es que quiere seguir como está, haciendo lo que quiere, cuando quiere y como quiere. En este caso, se avecina un desgraciado final. Al escribir este ejercicio mental, les puede servir de autoanálisis, para tratar de negociar entre Vds. Parece que estas preguntas están cruzadas entre sí, o duplicadas, pero cada una, está en su contexto y deben relacionarse con los conceptos indicados a continuación:

  1. Manejo del dinero.
  2. Relaciones íntimas.
  3. Hijos.
  4. Familia propia y política.
  5. Amigos comunes y personales
  6. Trabajo.
  7. Costumbres personales.
  8. Médicos. Terapias. Consejeros.
  9. Prácticas religiosas.
  10. Forma de hablarse y actuar en privado y público.
  11. PERDÓN MUTUO Y OLVIDO.

Etc. Etc.

Las reglas que salgan de estas negociaciones, además de estar perfectamente consensuadas, tienen que ser para los dos, de obligado cumplimiento.

Desde el punto de vista religioso,

En tiempos difíciles y de crisis, que son cuando más veces llegan los enfados, tribulaciones y turbaciones, se levanta siempre una polvareda de dudas y de sufrimientos, que nos impiden o dificultan, seguir adelante hacia la verdadera convivencia familiar.

Entonces suelen aparecer las tentaciones de desolación y sentimiento de persecución, sin detenerse a dialogar las ideas, y solamente centrarse en pensar ciegamente en el enfado, no viendo la posibilidad de análisis y síntesis del problema, que ha ocasionado el enfado.

En esas épocas de cegamiento y turbación, es cuando los cónyuges deben remar hacia adelante y arraigarse más en las cosas que les unen, que en las que les separan, sin buscar excusas en lo que debe hacer el otro y no ha hecho.

Cada cónyuge debe repasar las oportunidades que ha tenido y tiene, para convertir el mal humor, la pereza, las malas contestaciones, la falta de caridad y el exceso del ego, en actos de amor hacia su familia.

Cuando un cónyuge se enfada, se está engañando a si mismo, con el incumplimiento de la promesa de amor, que hizo en su matrimonio. Está empezando a destruir lo que en su día quiso edificar. Se enfada porque no consigue lo que quiere o porque se tiene que enfrentar, con lo que no le gusta.

10 Consecuencias del enfado:

  1. Se aumenta la incomodidad y el malestar con uno mismo.
  2. Se daña verbal o físicamente a todos, incluso a los que más se quiere.
  3. Se destruye la propia imagen de educación, sensatez y equilibrio.
  4. Se deteriora la paz interior y la felicidad.
  5. Se mete en problemas, cosa que no hubiera hecho si estuviera sin enfadarse.
  6. Se lesiona el cuerpo, pudiendo provocar incluso enfermedades físicas y mentales.
  7. Se limita el razonamiento y el sentido común.
  8. Se obstruye el progreso personal, familiar y social.
  9. Se pierde el control de las emociones y de las actuaciones.
  10. Se toman acciones de forma irrazonable y muchas veces irreversibles.

16 Características en las que se puede convertir un cónyuge, por los continuos y graves enfados:

  1. Celoso
  2. Egocéntrico
  3. Ególatra
  4. Hostil
  5. Huraño
  6. Incontrolable
  7. Intolerante
  8. Obsesivo compulsivo
  9. Posesivo
  10. Tirano
  11. Violento física o mentalmente
  12. Bipolar, posiblemente.
  13. Desequilibrado
  14. Manipulador emocional
  15. Mitómano
  • Toxico mental y físicamente

 

10 Consejos relacionados con el enfado:

 

  1. Eviten caer o continuar en el victimismo: Se debe abandonar la autointoxicación, ese diálogo interior, que repite una y otra vez los mismos mensajes negativos, sin ofrecer nunca una salida, a no ser la del enfado.
  2. Traten de no abatirse, por las situaciones de enfados del cónyuge: No se dejen contaminar por los enfados del otro, pues pueden ser manipulaciones. En ocasiones, sobre todo, cuando las consecuencias afectan a la salud, hay que abandonar determinadas situaciones, para poder sobrevivir, pero sin tomarlo como derrotas, aunque sea un precio demasiado alto. Hay momentos en que una humilde retirada a tiempo, es una gran victoria.
  3. Hagan un examen de conciencia y un balance entre su modestia, humildad y ego: Observando el propio carácter y personalidad, para mantener el éxito y el fracaso en perspectiva. Admitiendo los defectos personales, para elevarse por encima de las mutuas decepciones y pérdidas.
  4. Sean emocionalmente maduros: Comportándose como los adultos siempre que corresponda, incluyendo ser un apoyo para su cónyuge, manteniendo su propio control incluso en circunstancias complejas o difíciles.
  5. Busquen a alguna persona que sea tan o más enfadable que Vds. Pueden encontrarla entre sus familiares, amigos o compañeros de trabajo. Vd. por su experiencia, habrá desarrollado un olfato especial y muy fino, para distinguir a los más enfadables. Explíquenles lo que pueden hacer, para mejorar la calidad de convivencia de su ellos y de su familia. Traten de ayudarles con sus consejos, aunque Vds. todavía no se hayan corregido del todo.
  6. Hagan una lista de todas las personas, a las que tienen que pedir perdón, por haberles hecho daño con sus enfados y consecuencias. Este es un ejercicio de humildad, que les va a mejorar su carácter, además que va a dar ejemplo al resto de la familia y de la comunidad, para que los que tengan otros problemas similares, aunque sean diferentes, sepan que siempre hay manera de modificar las conductas perniciosas.
  7. Localicen lo más rápidamente que puedan, a un director espiritual u otro especialista profesional, que tenga una buena experiencia en resolver casos de enfados, procurando que su experiencia, sea adquirida en el mundo real donde vivimos.
  8. Negocien con el especialista, unos objetivos muy claros y concretos, los medios para cumplirlos, los plazos de obligado cumplimiento y algunos sistemas, para controlar los resultados.
  9. No se enfaden continuamente, por todo lo que ocurre a su alrededor, pues esto puede ser una situación mental, que solamente los médicos podrían curarla. Para algunos cónyuges, esa actitud deja de ser un problema de carácter y pasa a ser una tapadera, para ocultar otros conceptos nuevos o antiguos.
  10. Intenten modificar el mal hábito del enfado, fomentando la educación, la formación y la organización. Tres aspectos claves a modo de hoja de ruta para conseguirlo. Y suprimiendo de raíz todo acto que les lleve a la amargura, al enojo, al fastidio, a la irritación, al resentimiento y a la tirantez.

francisco@micumbre.com


Libros para Descargar

Bienvenidos

Aquí encontrará respuestas a sus preguntas. Lea este articulo titulado: ESCUELA PARA PADRES. Qué es, para qué sirve y cómo funciona de forma virtual.

Los objetivos de esta escuela virtual son: Educar a los padres para que con su ejemplo y conocimientos de las virtudes y valores humanos puedan educar a sus hijos. Enseñar como educar a los hijos. Que los padres aprendan a vivir un armonioso, fecundo y largo matrimonio. Tender un puente entre la educación familiar y la Fe.

No dudeis en comunicaros conmigo para cualquier comentario. Un saludo, Francisco francisco@micumbre.com

Dale aquí para empezar a recibir nuestros artículos por correo electrónico.

Únete a otros 1.063 seguidores

Subcripciones

RSS Feed / Fuente RSS
Feedburner
By Email / por Email

Por favor elija uno de estos servicios para subscribirse a este blog.

Visite nuestra página en
Facebook y hágase Fan

Mi Cumbre
on Facebook.

Siga nuestros Tweets en Twitter
Follow micumbrecom on Twitter

Visite nuestra página en Catholic.net
 

Categorías

Mi Cumbre en Facebook

julio 2015
L M X J V S D
« jun    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Ultimos Tweets @micumbrecom


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.063 seguidores